VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Religión Digital

Curas a tiempo parcial en USA
Comienza antes del amanecer, cuando el pastor de la Iglesia Metodista Unida (United Methodist) se despierta y se prepara para los servicios. Algunos domingos va a dos iglesias. En otras oportunidades viaja a tres. Todas las semanas destina 20 horas a preparar sus sermones, y viaja cerca de 160 kilómetros en su camioneta para llegar a los servicios.

Y todo eso sucede antes del lunes en la mañana, cuando Fleming, de 58 años, se levanta para cumplir con sus tareas a tiempo completo en el ejército estadounidense en Clarksburg, donde supervisa el mantenimiento y las reparaciones de vehículos y equipos militares en el norte de Virginia Occidental.

Para los estadounidenses, cada vez es más difícil encontrar un pastor o un líder espiritual que esté abocado por completo a las tareas religiosas. Con el fin de mantener abiertas las iglesias pequeñas, y para ofrecer una atención individual en las más grandes, las congregaciones dependen cada vez más de pastores que comparten sus actividades religiosas con otro tipo de trabajo, o que sólo dedican parte de su tiempo a la iglesia.

Pero los servicios religiosos son sólo parte de las tareas que realizan estos líderes religiosos a “tiempo parcial”. También deben acudir a reuniones de los consejos eclesiásticos, estudiar la Biblia … y lo más importante: estar allí para cuando lo necesiten los feligreses.

“Un pastor de dos profesiones puede ser muchas cosas, pero no puede ser perezoso”, expresó Ray Gilder, coordinador nacional de la Asociación de Pastores Bautistas Bivocacionales del Sur.

“Cuando se agrega una agenda tan agitada a las demandas de trabajo y la familia, los resultados pueden afectar incluso a la persona más trabajadora”, expresó el reverendo Alton Dillard con una sonrisa entre sus labios, “pero estoy disponible”.

Dillard, que está casado y tiene dos hijos adolescentes, es el pastor de la Capilla Allen de la Iglesia Metodista Episcopal Africana de la zona oriental de Charleston. También trabaja 12 horas diarias en Columbia Gas Works, y además preside las clases de la Biblia los miércoles por la noche, y siempre tiene su teléfono celular encendido por si los fieles de su congregación lo necesitan.

“No es fácil, pero funciona cerca del 90% de las veces”, manifestó Dillard.

Un experto considera que cerca de la tercera parte de los pastores que se desempeñan en congregaciones protestantes importantes lo hacen a tiempo parcial, como en el caso de la Convención Bautista del Sur, en un 40%.

“Es una forma creciente de sacerdocio, y creo que va a crecer aún más y más rápido”, expresa el reverendo Dennis Bickers, de la Iglesia Bautista Estadounidense en Indiana y Kentucky.

En muchos credos religiosos, los pastores con dos profesiones eran más comunes que los que se dedicaban completamente a la religión hasta mediados del siglo XX. La tendencia de emplear a pastores a tiempo completo _alentada por el incremento de la prosperidad, las presiones de profesionalidad y la graduación de seminaristas_ ya ha quedado atrás.

El fenómeno no está limitado a los credos cristianos. Es común encontrar rabinos que dedican parte de su tiempo a la religión y a otra profesión y la familia, y un estudio del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas indica que la mayoría de las mezquitas de este país tienen líderes que se desempeñan de manera voluntaria, a tiempo parcial, para compartir sus actividades religiosas con otros trabajos.

Pero debido al papel central del pastor en la mayoría de las tradiciones cristianas _y el apoyo económico que muchas de esas congregaciones generalmente dan a sus sacerdotes_ para muchos estadounidenses religiosos, el resurgimiento del sacerdocio a tiempo parcial requiere de algunos ajustes.

En la Iglesia católica, sólo el sacerdote puede administrar la mayoría de los sacramentos, especialmente la Eucaristía, clave en la misa católica. Pero ante la falta de sacerdotes, un grupo de líderes religiosos laicos que se dedican por completo a la religión o reparten su tiempo entre ésta y otras actividades, ha aparecido para ofrecer su ayuda.

Cerca de 500 iglesias de Estados Unidos no tienen un sacerdote asignado, pero permanecen abiertas por los esfuerzos de algunos líderes y las visitas ocasionales de religiosos que ofrecen la misa, dijo Christopher Anderson, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Sacerdocio Laico.

Incluso en algunas iglesias que tienen uno o dos sacerdotes es común ver a decenas de voluntarios que supervisan todo, desde la educación religiosa hasta los preparativos de bodas, indicó Anderson.

Desde el punto de vista económico, los pastores que reparten su tiempo entre la religión y otra profesión podrían ser el único recurso para que algunas iglesias permanezcan abiertas.

De acuerdo con un estudio del 2006 de la Convención Bautista del Sur, los salarios y beneficios de un ministro de esa congregación representan unos 59.995 dólares anuales. Un pastor a tiempo parcial, en cambio, cuesta unos 17.385 dólares.

Para las iglesias más pequeñas, las ventajas de los sacerdotes biprofesionales son obvias.

Pero las preocupaciones financieras no son la única consideración que llevan a las iglesias a decidir que un sacerdote de tiempo parcial es mejor que no tener ninguno.

Para los aproximadamente 80 parroquianos que asisten a las cinco iglesias en las que Fleming ofrece sus servicios, su presencia es una bendición.

En una de las iglesias, donde 21 personas se reunieron en un domingo reciente para escuchar su sermón, algunos recordaron cómo era la situación antes de que él llegara, cuando sólo unos nueve feligreses asistían a los servicios religiosos.

Aquel domingo reciente, en cambio, cuando Fleming terminó su sermón y el servicio finalizó, la congregación _desde niños hasta abuelos_ formó una fila para saludar al pastor.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha