VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

UcraniaCOMITÉ ESPAÑOL -en embrión- DEL FORUM ECUMÉNICO DE MUJERES CRISTIANAS DE EUROPA
Ante el horror de la invasión de Ucrania, compartimos el texto de nuestra compañera EVELINA HRYGORIAN, DE LA IGLESIA ORTODOXA APOSTÓLICA ARMENIA. EVELINA HA VIVIDO EN UCRANIA DURANTE VEINTIÚN AÑOS (En castellano)
Lo que está sucediendo ahora en Ucrania es la segunda fase de lo que empezó en 2013-2014. Los acontecimientos de Maidán, la plaza central de Kíev, tenían una importancia mundial, aunque no todo el mundo se dio cuenta de ello entonces. Maidán fue expresión del deseo de libertad, independencia y desarrollo democrático del pueblo ucraniano. La guerra encubierta que siguió a esto, aunque ausente del foco informativo durante los últimos años, lleva desarrollándose desde 2014. Ahora ha tomado un giro brutal.

El objeto principal de Putin es la así llamada “reunificación de las tierras rusas”, la creación de un nuevo imperio soviético, pero ahora incluyendo Polonia, Finlandia y otros países. Esta “reunificación” empezó en Artsakh, anterior territorio soviético, que experimentó una terrible guerra de 44 días en 2020, con la cual Rusia sentaba el precedente de introducir fuerzas militares en una región con el aparente objetivo de mantener la paz. 

El 24 de febrero de 2022, empezó la operación militar rusa a gran escala contra Ucrania, con tropas rusas penetrando en territorio ucraniano a través de las repúblicas no reconocidas de Donetsk y Lugansk. A la vez, se lanzaron ataques con misiles contra aeropuertos civiles y militares en todo el país, que acabaron también dañado otras infraestructuras civiles, como complejos residenciales, guarderías, escuelas y hospitales, también en Kíev. Cuando escribo esto, la población de la ciudad ha pasado una segunda noche en el metro, bunkers y sótanos en busca de protección contra los ataques. Hasta ahora, las tropas rusas han capturado la central nuclear de Chernóbil y el sarcófago que protege el reactor nuclear que explotó en 1986. Los residuos nucleares allí enterrados pueden ser un peligro para Ucrania, Bielorrusia y los países europeos.

Miles de refugiados se desplazan hacia la frontera con Polonia y Rumanía, con la esperanza de poner sus familias a salvo. Se ha declarado la ley marcial en el país y el reclutamiento de todos los hombres de 16 a 60 años de edad. Las noticias indican que el ejército ucraniano se está oponiendo decididamente a la invasión, y la ofensiva de Putin ya no es la guerra relámpago que él pretendía. Los rusos no esperaban la resistencia del ejército ucraniano, que ha recibido equipamiento militar puntero de Reino Unido y los EUA. Mujeres ucranianas también están recibiendo entrenamiento militar y de primeros auxilios. Las escuelas y universidades de la ciudad de Lvov, donde viví, se han convertido en centros de acogimiento de refugiados procedentes de las zonas más atacadas.

Hoy es el tercer día de la guerra. Va a ser una guerra larga. Los ucranianos tenemos pérdidas, pero también héroes. ¡Las vidas ucranianas importan!
Os aseguro que esto no solo nos incumbe a nosotros, los y las ucranianos. Esto no va solo de Ucrania – un país remoto en algún lugar del Este. Este es un tipo de guerra que nos puede asaltar antes de que nos demos cuenta. Esta es una batalla entre, por un lado, la democracia, la libertad, la dignidad humana y el amor y, por el otro, el mundo de las oligarquías y la esclavitud, del chantaje militar y el miedo. Esta es una guerra por la paz que se estableció tras 1945. Esta es una guerra entre el bien y el mal, que ocurre en todos lados, pero ahora mi país se ha convertido en su campo de batalla en un sentido militar. Tened presente que hoy mi país se ha convertido en el escudo que protege otros países, que protege a Europa.

26 de febrero de 2022

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha