• Fecha: Jueves 30 de Abril al Domingo 3 de Mayo del 2.009.
• Lema: ¨LAS CEBs, PRESENCIA Y MISION LIBERADORA DE JESUS, DONDE EL PUEBLO SE JUEGA LA VIDA¨
• LUGAR: Estadio DELMI. SALTA. ARGENTINA.
• Participantes: Las Diócesis de la República Argentina e invitados de Bolivia y de toda Latinoamérica.

OBJETIVOS DEL ENCUENTRO:

 Formar animadores que tengan como modelo la persona de Jesucristo y su ministerio.
 Profundizar la identidad y misión de las CEBs. en nuestro país.
 Descubrir que somos la Iglesia entre las casas, que está al servicio de todos y en especial que sale al encuentro del pobre.
 Descubrir que las CEBs son la presencia de Jesús y de su Iglesia, allí donde la gente se juega la vida.

RECEMOS JUNTOS PARA QUE:
1. Las CEBs. en la Argentina desplieguen su compromiso evangelizador y misionero entre los hermanos más sencillos y alejados.
2. Los frutos del VII Encuentro Nacional de CEBs. que se realizará en la ciudad de Salta en Mayo del 2.009, se concreticen en la formación de la Iglesia entre las casas de la gente.

3. En todo nuestro país se haga realidad el lema del Encuentro Nacional: que las CEBs sean presencia y misión liberadora de Jesús donde el pueblo se juega la vida.
4. Las CEBs, que fueron re-lanzadas por los Obispos reunidos en Aparecida, se desarrollen y multipliquen en toda la Iglesia de Latinoamérica.
5. En la Arquidiócesis de Salta, las CEBs crezcan y se multipliquen en cada parroquia, ayudando a formar discípulos y misioneros del Señor.

FUNDAMENTACIÓB BÍBLICA Y DEL MAGISTERIO DE LA IGLESIA DE LAS CEBs

En LA PALABRA DE DIOS encontramos la fundamentación de las CEBs:
¨Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo lo que tenían, vendían sus bienes y sus propiedades y repartían después el dinero, según las necesidades de cada uno……¨ (Hech. 2,42-47)

MEDELLIN nos dice:
10. La vivencia de la comunión a que ha sido llamado, debe encontrarla el cristiano en su «comunidad de base»: es decir, una comunidad local o ambiental, que corresponda a la realidad de un grupo homogéneo, y que tenga una dimensión tal que permita el trato personal fraterno entre sus miembros. Por consiguiente, el esfuerzo pastoral de la Iglesia debe estar orientado a la transformación de esas comunidades en «familia de Dios», comenzando por hacerse presente en ellas como fermento mediante un núcleo, aunque sea pequeño, que constituya una comunidad de fe, de esperanza y de caridad 280 . La comunidad cristiana de base es así el primero y fundamental núcleo eclesial, que debe, en su propio nivel, responsabilizarse de la riqueza y expansión de la fe, como también del culto que es su expresión. Ella es, pues, célula inicial de estructuración eclesial, y foco de la evangelización, y actualmente factor primordial de promoción humana y desarrollo.

EL DOCUMENTO DE PUEBLA
Se comprueba que las pequeñas comunidades, sobre todo las Comunidades Eclesiales de Base crean mayor interrelación personal, aceptación de la Palabra de Dios, revisión de vida y reflexión sobre la realidad, a la luz del Evangelio; se acentúa el compromiso con la familia, con el trabajo, el barrio y la comunidad local. Señalamos con alegría, como importante hecho eclesial particularmente nuestro y como «esperanza de la Iglesia» (EN 58), la multiplicación de pequeñas comunidades. Esta expresión eclesial se advierte más en la periferia de las grandes ciudades y en el campo. Son ambiente propicio para el surgimiento de los nuevos servicios laicales. En ellas se ha difundido mucho la catequesis familiar y la educación de la fe de los adultos, en formas más adecuadas al pueblo sencillo. ( 629)

Reafirmación y relanzamiento de las CEBs en el DOCUMENTO DE APARECIDA:
La espiritualidad y teología impulsadas por el Vaticano II, y su generosa acogida y proyección en Medellín, encontró en las CEBs un elemento clave para la conversión y reconstrucción del cuerpo eclesial. En ellas, los laicos y laicas pobres, no serían meros objetos de la evangelización y de la asistencia social, sino sujetos de su propia liberación y factores privilegiados de la evangelización.
Los Obispos en Aparecida, asumieron las CEBs y se expresó respecto de las mismas lo siguiente:

5.2.3 Comunidades Eclesiales de Base y Pequeñas comunidades
178. En la experiencia eclesial de algunas iglesias de América Latina y de El Caribe, las Comunidades Eclesiales de Base han sido escuelas que han ayudado a formar cristianos comprometidos con su fe, discípulos y misioneros del Señor, como testimonia la entrega generosa, hasta derramar su sangre, de tantos miembros suyos. Ellas recogen la experiencia de las primeras comunidades, como están descritas en los Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 2, 42-47). Medellín reconoció en ellas una célula inicial de estructuración eclesial y foco de fe y evangelización88. Puebla constató que las pequeñas comunidades, sobre todo las comunidades eclesiales de base, permitieron al pueblo acceder a un conocimiento mayor de la Palabra de Dios, al compromiso social en nombre del Evangelio, al surgimiento de nuevos servicios laicales y a la educación de la fe de los adultos89, sin embargo, también constató “que no han faltado miembros de comunidad o comunidades enteras que, atraídas por instituciones puramente laicas o radicalizadas ideológicamente, fueron perdiendo el sentido eclesial”90.

179. Las comunidades eclesiales de base, en el seguimiento misionero de Jesús, tienen la Palabra de Dios como fuente de su espiritualidad y la orientación de sus Pastores como guía que asegura la comunión eclesial. Despliegan su compromiso evangelizador y misionero entre los más sencillos y alejados, y son expresión visible de la opción preferencial por los pobres. Son fuente y semilla de variados servicios y ministerios a favor de la vida en la sociedad y en la Iglesia. Manteniéndose en comunión con su obispo e insertándose al proyecto de pastoral diocesana, las CEBs se convierten en un signo de vitalidad en la Iglesia particular. Actuando así, juntamente con los grupos parroquiales, asociaciones y movimientos eclesiales, pueden contribuir a revitalizar las parroquias haciendo de las mismas una comunidad de comunidades. En su esfuerzo de corresponder a los desafíos de los tiempos actuales, las comunidades eclesiales de base cuidarán de no alterar el tesoro precioso de la Tradición y del Magisterio de la Iglesia.

ORGANIZADORES: EQUIPO ANIMADOR COORDINADOR DE LAS CEBs. DE LA ARQUIDIOCESIS DE SALTA Y EL EQUIPO NACIONAL DE DELEGADOS DE LAS CEBs de ARGENTINA.
INFORMES – SECRETARIA: E-mail: cebsargentina@live.com.ar y/o cebsargentina@yahoo.com.ar. Tel. 0387-4213516/154158242. Ameghino Nº 1.667. Salta. ( Claudia Marquiegui)

(Información recibida de la Red Mundial de Comunidades Eclesiales de Base)

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha
Eguneratua