Raquel

 
logo en-re

Hay un sentimiento general de crisis sobre la idea de Europa y de la Unión Europea.  El tercer milenio ya comenzó en una pendiente descendente que no muestra ninguna señal de parar. El poder abrumador de la economía, las finanzas y las élites sociales y políticas continúa y se incrementa.    El desorden en el escenario geopolítico contempla,  por un lado, “la guerra mundial en trozos”, y, por otro, un órden basado mayormente en la arbitrariedad y la violencia hacia los pueblos. Sin duda, hay mucho que corregir y mejorar en Europa pero no deberíamos olvidar lo que se ha conseguido.  Todo el largo período de paz en la mayoría de los países europeos ha inducido el crecimiento económico y el intercambio cultural.  Nuestra red de organizaciones desde muchas regiones de Europa – fundada hace más de veinticinco años – es un ejemplo.
Europa en dificultades
Nos enfrentamos ahora a estas importantes elecciones al Parlamento de la Unión Europea.  La democracia europea, participativa y responsable, afronta situaciones difíciles: las pautas para los votantes parecen estar relacionadas, en casi todos los lugares, a temas de la política doméstica. El papel de la UE en sus mecanismos de trabajo es poco conocido. Unos lemas simplistas dominan las realidades complejas y no se entiende la unidad en la diversidad. La crisis económica, surgida hace diez años, genera el miedo y la inseguridad y conduce, por un lado, a una protesta áspera y simplista, y por otro, a una ola de simpatías para las soluciones populistas nacionalistas. Parece que siempre hay que culpar a otros por nuestros problemas.  Primero: Europa y el Euro, y luego los inmigrantes que se toman como chivos expiatorios para implementar políticas que no son únicamente cínicas e inmorales (la prohibición del  rescate en el mar, el cierre de los centros de acogida, la construcción de muros) sino también dañinas para nuestro desarrollo económico y social. La Unión Europea, después de un largo período de políticas abiertas y una cierta consolidación de sus iniciativas se enfrenta ahora a un retroceso, del cual el Brexit y las acciones de los países del Este Europeo que cuestionan los principios democráticos, son factores determinantes.
Algunos aspectos de la crisis
El final de la crisis está tardando demasiado. La globalización, con el poder abrumador de las multinacionales y el sector financiero, pesa fuertemente sobre los sectores más débiles, incrementando la desigualdad, estabilizando el desempleo que afecta principalmente a los jóvenes, mientras que el bienestar aceptable, conseguido previamente, ahora no dispone de los fondos necesarios para su correcto funcionamiento. Se agravan otros problemas, como la tasa descendente de nacimientos y la falta de protección medioambiental, mientras que la corrupción sigue aumentando.  En algunos países, la ilegalidad está generalizada.  La digitalización es un nuevo problema por la dificultad de su regulación.  La familia pierde su naturaleza cohesiva y las autoridades públicas en muchos países la desatiende.  Los derechos humanos están insuficientemente protegidos.  Muchos problemas son la consecuencia de factores culturales, morales y sociales, pero definitivamente el papel de las instituciones públicas es de gran importancia.
Europa y el mundo
Europa, que alardeaba de haber eliminado la guerra dentro de su territorio, tuvo que reconocer su error, cuando intervino en la antigua Yugoeslavia y más tarde en Oriente Medio, incluso fuera del marco de la ONU. En el escenario geoestratégico global, la Unión Europea podría jugar un papel extraordinario en la mediación y la responsabilidad, frente a la polarización de muchas situaciones actuales, contribuyendo al fortalecimiento de la ONU y alentando el multilateralismo para una nueva relación Norte-Sur, lo que eliminaría la explotación sistémica en África y otros lugares, de los recursos naturales con la consiguiente destrucción medioambiental. Para ello debería interponerse entre las guerras existentes.  Esta ausencia de la Unión Europea viene determinada por las diferentes políticas extranjeras de sus Estados miembros  que casi siempre impiden una línea común, mientras que la mayoría de los Estados se adhieren a la lógica de la OTAN que es siempre una prolongación de la política de EEUU.
Como resultado, no puede firmarse el Tratado de la ONU sobre el desarme nuclear, se ha aceptado la línea de un desplazamiento oriental fuerte de la frontera armada de la OTAN, creando las condiciones para una nueva Guerra Fría y aumenta la participación en un rearme nuclear.  Tampoco existe una posición neutral en la situación en Ucrania.  Es imposible paralizar la exportación de las armas empleadas en Yemen por Arabia Saudí.. Cinco Estados de la UE almacenan armas nucleares de EEUU en su territorio (y dos Estados tienen sus propias armas nucleares). Después de la caída del Muro de Berlín, el sueño de un nuevo tiempo basado en la paz y la justicia no ha tenido a  la UE como protagonista.  La historia juzgará.
Nuestra Iglesia
Nuestra Iglesia siempre se ha declarado a favor de la cooperación en la unidad de los países europeos. Eso es bastante inherente en la función y visión universalista de una Iglesia que, por definición, se considera universal (el significado de “católico”) y que, en su línea general, debería contrarrestar cualquier tipo de nacionalismo.  Pero esta posición puede contradecirse y, de hecho, así ha sido por parte de las Iglesias y sus conferencias episcopales que han pedido a sus creyentes rezar a Dios por sus soldados frente a los soldados del “enemigo”, incluso cuando éstos eran también católicos. Dicho esto, hay una nueva situación en Europa, con un fundamentalismo que hace un llamamiento para apoyar políticas que desmienten a los evangelios en su discurso sobre “un Estado cristiano”, “valores cristianos”, o “raíces cristianos” etc.  Los exponentes de esta orientación apelan, con arrogancia, a la base católica, a sus inquietudes y tradiciones.  Las instituciones católicas tienen una tarea que se hace ahora más desafiante para contrarrestar estos planteamientos. Hay obispos y párrocos que quizás comparten esta visión y prefieren no criticarla porque ven en ella una tradición religiosa de la cual ellos forman parte.
Nosotros nos aliamos con aquellos que no toleran esta “prudencia” y sabemos que el Papa Francisco está de acuerdo con nosotros.  La Iglesia tiene una magna tarea en este tiempo de grandes problemas europeas. Es preciso proponer una historia europea común que la juventud pueda aprender.  Debemos intensificar nuestras relaciones con las otras denominaciones cristianas (pensemos en los países donde la mayoría de los cristianos son Ortodoxos). Tenemos el deber de oponernos enérgicamente a las formas renacientes del antisemitismo y seguir en el diálogo interreligioso e incluso en la interconvicción. La relación entre los creyentes y los portadores de otras convicciones ha sido el objetivo de investigación y propuesta en nuestro circuito de creyentes básicos. El grupo  G3i enriquece el contenido de la laicidad (sin adjetivos) que intentamos proponer a nuestras instituciones y a nuestra vida comunitaria.
Nuestras expectativas, nuestro compromiso
En esta situación, nuestras expectativas están enraizadas en los evangelios.  Queremos mirar hacia adelante. Debemos ser pacientes pero no podemos ser pasivos porque debemos participar en los hechos de la historia, máxime con ocasión de las inminentes elecciones europeas.  Como en el pasado, pensamos y proponemos para el renacimiento de la idea de Europa y de la Unión Europea, los siguientes objetivos:
–  una mayor cohesión social basada en políticas democráticas y una economía para los seres humanos y no para las finanzas en contraste con el poder excesivo de la economía de mercado y la hegemonía de las finanzas internacionales;
–  la mejora del bienestar, la justicia social y el empleo con una reducción de las desigualdades;
–  la resistencia al fundamentalismo, nacionalismo y populismo;
– políticas internacionales europeas, independientes de los Estados Unidos, para defender la paz y las intervenciones humanitarias en el mundo, especialmente en Oriente Medio, en el marco de las acciones de la ONU;
–  un compromiso directo, no solo al desarme nuclear, sino especialmente para la firma del Tratado de la ONU sobre la prohibición generalizada de las armas nucleares, el apoyo para las iniciativas de paz basadas en las acciones no violentas;  nos preocupan las nuevas inversiones en el sector militar porque las intervenciones militares, en la mayoría de los casos, no son una solución;
–  políticas para acoger e integrar a los migrantes, reactivando las políticas para el rescate en el mar, generalizando, así, una “ruta humanitaria” y la corresponsabilidad para estos objetivos por parte de todos los países de la Unión;
–  la supresión del ‘Proceso de Dublín’ para fortalecer la solidaridad entre todos los países;
–  en contraste con el neocolonialismo en África y en otros lugares, el apoyo para el desarrollo económico del Tercer Mundo, lo que reducirá la necesidad de la emigración de sus habitantes;
–  una aplicación rigurosa de los compromisos hechos en el COP21 en Paris sobre el clima;
Finalmente, la Red Europea Iglesia por la Libertad EN-RE se compromete e invita a las Iglesias
–  a una convivencia que respete la libertad de pensamiento, conciencia y religión, incluyendo la libertad de tener o no tener una religión o de cambiar de religión;
– a igualar los derechos y la no discriminación entre todas las personas, cualquiera que sea su grupo étnico u orientación sexual;
–  a la mutua independencia entre las instituciones públicas y religiosas y la neutralidad del Estado hacia las religiones y otras corrientes de pensamiento;
–  a una relación con la Unión Europea y el Consejo de Europa basada en la riqueza de su propia solidaridad y sensibilidad universalista, lejos de las intervenciones que no respetan la naturaleza secular de estas instituciones.
La Red Europea Iglesia por la Libertad participa en el sentimiento común de los católicos de base para otra Europa posible, como los buenos deseos del Manifiesto de  Pax Christi  Internacional  “La Europa que Queremos”.  La votación del 26 de mayo es un cumplimiento debido y  ha de ser una parte del compromiso general y permanente de cada cristiano para una Iglesia más basada en el Evangelio y para una sociedad más justa.
Mayo 19,  2019                          Red Europea Iglesia por la Libertad EN-RE

Las_esperanzas_y_propuestas_de_EN-RE[28319]

 
Xarxa Cristiana.odt

 

Xarxa Cristiana y la HOAC,

con el Foro de Debates de la Universidad de Valencia

ofrecen:  Charla-coloquio sobre:

“Espiritualitat i compromís front al  neoliberalisme”
a cargo de Abraham Canales, 

miembro de la HOAC y Director de Noticias Obreras.

Presenta el acto: Marisa Saavedra, de Xarxa Cristiana.

Centre Cultural La Nau, Aula Seminaris (3er piso)

Jueves 30 de mayo de 2019, 

a las 19 horas. 

ESPIRITUALITAT-COMPROMÍS[27232]

may 202019
 
Exodo 148

 Gorka Larrabeiti, Instituto Cervantes de Roma

Santiago Alba Rico, escritor

Carlos Fernández Liria, escritor

 

En Éxodo 148. www.éxodo.org

 

Acaban de cumplirse seis años de pontificado de Francisco y algo muy serio debe de estar sucediendo en el mundo y en el seno de la Iglesia para que personas no creyentes, y además de izquierdas, como lo somos nosotros, sientan la necesidad de pronunciarse públicamente en defensa de un Papa. Ni parece muy normal ni debiera ser necesario. No siendo expertos en la materia y en un contexto muy polarizado, corremos incluso el riesgo de ser vapuleados y, si nos atrevemos a hacerlo, pese a previsibles malentendidos y prejuicios, es porque no podemos pasar por alto esta evidencia: la Iglesia ha pasado de ser un actor protagonista de la vida política a ser, al mismo tiempo, actor, escenario y motivo de una gran batalla. No sabemos hasta qué punto la ciudadanía es consciente de la gravedad de la situación, de lo encarnizada y trascendental que es esta lucha. Nos preguntamos por qué en España lo que sucede en el Vaticano a la gente le interesa tan poco. Creemos que, en general, la gente ve la Iglesia más como un organismo anclado en el tiempo que como una barca a merced de las olas de la historia. Los medios de comunicación poco ayudan a entender el momento, pues tienden a destacar los clásicos escándalos que revelan homofobia, machismo, antiabortismo, así como otras muchas falsas polvaredas – el besamanos del anillo del Pescador, la purga antifeminista en el Osservatore Romano… – que deben de saber a gloria a los muchos y poderosos enemigos tanto internos como externos del papa Bergoglio. Esa visión de la Iglesia varada en el tiempo se debe, pues, a que se silencian o soslayan, por no decir censuran, la doctrina social y geopolítica de este Papa agitado, y a que rara vez se informa de la sólida alianza de intereses entre sectores de la extrema derecha internacional y sectores de las alas más retrógradas y fanáticas de la Iglesia. Si algo hay que está anquilosado, es la información sobre el Vaticano. E pur si muove

No se sospeche de nosotros: seguimos siendo igual de no creyentes, seguimos discrepando con el Papa – y radicalmente – en las cuestiones bioéticas o en el concepto de familia; seguimos pensando que todo Papa es el monarca absoluto de una rancia institución heteropatriarcal, etc… Y, sin embargo, tras haber examinado su papado, conscientes del peligro que para la sociedad entraña la visión del mundo de sus enemigos integristas, nos sentimos obligados a defenderlo por dos motivos: por lo que tiene en sí mismo de estimable (buen cristiano, pensador ilustrado y compañero de viaje), pero sobre todo porque consideramos que, si se responde con desinterés o pasotismo a esos sepulcros blanqueados que combaten su labor pastoral y política, si titubeamos en el diálogo y el debate con las fuerzas mejores de la Iglesia el resultado será contraproducente para todos, creyentes y no creyentes, como ya avisaba Pier Paolo Pasolini.

¿Quién es, para nosotros, Francisco? De él sabemos que es hijo porteño de emigrantes italianos, que creció en el peronismo, que es amante de Dostoievsky y Hölderlin, que fue profe de literatura, que tiene más de cura prágmático de barrio que de teólogo refinado. Tras el shock por la renuncia de Ratzinger, Francisco es un despeje seguro al córner del Concilio Vaticano II, una solución in extremis en el momento de prestigio más bajo y en el caos interno mayor que ha vivido la Iglesia, según dicen, desde la Reforma. En plena pujanza de nuevos movimientos religiosos con gancho emotivo, como lo son las diferentes iglesias evangélicas que se están expandiendo por Europa y América; salpicada por escándalos financieros, corrompida de globales abusos sexuales, Francisco es un cambio radical de juego, un regreso a lo esencial, al Evangelio. Su batalla sucede más en el tiempo que en el espacio: “No hay que dar preferencia a los espacios de poder frente a los tiempos, a veces largos, de los procesos. Lo nuestro es poner en marcha procesos, más que ocupar espacios”. En esto se parece mucho a Juan de Mairena, poeta del tiempo. Francisco, Papa del tiempo, con jactancia propia de novato, está dispuesto a gobernar como Mairena escribía: “por todos y para todos, y en último término, contra todos”. Es urbanita global, no como Ratzinger o Wojtyla, más eurocéntricos y provincianos; viene del sur de la periferia global armado de franciscanismo retórico y secundado por el siempre fiel AMDG ejército jesuita. Profundamente indisciplinado, apenas lo designan Papa revoluciona signos y símbolos e, inmediatamente, olvidados los negros cuervos del final del papado de Ratzinger, se habla – ¿recuerdan? – de “primavera vaticana”. Desde entonces, Francisco es una sacudida que no cesa. El Papa eléctrico, como lo llama Antonio Spadaro S.J., director de La Civiltà cattolica, genera campos magnéticos opuestos. “Este es el periodo más luminoso en la historia de la Iglesia desde la época apostólica”, reivindican sus partidarios. “Desobedecer al Papa es un deber si ejercita su poder de modo pecaminoso”, incita cizañero el cardenal estadounidense Burke, amigo de Steve Bannon y de Matteo Salvini, adalides todos ellos de las “raíces judeocristianas”, concebidas como engañifas de incienso, arietes de guerra cultural y souvenirs de folklore identitario. Francisco es la piedra en el camino contra la que chocan esos campeones restauracionistas, fanáticos legalistas del primado de Occidente que tan temerosos dicen estar de “perder la Iglesia”; una piedra sobre la que se levanta una esperanza inquieta y creativa frente a quienes quisieran recuperar la Cristiandad perdida haciendo que la Iglesia vuelva a ser el corazón doctrinalmente seguro de todo el Occidente blanco; un pedrusco frente a los teocons y frente a esa nueva facción estadounidense que el historiador del Cristianismo y vaticanista Massimo Faggioli define como “catolicismo teológicamente neoortodoxo, moralmente neointegralista, políticamente antiliberal, antiinternacionalista y estéticamente neomedieval”. Contra todos ellos, Francisco resiste espartano y partisano, inquieto e incompleto, sin callar y amordazado, confesando y confesado, siempre imperfecto, humano, en claroscuro: “Yo soy un pecador. Esta es la definición más exacta. Y no se trata de un modo de hablar o de un género literario. Soy un pecador”. En una lúgubre Europa que, según esos apocalípticos y tenebrosos reconquistadores de valores, estaría aquejada de descristianización masiva, relativismo e islamización sin freno, Francisco reivindica tres cosas: las luces del discernimiento y del Derecho frente a las sombras y los miedos; la vida en comunidad frente a la negra soledad; la audacia en la frontera frente a la segura inseguridad de la fortaleza.

¿Qué demonios ha hecho durante estos años para granjearse tantos enemigos, para que se hable de cisma incluso? Pues básicamente dar dos buenos calambrazos: uno a la geopolítica global, hablando demasiado claro, liso y llano sobre la pobreza y la iniquidad como máximos problemas reales de este mundo, y el otro a la geopolítica vaticana, concentrando mucha atención en el Islam y en China, menos en Occidente, y acaso – solo acaso – dando un primer paso para abrir un proceso hacia una desvaticanización de la Iglesia.

Comencemos por lo primero. Hay muchos poderes económicos que no le perdonarán sus críticas feroces, certeras, ya eternas, a esta economía que “mata”, a ese “primer terrorismo”. Trump, Salvini, Orban o Le Pen jamás le perdonarán su palabra clara y solidaria a 80 metros del muro en Tijuana, en Lesbos o en Lampedusa, su primera visita. Francisco insiste e insiste en que la cuestión migratoria es “el verdadero nudo político global”. Ningún fundamentalista cristiano, ni menos aún los destropopulistas olvidarán aquellas declaraciones en las que desmontaba las famosas raíces cristianas de Europa que tanto aireara Ratzinger: “Hay que hablar de raíces, en plural, pues hay muchas más de una. En ese sentido, cuando oigo hablar de las raíces cristianas de Europa, a veces temo el tono que se emplea, que puede ser vengativo o triunfalista. Entonces se convierte en colonialismo”. Menos aún le perdonarán los integristas católicos ese Documento sobre la Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común, firmado junto con el Gran Imam de Al-Azhar, que derrumba teóricamente no solo la tesis del conflicto de civilizaciones de Samuel P. Huntington, piedra angular sobre la que se erigió la política del gobierno Bush de la exportación de la democracia y que justificó las guerras de Afganistán e Irak, sino también el fundamento religioso de todo acto terrorista. Tampoco se le perdonará en Hong Kong ni en Estados Unidos que el principio de acuerdo con China pueda desactivar el argumento de la falta de libertad religiosa en China como arma política contra Pekín. Así de elocuentemente valoraba este acuerdo Steve Bannon, el exconsejero de Trump y líder de The Movement, esa suerte de internacional destropopulista: “Es atroz. Han firmado un acuerdo con el Estado más totalitario del mundo y completamente ateo. Hay 20 millones de fieles santos a los que han dejado tirados. ¿Un acuerdo secreto? Lo único que te dicen es que elegirán ellos a los obispos. Todo esto terminará con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Eso es de lo que va todo esto. Y venderán a Taiwán y a todos sus cristianos.” En realidad, ya se trate de Venezuela, Palestina, Siria o Yemen, lo que a Francisco no se le perdona es que haga lo posible por apagar incendios, algunos de los focos de esa “Tercera Guerra Mundial a pedazos” que otros quisieran seguir atizando.

Tampoco se le perdona su condición de labrador viejo, sabio y lento, que, día tras día, siembra propuestas constructivas con eslóganes sencillos y eficaces. No es que diga que el dios dinero y su profeta el beneficio no pueden ser el centro de la vida, sino que sostiene que ese lugar ha de ocuparlo el ser humano, al que le bastan tres tes para vivir con dignidad: Tierra, Techo y Trabajo. No es que reproche al mundo entero y en concreto a los líderes políticos mundiales la “globalización de la indiferencia” y “la cultura del descarte”, sino que propone detalladamente acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados. De su bellísima encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la casa común solo diremos que en ella se encuentra la única respuesta posible al “diluvio” en el que ya vivimos: una ecología integral – ambiental, económica, social, cultural, cotidiana, intergeneracional, biencomunista, radical – o sea, una conversión comunitaria hacia aquello que llamó Pablo VI “una civilización del amor”. Si la disyuntiva existencial ante la que nos hallamos es la de elegir entre esa esperanza o más diluvio, entonces alabada sea esa bendita civilización del amor.

¿Habla de amor el Vaticano? Aquí muchos traerán a colación, no sin razón, el tema de los abusos sexuales de los sacerdotes. ¿Qué amor ni qué diablos cabe esperar de una institución criminal que ha tolerado y encubierto los abusos de pederastia y que acaba de descubrir – aleluya – los abusos sexuales a las religiosas? ¿Cómo no denunciar que el Encuentro sobre “La Protección de los menores en la Iglesia” recientemente celebrado en el Vaticano concluyera, de hecho, sin medidas concretas? ¿Acaso no estamos ante una operación más de fachada? Esas dudas, junto a la debida indignación y de la imperativa solidaridad con las víctimas, deben ser lo obvio, lo primero, lo sustancial. Sin vacilaciones. Los partidarios de Francisco justificarán su actuación diciendo que finalmente se ha afrontado abiertamente el problema, que han participado por primera vez mujeres en un encuentro de este tipo y que acaba de promulgar nuevas normas penales anti-abusos sexuales para el Estado de la Ciudad del Vaticano y la Curia romana, incluidos los nuncios apostólicos. No es suficiente. Está claro. Con todo, quedarse en esa crítica no afronta el grave problema ante el que se halla la Iglesia y que puede acabar salpicando a la sociedad entera. De esta batalla crucial para la Iglesia y para el mundo, los grandes medios, incomprensiblemente, callan.

Digamos que el escándalo de los abusos ha abierto una doble grieta en la Iglesia. La primera salta a la vista. Divide a la Iglesia en dos. Por un lado, un sector retrógrado de la Iglesia, cuyas cabezas visibles son los cardenales Burke y Brandmüller, sostiene que “la plaga de la agenda homosexual se ha extendido dentro de la Iglesia, fomentada por redes organizadas y protegida por un clima de complicidad y silencio”. El mal, según esta corriente de la Iglesia, sería la homosexualidad en sí. Una enfermedad. Un tumor que habría que extirpar, dijéramos. La prensa no monta escándalos por semejantes sandeces. Aún más: se diría que esas opiniones gozan de gran predicamento en la maleza de Internet donde proliferan sitios fundamentalistas – poco leídos, dicen– que se hacen eco de dichas declaraciones. (P.S.: El largo texto que publicó el 10 de abril Benedicto XVI sobre la crisis de abusos sexuales en la Iglesia también se inscribe en esa corriente que alimenta la confusión entre abusos sexuales y homosexualidad y, al fin, la oposición a Francisco). Frente a esos homófobos, hay un sector progresista cuya cara más visible es la Conferencia Episcopal Alemana, que ha comenzado a abordar cuestiones anatematizadas hasta ahora: celibato, papel de la mujer, homosexualidad, masturbación, transgénero. La prensa que se las da de laica, al no informar sobre este debate y limitarse a denunciar la inacción del papado, acaba haciendo el juego a los oscurantistas, pues se desplaza el foco de la agenda política vaticana de lo social y geopolítico a la familia y lo bioético, a los “principios no negociables” de Ratzinger, el terreno – la cortina de incienso – que más respiro da a los fundamentalistas y menos apasiona a Francisco: “No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible. Yo no he hablado mucho de estas cuestiones y he recibido reproches por ello. Pero si se habla de estas cosas, hay que hacerlo en contexto. Por lo demás, ya conocemos la opinión de la Iglesia y yo soy hijo de la Iglesia, pero no es necesario estar hablando de estas cosas sin cesar”. Francisco tiene otras prioridades: “Las enseñanzas de la Iglesia, sean dogmáticas o morales, no son todas equivalentes. Una pastoral misionera no se obsesiona por transmitir de modo desestructurado un conjunto de doctrinas para imponerlas insistentemente. El anuncio misionero se concentra en lo esencial, en lo necesario, que, por otra parte es lo que más apasiona y atrae, es lo que hace arder el corazón, como a los discípulos de Emaús”.

Hablábamos de dos grietas. Pues bien: la segunda afecta a la estructura profunda del Vaticano. Es un problema mayúsculo. Probablemente sea ahora el mayor problema, lo que más preocupa a los enemigos de Francisco. El historiador Massimo Faggioli, tras señalar paralelismos entre la falta de reformas descentralizadoras a raíz de la Reforma o del Concilio Vaticano II, afirma: “La crisis de los abusos sexuales de hoy deriva en buena parte de que en el Vaticano llevan 50 años rechazando toda propuesta para descentralizar o modernizar la Curia Romana, cuya estructura poco ha cambiado desde su fundación en 1588, justo después del Concilio de Trento”. Veamos si conseguimos explicar lo que extramuros hemos entendido: los abusos sexuales son un problema global que exige una respuesta global. Para responder globalmente, caben dos caminos: Francisco podría optar por descentralizar la Iglesia y renunciar al primado espacial de Roma sin que ello significase renunciar al primado espiritual. Ubi Petrus, ibi Ecclesia. Allá donde esté el Papa, estará la autoridad espiritual. Frente a él, sus enemigos en la Curia Romana jamás renunciarán a ese poder romano; frente a él, sus enemigos de fuera del Vaticano jamás renunciarán a la potencia simbólica y política del Vaticano, a ese primado espacial de Occidente. Víctor Manuel “Tucho” Fernández, estrecho colaborador de Francisco, contestaba así a la pregunta de si sería posible un Papa sin Vaticano, un Papa fuera del Vaticano: “La Curia vaticana no es una estructura esencial. El Papa podría irse y vivir fuera de Roma, tener un dicasterio en Roma y otro en Bogotá, y a lo mejor conectarse por teleconferencia con expertos de liturgia residentes en Alemania. Lo que ha de rodear al Papa, en sentido teológico, es el Colegio de los Obispos para servir al pueblo”. ¿Sucederá algún día que Roma deje de ser espacialmente el centro del catolicismo? Quién sabe. Lo que sí está visto es que el mero interrogante compacta aún más una cruzada contra el Papa que con tal de no “perder Roma”, hace de todo por reconquistarla: desde fomentar, como decíamos, la agenda bioética y de los “valores” familiares y las “raíces” identitarias a través de la organización de eventos “provida”, como el Congreso Mundial de las Familias o el Rome Life Forum, a montar “un motor evangelizador”, el llamado The Movement, esa internacional destropopulista ideada por Bannon en la que están involucrados Salvini, Orban, Bolsonaro o Vox, o bien el Dignitatis Humanae Institute, una academia político-religiosa cuyo fin declarado es “promover la civilización occidental y sus raíces judeocristianas según el pensamiento nacionalista populista que ha desarrollado Bannon”.

Insistimos: sorprende que quienes se rasgan las vestiduras por lo poco que ha hecho Francisco sobre el problema de los abusos guarden un silencio sepulcral sobre esa convergencia de intereses entre miembros de la Curia que perdieron poder en este papado, sectores fanáticos de la Iglesia estadounidense, agitadores como Bannon, tradicionalistas ortodoxos rusos, neocatecumenales europeos y políticos de extrema derecha europeos. ¿Cómo es que apenas se ha comentado la noticia, destapada por Open Democracy, según la cual cristianos fundamentalistas ligados a Trump y Steve Bannon figuran entre una docena de grupos que vertieron 50 millones $ en distintas asociaciones y partidos de extrema derecha europeos durante la última década? La gravedad del momento y la peligrosa estrategia ante la que se encuentra la Iglesia la explica y resume muy clara Antonio Spadaro: “De una teología que pretende condicionar la ideología política hemos pasado a que sea la ideología la que quiere adueñarse de la teología”. Francisco resiste. Por supuesto que no reniega de lo que Ratzinger consideraba como principios no negociables: “La familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer es esencial”, “[Abortar] es como contratar un sicario para resolver un problema”. Pero tampoco se pone a esgrimir esos principios – eso quisieran y eso hacen sus enemigos – como arma política para reconquistar poder e influencia. Afirma Spadaro: “La cultura de la familia no puede ser la parte instrumental de una guerra cultural. Es un error de método y así acaba siéndolo también de sustancia”.  Allí donde vemos que hay católicos que se niegan a que se instrumentalice políticamente una cuestión moral, nosotros queremos advertir cierta mentalidad ilustrada, cierta actitud “republicana”.

Entramos en un terreno – la República – en el que nos sentimos más cómodos. Creemos que la máxima aspiración realista a la que podemos aspirar en cuanto no creyentes no es a que la Iglesia desaparezca de los mapas y del tiempo. Ya que existe, expongamos cuál sería la mejor de las iglesias posibles para nosotros. Y, sin duda, la respuesta sería una Iglesia ilustrada. La cuestión es: ¿puede ser un Papa, de algún modo, ilustrado? Si ese Papa fuera Ratzinger, la respuesta sería indudablemente no. En una conferencia titulada Europa. Sus fundamentos espirituales ayer, hoy y mañana, Benedicto XVI, al explicar el efecto de la Revolución Francesa en la sociedad, concluía con amargura: “Dios y su voluntad cesan de ser relevantes en la vida pública”. No, Ratzinger no solo no era un ilustrado sino que se diría que consideraba ese periodo una derrota de la que derivaban muchos de los males de Europa, o sea, de Occidente. No cabe duda de que la naturaleza de la Iglesia, desde Constantino, es en sí contradictoria, por ser agua y aceite, religión y Estado. Una iglesia constantiniana en la que los católicos estén representados por una autoridad política concreta parece el modo más sencillo de resolver ese oxímoron histórico de imposible química política. La Iglesia constantiniana siempre ha defendido – en el presente y el espacio – el primado de Occidente. Así lo ha hecho hasta Francisco, el cual, ante una Iglesia en sus más bajas horas de consenso y prestigio, abandona el constantinismo y vira audazmente, sin ahorrarse peligros, hacia una Iglesia universal y evangélica, hacia “un hospital de campo”. Ello se traduce en la renuncia a una única forma de partido político católico concreto y en la apuesta por una alternativa coral que englobe a todos los que, creyentes y no creyentes, comulguen con la doctrina social de la Iglesia. Al sostener Francisco que, “para avanzar en la construcción de un pueblo, el tiempo es superior al espacio”, repite de algún modo aquello que decía Cristo: que su reino no es de este mundo, que lo que es del César es del César. O mejor: sabe, acepta y cree que, para gobernar los Estados, ya está el Derecho. En el discurso ante el cuerpo diplomático de este año, Francisco defendió, citando a Pablo VI, “el primado de la justicia y del derecho”: “Vosotros —decía el Papa Montini— habéis consagrado el gran principio de que las relaciones entre los pueblos deben regularse por el derecho, la justicia, la razón, los tratados, y no por la fuerza, la arrogancia, la violencia, la guerra y ni siquiera, por el miedo o el engaño”.

Esa “fraternidad”, palabra clave del documento firmado conjuntamente con el Gran Imam de Al Azhar, ¿no nos suena acaso a “Liberté, egalité, fraternité”? ¿No evoca lenguajes constitucionales? Adentrándonos en ese  texto, la palabra “derechos” se repite catorce veces en referencia a los derechos de las mujeres, los niños, los ancianos, los explotados, los exiliados…. Se emplean asimismo las siguientes expresiones jurídicas: “justicia”, “convenciones internacionales”, “textos legislativos”, “leyes”, “derecho internacional”, “la fuerza de la ley”, “legislaciones rigurosas”. Tomen nota también de este pasaje elocuente: “El concepto de ciudadanía se basa en la igualdad de derechos y deberes bajo cuya protección todos disfrutan de la justicia. Por esta razón, es necesario comprometernos para establecer en nuestra sociedad el concepto de plena ciudadanía y renunciar al uso discriminatorio de la palabra minorías, que trae consigo las semillas de sentirse aislado e inferior; prepara el terreno para la hostilidad y la discordia y quita los logros y los derechos religiosos y civiles de algunos ciudadanos al discriminarlos”. ¿No revela ese texto que el Derecho – el concepto de ciudadanía –  es el único camino pacífico para dirimir cuestiones interreligiosas?

Otro ejemplo más. En la Conferencia Internacional sobre el tema “Los derechos humanos en el mundo contemporáneo: conquistas, omisiones, negaciones”, organizada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y por la Pontificia Universidad Gregoriana, con motivo del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y del 25 aniversario de la Declaración y del Programa de Acción de Viena, Francisco, probablemente el único líder global que se sigue batiendo por los derechos humanos, soltó otro de sus luminosos calambrazos: “Deseo, en esta ocasión, dirigir un llamamiento sincero a aquellos con responsabilidades institucionales, pidiéndoles que coloquen los derechos humanos en el centro de todas las políticas, incluidas las de cooperación para el desarrollo, incluso cuando esto signifique ir contra la corriente.”. El derecho en el centro de lo terrenal: a esto nos referimos – eso aplaudimos – cuando decimos que vemos en Francisco un hombre de luces, un ciudadano ilustrado. El Dios de Francisco, como el de Descartes, pone en marcha el mundo, y lo sostiene desde fuera, para dejar luego que se rija por sus propias leyes humanas, donde ningún dios puede servir para justificar la humillación social, la explotación y la desigualdad. Francisco apuesta, como Kant, por “la mayoría de edad de la Humanidad”, que implica la responsabilidad de los dirigentes (políticos, empresarios y periodistas) y el sometimiento de todos por igual a leyes – y no a intereses privados – protectoras y liberadoras.

Podríamos seguir ilustrando este rasgo suyo con más ejemplos significativos, como su batalla por la abolición de la pena de muerte. Baste para concluir, por su proximidad y alcance, lo que contestó al periodista Jordi Évole a propósito del pago de impuestos de la Iglesia al Estado español: “la Iglesia es un ente, una sociedad, y los hombres de Iglesia son ciudadanos y tienen que cumplir con todos sus derechos de ciudadanos”.

Lo que no parece que se pueda poner en duda es que el Papa ha iniciado un diálogo entre creyentes y no creyentes, entre creyentes católicos y los de otras religiones. Un diálogo es un diálogo, no una imposición imperialista o un programa proselitista, como protagonizó en otros tiempos la Iglesia.  Que aceptara la entrevista con Jordi Évole es un botón de muestra de su voluntad de descender a la arena pública, advirtiendo de que los problemas estructurales a los que nos enfrentamos interpelan por igual a la conciencia de los católicos, de los ateos y, en general, de todo ser humano. Porque lo que está en juego no es sólo la conciencia personal o la intimidad religiosa de las personas, sino este sistema político y económico mundial, que ha condenado a la miseria y la emigración a millones de seres humanos y amenaza ya con la viabilidad ecológica más elemental de planeta. El Papa ha dado un primer paso para hacer comprender que aquí estamos todos comprometidos, seamos o  no creyentes. Sería una gran irresponsabilidad que, en cambio, los ateos, nos empecinemos en prescindir de los creyentes para afrontar la gravedad del problema. La Iglesia, al menos en este momento, no está alineada con esa revolución de los ricos contra los pobres que inició el neoliberalismo desde los años ochenta y que nos ha conducido al desastre global de nuestros días. No se puede decir lo mismo, por ejemplo, de las iglesias evangelistas y pentecostales, a las que, en su afán de combatir a cualquier precio la teología de la liberación, el Papa Wojtyla regaló Latinoamérica, y en general, a todos los pobres del planeta. La actitud de Francisco es enteramente distinta y sería estúpido no comprenderlo así. Pese a su indudable declive, la Iglesia sigue siendo, como dijo Gramsci, una de las mayores organizaciones de masas de la humanidad, una organización que cuenta con una parroquia en cada barrio y cada pueblo, un verdadero medio de comunicación y de organización de masas. Sería paradójico que la izquierda política, blindada en su ateísmo, no fuera capaz de ver, lo que el Papa sí ha visto, a saber, que, en estos momentos, los creyentes y los no creyentes tenemos un enemigo común:  el terrorismo estructural que rige los destinos del planeta, eso, en definitiva, que algunos (también el Papa) seguimos llamando capitalismo.

Así pues, por todo lo que hemos contado: por sus feroces y certeras críticas al capitalismo financiero, por esa propuesta de ecología integral tan coherente y tan completa, por ese respeto que demuestra hacia los creyentes y no creyentes que compartimos la casa común: por eso y no obstante sigamos radicalmente en desacuerdo, sobre todo, en las cuestiones bioéticas, hemos roto esta lanza en su nombre, rompiendo al mismo tiempo el silencio de una izquierda farisea pero laicamente correcta que, en medio del escándalo de los abusos, jamás apoyará a un Papa – vade retro – ni aunque lo ataquen nuestros mayores enemigos, ni aunque nos convenga porque en muchas cosas estemos eléctricamente de acuerdo, ni siquiera aunque esté en juego el presente, el futuro, la Tierra.

 

 
logo en-re

Redes Cristianas pertenece a la Red Europea Iglesia por la Libertad (www.en-re.eu). La Red se reúne anualmente y en 2019 el encuentro será en Madrid. El sábado 18 se dedica a una jornada de reflexión y encuentro con los grupos anfitriones. En el archivo siguiente está la información detallada.

Día de Estudios 18 de mayo

 
iglesia-de-base-de-madrid

Queridas/os hermanos, como ya os habíamos anunciado, os enviamos la

segunda parte de lo que hemos denominado ” Hacia una espiritualidad

comprometida “. Esperamos que sea de vuestro interés y lo reflexionéis

en vuestras comunidades. Nos gustaría contar con vuestras valiosas

opiniones y os damos las gracias por anticipado.

Un fuerte abrazo.

 

Iglesia de Base de Madrid

Comisión de Laicidad

 

Visita nuestra WEB: www.iglesiadebasedemadrid.org/

 

Espiritualidad laica

 

 

 

Se puede firmar la petición en el enlace

 

https://www.change.org/p/papa-francisco-iglesia-cat%C3%B3lica-ya-basta

 

 

 
Exodo 148

 

Colaboran en este tema: Carlos Fernández Líria, Santiago Alba Rico, Gorka Larrabeiti, Michael Löwy, Juanjo Sánchez, Evaristo Villar, Montserrat Galcerán, Santiago Álvarez Cantalapiedra, José María Castillo, Sergio Álvarez Davó y Benjamín Forcano.

Como se dice en alguna de las colaboraciones de este número, “algo muy serio debe de estar sucediendo en el mundo y en el seno de la Iglesia para que personas no creyentes, y además de izquierdas,  sientan la necesidad de pronunciarse públicamente en defensa de un Papa”. Dejemos que el lector descubra por su cuenta ese “motivo tan serio” y valore personalmente los argumentos que obligan a estos intelectuales a defender  la labor que está haciendo el papa Francisco.

Por nuestra parte y a la vista de los destrozos que el neoliberalismo sin frenos está causando en las clases sociales más frágiles, ante la destrucción planetaria que estamos haciendo del medio ambiente y frente a la represión que la política oficial ejerce diariamente sobre los movimientos sociales, pensamos que ha llegado el momento de emprender un cambio de rumbo.

Esto nos ha llevado a pensar un número especial, singular. Su temática es la crisis global de la política, pero en él se habla tanto o más de religión, de cristianismo. Y esto  no se debe a una repentina conversión neoconservadora, sucumbiendo a la ola que sopla en estos tiempos con furia inusitada a nivel planetario. Evidentemente, no. Más bien todo lo contrario.

Este número de ÉXODO quiere ser, como se dice en el subtítulo, un alegato por un cambio radical de la política que englobe  la economía, la ecología y la religión. Radical, porque, pensamos, estamos en una hora decisiva de la humanidad. Y la radicalidad requerida les puede venir, como sugiere con gran convicción Michael Löwy en su entrevista, del “cristianismo de liberación”. Porque tanto la política como la religión son liberadoras, o no son. De ahí el título global del número,  LIBERACIÓN.

No valen ya, pues, las medias tintas. Ante todo lo que nos está pasando, es preciso radicalizar la política, las políticas democráticas constantemente recortadas y agredidas y la defensa del sistema tierra cada día en mayor peligro de extinción. Con las frágiles armas de los Derechos Humanos necesitamos enfrentar la lógica de un sistema como el nuestro, el capitalismo, poderosísimo e “intrínsecamente perverso” (como advierte Löwy), que todo lo convierte en mercancía y cuya religión está exigiendo a diario, como el dios Moloc, insaciables  sacrificios humanos. En su último ritual, sobre el altar de Mercado, exige abiertamente  la inmolación del mismo planeta.

El reto es de enormes proporciones, pero en ello está en juego la esencia misma de nuestra libertad.  Vamos a necesitar  mucho valor, constancia y compromiso con el presente y el futuro para defender al ser humano sobre una tierra habitable. Somos conscientes de que nos estamos enfrentando a la mayor religión del planeta que expande su doctrina a través de unos medios de comunicación poderosísimos y unas “iglesias” que bendicen la acumulación, el consumo y la sumisión del ser humano como signos de la bendición del dios Mercado.

Para hacer frente a este reto, se necesitan todas las manos para ir trazando entre todos, creyentes y no creyentes, un camino de salida al sistema actual. De poco nos sirven las quejas cuando hacemos tan poco para salir del atolladero. Y tenemos brillantes recuerdos de hasta dónde podemos alargar juntos el camino cuando, al esfuerzo de la ciencia y de la técnica por cambiar las cosas, le añadimos un suplemente de espíritu.

Particularmente los cristianos, junto a tantas otras cosas que es preciso olvidar, llevamos en la mochila dos fuerzas de enorme importancia. La memoria de tantos espacios donde se ha apostado, desde los comienzos,  por la liberación del ser humano y el reto permanente por liberar el Evangelio de tantas adherencias —entre ellas,  como se dirá en este número, la misma religión dogmatizada y ritualista— como se le van pegando en la historia.

 

 

Tema del encuentro: Mística y Liberación

Ponentes: Pilar Prendes, Mercedes Barrio y Xabier Pikaza Ibarrondo

Lugar: Proyecto Hombre (Salón de Actos)

Avenida de Juan Carlos I, 40

Natahoyo – Gijón

Programa detallado:

cartel-encuentro.gijón-mayo

abr 252019
 
1552310422039blob

La Plataforma por la Justicia Fiscal, a la que pertenece Redes Cristianas, ha elaborado, con la RED

de ONGD de Madrid,  un video muy simple de 1

minuto, sobre la tan traída y llevada bajada de impuestos que están

planteando algunos partidos.

Sería muy positivo que le diéramos difusión todas las organizaciones

pues están proclamándolo sin contestación apenas y nuestro mensaje no

llegará si no lo movemos antes de las elecciones.

 

El link es:

 
felgtb
Bienvenidx a los VI Encuentros de Fe y Espiritualidad de la FELGTB “Mayores Creyentes LGTBI sin armarios”.

Después de muchos años de parón nuestro grupo de trabajo de Fe y Espiritualidad recupera uno de sus espacios de mayor visibilidad y de encuentro de creyentes LGTBI. En ellos nos juntamos no solo para orar y celebrar, sino para compartir experiencias, aprender de otros grupos y celebrar la diversidad.

 

En este encuentro queremos volver a crear el espacio en el cual los diversos grupos de toda España nos juntamos para reflexionar, orar y crear redes de trabajo. Para nosotras/es/os es una oportunidad de visibilizarnos tanto dentro de la sociedad como en los diferentes espacios religiosos y espirituales.

 

Con este encuentro queremos volver a retomar esta oportunidad de encontrarnos creyentes LGTBI de diferentes religiones y espiritualidades. Para nuestras comunidades supone volver a crear y establecer vínculos, acompañarnos y trabajar en común por conseguir que los derechos de las personas LGTBI no se vulneren dentro de las religiones y de los espacios de culto y oración.

Este año se celebrarán en Toledo el fin de semana del 24, 25 y 26 de mayo de 2019 en el Albergue Castillo de San Servando situado en Subida Castillo San Servando, Toledo. El alojamiento será en el mismo albergue en habitaciones compartidas. No hay habitaciones individuales o dobles. No obstante, se intentará hacer la mejor distribución posible. El albergue incluye sábanas pero no toallas. Por favor, contad con ello al hacer el equipaje.En el precio está incluida la cena del viernes, desayuno, comida y cena del sábado y desayuno del domingo.

IMPORTANTE: Por favor, tened en cuenta que el 26/05 es domingo electoral, por lo que os recomendamos realizar las gestiones para emitir el voto por correo.

El precio son 59 € más la siguiente cuota de inscripción:

1) Para las entidades de Madrid y Toledo se aplicará una cuota de inscripción de 16 €
2) Para las entidades del resto de la Península se aplicará una cuota de inscripción de 11 €
3) Para las entidades sitas en las islas y Ceuta y Melilla la cuota será de 1€.

Para realizar tu inscripción tienes que cumplimentar correctamente este formulario y abonar la cuota de inscripción antes del 15 de mayo de 2019. El siguiente es el número de cuenta: TRIODOS BANK: ES09 1491 0001 2121 4343 5424. El justificante de pago deberá ser remitido por correo electrónico a administracion@felgtb.org

Este es el programa previsto para los Encuentros Estatales:

Viernes 24
18:00:00 Acogida y reparto de credenciales
19:00:00 Visita guiada por Toledo
21:00:00 Cena
22:00:00 Dinámica lúdica del encuentro
Presentación del Encuentro
Mensajes de diferentes comunidades
23:30:00 Oración

Sábado 25
08:30:00 Desayuno
09:30:00 Oración
10:00:00 Presentación de los Grupos
12:15:00 Palabras de la Ejecutiva de la FELGTB
12:30:00 Formación acerca de la situación de los mayores LGTBI
14:00:00 Comida
16:00:00 Ponencia: el futuro de los mayores LGTBI
16:45:00 Descanso. Café
17:30:00 Grupos de trabajo. Análisis DAFO
19:00:00 Puesta en común
20:00:00 Cena
21:30:00 Velada
23:59:00 Fin del día. Silencio

Domingo 26
08:30:00 Desayuno
09:30:00 Oración
10:00:00 Aprobación del manifiesto
Propuesta de fechas importantes que se puedan trabajar en común y en red
12:00:00 Celebración
13:30:00 Despedida. Fin de los Encuentros Estatales

La inscripción se realiza en el enlace:
 
iglesia-de-base-de-madrid

 

Los colectivos, organizaciones y entidades, creyentes y no creyentes, abajo firmantes,

ESCANDALIZADOS por la plaga de agresiones sexuales, sobre menores y sobre personas adultas,  practicadas por miembros de la Iglesia Católica, cuyo número y forma poco a poco van saliendo a la luz;

DECEPCIONADOS por la falta de medidas concretas y efectivas para atajarlos, que se ha evidenciado en la reciente Cumbre Vaticana de obispos y cardenales (Feb, 2019), en ausencia clamorosa de las víctimas que debieran haber sido los principales protagonistas;

IRRITADOS por los desplantes de algunos líderes de las Conferencias Episcopales, como el presidente de los obispos españoles, Sr. Blázquez, que sigue diciendo no tener competencias para luchar contra semejante plaga de delitos, al parecer ni siquiera en su propia diócesis;

INDIGNADOS ante la política eclesiástica de la omertá, es decir del encubrimiento, para salvaguardar el buen nombre de la institución sin atender al daño causado a tantas personas inocentes…

 

DENUNCIAMOS

a) La coacción, las agresiones y los crímenes que tantos clérigos –sacerdotes, monjes, obispos o cardenales- han protagonizado y continúan practicando contra niños, niñas, adolescentes y jóvenes indefensos, como una epidemia de delitos, contraria a los Derechos Humanos y antagónica con los valores más básicos del Cristianismo.

b)  El delictivo encubrimiento o inacción de los obispos, en sus respectivas diócesis, ante tamaño y extendido crimen. Un silencio que contrasta con su locuacidad contra el colectivo LGTBI, contra la llamada “ideología de género”, el aborto, el divorcio, el matrimonio de los sacerdotes, el sacerdocio de las mujeres, las parejas de hecho, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres,… etc. La misma Cumbre Vaticana antes citada (Febrero, 2019) ha eludido cualquier medida práctica y vinculante contra la pederastia en toda la Iglesia. En palabras de una de las víctimas “han legalizado ante el mundo su intención de seguir ocultando y permitiendo los abusos en su seno”.

c)  El desamparo de las víctimas de agresión sexual y sus familias, cuyos testimonios han sido con frecuencia desoídos, acallados a cambio de dinero, o calificados de falsos a pesar de sus reiteradas denuncias.

d)  La responsabilidad que sobre estas prácticas delictivas, le corresponde al discurso teológico y moral dominante en la Iglesia institucional, que deliberadamente ignora el desarrollo de la conciencia ética universal y su plasmación en nuevos códigos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ello explica, por ejemplo, el lamentable y ofensivo comentario del propio Papa Francisco quien, tras declarar que quiere poner fin a este estado de corrupción en la Iglesia, cede a la tentación de justificar la intervención de una mujer en la Cumbre Vaticana con un argumento inasumible para el mundo moderno: ”Invitar a hablar a una mujer, no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque a fin de cuentas “todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”. Unas palabras sólo concordantes con la línea ideológica de los partidos de la extrema derecha, como VOX en España.

e) Como caso especial, porque es uno de los más silenciados, merece idéntica repulsa el de las violaciones sexuales a decenas y decenas de religiosas a manos de clérigos varones, en diferentes países.

f) Denunciamos finalmente la discriminación de que son objeto las mujeres por parte de la jerarquía católica, tanto en el seno de la Iglesia, como en la misma sociedad. Las discriminan cuando las niegan el sacerdocio o las prohíben su participación en órganos de representación, las excomulgan cuando abortan, las agreden cuando enarbolan una batalla contra eso que llaman ‘ideología de género’, y guardan sospechoso silencio frente a tantos feminicidios y actos homofóbicos.

 

Para entender mínimamente el porqué de este drama, la iglesia Católica debe hacer un examen sobre las causas y mecanismos que han conducido a esta situación y no limitarse a lamentar sus consecuencias o refugiarse en actitudes defensivas. Y, como consecuencia, asumir al menos dos grandes retos hasta ahora menospreciados:

a) Cambios de raíz en la formación del clero. Es preciso reconocer, como señala Drewermann, que uno de los mecanismos que más influyen en los comportamientos agresores de los clérigos es “un desarrollo enfermizo de la personalidad y la sexualidad, fruto de una educación eclesiástica que reprime los sentimientos y las emociones, impidiendo la maduración personal”. Y que la causa de este perfil del clérigo radica “en los mecanismos de poder de la estructura eclesiástica, que actúan de forma autoritaria para mantener el poder de una jerarquía que exige sumisión a todos los católicos. Un autoritarismo eclesiástico edificado sobre el concepto de obediencia, entendida como sumisión incondicional a los superiores”.

 b)Acabar con la impunidad de que han gozado los clérigos. La Iglesia ha de asumir definitivamente el nuevo paradigma de la sociedad democrática, según el cual la ley es única e igual para todos sus miembros, sin que quepan otro Derecho y otra Justicia que la civil. Ni el Derecho Canónico ni la Jurisdicción eclesiástica pueden sustituir, ni menos contravenir, el Estado de Derecho. Las agresiones sexuales son delitos, no sólo pecados, para la sociedad democrática.

 

 

Para ello, la Iglesia Católica ha de poner en marcha con carácter inmediato medidas concretas como:

-la aplicación efectiva del principio de tolerancia cero para todos. Que el cura o religioso que haya sido condenado por abusar en alguna ocasión de un menor, sea expulsado del sacerdocio. Y exactamente lo mismo para cualquier obispo que haya encubierto los abusos de un sacerdote

-la  obligatoriedad de trasladar a la justicia civil todos los casos de abusos de los que tienen conocimiento las diócesis y la Congregación para la Doctrina de la Fe.

-la reforma de la ley canónica para eliminar el secreto pontificio.

-la no prescripción de los delitos de  pederastia,

-el libre acceso a los archivos de las distintas diócesis,

-la abolición definitiva del celibato obligatorio,

Y, sobre todo, aceptar la crítica que llega desde las propias víctimas. Es a su  autoridad a la que han de someterse el papa, los obispos y todo el clero.

 

Por todo lo cual EXIGIMOS                      

  1. Que todos los casos de agresiones sexuales, siendo como son delitos, sean puestos por los responsables eclesiásticos, en manos de la justicia civil. (Fiscalía y Juzgados)

 

  1. Que se cumpla íntegramente el sistema ya universalizado de “Verdad, Justicia, Reparación y garantías de no Repetición’.

 

  1. Que el Vaticano acepte la creación urgente de una COMISIÓN DE LA VERDAD sobre Agresiones Sexuales en medios eclesiásticos, con sus secciones específicas en cada país, conformada por personas sin responsabilidades o cargos eclesiásticos, y con presencia cualificada de las víctimas de las agresiones sexuales, para que pueda llevar a cabo las indagaciones que correspondan a fin de elaborar un relato fidedigno sobre la magnitud del problema, sus causas, las responsabilidades contraídas, las adecuadas medidas de reparación a las víctimas y las recomendaciones de los cambios estructurales que corresponda implementar en la Iglesia Católica.

 

 

CONTRA LAS AGRESIONES SEXUALES EN LA IGLESIA CATÓLICA,

¡VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION!

Madrid, abril de 2019

Colectivos firmantes:

Cristianas y Cristianos de Base de Madrid, Redes Cristianas, Mujeres y Teología, Somos Iglesia, Asociación Teólogos y Teólogas Juan XXIII, Católicas por el Derecho a Decidir, Cristianos por el Socialismo, Comunidades Cristianas Fe y Justicia del País Vasco, Europa Laica y Asociación Proderechos Humanos de España

 

Voces cristianas de Sevilla                     

vocescristianasdesevilla@gmail.com                                                                

@vocesxnassvq

 

Sevilla   Abril de 2019

Texto abierto y público dirigido a:

Conferencia Episcopal de España

Comisión antipederastia (Monseñor Menéndez)

c/Añastro nº 1 — 28033 Madrid

 

 

Reflexiones seglares sobre la pederastia clerical

 

 “Mientras no haya una respuesta completa y comunitaria,

no solo no lograremos curar a las víctimas/supervivientes de los abusos,

sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo

estará en peligro en todo el mundo.”

(Petición de Francisco a los presidentes de los Episcopados del mundo)

 

Prólogo: Nos interpela y preocupa como cristianos de base este escándalo

Últimamente vemos en los medios, la irrupción frecuente de opiniones e informaciones sobre casos de pederastia y abusos sexuales en el seno de la Iglesia Católica. Con Independencia de las intenciones que alienten estas campañas, es evidente que está en juego la credibilidad de la Iglesia, y que sólo una rápida reacción puede devolverle la credibilidad y autoridad moral que necesita para testimoniar la Buena Noticia de Jesucristo coherentemente.

El oscurantismo, el silencio y las falsas soluciones o tácticas dilatorias –repetidamente constatadas-, sólo empeoran la posición de la Iglesia; y como integrantes del Pueblo de Dios nos interpela y preocupa, que la Iglesia haya pasado de ser un signo de credibilidad, a ser el mayor obstáculo para la fe de muchos de nuestros contemporáneos.

Dicho lo anterior deseamos exponer nuestras reflexiones sobre este asunto de forma pública, como contribución a reparar y erradicar un escándalo que a todos nos afecta, y que pretenden silenciar, ignorar o minimizar, tanto casi todas nuestras Instituciones eclesiales como la inmensa mayoría de laicos/as acomodados en una pasividad secular que no quiere ver la evidencia.

Sobre los hechos ya ocurridos nos preocupa:

  • 1-El ocultamiento institucional de dichos hechos y la casi impunidad de los abusadores.

Este comportamiento de la Iglesia española hasta ahora (muy parecido al de otros países), ha sido oscurantista, corporativista y encubridor, ciego a los daños de las víctimas y “comprensivo” con el abusador.

  • 2- La consideración de los denunciantes como sospechosos de falsedad y no como víctimas damnificadas a las que acoger y resarcir.
  • 3- El intentar “enterrar” el problema sin analizar las causas originarias y agravantes del mismo, y eludir, salvo excepciones, dejar rastros documentales de lo realmente sucedido.

Favorece esta actitud (además de la aplicación del Secreto Pontificio y de los Acuerdos Iglesia-Estado español), el hecho de que la falta de datos en los archivos eclesiásticos, impide hacer un recuento de los casos producidos. Pero esto no imposibilita un análisis de las causas que han posibilitado y favorecido el fenómeno, ya sean compartidas con la sociedad civil, o bien sean agravantes propios de la estructura eclesial. Intuimos entre esas causas peculiares en la Iglesia: a) el clericalismo que ningunea a los laicos/as y preserva el poder del colectivo clerical; b) el afán de proteger a la Institución de cualquier escándalo; y c) la represión y el aislamiento sentimental que causa en el clero la obligatoriedad del celibato indefinido.

Sobre la actitud actual del episcopado español nos preocupa:

  • 4-La resistencia a demostrar una clara actitud de transparencia; ya que a diferencia de la CONFER y de otras Conferencias Episcopales, la CE española sólo investigará los abusos a menores en el pasado si lo pide el Papa; sin tener en cuenta que embozarse en el silencio es alimentar la sospecha de persistir en la lamentable actitud anterior.

Al respecto consideramos necesario crear por iniciativa de los Obispos, una Comisión independiente -que rompa la tendencia española a pasar página sin analizar los problemas-, para dar así un testimonio creíble de su arrepentimiento.

Ya existen antecedentes en otros países como: Estados Unidos, Australia, Alemania, Países Bajos o Bélgica. Esas Comisiones no pretenden “tratar específicamente los casos individuales ni definir responsabilidades”, pues para ello están las autoridades civiles. Se centran en examinar los casos denunciados en el pasado desde al menos 50 años, y en analizar la respuesta que se ha ofrecido y las causas subyacentes.

La creación de tal Comisión no es obstáculo para que se creen otras complementarias que estudien las medidas a aplicar en adelante. Creemos que sería indispensable, pues las medidas futuras no tendrían la base de un análisis riguroso si no se crea.

  • 5- La reticencia a adoptar inmediatamente medidas preventivas y de actuación que obliguen a todos los obispos y no sean de adopción discrecional por cada diócesis. Entre estas, medidas tan indispensables como trasladar sin demora, las denuncias de todos los casos de abuso pederasta al Ministerio Fiscal.

Tampoco pueden obviarse las medidas preventivas o la suspensión cautelar que sea pertinente; aun sin poner en duda la presunción de inocencia del o de los denunciados y resaltando la provisionalidad de las mismas hasta el fallo definitivo sobre la denuncia.


Sobre las futuras medidas a adoptar nos preocupa

  • 6- Que ha defraudado (al menos hasta ahora) la Cumbre mundial anti-pederastia en Roma, pues sus conclusiones, discursos y declaraciones no han desembocado en unas medidas concretas, suficientes y eficaces para atajar el problema, ni ha definido la forma de implantarlas en la práctica en todas las diócesis sin excepciones.
  • 7- Que los nuevos protocolos en redacción, se ciñan sólo a lo que obligue la Justicia civil, eludiendo criterios cristianos éticamente más exigentes. La Justicia es necesaria, pero por sí sola no sana el corazón roto del ser humano abusado.
  •    8- Que casi todos los avances de protocolos y medidas a adoptar, muestran grandes lagunas en cuanto a: 1- – La imprescindible acogida fraterna a los denunciantes; 2 - La agilización, simplificación y transparencia de los procedimiento canónicos complementarios a los procesos civiles; 3- El resarcimiento de  los daños morales y espirituales a las víctimas reconocidas; 4- La implantación de medidas preventivas para evitar o minimizar los casos de abusos futuros;  5- La erradicación de las causas estructurales propias de la Iglesia que agravan los problemas personales de pederastia.
  • 9- Que no se cree un equipo multidisciplinar e independiente del clero local, en el que tengan voz y voto los representantes de las víctimas, para garantizar el cumplimiento de todas las condiciones citadas como necesarias.
  • 10- Que no se parta da un análisis completo y detallado de las causas a erradicar o minimizar

 

Epílogo

 

En espera de medidas concretas que eliminen las deficiencias que nos preocupan, recordamos las palabras del Papa Francisco “Decir no al abuso es decir no a cualquier forma de clericalismo” (Agosto de 2018), y también el hecho evidente de que sólo una Iglesia verdaderamente Sinodal -con participación decisoria suficiente de laicos y laicas-, puede controlar ese nefasto clericalismo, que como un cáncer, debilita, desnaturaliza y desacredita la misión de la Iglesia como portadora de la Buena Noticia que Jesucristo nos revela.

 

Voces cristianas de Sevilla

 

 
1552310422039blob

Nota de prensa

 

La Plataforma Por la Justicia Fiscal reclama un pacto de Estado contra la elusión y la evasión fiscal y por la desaparición de los Paraísos Fiscales

Convoca una concentración el 3 de abril, aniversario de la revelación periodística de los Papeles de Panamá y  Día de Acción Global contra los Paraísos Fiscales

28 de marzo de 2019. La Plataforma por la Justicia Fiscal, que engloba a gran parte de las organizaciones sociales del Estado y a los principales sindicatos, convoca una concentración el miércoles 3 de abril a las 12h en la Plaza de las Cortes, para reclamar un pacto de Estado que posibilite medidas eficaces contra la elusión y evasión fiscal y contra las paraísos fiscales. La Plataforma y sus organizaciones miembro llaman a lograr una sociedad más igualitaria y un reparto de la riqueza a través de una mayor justicia social y llamarán a los partidos a crear un Pacto de Estado contra la elusión y evasión fiscal.

El 3 de abril de 2016, más de un centenar de medios de comunicación presentaron simultáneamente los primeros resultados de una investigación periodística, los Papeles de Panamá, que sacaba a la luz las diversas formas en que las élites económicas, artísticas, miembros de las casas reales y muchos políticos utilizaron el despacho de abogados Mossack Fonseca para evadir o eludir sus responsabilidades fiscales en cuentas opacas en diversas guaridas fiscales, mal llamadas paraísos. Desde entonces, la desigualdad social no ha hecho más que crecer, mientras hemos sabido que casi todas las empresas del IBEX 35 hacen uso de paraísos fiscales para pagar menos impuestos. Nuestro país recauda casi 7 puntos menos de impuestos respecto al PIB que la media de la eurozona. De equipararnos a la UE, las arcas públicas dispondrían de unos ingresos adicionales de 80.000 millones de euros, un 20% más de ingresos que los que obtiene en la actualidad.

En el Foro Social Mundial de 2016 se decidió tomar la fecha del 3 de abril como Día Internacional de Acción Contra los Paraísos Fiscales. Por lo tanto este será el tercer año que celebramos ese aniversario y, desde entonces, son pocos los avances en la lucha contra esta fuga de capitales que ahonda la injusticia social.

CONCENTRACIÓN PARTA EXIGIR MEDIDAS CONTRA LOS PARAÍSOS FISCALES

Dónde: Plaza de las Cortes (Madrid)

Cuándo: Miércoles 3 de abril, a las 12h.

Las organizaciones que forman parte de la Plataforma por la Justicia Fiscal son: Attac España,  CCOO, Confederación de Consumidores y Usuarios -CECU-, Consejo General de Trabajo Social, Coordinadora de ONG de Desarrollo de España -CONGDE-, EAPN España, Economistas sin Fronteras, RED de ONGD de Comunidad de Madrid –REDONGDCAM-, GESTHA, InspirAction, Justicia y Paz, Observatorio RSC, Oxfam Intermón, Redes Cristianas, UGT y USO.

NdP Concentración contra paraísos fiscales 3 de abril

 

Para más información y concertar entrevistas: Elena Couceiro Arroyo / comunicacion@plataformajusticiafiscal.com / 605142839

PACTO DE ESTADO CONTRA EL FRAUDE FISCAL[14109]

NP Pacto de Estado contra el fraude fiscal[14108]

Carta a los partidos politicos Plataforma JusticiaFiscal[14110]

 

DAVANT LES CONVOCATÒRIES ELECTORALS DE 2019

Per motius de consciència i amb la mirada posada en l’Evangeli de Jesús i en els processos laics d’humanització, elevem la veu contra el sofriment que generarien algunes propostes electorals, en particular les que utilitzen i traeixen els ideals i les pràctiques evangèliques i produeixen el captiveri polític del cristianisme. Per això,

Conscients de la necessitat de REDUIR ELS ABISMES DE DESIGUALTAT, donem suport a les propostes encaminades a implantar mesures fiscals justes i redistributives i polítiques actives en favor de la igualtat, a posar en el centre de la gestió política les persones que es troben en pitjors condicions i oportunitats, a governar en favor de la gent amb escassetat de recursos i capacitats, i a garantir vies segures a la immigració. Denunciem les propostes dirigides a limitar els drets civils, socials i dels pobles; a retallar els béns de justícia en el sistema educatiu, sanitari, laboral o d’habitatge; i a desatendre les reivindicacions igualitàries de les dones i el crit de les persones desplaçades o immigrants per qualsevol motiu.
Davant la necessitat de CONSTRUIR L’ESPAI PÚBLIC, donem suport a les propostes encaminades a garantir a tothom els béns universals de l’educació, la sanitat, el treball i l’habitatge com a drets exigibles i lloc de les solidaritats. Denunciem les propostes dirigides a sotmetre allò públic als interessos particulars i corporatius, a mercantilitzar els béns col·lectius, a privatitzar els serveis públics, a retallar les despeses socials, i a fomentar la confusió entre llibertat d’ensenyament i llibertat d’empresa o lliure mercat d’idees.
Conscients de la necessitat de DIGNIFICAR LA POLÍTICA, donem suport a les propostes encaminades a fomentar la transparència en la gestió amb un codi ètic publicitat i a promoure la participació ciutadana en allò públic i la pràctica del diàleg i la negociació. Denunciem les propostes dirigides a defensar el masclisme, el racisme o l’homofòbia; a promoure l’odi, la polarització social o el rebuig a qui és diferent; a sembrar de mentides l’espai públic, menysprear la memòria històrica i fer creure que la veritat i la bondat cauen d’un únic costat.
Davant la necessitat de CONSTRUIR UNA SOCIETAT INCLUSIVA, donem suport a les propostes encaminades a reconèixer les identitats nacionals dels pobles, tot escoltant i gestionant democràticament els seus drets; a promoure el ple reconeixement del dret d’ús de les llengües cooficials en tots els àmbits, i a afavorir la multiculturalitat. Denunciem les propostes dirigides a convertir idolàtricament la pàtria, la Constitució i la llei en absoluts intocables i a apropiar-se’n arriscant així la convivència cívica i la pau social.
Conscients de la necessitat de GARANTIR LA LAÏCITAT de la societat, donem suport a les propostes encaminades a respectar l’autonomia de la ciència i l’ètica comuna en qüestions com ara la defensa de la vida digna, i a plantejar la relació amb les diverses Esglésies i religions des de la independència institucional i la col·laboració lleial i crítica envers el bé comú. Denunciem les propostes dirigides a instrumentalitzar la fe cristiana, utilitzar l’Església en favor d’una ideologia conservadora o fer un partit catòlic.
Davant la necessitat de DEFENSAR I TENIR CURA DE LA TERRA com a origen comú de la humanitat, destí i identitat, donem suport a les propostes encaminades a construir un món únic i interconnectat per la solidaritat internacional, la no ingerència i el respecte als diferents camins dels pobles; a implantar una regulació internacional del moviment de capitals i de les institucions financeres, i a promoure una justícia global que preserve el medi natural i garantisca la pau mundial per mitjans diplomàtics i no per la força de les armes. Denunciem les propostes dirigides a consolidar el sistema capitalista, que converteix la terra en un abocador de fem, destrueix les condicions de vida, construeix murs i filats i ignora la consciència ecològica i el canvi climàtic.

Fem aquesta reflexió des de la perspectiva del missatge cristià, que busca construir una societat solidària i lliure, justa i pacífica, igualitària i de germanor universal.
València, març de 2019 Grup de Seglars i Rectors del Dissabte

 

ANTE LAS CONVOCATORIAS ELECTORALES DE 2019

Por motivos de conciencia y con la mirada puesta en el Evangelio de Jesús y en los procesos laicos de humanización, alzamos la voz contra el sufrimiento que generarían algunas propuestas electorales, en particular las que utilizan y traicionan las prácticas y los ideales evangélicos y producen el cautiverio político del cristianismo. Por eso,
Conscientes de la necesidad de REDUCIR LOS ABISMOS DE DESIGUALDAD, apoyamos las propuestas encaminadas a implantar medidas fiscales justas y redistributivas y políticas activas en favor de la igualdad, a poner en el centro de la gestión política a las personas que se encuentran en peores condiciones y oportunidades, a gobernar en favor de la gente con escasez de recursos y capacidades, y a garantizar vías seguras a la inmigración. Denunciamos las propuestas dirigidas a limitar los derechos civiles, sociales y de los pueblos; a recortar los bienes de justicia en el sistema educativo, sanitario, laboral o de vivienda; y a desatender las reivindicaciones igualitarias de las mujeres y el grito de las personas desplazadas o inmigrantes por cualquier motivo.
Ante la necesidad de CONSTRUIR EL ESPACIO PÚBLICO, apoyamos las propuestas encaminadas a garantizar a todo el mundo los bienes universales de la educación, la sanidad, el trabajo y la vivienda como derechos exigibles y lugar de las solidaridades. Denunciamos las propuestas dirigidas a someter lo público a los intereses particulares y corporativos, a mercantilizar los bienes colectivos, a privatizar los servicios públicos, a recortar los gastos sociales, y a fomentar la confusión entre libertad de enseñanza y libertad de empresa o libre mercado de ideas.
Conscientes de la necesidad de DIGNIFICAR LA POLÍTICA, apoyamos las propuestas encaminadas a fomentar la transparencia en la gestión con un código ético publicitado y a promover la participación ciudadana en lo público y la práctica del diálogo y la negociación. Denunciamos las propuestas dirigidas a defender el machismo, el racismo o la homofobia; a promover el odio, la polarización social o el rechazo a quien es diferente; y a sembrar de mentiras el espacio público, menospreciar la memoria histórica y hacer creer que la verdad y la bondad caen de un solo lado.
Ante la necesidad de CONSTRUIR UNA SOCIEDAD INCLUSIVA, apoyamos las propuestas encaminadas a reconocer las identidades nacionales de los pueblos, escuchando y gestionando democráticamente sus derechos; a promover el pleno reconocimiento del derecho de uso de las lenguas cooficiales en todos los ámbitos, y a favorecer la multiculturalidad. Denunciamos las propuestas dirigidas a convertir idolátricamente la patria, la Constitución y la ley en absolutos intocables y a apropiarse de ellas arriesgando, así, la convivencia cívica y la paz social.
Conscientes de la necesidad de GARANTIZAR LA LAICIDAD de la sociedad, apoyamos las propuestas encaminadas a respetar la autonomía de la ciencia y la ética común en cuestiones como la defensa de la vida digna, y a plantear la relación con las diversas Iglesias y religiones desde la independencia institucional y la colaboración leal y crítica hacia el bien común. Denunciamos las propuestas dirigidas a instrumentalizar la fe cristiana, utilizar la Iglesia en favor de una ideología conservadora o hacer un partido católico.
Ante la necesidad de DEFENDER Y CUIDAR LA TIERRA como origen común de la humanidad, destino e identidad, apoyamos las propuestas encaminadas a construir un mundo único e interconectado por la solidaridad internacional, la no injerencia y el respeto a los diferentes caminos de los pueblos; a implantar una regulación internacional del movimiento de capitales y de las instituciones financieras, y a promover una justicia global que preserve el medio natural y garantice la paz mundial por medios diplomáticos y no por la fuerza de las armas. Denunciamos las propuestas dirigidas a consolidar el sistema capitalista, que convierte la tierra en un basurero, destruye las condiciones de vida, construye muros y alambradas e ignora la conciencia ecológica y el cambio climático.

Hacemos esta reflexión desde la perspectiva del mensaje cristiano, que busca construir una sociedad solidaria y libre, justa y pacífica, igualitaria y de hermandad universal.
València, marzo de 2019 Grup de Seglars i Rectors del Dissabte

 

Davant les convocatòries electorals de 2019[15045]

 

 

El miércoles 20 de marzo, organizada por REDES CRISTIANAS DE EXTREMADURA, tuvo lugar en Badajoz, una conferencia coloquio a cargo del sacerdote D. Ángel García Rodríguez  -PADRE ÁNGEL-, párroco de San Antón, de Madrid y fundador de la asociación MENSAJEROS DE LA PAZ, la cual tiene por objeto mejorar el nivel de vida de las personas en situación de exclusión social y que cuenta con numerosos centros en toda España y varios de ellos en Extremadura.

El tema que estaba anunciado era IGLESIA Y MUNDO y la pregunta que encabezaba la exposición: ¿La Iglesia puede afrontar los retos que tiene la sociedad española actual?

El acto comenzó con la proyección de un video sobre la asociación y a continuación, tras una pequeña presentación del ponente expuso su disertación sobre cuál debe ser el papel de la Iglesia en la sociedad actual. Fue una exposición muy rica, profunda y con un perfil crítico con la situación actual de la Iglesia en dónde según El debemos caber todos y sobre todo debemos  volcarnos con las personas más desfavorecidas con esas personas que, por ejemplo, ellos atienden en la Parroquia de San Antón, la cual permanece abierta las 24 horas del día para acoger a personas sin hogar, inmigrantes, discapacitados y todo aquel o aquella que necesite de un techo, un desayuno caliente o cualquier tipo de atención personal. También hubo críticas para la clase política de los cuales el mal mayor es “no cumplir lo que prometen”

Hizo muchísimas referencias al Papa Francisco con quién comparte muchos pensamientos como por ejemplo el de que el sistema capitalista aplasta a las personas; también que “es preferible una Iglesia accidentada a una Iglesia enferma” en contestación a aquellos que piensan que si la Iglesia se abre demasiado puede resultar dañada de alguna manera.

 

En conjunto la exposición fue muy contundente, nos llegó al corazón e hizo despertar muchas conciencias.

 

Posteriormente en el turno de preguntas del público se tocaron varios temas muy interesantes como el tema de la mujer en la Iglesia al que el Padre Ángel aportó la idea de que esa situación tiene que cambiar tarde o temprano y que el Papa Francisco ya ha dado pasos. Otro tema fue el de las parejas del mismo sexo contestando el Padre Ángel que él, en su Parroquia no se negaba a bendecir a ninguna persona y añadió que si se dedica un día a bendecir a “mascotas”, cuál es el día de su patrón San Antón “¿Cómo nos vamos a negar a bendecir la unión entre dos personas aunque éstas sean del mismo sexo?”

Terminó el acto con un caluroso aplauso de agradecimiento al Padre Ángel.

IMG-20190321-WA0004[12804]

 

Las comunidades CEMI pertenecen a Redes Cristianas, su dirección de contacto es:

 

 

www.comunidadescemi.es

cemi@marianistas.org

mar 172019
 

Presentación del libro “Abrazados por la Utopía”, Miguel Santiago Losada,  con prólogo de José María Castillo y epílogo de Enrique de Castro. Editorial Popular.

Jueves 28 de marzo

19 horas

Lugar: Comunidad Santo Tomás de Aquino

Avenida de Portugal, 79 (posterior)

Madrid (metro Puerta del Ángel, línea 6)

 

Presenta Evaristo Villar (teólogo y portavoz de Redes Cristianas)

Intervienen: Enrique de Castro (cura de Vallecas, teólogo y filósofo) y Miguel Santiago Losada (autor del libro, profesor y escritor)

 

 

mar 172019
 
1552310422039blob

Plataforma por la Justicia Fiscal (a la cual pertenece Redes Cristianas)

plataformajusticiafiscal.com/

Lo cristiano es pagar impuestos (Xavier Casanova)

La acción de la caridad aparece en las diversas religiones como una virtud y en el cristianismo llega a codearse, nada menos, que con la Fe y con la Esperanza y recoge la grandeza de corazón de amar al prójimo y prestarle apoyo moral, físico e incluso económico.

Sin embargo, se ha solido hablar en la Iglesia, y se sigue hablando, de hacer caridad, del día de la Caridad, etc. En hacer caridad, especialmente económica, existe una voluntad de hacerlo, es decir que desde mi posesión ( o debo decir posición?) económica, decido hacer algo por alguien voluntariamente

La caridad cristiana, en el ámbito civil, se convirtió en solidaridad, siendo aceptado por los cristianos. Yo me solidarizo con la situación de esa persona que lo está pasando mal por la razón que sea. Es decir, decido darle mi apoyo solidario a su situación.

Ambas posiciones nacen de mi voluntad y en ambas puede darse un cierto aire de superioridad, pues algo que tengo, mi tiempo o mi dinero, lo empleo en otra u otras personas que tienen alguna carencia.

El gran paso se ha producido en los últimos años, en los que se ha visto que los derechos humanos, económicos, sociales y culturales, hablan de los derechos de las personas a tener alimento, vivienda, educación, justicia, etc… De ahí nos surgen unos Deberes Humanos, complementarios a los Derechos Humanos. Ahora vemos que a quien no tiene estos Derechos, tengo el Deber de luchar porque los tenga.

¿Y cómo puedo cumplir con mis Deberes Humanos? A través de la Justicia Distributiva que permite que de lo que tengo, pague una parte para los que no tienen. Es decir: a través de los impuestos.

Ahora bien, hemos recibido de Jesús diversos mensajes  relacionados con los impuestos que pueden confundir a algunos y que coinciden con el hecho de no haberse considerado grave no pagar impuestos. Jesús nos dice que hay que “dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. Puede sobre esto hacerse una lectura de que nada tiene que ver con Dios el pago de impuestos, pero lo cierto es que la realidad de Jesús es la de un pueblo ocupado y oprimido por Roma, y a pesar de ello Jesús lo que dijo es: “Dad” , es decir no dijo “No deis”

Por otro lado está la figura de los Publicanos o recaudadores de impuestos, que lo colectan para un enemigo invasor y que, en muchas ocasiones, abusaban de quienes podían y que, lógicamente, dan una pésima imagen de los impuestos.

Actualmente, las cosas son muy diferentes. En una democracia, pagar impuestos es la forma en que se consigue que se cumplan los DDHH, que los más desfavorecidos puedan disfrutar de la sanidad, la educación, las ayudas a la dependencia, etc. Es decir, que los más vulnerables puedan tener los mismos derechos que los más poderosos.  Pagar impuestos es la forma de reducir la desigualdad.

Además de estas imágenes negativas, nos podemos escudar en el mal uso que hacen a veces los políticos del dinero público, por los casos de corrupción que se van conociendo o porque no se coincide con sus prioridades; esto nunca debe servir de escusa, pues dentro de nuestras obligaciones cívicas está el exigir honestidad a los políticos y que las cosas se hagan bien.

Otras veces se escudan en que la Iglesia no paga el IBI o similar, y tampoco es una excusa, pues el origen del no pago del IBI está en la labor social que la Iglesia presta, como ocurre a los sindicatos, los partidos políticos, otras religiones, las federaciones deportivas, etc. y no justifica que los cristianos no debamos pagar.

Hemos visto en estos últimos años de recortes como se reducían los derechos de muchas personas, ya que la captación de impuestos era insuficiente. Analizando esa insuficiencia, hemos visto que existe un inmenso fraude fiscal y laboral que llega a los 90.000 M€, lo que representa el 23% del total ingresos fiscales del país. En esto no se percibe que los cristianos tengamos una mayor sensibilidad hacia el fraude, a pesar de que es la forma de cubrir las necesidades de los más desfavorecidos. No consideramos a las personas que no pagan impuestos como alguien que está haciendo daño a los más pobres.

A veces sucede que se está defraudando a hacienda y sin embargo se dan limosnas por caridad o solidaridad… El cristiano debe cumplir lo primero de todo con sus obligaciones tributarias, y después, aportar voluntariamente las cantidades que considere debe aportar, además, a aquellas instituciones o personas a las que les parezca que debe apoyar.

El pago de impuestos es una obligación de todos los ciudadanos para que se cumplan los Derechos Humanos y que se reduzca la desigualdad a favor de los más desfavorecidos, y esta obligación en el caso de los cristianos se ve aumentada por nuestra obligación de ayudarles y ocuparnos de nuestros hermanos más vulnerables.

Ojalá, que tomemos conciencia de que “el pecado“ está en hacer daño al prójimo, y se le daña cuando no cumpliendo con nuestras obligaciones legales, se le impide disfrutar de sus legítimos derechos.

https://www.cristianismeijusticia.net/es/fiscalidad-justa-una-lucha-global

mar 172019
 

El miércoles 3 de abril las organizaciones de la Carta contra el Hambre, con el Ayuntamiento de Getafe, organizan la III Conferencia contra el Hambre

Urgirán a los ayuntamientos que impulsaron la Iniciativa Legislativa Municipal, rechazada por el PP y Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, a insistir ante la nueva Asamblea que surja en las próximas elecciones

Las 40 asociaciones de la Carta contra el Hambre, junto a las tres Universidades de ámbito público y diversos ayuntamientos  de la Comunidad presentarán, además,  un Proyecto de Observatorio para Garantizar el Derecho a la Alimentación en la CAM

Por una ley contra el hambre y el derecho a la alimentación en la Comunidad de Madrid

Madrid  18  de marzo de 2019. El próximo 3 de abril de 2019 la ciudad de Getafe acogerá la III Conferencia contra el Hambre en la que participarán, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, representantes de otros  ayuntamientos de la Comunidad, así como las Universidades Complutense, Carlos III y Juan Carlos I, la FAO y la Plataforma de la Carta Contra el Hambre.

En continuidad con las dos conferencias anteriores (Madrid 2015 y 2017), la tercera conferencia  se propone reforzar el trabajo ya realizado en los últimos años,  sellado en el Pacto contra el Hambre (20 de mayo de 2015) con los partidos candidatos  al Ayuntamiento y Comunidad de Madrid (PSOE, IU, UPyD, Podemos, Ahora Madrid y Ciudadanos).

Asimismo, la  tercera conferencia va a centrar sus esfuerzos en dar un nuevo impulso a la Ley por el Derecho a la Alimentación, cuya entrada en la Asamblea de la Comunidad de Madrid fue rechazada por PP y Ciudadanos por un solo voto de diferencia el pasado mes de febrero, y en la presentación de un Proyecto de Observatorio  para la Garantía  del Derecho a la Alimentación en la Comunidad de Madrid en el que ya están trabajando conjuntamente la Plataforma de la Carta contra el Hambre, las Universidades públicas y algunos ayuntamientos.

Cuatro años después de la Firma del Pacto contra el Hambre, los promotores de esta jornada quieren mantener y reforzar “en la agenda política y en la opinión pública  la situación de emergencia alimentaria actual que no decae, sino que se está haciendo crónica”. Urge abordar políticamente este problema para que no se convierta en algo “natural”.

Por otra parte, y aun admitiendo que después del Pacto de Milán  se están dando algunos tímidos pasos en orden al conocimiento y visualización de este tema, es urgente “abordar de raíz  la emergencia alimentaria que está afectando a muchas familias de la Comunidad”. Por eso, uno de los principales objetivos de la III Conferencia será la convocatoria a los ayuntamientos que ya impulsaron la  Iniciativa Legislativa Municipal ante la Asamblea de Madrid, entre ellos el de Getafe, a dar un nuevo impulso a la actualmente paralizada Ley por el Derecho a la Alimentación.

La III Conferencia Contra el Hambre y por el Derecho a la Alimentación será Inaugurada por la alcaldesa de Getafe, Dª Sara Hernández Barroso. La Ponencia inicial correrá a cargo de Carlos Berzosa, ex rector de la Universidad Complutense. Se contará con  una presentación de las diversas formas de abordar la emergencia alimentaria, por Carlos Sánchez Mato y el Padre Ángel. Y  habrá, entre otras,  dos mesas redondas con presencia de  los/as alcaldes de la Comunidad y representantes de los partidos políticos y de la FAO.

La jornada se desarrollará en el Espacio Cultural Mercado, en la Plaza de la Constitución 1,  de Getafe y se cerrará con alguna actuación artística y cultural

Más información : Evaristo Villar (696 325 315) y José ramón González Parada (606 103 390)

 

III Conf. Hambre (2)

 

 
comites-oscar-romero

LIBERACION HOY EN AMERICA LATINA
Día 23 de Marzo de 2019

En la Parroquia San Carlos Borromeo

Calle Peironcely, 2 , Madrid

Autobuses: 24 (desde Atocha), 102,103 y 144. Renfe: Estación Asamblea – Entrevías

A las 6 de la tarde:

Charla y diálogo. “Situación hoy en América Latina”. Javier Domínguez
A las 7,30 de la tarde: Eucaristía.
CONVOCA: COMITÉ OSCAR ROMERO DE MADRID

Convocatoria XXXIX ANIVWERSARIO. deinitivo[12431]

 

 

Queridos amigos:

Dado que está entre nosotros la hermana Cecilia, de la Comisión de Justicia y Paz de Colombia, a la Comunidad de Santo Tomás de Aquino nos ha parecido importante aprovechar su estancia en Madrid para tener un espacio que sea a la vez “conversatorio”, como dicen ellos, y “celebrativo”.

Dicho encuentro será el próximo viernes, 15 de marzo, a las 19 horas en Puerta del Angel (locales de la FUHEM), Avda de Portugal 79 posterior.

De qué vamos hablar?

– de la situación actual de Colombia (más de dos años después de la firma de los acuerdos de paz).

– del valor de estas mujeres: líderes y defensoras de derechos humanos que asumen la lucha por unas condiciones de vida digna para toda la comunidad.

– del riesgo, amenazas y presión que sufren, cuando no la muerte, de algunos miembros de su familia o de ellas mismas.

 

Qué vamos a celebrar?

Su capacidad de resistencia, su entrega a la causa colectiva, su sufrimiento callado pero fructífero… y, en algunos casos, su vida truncada por la violencia.

 

Invitamos a toda la iglesia de base de Madrid a acompañarnos en este acto.

Un saludo,

Comunidad Sto. Tomás de Aquino, miembro de la Comisión Ética de la Verdad en Colombia – Madrid

CARTEL CECILIA-2019-03[11926]

mar 062019
 
FGGL

 

La celebración que se viene haciendo en la fecha del 8 de marzo significa una toma de conciencia sobre un problema social, una enorme injusticia que se viene perpetrando desde tiempo inmemorial y que aún está muy lejos de resolverse: la marginación femenina, la postergación de la mitad de la humanidad.

 

Esa toma de conciencia se refleja, junto a la que se va realizando sobre otros problemas sociales, en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ese texto, que afirma que todos los miembros de la familia humana tienen derechos iguales e inalienables, junto con la libertad de palabra y de creencias, el respeto a la dignidad y el valor de la persona humana, proclama también la igualdad de derechos de hombres y mujeres.

 

En la medida en que se vaya progresando en la aplicación de los valores que inspiran ese documento, se estará avanzando hacia la realización de lo que Jesús de Nazaret llamaba el Reino de Dios y su justicia. Sabemos que en ese camino queda aún mucho trecho por recorrer, es lo que viene a recordarnos la celebración anual del 8 de marzo. Cuando la mencionada Declaración postula que todos los seres humanos deben comportarse fraternalmente los unos con los otros, no hace otra cosa que parafrasear al Maestro de Nazaret que pedía que cada persona tratese a las demás como quisiera que la tratasen a ella. En este sentido, puede decirse que la proclamación de esa Declaración en 1948 es un avance del mensaje del Evangelio en el mundo, un fruto de lo que suele llamarse la civilización cristiana.

 

Es lamentable que sean precisamente las religiones el ámbito donde están más arraigadas las tradiciones de sometimiento de la mujer al varón. Sorprende que nuestra propia Iglesia, que se considera portavoz y difusora de esa doctrina cristiana, no haya suscrito aún la citada Declaración Universal de Derechos Humanos. Sabemos que no lo ha hecho porque su aplicación práctica requeriría, en la propia organización eclesial, unos cambios estructurales radicales. En efecto, en la Iglesia Católica Romana se les niega unos oficios y dignidades a las mujeres, sólo por el hecho de serlo, y se reservan para ellas las tareas que suelen considerarse serviles. Pero además se les inculca una serie de conceptos como obediencia, sumisión… que las incapacita para asumir su liberación en la sociedad.

 

¿Hasta cuando estaremos dando al mundo este escándalo? Desde el Foro de Cristianos GASPAR GARCÍA LAVIANA hacemos un llamamiento a los miembros de nuestra Iglesia, clérigos y laicos, para que se afronten valientemente las reformas necesarias para poner fin a esa situación que nos deshonra. La subordinación de la mujer que se practica en nuestra Iglesia no tiene una base y una justificación teológica. Entre los seguidores de Jesús había también mujeres, en igualdad de derechos con los varones, y fueron ellas las que le mostraron más fidelidad, y fue a ellas a quienes primero se apareció el Resucitado.

 

Que la próxima celebración del 8 de marzo sirva para recordar eso. Además de la solidaridad que debemos mostrar ese día con otros movimientos que asumen las reivindicaciones feministas, no debería faltar nuestra propia autocrítica por la situación que se da en nuestro ámbito religioso.

 

forogasparglaviana.es/

Artículo en La Nueva España

lne-20

 

 
felgtb

El Grupo de Fe y Espiritualidad  de la FELGTB organiza junto con la Comunidad de la Esperanza – IERE (Iglesia Española Reformada Episcopal De Comunión Anglicana) nuestras IV Jornadas sobre Fe, Orientación Sexual e Identidad de Género, que tendrán lugar en Madrid el viernes 29 y el sábado 30 de marzo en diferentes espacios. Estas Jornadas son uno de los grandes eventos de nuestro grupo de trabajo.

 

En este espacio damos visibilidad a la realidad creyente LGTBI; no sólo a las personas cristianas, sino también de otras religiones. En esta ocasión contaremos con testimonios de creyentes musulmanes, judíos y budistas. También habrá cuatro espacios formativos en los que desmontaremos los mitos que se asocian a las personas LGTBI dentro de la religión y mostraremos la perspectiva liberadora que tiene toda espiritualidad.

 

La asistencia y la inscripción son gratuitas. Únicamente se hará una aportación en el caso de que se quiera asistir a la comida del sábado.

 

El enlace para la inscripción es el siguiente:

 

https://goo.gl/forms/UHfLOPN8IXnolN8l1

 

A continuación os detallamos el programa de estas Jornadas.

 

¡¡Os esperamos!!

 

Un abrazo fraterno,

 

Grupo de Fe y Espiritualidad – FELGTB

 

Para más información podeis visitar www.facebook.com/IVJORNADAS/

 

Viernes 29 de marzo de 2019

ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL

SALÓN DE ACTOS

CALLE SERRANO 115,   28006 – MADRID

(Entrada por el CSIC, Consejo Superior de Investigaciones Científicas)

 

Metro: República Argentina (línea 6 – gris)

Bus: 16, 19, 51

 

18:00: Bienvenida y Apertura de las IV Jornadas

18:15: Mesa redonda con representantes de diferentes espiritualidades:

Participan personas de fe budista, cristiana, judía y musulmana (diferentes orientaciones sexuales e identidades de género).

19:30 – 20:15 Diálogo

 

(Agradecemos se vaya abandonando el lugar no más tarde de las 21 horas)

 

Sábado 30 de marzo de 2019 -mañana
FUNDACIÓN 26 DE DICIEMBRE

CALLE AMPARO 27, 28012 – MADRID

Metro: Lavapiés (línea 3-amarilla), Latina (línea 5-verde) y Tirso de Molina (línea 1-azul)
Bus: 6, 17, 18, 23, 26, 32, 35, 50, 65, M1

 

9:15: Acogida

10:00:Primera Ponencia:Juan Sánchez

Profesor de teología sistemática del SEUT (Seminario Evangélico Unido de Teología)

Título: “La aceptación plena de la diversidad sexual: Más ciencia y más teología”

Queda un gran camino por recorrer en nuestra sociedad, y sobre todo en nuestras iglesias, hasta llegar a la aceptación plena de la diversidad sexual; y en este camino, considero fundamental el papel de la ciencia y de la teología. Creo que existe un paralelismo entre los procesos de aceptación de la diversidad sexual hoy en día y los de aceptación de la igualdad entre hombres y mujeres; la igualdad entre las etnias, etc.; o entre la aceptación cosmológica del heliocentrismo y la superación del geocentrismo. Podemos aprender de estos procesos y reconocer la importancia decisiva de la ciencia y de la teología en los mismos; y sobre todo, de la delimitación del papel que le corresponde jugar a cada una de ellas en este proceso.

11:00: Diálogo

11:30: Descanso

12:00:Presentación de la FELGTB

12:15 Segunda Ponencia: Montse – Nueva Magdala

Teóloga. Doctora en Filosofía por la Universitat de València y Premio extraordinario al doctorado 2016-2017; Máster en Ética y Democracia; Licenciada en Teología, y Licenciada en Humanidades.

Título: “Hacia una espiritualidad corporal comprometida y liberadora”

Con esta ponencia quisiera reflexionar sobre el vínculo entre espiritualidad y corporalidad. Creo que puede ser una buena clave que nos ayude a orientar nuestra vida, búsquedas, deseos hacia una experiencia liberadora tanto personal como comunitaria. Me gustaría poder repensar la sexualidad desde claves político-teológicas, para ver si podemos situarla en otros marcos de comprensión que nos permitan seguir caminando hacia un reconocimiento pleno dentro de nuestras iglesias y confesiones.

13:15: Diálogo

13:45: Comida

Sábado 30 de marzo de 2019 –tarde

Dentro de la “Tertulia de las Tres Tertulias. Reflexiones sobre el Ser”, dirigida por Victoria Caro, de la Agrupación de Retórica y Elocuencia del Ateneo de Madrid

Sala La Cacharrería – Ateneo de Madrid.

El Ateneo de Madrid solicita a la entrada una contribución de 1€ a no socios (si lo desean se les puede devolver tal cantidad a la entrega del ticket a uno de los organizadores de las Jornadas)

CALLE DEL PRADO 21, 28014 – MADRID

Metro: Antón Martín (línea 1-azul) y Sevilla (línea 2-roja)
Bus:5, 6, 9, 15, 25, 27, 32, 34, 51, 52, 53, 57, 150.

18:00: Tercera Ponencia: Carlos Osma

Licenciado en matemáticas, trabaja como profesor de secundaria en Barcelona. Diplomado en Ciencias Religiosas y Postgrado en Diálogo Interreligioso. Está casado y tiene dos hijas. Colabora con la Associació de Families Lesbianes i Gais y forma parte de la Iglesia Evangélica.

Título: “Espiritualidades marcadas por la LGTBIQfóbia”

Reflexionaremos sobre la influencia que tiene en nuestra espiritualidad la LGTBIQfobia recibida en entornos como la familia, centros educativos o comunidades cristianas. Pero también en las potencialidades de dicha espiritualidad, y su capacidad de aportar perspectivas evangélicas.

19:00: Diálogo

19:25-19:35: Descanso

 

19:35: Cuarta Ponencia: Josefa Suárez

Maestra de primaria, creyente y educada en una familia católica. Con la llegada del Papa Francisco y el acercamiento a  Ichthys (Cristianxs lgtbh de Sevilla) tuvo la esperanza de poder vivir la fe en comunión; sin embargo de nuevo ha preferido tomar distancia de la Iglesia Católica al apreciar que no se cumplen las condiciones para poder participar dentro de ella desde la aceptación de la diversidad. Activista por los derechos de las personas trans.

Título: “Fe y Transexualidad”

Josefa nos acompañará desde su proceso de fe y experiencia de vida.

 

20:35: Diálogo

 

21:00: Clausura / Oración / Cierre

mar 012019
 

Difundimos el itinerario cuaresmal elaborado por la Comisión Diocesana de Ecología Integral del Arzobispado de Madrid.

Propuesta de camino de conversión a partir de la encíclica “Laudato Si” y los mensajes del Papa Francisco

Puede descargarse en

https://www.pastoralsocialmadrid.com/camino-cuaresmal-de-conversion-ecologica/

 
Exodo 147

 

Éxodo 147 con la colaboración de Isabel Gómez Acebo, Silvia Martínez Cano, Neus Forcano Aparicio, Paula Depalma, Pilar Yuste, Raquel Lara Agenjo, María Isabel Herrera Navarrete, Carmen Soto Varela, Montserrat Escribano Cárcel, María José Arana, Evaristo Villar, Juanjo Sánchez.

Escribir de forma crítica sobre la Iglesia católica, rebasando la apologética, siempre corre el riesgo de caer en el infierno. A la conciencia cristiana le será difícil olvidar etapas de especial oscurantismo contra la razón… censuras de libros, excomuniones,  suspensiones “a divinis”, etc. Todo el mundo solemos tener algún momento de locura en la vida. Y la Iglesia católica, en su larguísima historia, tampoco se ha visto libre de esta amenaza. No siempre ha tenido en cuenta el sabio aserto de Erns Bloch, forjado en el contexto del diálogo cristiano-marxista –surgido en el pasado siglo a raíz de las encíclicas Pacem in Terris (Juan XXIII), Ecclesiam Suam (Pablo VI) y, sobre todo, el Vaticano II y la Teología de la Liberación–. Dijo entonces Bloch, a la vista del discurso cristiano sobre el momento cultural que estaba atravesando el mundo occidental: “solo un ateo puede ser un buen cristiano”; (lo que el teólogo Moltmann completó en forma lapidaria: “solo un cristiano puede ser un buen ateo”). Bien entendido, separando adecuadamente la fe de su siempre frágil y liquido envoltorio, hubiera evitado muchos infiernos a tanto “hereje” y “heterodoxo” que, finalmente, suelen acabar siendo acreditados por la misma Iglesia que antes los condenó. ¿Se podría afirmar hoy, nos preguntamos,  algo semejante sobre la Iglesia católica a la vista de la situación que está atravesando? ¿Nos expondremos a caer una vez más en el infierno?

Viene a cuento esta reflexión por cuanto la Iglesia católica, como todo aquello en que los humanos ponemos nuestras manos, siempre ha tenido y sigue teniendo un haz y un envés. Su lado más brillante y positivo pegado al otro que ya no lo es tanto. Y con el agravante de que, en ocasiones como la actual y en este país,  su lado oscuro es el que más se quiere ver. Reconocerlo es un signo de salud mental y no tiene porqué demonizar la otra cara que, durante más de dos milenios –¡solo la eternidad de antes duraba tanto!–,  ha aportado talento y contenido de conciencia a la experiencia  humana.

Misterio y visibilidad, promesa e historia a la vez, a la Iglesia católica le resulta difícil evitar el drama que, como manifestación de su propia experiencia, dejó reflejado Unamuno en el mito de Prometeo y el buitre: ante el afán de inmortalidad, los picotazos del buitre en las entrañas que  sujetan a la historia y te impiden levantar el vuelo. ¿Se necesita ser crítico en la Iglesia de hoy para defender lo defendible de su historia y abrir brecha hacia el futuro?

Porque los picotazos del buitre en las entrañas están en el ambiente, no es preciso inventarlos. Pretender cerrar los ojos ante la pederastia y las inmatriculaciones, la subvención estatal y la clase de religión en la escuela pública, las vinculaciones con ideologías anacrónicas y éticas partidistas que rompen la dignidad de todos los seres humanos… sería una ceguera rayana en la locura. No querer ver el  vaciamiento de los templos, la ausencia de horizontalidad entre los fieles, la falta de igualdad con el varón  en las posibilidades de las mujeres y del sector LGTBI supondría un fideísmo eclesiástico que nada tiene que ver con la ética del Evangelio. Guardar silencio ante la corrupción y la mentira en que algunos líderes populistas están convirtiendo la política,  la defensa de la democracia y la Memoria Histórica es un signo de debilidad moral y una pérdida de credibilidad ante el pueblo.

Afortunadamente en este monográfico de Éxodo sobre “Las mujeres y su aportación a la transformación de la Iglesia”, hecho enteramente por ellas, sin dejar de lado los picotazos del buitre, van a presentarnos  otra imagen de Iglesia, la que podría haber sido y la que puede llegar a ser Iglesia de Jesús desde sus aportaciones de antes y de ahora; de su esfuerzo intelectual y práctico en la edificación de la comunidad cristiana, de la riqueza que supone la comprensión de género en la Iglesia; nos hablarán también de la necesidad del cambio en los símbolos y del mismo leguaje y hasta de su aportación a la economía responsable y participativa en la Iglesia. ¡Vamos a disfrutar con sus aportaciones!

 

© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha