Moceop

Moceop6.jpgMoceop6.jpgMañana. Abrir nuevos caminos.
Primer borrador de mínimos sobre los que trabajar
Ramón, que es quien elabora estos dos borradores, recoge algunas conclusiones de la Asamblea y otras aportaciones del grupo de Madrid. Pero dado que en la Asamblea de El Espinar no tuvimos demasiado tiempo para llegar a decisiones concretas, se envían aquí una serie de cuestiones y temas abiertos para que se trabajen entre todos y se manden sugerencias, correcciones y propuestas a lo largo del verano.

1.- Importancia del encuentro de El Espinar.
Como ante cualquier acontecimiento, podremos ver el vaso medio vacío o medio lleno… Yo me quedo con lo segundo.
No hemos estado demasiados; esperábamos más.
Pero, después de casi treinta años, no está nada mal que sigamos ahí, dando la cara y juntándonos (unos 60 y otros muchos, en espíritu y con aportaciones), para ver qué y cómo vivimos, qué y cómo hacer: cómo ajustar nuestro movimiento al presente…
Las contestaciones al cuestionario, la preparación del encuentro, las monografías presentadas, el trabajo de las asambleas y de los grupos de trabajo, la convivencia, etc: de nota. Y, por supuesto, de nota alta el clima de reflexión, de fe, de celebración, de “alto en el camino” para compartir desde la provisionalidad que da la búsqueda.

2.- Es clara la conveniencia-necesidad de reformular diferentes elementos del movimiento.
+ Movimiento pro celibato opcional: el nombre no describe al movimiento; en eso parece coincidimos muchísimos; pero es su marca suficientemente conocida… Sin embargo, cambiar el nombre no se considera tema prioritario por la mayoría. La evolución nos ha hecho profundizar más allá de lo reivindicativo; pero el cambio del nombre dejaría a Moceop sin su origen y su marca de identidad. Algunas sugerencias que se hicieron, no convencieron.
Sí se ve conveniente y aun clarificador utilizar, por ejemplo: Moceop-Tiempo de Hablar, Tiempo de Hablar-Moceop…
(Como es un tema recurrente y abierto –casi desde el principio- se admiten sugerencias).

+ Reformular objetivos. Era otro de los retos.
Aunque hay una parte importante que los encuentra válidos y correctamente formulados, otros piensan lo contrario; en las encuestas aparece más clara la conveniencia de actualizarlos.
En la Asamblea General, acordamos la conveniencia de reformularlos, atendiendo sobre todo a lo demandado en las respuestas a la encuesta.
Tres líneas parecen marcar en estos momentos la andadura de quienes nos sentimos integrados en Moceop:
a) Perspectiva Reino de Dios (prioritaria) frente a perspectiva cambio eclesial.
b) Vivencia-construcción de otra forma de iglesia: desde los hechos.
c) Conexión con comunidades y grupos que se muevan en esta línea. Apuesta por una comunión de redes.
Se subrayan otros muchos objetivos de tipo más operativo.
– Potenciar la acogida y las relaciones humanas entre nosotros.
– Ayudarnos a crecer.
– Reflexión comunitaria y compartida.
– No tanto debatir cuanto actuar.
– Más atentos a lo que podemos hacer que a lo que hicimos.
– Ayudarnos a vivir y encontrar la utopía y la esperanza
en la vida diaria…

3.- Consecuentemente, es importante cambiar la página que aparece en la revista: presupuestos, objetivos… Esa página en que nos definimos y nos presentamos.
En otro lugar de esta revista (pag.6-7) va cómo quedaría esta página, sobre el que también es importante que deis vuestras opiniones.

4.- Optar por una cierta renovación de tareas y responsabilidades.
Es otra constante de las respuestas a la encuesta y otro de los deseos expresados en el encuentro: queremos caras nuevas, deseamos que más personas asuman las tareas de coordinación, que haya renovación de responsabilidades y servicios. Esto lo queremos todos y todas: quienes hemos estado tirando más del carro y quienes han estado más en retaguardia. Me estoy refiriendo, sobre todo, a las tareas de coordinación del movimiento.
Pero… a la hora de ofrecerse o aceptar, se imponen situaciones y problemas personales –respetables, por supuesto- que hacen que esta renovación se quede más como un deseo o decisión a medias que como una realidad.
En la Asamblea General no pudimos llegar a decisiones concretas; aunque sí se sugirió una línea clara: equipo de coordinación con presencia de mujer, alguien de edad joven y apoyo que asegurase la continuidad.
De ahí que yo pidiera un voto de confianza para que el grupo de Madrid decidiera cómo realizar esta tarea.
A continuación va lo que hemos podido concretar (Getafe, 3 de junio).

+ Equipo de coordinación formado por tres personas: se había sugerido Tere Cortés, alguien de grupo más joven y Ramón como apoyo, desde su deseo de pasar más a la retaguardia y favorecer la llegada de caras nuevas… Así queda este equipo:
– Coordinación-presidencia: Tere Cortés (Tere- Andrés).
– Presencia de generación más joven: Pepe Laguna.
– Para asegurar cierta continuidad: Ramón.
Este equipo asegurará, además, al menos de momento, el intercambio con Redes Cristianas, Federación Europea y Congresos de Teología.

+ Queda también sobre la mesa la importancia de potenciar los otros equipos: hay que ofrecerse.
+ Revista: en manos del grupo de Albacete, coordinado por José Luis Alfaro. Hace falta una mayor colaboración de escritos y de responsables de secciones.
+ Acogida: en principio, coordinado por José Luis y Margarita, Paco Berrocal y Ana… Pero con la idea de potenciar esta acogida con una auténtica red de acogida.
+ Página web: Juan Cejudo, Pepe Laguna, Andres García, como coordinadores.
+ Equipo de comunicados: Juan Cejudo, Tere-Andrés, Centeno, Chinarro, Deme, Ramón…

5.- Estructura de reuniones y encuentros.
Hay que potenciar los encuentros por zonas o pequeños equipos, al menos allí donde se consideren necesarios o convenientes. Aquí resultará decisiva la tarea de los coordinadores.
Para el mes de octubre (27-28) tendríamos una reunión en Albacete. Como en años anteriores servirá para diseñar los números de la revista para el 2008. Nos dará posibilidad de encontrarnos de nuevo y tratar de programar el año: zonas, encuentro de primavera, posibles actuaciones globales, etc.
Encuentro de primavera: reunión itinerante. Elegir una ciudad que sirva de lugar de encuentro, donde tratemos de pasar un buen día y de conectar entre nosotros y con otros grupos de base. Últimamente había algunas ofertas, que habría que concretar pensando en 2008: Valencia, Zaragoza…
Sería interesante continuar con algunas otras reuniones que –nos consta- han servido a muchos: Semana Santa junto al Mediterráneo, celebración de Navidad por Moratalaz, encuentros de Andalucía, etc.
Encuentro Estatal: cada dos años. Así que el próximo, para 2009… Hay que ir pensando. Aunque al despedirnos en El Espinar, coincidimos que tenga más de convivencia y menos de trabajo.
Por supuesto y aunque no los organicemos nosotros directamente (participamos en el parto), ahí están el Congreso de Teología en Madrid (“Fui emigrante y me acogisteis”: 6-9 de septiembre); I Asamblea de Redes Cristianas (“Globalicemos la dignidad humana”: Madrid, 10-11 de noviembre), Semana Andaluza de Teología, Foros diversos… De todo ello sería importante que pudiéramos tener más información.

SEGUNDO BORRADOR DE MÍNIMOS
SOBRE LOS QUE TRABAJAR

1º.-“TEMAS ABIERTOS”.
Qué se quiere
expresar con ellos…
Sugeridos expresamente o suscitados en el trascurso del Encuentro.
Como podrá verse enseguida,
no son asuntos para el debate ideológico; sino cuestiones de gran contenido vital, abiertas a la vivencia y a la reflexión compartida.
Sería muy interesante que nos sirvieran como ejes sobre los que reflexionar, estudiar, orar, comunicarnos y escribir: zonas, equipos, encuentros…
Podrían ser temas monográficos para diferentes números de Tiempo de Hablar-Tiempo de Actuar.
Nos ayudaría mucho que nuestros “estudiosos” –que son muchos- nos aportaran bibliografía y –mejor- resúmenes de los mejores manuales sobre esos temas.
Esto último nos ayudaría a poner en marcha otra de las propuestas de algunos de los encuestados: rescatar a los grandes autores de la Teología y del pensamiento de los años que dieron lugar al Vaticano II.

Éstos son los que han aparecido repetidamente:
1º. Sentido profundo de la acogida, tolerancia, respeto, pluralismo, búsqueda…
+ Cómo vivir la experiencia de ser compañeros de viaje.
+ Qué significa que nos sentimos partes de una iglesia plural.
+ Qué exige hablar de ecumenismo en serio y en profundidad.

2º. Profundización en el concepto-vivencia de la ciudadanía, ejes de un mundo secular, laicidad fundamental…
Más allá de ideologías y confesionalismos, lo que nos puede unir. Cómo cambiar nuestra mentalidad clerical por esos retos de ciudadanía y de igualdad profundas.

3º. Cómo crecer como personas.
El cuidado de la propia persona, de quienes nos rodean, de la naturaleza en que vivimos… Atención especial a cómo somos acogidos y cómo acogemos. Respetar los procesos y ritmos de cada cual.

4º. Una teología de la sexualidad,
del cuerpo como parte integrante de la persona… sin moralismos ni exclusiones… La persona por encima de todo: prejuicios, castraciones, represiones, etc.
La exclusión y la persecución siguen existiendo.
Ser conscientes de que hay muchos creyentes (homosexuales, lesbianas…) con necesidad de ser acogidos y ayudados.

5º. Cómo sostener la esperanza, la utopía, la ilusión, las ganas profundas de vivir…
Cómo conciliar estos ideales con las mediaciones inevitables.
Cómo encontrar, compartir y contagiar “buenas noticias”.
Qué nos puede aportar la espiritualidad en un mundo secular. Cauces para cuidarla.

6º. Qué grandes convicciones y qué recorridos vitales pueden servirnos como lazo de unión e identificación…

7º. Qué significa que nos sentimos libres, miembros de una comunidad de creyentes desde la libertad y la creatividad: sin necesidad de pedir permisos a nadie…
Cómo ser referentes de libertad y de adultez como ciudadanos y como creyentes.
Al mismo tiempo, evitar el rencor ante la institución-iglesia: nunca ha sido una actitud positiva para nada ni para nadie.

8º. Jesús y el Reino de Dios como referentes y eje de nuestra espiritualidad.
Los valores del Evangelio como vertebradores de la vida para los creyentes.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha