Atrio

14 de Junio. Hoy se ha recibido en Atrio este mensaje: “Como valenciano, cristiano comprometido y católico practicante, siento verdadera vergüenza de mi arzobispo, de mis autoridades y de esta marea humana montando un gran teatro de papalatría, que a mi pobre entender se asemeja más al episodio de los traficantes del Templo de Jerusalén que a las masas ávidas del Sermón de la Montaña. Perdónales Señor, aunque sepan lo que hacen. TEO”
Estoy seguro que este mensaje, surgido de una conciencia cristiana no manipulada por ninguna campaña laicista, expresa lo que están experimentando hoy muchos cristianos auténticos, sobre todo en Valencia, donde los preparativos del acontecimiento están haciéndose sentir más agudamente.
Tengo que decir que yo siento la misma vergüenza y opresión de espíritu por lo que está pasando, precisamente desde lo más puro de esa fe en Jesús que creo sigue inspirando mi búsqueda en la vida. Y sólo por fe, pero sin rencor y con dolor, cumplo mi misión de informar y reflexionar.

15 de Junio. Hago una visita a los preparativos del Encuentro. Me paseo por la Avenida de Baleares, cruzando la entrada cortada del puente de Monteolivete, custodiada por dos furgones de policía. Efectivamente, en el jardín del Turia que rodea la Ciudad de las Artes y las Ciencias hay cantidad de plantas que ya han sido quitadas para montar tinglados. Pero no es esto lo más grave. La casi totalidad de la superficie ajardinada del antiguo cauce del río quedará arrasada, sobre todo la más cercana a este puente, antes o como consecuencia de la gran concentración.

Pienso que la desmesura empezó por la elección de este lugar. No es una gran explanada de césped o viales, como Tor Vergara cerca de Roma, la explanada Marienfeld cerca de Colonia, la Base Aérea de Cuatro Vientos de Getafe cerca de Madrid, el Monte del Gozo cerca de Santiago y como hubiese podido ser en este caso el circuito Ricardo Tormo de Cheste cerca e Valencia. Aquí cabe una muchedumbre sólo destrozando. Se ha elegido el emplazamiento teniendo en cuenta el gran impacto mediático de los edificios de Calatrava (por algo son tan buscados por los publicitarios), aunque esto acarree molestias a las personas y a los bienes de la ciudad difíciles de calcular.

Pero habrán pensado que no importa, pues así se realza más la trascendencia del acontecimiento y del personaje. Quedará cortada la circulación de un importante puente durante tres meses, quedará destrozado el naciente jardín urbano del Río que dispone de algunas explanadas cerca de la zona de la Alameda (donde se hizo una gran concentración cuando vino el papa hace 24 años), pero nada importa. Todo tiene solución: se restituirá a fin de julio el tráfico y se reharán los jardines, a cargo del dinero público, está claro. La especial importancia de este encuentro y esta visita imponen estos sacrificios que todo valenciano bien nacido, amante del papa o por lo menos de Valencia, debería acoger exultante, pues es “un gran honor para nosotros” y “proporcionará grandes beneficios” a nuestra ciudad. Pienso en las muchas tiendas del centro comercial al que tantos accedían a través del puente. Desde que se cortó no he vuelto. Y supongo le pasará a muchos. ¿Se podrá cuantificar el costo social que se impone con la esperanza de futuros beneficios? Me acuerdo de las palabras del hermanito de Bush prometiendo enormes negocios por haber apoyado la guerra de Irak.

Si como operación de marketing institucional y político el gran tinglado resulta ya en sí discutible e injustificable (como será montar una carrera de Fórmula Uno, no en Cheste, sino en un circuito ciudadano entre el puerto y la Ciudad de las Ciencias, como ha propuesto Eklestone y parece que apoya el presidente Camps), lo más grave es que este grandioso escenario se prepare para una visita pastoral (el buen pastor que va en busca de sus ovejas perdidas) y una celebración de la Cena del Señor. Ahí mi asombro y mi indignación no tienen límites.

¿Le sugerirá el tentador al oído del papa cuando esté en esa cúspide faraónica que le preparan: “todo esto te daré si postrado me adoras”? ¿Acaso no es una auténtica tentación el reclamo de los obsequiosos políticos de derecha –los teocons– para que la Iglesia capitanee en Europa y en todo el mundo la restauración neoconservadora? ¿Acaso no es el Dios Dinero –Mamonna– el que paga y se aprovecha de todo esto?

16 de Junio. Como quiero ser objetivo y conocer los preparativos según las mismas fuentes oficiales, acudo a hacer una visita a la página oficial del V Encuentro de Familias.
La parte más importante del Encuentro que viene a clausurar el papa es el Congreso Teologico-Pastoral sobre La transmidión de la fe en la familia, que se celebrará entre el 4 y el 7 de Julio. Ahí está el programa, en el que lo más destacable, según los mismos organizadores, es la gran cantidad de cardenales que van a intervenir en él. Resuelto el problema con el criterio de autoridad: no hay nada que discutir, la familia es transmisora de la fe porque así lo dicen esos 30 cardenales y el papa.

Busco en la sección de contenidos qué se entiende por familia y transmisión de la fe, problema que sé que preocupa a muchos cristianos hoy, pero me encuentro con un simplismo de mensajes propagandísticos verdaderamente insultante. Sobre todo si acude a lo que parece debería ser más elaborado, el llamado Programa Magíster, que empieza con esta apabullante y falseadora afirmación: “El Estado no puede darte amor. Tu familia sí, porque es una comunidad íntima de amor y de vida entre personas concretas, de tu misma carne y sangre”. ¡Vaya mensaje subliminal contra el estado laico! ¡Vaya contradicción fragante con tantos promotores del encuentro que, en su proselitismo clerical y sectario, enseñan a despreciar la familia “de tu misma carne y sangre”!

En las primeras tímidas denuncias de los preparativos que hicimos en Atrio, se aludía dos preparativos que han quedado confirmados y resaltados ahora: al apartamento nuevo dentro del Palacio Episcopal de 86 m2, para que el papa duerma una noche y al altar-escenario para los dos actos principales.
Seguramente será muy útil para la penetración y conservación del mensaje pastoral la utilización del merchandising. En la página encontramos noticias sobre muchos productos, aunque suponemos que la lista irá creciendo: rosas con los colores del papa y un pélato con su imagen serigrafiada, abanicos, etcétera. No me acuerdo bien. ¿Qué es lo que suscitó la ira de Jesús hasta hacerle coger un látigo?

Claro que se habla también en la página del gran interés que está suscitando, de los muchos que se han apuntado para voluntarios, “mirando al futuro con esperanza”. También entre los presos de Picasent hay, según la página, una gran expectativa. Se les montarán unas pantallas gigantes para que puedan ver todo desde la cárcel. No me extrañaría que todo fuese una maniobra del buenísimo y querido amigo Joaquín Montées, el capellán, para conseguir que, con esa excusa, puedan los presos ver también los partidos del Mundial. Si es así, ¡bienvenidas esas pantallas!

Los de Picasent no podrán hacer número. Pero muchos hay que reunir para cubrir esa expectativa de 1.300.000 a la que hacen referencia las últimas estimaciones. No serán tantas, pero me temo que sean demasiadas personas para poder manejarlas bien. Las masas son siempre masas. Sobre todo, porque no se trata de jóvenes sólo como en otras ocasiones. Si se convoca a familias vendrán también niños y personas mayores. Pero lo que me interesa es saber quién y cómo están convocando.

• El cardenal Cañizares pedía hace tiempo que se despoblaran ese día los pueblos de la Mancha para acudir a la cercana Valencia. Seguramente se estará haciendo la misma campaña en otras partes a través de diócesis y parroquias. Pero creo que la afluencia principal vendrá por los convocados por los movimientos.
• El Opus Dei se esperan por los menos cien mil asistentes de todo el mundo.
• Pero lo que más gente van a traer son sin duda los neocatecumenales de Kiko Argüello.

Tienen una página oficial dedicada a coordinar la asistencia del movimiento neocatecumenal al Encuentro. Y lo más pasmoso. Han conseguido de la organización para que el día 10, cuando ya se haya ido el papa, les dejen todo el escenario y las tribunas de la misma papal para el Encuentro con Kiko, Carmen y el Padre Mario, la triada que rige de por vida el movimiento por decreto de Juan Pablo II.

El alcance propagandístico de esta superposición de planos es tremendo. ¿Lo conoce el papa y ha reflexionado sobre ello? Si la papalatría es preocupante esta exaltación de fundadores que presumen de ser humildes instrumentos de la providencia, aún lo es más. Lean el documento de invitación al encuentro que firman los tres, aunque el fundador principal Kiko es el que curiosamente acaba diciéndonos en primera persona que él es un gran pecador.

• Otro movimiento, la Legión de Cristo y el Regnum Christi es más discreto en su página oficial. Al fin y al cabo no tienen un fundador que esté condiciones de poder congregar en torno a su persona. Pero se les ha ocurrido otra iniciativa. Regalar al papa un millón de avemarías:
Y llevar a los jovencitos que están esos días acampados (véase cómo reclutabn los legionarios a través de clubs juveniles) al encuentro con el papa, para pasar una noche en Valencia aunque sea desde Vic o Los Molinos

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha