Enviado a la página web de Redes Cristianas

Corría el año 1968, en los cristianos de los sectores populares, trabajadores y estudiantes cundía una inquietud frente a la Iglesia. Las reformas que ha planteado el Concilio Vaticano II van muy lentas. La Iglesia “institución” y grupos conservadores se resisten a las transformaciones que los laicos mayoritariamente exigen con prontitud. El pueblo se moviliza por cambios estructurales profundos a nivel social y político de la sociedad chilena, y la Iglesia no se pone a la altura de las circunstancias.

EL Papa Paulo VI anuncia una primera visita al continente americano para participar en la reunión de Obispos del CELAM en Medellín. Los cristianos se preguntan ¿a qué viene el Papa? ¿a bendecir la miseria? ¿a pedirle a los pobres que tengan paciencia frente a las injusticias del sistema opresor que los aplasta? La comunidad de la Parroquia San Luis de Beltrán de Barrancas, con sus sacerdotes a la cabeza le envían una carta donde le plantean esas dudas y el piden al Santo Padre que venga a denunciar las injusticias y a comprometer a la Iglesia con los pobres que sufren en América Latina.

Lo de Barrancas, se repite en otros lugares. A la comunidad de San Luis de Beltrán, con sus curas Francisco Guzmán y Paulino García, se suman los de la Población Joao Goulart, con los laicos y sus curas Carlos Langue y Fernando Ugarte. Otras comunidades cristianas se incorporan junto a los curas Diego Palma, Ignacio Vergara, Gonzalo Aguirre, Mariano Puga y Andrés Opazo. También lo hacen seminaristas, monjas y religiosas que trabajan en sectores populares. Es el caso de Sor Clara Larmignac de la Parroquia San Pedro y San Pablo de la población Malaquías Concha.

Cosa similar ocurre a nivel de los trabajadores cristianos, en especial los de la JOC (Juventud Obrera Católica), donde su presidente Pedro Donoso se compromete en el movimiento. Están los dirigentes obreros Victor Arroyo, Hernán Silva y el legendario sindicalista Clotario Blest.

Se incorporan también jóvenes profesionales, como el médico Patricio Hevia, los profesores Hugo Cancino, Leonardo Jeffs y María Antonieta Saa. Se integran estudiantes, junto al presidente de la Parroquia Universitaria, el abogado Ricardo Halabí. Como muestra del compromiso de los estudiantes de la reforma de la Universidad Católica, se incorporan todos los miembros de la FEUC del año 1967 con su Presidente Miguel Angel Solar a la cabeza.

El grupo pretende ayudar a que la Iglesia cambie de rumbo y se acerque a los pobres del Evangelio. En contra de una institución anquilosada, retrógrada y defensora de un estilo del pasado pre-conciliar, a esta propuesta renovadora, se le denomina: “La Iglesia Joven”.

LA TOMA DE LA CATEDRAL

“La Iglesia Joven” realiza diversas manifestaciones y pronunciamientos para expresar sus postulados, pero se busca efectuar algún signo más potente para dar a conocer sus propuestas, allí surge la idea de efectuar una acción que remezca a todos los cristianos y a la jerarquía: la “Toma de la Catedral”.

El movimiento se organiza y a las 4.00 de la mañana del día 11 de Agosto un grupo de unos 50 integrantes ingresan a la Catedral por la puerta de calle Bandera, ayudados por unas personas que habían permanecido en su interior desde la última misa del día anterior. El grupo llega en una micro que parte del local de la Parroquia Universitaria en calle Villavicencio, arrendada para un supuesto paseo a la playa. Las puertas se cierran por dentro, se colocan candados a sus rejas y en lo alto de sus torres se instala un gran cartel que señala: “POR UNA IGLESIA JUNTO AL PUEBLO Y SU LUCHA”.
Al amanecer ingresan otros pobladores y sus familias, llegando el grupo de la toma a cerca de 200 personas. Los niños corren felices por los pasillos de la catedral. Las primeras bancas se colocan formando un círculo, en una mesa se improvisa un altar y los sacerdotes concelebran allí una eucaristía junto a todos los participantes.

Los organizadores, aclaran que la toma no es nada personal contra el Cardenal, ni contra su Santidad el Papa, que su lucha es contra las estructuras caducas de la Iglesia y que lo que desean es que ésta se atenga al Evangelio. A media tarde, los manifestantes ponen fin a la toma y en forma pacífica entregan la Catedral a las autoridades eclesiásticas.

La Toma de la Catedral, conmociona a los cristianos y se provoca un gran escándalo a nivel comunicacional, en especial en los sectores conservadores y reaccionarios de la Iglesia. La derecha rasga vestiduras, pide castigo a los instigadores y su vocero El Mercurio resalta la coincidencia del día 11 de Agosto, fecha en que el año anterior esos mismos “extremistas marxistas” se habían tomado la Universidad Católica.

El Cardenal Silva, dolido por el hecho, condena la acción violenta del grupo, toma medidas de suspensión a los sacerdotes involucrados, pero busca formas de reafirmar el compromiso del Evangelio con los pobres, sacudido por este llamado de atención de los laicos.

En días posteriores, los Obispos latinoamericanos reunidos en Colombia, redactarán los acuerdos de Medellín, con una clara denuncia a la situación de injusticia que viven nuestros pueblos y un llamado urgente a los cristianos a preocuparse por los rostros sufrientes de Cristo entre los pobres. A partir de estudios teológicos que parten en Perú y luego recorren toda latinoamérica, nace la “Teología de la liberación”, que impactara con sus postulados a toda la Iglesia universal.

En Chile, surgen las comunidades cristianas de base a nivel de parroquias y capillas de sectores populares, los laicos cristianos se comprometen en los cambios sociales y políticos que ocurren en el país, se constituye el movimiento de “Cristianos por el socialismo”.

El golpe civil y militar de la derecha del año 1973 encuentra a una Iglesia, con importante participación de los laicos, con amplia presencia y cercanía a los dolores del pueblo y un compromiso de los Pastores por la suerte de los que sufren. En esas condiciones, la Iglesia se transformará rápidamente en la voz de los que no tienen voz y la defensora de los derechos humanos conculcados.

LOS CAMBIOS AL EPISCOPADO

¿Qué pasó con esa Iglesia chilena que buscaba responder a las exigencias del Evangelio en la hora presente? ¿dónde están esos pastores carismáticos de antaño que se comprometían con sus fieles? Cómo puede ser que a la vuelta de cuatro décadas ya no quede nada de esa Iglesia progresista e innovadora que había constituido al episcopado chileno en un referente en Latinoamérica: esa Iglesia pionera en la Reforma Agraria, la del llamado al compromiso del deber social y político de los cristianos, la de las misiones generales, la de las comunidades de base, la de la pastoral y Vicaría de la solidaridad, la del Año de los Derechos Humanos.

La explicación debemos buscarla en la lenta y estudiada operación de desmantelamiento de los pastores que conducían a la Iglesia en esos tiempos. A los sectores reaccionarios les incomodaba la presencia de Obispos como el Cardenal Raúl Silva Henríquez, Manuel Larraín, Enrique Alvear, Fernando Ariztía, Jorge Hourtón, Bernardino Piñera, Carlos González, Tomás González, José Manuel Santos, Carlos Camus, Alejandro Jiménez, Manuel Camilo Vial, Juan Luis Ysern, Sergio Contreras. Todos Obispos de gran capacidad intelectual, prestigio y presencia a nivel nacional e indiscutida conducción pastoral en sus diócesis.

Sin prisa y tomándose todo el tiempo necesario, los sectores más reaccionarios e integristas del Vaticano, con la ayuda de su representante en la Nunciatura de Chile, Angelo Sodano, fueron lentamente desdibujando el carácter del episcopado chileno, mediante los nuevos nombramientos de los Obispos. Se vetará los nombres que propongan los Obispos chilenos y sólo pasarán aquellos que tengan el beneplácito de los sectores interesados en darle ese nuevo rostro al episcopado desde la curia vaticana copada por integrantes del Opus Dei, los Legionarios de Cristo y la atenta mirada del Obispo Jorge Medina. El lugar predilecto para escoger los nuevos nombres son los que propone el cura Karadima de su “semillero” de la Parroquia del Bosque y otros sacerdotes buenas personas, dóciles, no conflictivos, pero de pocas luces.

De esta manera, al cabo de unas décadas, el episcopado chileno no es la sombra de lo que fuera. La Iglesia se va alejando de la gente y los sectores populares. Sus Obispos aparecen más apegados al poder y al cuidado de la institución. Los laicos pierden presencia. Su pastoral se cierra en si misma, toma caminos alejados de los problemas y el sentir de los cristianos, acercándose a posiciones cada vez mas reaccionarias y comulgando con los sectores de derecha de la sociedad.

LA CRISIS ACTUAL

En esas condiciones, la Iglesia chilena debe enfrentar el peor momento vivido en su historia, cuando es impactada por las acusaciones de pedofilia y acoso sexual a todo nivel que la sume en la grave crisis en la que hoy día se encuentra. El desprestigio y la falta de credibilidad de su jerarquía, cuando en forma inédita el Papa les solicita a todos los Obispos la renuncia. Mientras crece la desconfianza de los cristianos en sus sacerdotes e instituciones.

En un momento de tanta incertidumbre y falta de luces para salir de la grave situación que hoy la aqueja, no se puede dejar de pensar en aquél espíritu y la fuerza que movió hace 50 años a la “Iglesia Joven”, que hoy día recordamos. La reconstrucción de la Iglesia del futuro, no puede hacerse con los mismos que han sido cuestionados y descalificados. Es la hora de cambiar todas las autoridades actuales, fortaleciendo las fuerzas y extraordinarias energías que existen al interior de las pequeñas comunidades de base donde los laicos, los curas y las monjas honestos deben jugar un papel importantísimo. Estas comunidades renovadas deben avanzar en coordinarse a nivel diocesano y jugar un rol protagónico en la designación de las nuevas autoridades que conduzcan a la Iglesia de ahora en adelante.

Así como hace 50 años, los cristianos de verdad deben “tomarse” la Iglesia. Como en las antiguas primeras comunidades cristianas, la Iglesia chilena debe renacer alejándose del poder y los privilegios, dando prioridad a lo que nunca debió perder: su rol profético, su cercanía con los pobres, su exigencia y compromiso con el Evangelio de Cristo.

8 de Agosto de 2018

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha