Raquel

 

La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad manifiesta  su  indignación ante el atentado criminal perpetrado en la tarde de este martes 3  de julio contra el Presidente boliviano Evo Morales Ayma, de parte del gobierno  de los Estados Unidos y con la clara complicidad de varios  estados europeos.

La negación de pasar por espacio aéreo o de hacer uso del  derecho de un  repostaje técnico del avión FAB-001 del Presidente del Estado  Plurinacional de  Bolivia por algunos países europeos, no solo es una ofensa  contra el primer  presidente indígena de América Latina, sino contra el proceso de         integración y  construcción de la Patria Grande que está recuperando su  soberanía y dejando  atrás su condición de “patio trasero” de los Estados Unidos.

Bolivia, en la figura de Evo Morales, un campesino cocalero que  enfrentó a la DEA en su etapa como sindicalista, y que expulsó al embajador de  Estados Unidos  y a USAID en su condición de Presidente, es el claro ejemplo de cómo se pueden  construir procesos de cambio en favor de las mayorías populares desde  posiciones claramente anticoloniales y antiimperialistas.

La cobarde y criminal agresión contra Evo Morales es una señal  de amenaza de lo  dispuesto que está el imperialismo para acabar con los  presidentes y pueblos  dignos de América Latina, para destruir la dignidad y soberanía  recuperadas y  para volverse a apropiar de nuestros recursos naturales.

Llamamos a los pueblos y gobiernos de América Latina, pero  también a los  pueblos de Europa que sufren la embestida de sus elites  políticas y económicas,  a denunciar y condenar esta actitud neocolonial de España, Francia, Portugal e  Italia, colonias de una potencia decadente.

Ya no es tiempo de imperios ni colonias, es tiempo de pueblos y dignidad!
COMITÉ OSCAR ROMERO DE MADRID
 

Rueda de Prensa

REFLEXIONES Y TOMA DE POSTURA EN TORNO AL VATICANO II

CUANDO SE CUMPLEN CINCUENTA AÑOS DE SU INAUGURACIÓN

 

Medio siglo después del comienzo del Concilio Vaticano II, transcurridos más de tres meses desde que la diócesis de Roma tiene un nuevo obispo y en vísperas del nombramiento en nuestra diócesis del sucesor de don Antonio María Rouco, los miembros del Foro “Curas de Madrid” hemos elaborado un importante documento a cuya presentación te invitamos.

Defendemos abiertamente que el espíritu de aggiornamento impulsado por el “papa bueno”c Juan XXIII,  presente en gran parte de los documentos conciliares y frenado por Juan Pablo II y Benedicto XVI, debe ser urgentemente retomado por la Iglesia de hoy, al menos en los tres escenarios que  señalamos a continuación.

1. En primer lugar en el relativo al mensaje que la Iglesia anuncia y al modo cómo lo hace. Creemos que ha de hacerlo con mayor humildad intelectual, despojándolo de aquello que lo aleja de lo que fue el espíritu cristiano al comienzo de la historia de la Iglesia y de lo que no puede ser sostenido como cierto y conveniente a la luz del saber que las diferentes ciencias han acumulado en los últimos siglos. Como fruto de este proceso, debería ser mucho más breve, articulado en torno a la fe en Jesús y a la fe de Jesús, y orientado a conseguir que las personas caminen por la vida con serena esperanza, con alegría y libertad moral, uniendo a esto el respeto a la dignidad de todas las personas y la ayuda a las más desfavorecidas, luchando para que desaparezcan o se aminoren las causas que les hacen sufrir.

2. En segundo lugar en el que tiene que ver con la propia organización y funcionamiento de la Iglesia. Pensamos que el abandono masivo de las nuevas generaciones y la pérdida de relevancia social de la Iglesia de hoy no se explica solo desde fuera como efectos de la secularización y la presencia de un laicismo agresivo o el relativismo moral consecuente. Como ya reconoció en su día  el Vaticano II,  existen poderosas  causas internas que, con la inesperada llegada del papa Francisco, es urgente abordar como:

–          El abandono del patriarcalismo que causa una grave división en el cuerpo social de la Iglesia (entre hombres y mujeres, clérigos y laicos) y que está  condicionando y vetando muchas de sus funciones en razón del sexo, la opción por el celibato o el matrimonio y la proclamación pública de la homosexualidad.

–          El nuevo estatuto del papado que, sobre su actual función jurídica y política, llegue a recuperar su dimensión simbólica de unión en la Iglesia. Entre otras cosas, esta recuperación  conlleva la renuncia a la jefatura del Estado Vaticano y la supresión de las 175 nunciaturas o embajadas que lo asimilan a los más poderosos Jefes de Estado en el mundo.

–          Necesita la iglesia volver al espíritu del Evangelio en el ejercicio de la autoridad: contando con la sinodalidad de las iglesias locales y la corresponsabilidad de los obispos, elegidos directamente por las comunidades. Y es urgente la renovación radical de la Curia romana desde el IOR y el estamento cardenalicio hasta la Congregación para la Doctrina de la Fe.

3. En tercer lugar en el relativo al modo de actuar la Iglesia en la sociedad. Pensamos que hoy no puede seguir practicando hacia fuera de sí misma esos silencios políticamente calculados ni manteniendo su complicidad con un sistema y unas políticas  que desertizan la tierra y condenan a la muerte prematura a la mayoría de sus habitantes. En este sentido apostamos

–          Por una economía al servicio de las personas: El papa Francisco habla del “fetichismo despiadado del dinero, de la dictadura de una economía sin objetivos humanos… ¡El dinero debe servir y no gobernar!”. La Iglesia no puede reducirse a una labor asistencial; ha de luchar por unas estructuras económicas en que todos los ciudadanos puedan vivir con dignidad.

–          Por una democracia real: que se concretará en derechos políticos, sociales y económicos para todos. El gobierno de los ciudadanos frente a la dictadura de las entidades financieras. Los derechos humanos son la forma como Dios quiere que se realicen sus derechos divinos.

–          Por una sociedad intercultural: Con nuestros hermanas y hermanos inmigrantes, con y sin papeles, de todas las culturas y religiones, queremos construir esta sociedad e Iglesia del siglo XXI en condiciones de igualdad.

–          Por una sociedad laica: Creemos llegado el momento de una separación efectiva entre la Iglesia y el Estado, renunciando a las plataformas del poder político o económico para evangelizar.

 Miércoles 3 de julio, 11 de la mañana.

Centro Evangelio y Liberación

C/ Fernández de los Ríos, 2, 6º

Madrid

Teléfono de contacto (Evaristo Villar): 696325315

 

Programa 33 Congreso

33 CONGRESO DE TEOLOGÍA

 

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, HOY

 

Queridas amigas, queridos amigos, de nuevo con vosotros para presentaros el 33 Congreso de Teología, que este año ofrece novedades.

Aun cuando todos los Congresos de Teología se han movido en el horizonte de la Teología de la Liberación y han seguido su metodología y orientación, nunca la habíamos abordado como tema específico y monográfico. Respondiendo a numerosos participantes en el Congreso anterior, hemos programado este en torno a

La Teología de la Liberación, hoy, que quiere ser una reflexión colectiva sobre dicha corriente teológica, desde los nuevos desafíos a los que debe responder la teología en el nuevo escenario cultural, religioso, político y económico. Y lo haremos con la guía de cualificados especialistas y testigos de los diferentes continentes que ofrecerán sus análisis y experiencias en clave intercontinental, intercultural e interreligioso. Será, sin duda, el Congreso con mayor presencia y representación de las diferentes teologías de la liberación del mundo: América Latina, Asia, África y Europa.

Abrirá el Congreso Juan Torres, catedrático de Economía de la Universidad de Sevilla, y uno de los más prestigiosos economistas, con propuestas alternativas al neoliberalismo, que tan catastróficas consecuencias está causando en los sectores más vulnerables de la sociedad. Hablará sobre

La situación económica y política en el mundo: problemas y desafíos globales. Es una voz que merece ser escuchada. A la conferencia seguirán comunicaciones de tres experiencias de lucha contra las políticas actuales de recortes. Luis Chamarro, representante de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, pioneros en la oposición a los desahucios, expondrá las líneas fundamentales de actuación de dicha plataforma. Diego Cañamero, dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores, ejemplo de tenacidad en la defensa de los derechos de los trabajadores del campo y, recientemente, de acciones solidarias con los que viven las situaciones más dramáticas de la crisis, expondrá la filosofía que guía dicho sindicato. María Pérez, de la JOC, hará un análisis crítico de la reforma laboral, en la línea del documento que firmó con la HOAC y que fue vetado por el arzobispo de Madrid.

Dedicaremos una Mesa a diferentes testimonios de liberación vividos en América Latina. Pepa Raba y José Mª Concepción contarán su

Convivencia con Père Casaldáliga. Pedro Serrano y Fernando Bermúdez hablarán de sus experiencias liberadoras en Honduras y Guatemala, respectivamente. Monseñor Raúl Vera, obispo de Saltillo (México) describirá su compromiso con los migrantes en la frontera con los Estados Unidos.

Al análisis de la situación y a las experiencias alternativas seguirá una reflexión ética centrada en la solidaridad y la justicia como valores morales a fomentar, especialmente en tiempos de crisis. Estará a cargo de Adela Cortina, catedrática de Ética de la Universidad de Valencia y una de las principales referentes de la filosofía moral en España. El sugerente título de su conferencia es

 

Otro mundo es necesario: justicia y solidaridad.

 

 
Teresa Forcades,  médica, teóloga y monja benedictina, ha aceptado nuestra invitación para un acto dedicado a público principalmente LGTB (heteros bienvenidas y bienvenidos).
“Orientación Sexual, Identidad de Género e Imagen de Dios”.
Cuándo: Próximo 8 de julio – 19:30 
Dónde: San Carlos Borromeo – Parroquia de Entrevías, C/ Peironcely, 2 (28053 MADRID).
Entrada gratuita hasta completar aforo.
Se recogerá un donativo voluntario para la congregación de Teresa Forcades y para el Centro Pastoral San Carlos Borromeo.
Gracias por seguirnos. Esperamos puedas asistir a este acto.
 

DOCUMENTO FINAL DE CURSO.

REFLEXIÓN ANTE EL 50 ANIVERSARIO

DEL CONCILIO VATICANO II

 

 

 

El deseo de una Iglesia distinta vivía en el corazón de muchos, ya entonces, en entorno a los años 60. El Espíritu cultivaba anheladas esperanzas de renovación. La convocatoria del Concilio Vaticano II supuso una eclosión de optimismo: al fin se iniciarían las tan necesarias reformas. Una vez terminada la magna asamblea, los nuevos textos conciliares, aunque a veces ambiguos o contradictorios, nos dieron pie a pensar en un renacimiento  de la Iglesia.

 

Efectivamente, hubo un tiempo de ilusión. Con la celebración del Concilio Vaticano II, creíamos que nuestras esperanzas iban a hacerse realidad, que era posible otra Iglesia, progresivamente desclericalizada, donde los laicos asumieran en igualdad con el clero su papel protagonista dentro de ella, donde las mujeres, cuya presencia en las comunidades superaba con creces a la de los hombres, iban a ser respetadas como tales y valoradas sin ningún tipo de prejuicio, dándoles la posibilidad de ir integrándose en los distintos organismos eclesiásticos de decisión, de reflexión teológica, de pastoral, igual que en los diversos ministerios de la Iglesia. Creíamos posible una nueva concepción de la sexualidad, un celibato opcional, separaciones matrimoniales abiertas a un nuevo matrimonio, y algunos, en este caso menos, un sacerdocio ministerial para un determinado tiempo, que podía ser renovado, sacerdotes escogidos por el pueblo, que podían ser hombres o mujeres, casados(as) o solteros(as). Creíamos en una renovación litúrgica que nos llevaría a celebraciones sencillas, desapareciendo de ellas todo boato, abiertas a una creatividad responsable, sin el corsé de las férreas rúbricas. Creíamos que llegaríamos a una valoración positiva de todas las religiones como distintos caminos de manifestación de un Dios único. Creíamos que con el Concilio llegaría, aquí en nuestro país, la desaparición de la mentalidad y comportamientos del nacional-catolicismo, que parecía era también la máxima aspiración de algunas jerarquías católicas en otras partes del mundo, lo que llevó a muchos obispos a apoyar, directa o indirectamente, las dictaduras que había en sus países, tal como sucedió en algunos lugares de Latinoamérica. Creíamos que, ya por fin y de verdad, en la Iglesia todos seríamos iguales, que desaparecería el carrerismo eclesiástico y todas las dignidades, títulos y cualesquiera otra “condecoración”. Pero ya entrados los años 80 éramos conscientes de que la Iglesia-institución iniciaba una marcha hacia atrás, nuestras esperanzas se iban truncando y nuestro optimismo se esfumaba poco a poco con el paso del tiempo.

 

En los primeros momentos posconciliares empezábamos a constatar cambios importantes: veíamos un nuevo  estilo de gobierno en las jerarquías católicas, parecía que iba a ser posible una participación en la “gestión” de la Iglesia en todos los niveles: parroquial, diocesano, nacional y mundial. Creíamos posible iniciar el camino de una auténtica “democratización” intraeclesial. Lo hicimos algunos en nuestras parroquias a través de los Consejos Parroquiales, cuya realidad superaba la nomenclatura dada, al darles carácter decisorio real. Creíamos que se iniciaba una verdadera renovación cuando nos convocaron para elegir a nuestros arciprestes y vicarios territoriales, que luego nombraba el obispo. Se crearon también organismos diocesanos de participación en la gestión económica, pastoral… Pero cuando se les quiso dar una entidad jurídica, -ya el tiempo iba pasando y surgían otros vientos-, se vio el valor que desde las últimas instancias se les concedía a todos estos organismos de gestión: serían “meramente consultivos”. La última palabra, la decisión, quedaba en manos del párroco, del obispo o del Papa. Y  cuando apareció el nuevo Código de Derecho Canónico, éste consagró el existente monarquismo absolutista clerical.

 

Muchos pensábamos que las Conferencias Episcopales y los Sínodos de Obispos asumirían las necesarias funciones para que pudiese ir desapareciendo el poder concentrado en los distintos Dicasterios del Vaticano. Pero sucedió más bien lo contrario. Los Sínodos serían meramente consultivos y siempre bajo la tutela del Vaticano. Las Conferencias Episcopales nacionales quedaron prácticamente en nada. La colegialidad, tan defendida en el Concilio, no se le daba contenido alguno. Pero, al contrario, aumentaron en importancia los organismos romanos, que, actuando en nombre del Papa, “monarca” absoluto,  eran los que gestionaban el poder legislativo, ejecutivo y judicial en la Iglesia.

 

En aquellos años, cuando algunos comenzábamos a andar, tanteando, con incertidumbre, todavía con algo de miedo, por el camino de la libertad, superando aquellos parámetros, a veces totalmente irracionales, de los “pecados mortales”, o de lo que era lícito o válido; cuando muchos comenzábamos a ser capaces de romper el corsé del ritualismo sacramental para hacer liturgias más vivas y cercanas al pueblo…; cuando muchos quisieron ser de verdad clero “secular”, prescindiendo de las ropas talares, incorporándose a trabajos civiles…, -proceso en el que tomaron parte también algunos religiosos y religiosas que salieron de sus conventos para trabajar “en el mundo”-,  nos parecía que estábamos comenzando nuevos tiempos de luz evangélica en la Iglesia. El brillo de aquella luz se fue apagando poco a poco, quizás más que nada por falta de oxígeno bajo la cúpula romana al irse cerrando las puertas y ventanas que se habían abierto con el Concilio. Quizás por eso aquel fuego no se propagó o quedó ahogado.

 

También creíamos que se iniciaría una nueva presentación de los contenidos de la fe católica, teniendo en  cuenta los avances de las ciencias humanas y bíblicas, que obligaban a revisar creencias que se consideraron verdades inalterables: el modo de entender al Dios Creador, el origen de la materia, de la vida y del hombre, el pecado original… Era imprescindible armonizar el contenido esencial del mensaje cristiano con la razón moderna. Creíamos que se iniciaría una des-ideologización de la “doctrina cristiana”, para purificarla de todas las adherencias filosóficas antiguas, de los ropajes ideológicos de los que se fue revistiendo al paso del tiempo, y llegar así al conocimiento del cristianismo más originario para presentarlo de modo sencillo y comprensible al mundo de hoy. La aparición del Catecismo de la Iglesia Católica (1992-1997) nos hizo ver nuestra ingenuidad al respecto. Sus contenidos bien poco se distinguían, tanto en la forma como en el fondo, de lo que se enseñaba en la Iglesia en los años anteriores al Concilio.

 

Por otra parte, dado el contexto democrático de las sociedades occidentales y los nuevos aires conciliares, creíamos que se cambiaría el modo de concebir la autoridad en la Iglesia. ¿Se puede entender que absolutamente todo dependa en nuestra Iglesia de una sola persona? ¿Se puede entender el modo de elegir al Papa, a los obispos y a los párrocos? Hay que arbitrar alguna manera para dar una amplia participación en su elección a aquellos que van a recibir el servicio de esos ministerios. Igual que el teocentrismo filosófico-teológico ha quedado anticuado, así también la concepción teocrática de la autoridad.

 

Según transcurría el pontificado de Juan Pablo II, iban poco a poco desapareciendo todas  las esperanzas renovadoras. Las poderosas fuerzas conservadoras de la Iglesia fueron ocupando casi todos los organismos eclesiásticos: Dicasterios, nunciaturas, sedes diocesanas, presidencias de las Conferencias Episcopales… El equilibrio, mal conseguido como se vio luego, en los textos del concilio quedó roto en la práctica al paso del tiempo. Poco a poco se fueron poniendo en marcha desde Roma unas directrices que, con la ayuda de la mayoría de los obispos, nos condujeron a la situación actual de control no sólo de los comportamientos sino también de las ideas, condicionando la libertad de pensamiento, de investigación…, hasta el punto de que aquellos que en sus estudios analizan, insinúan o proponen nuevas ideas distintas del exigido pensamiento único católico, son separados irremediablemente de sus cátedras, si son enseñantes; o les niegan sus editoriales, si pretenden escribir un libro o publicar una revista; o sus edificios, si alguien quieren impartir en ellos una conferencia… Se condena, se rechaza o se arrincona la teología de la liberación, cuyo fruto innegable fue el compromiso ejemplar al que condujo a muchos cristianos (laicos, religiosos, curas), que se empeñaron en conseguir un mundo mejor, a veces a costa de su propia vida. Habíamos entrado en el invierno eclesial, según palabras de K. Rahner en 1983.

 

Nosotros, cristianos que queremos mantener viva nuestra fe en Jesucristo, que para nosotros es la verdadera luz en el camino de la vida y el pan que la alimenta, siendo como es la Iglesia y tal como estamos actualmente ¿qué podemos hacer? ¿Podrían ser estos hoy parte de nuestros objetivos principales?

 

Democratizar” las instituciones eclesiales de base: parroquia, movimientos cristianos…, dando participación de decisión y de gestión a todos. Tratar de influir para conseguir esto mismo en los demás niveles de la Iglesia. Debemos ser conscientes de la importante fuerza del clero que está en la base, del papel de “líder” que le otorgan las comunidades cristianas.

 

Tomar posturas de libertad, al estilo de los hijos de Dios, practicando, si fuere necesario, una “desobediencia debida”, como de hecho ya hicieron muchos sacerdotes y laicos, liberándose de las innumerables leyes que regulan tan minuciosamente las conciencias y los comportamientos, siguiendo así el ejemplo de Jesucristo respecto a las autoridades y leyes del judaísmo, y como hicieron después los apóstoles, respondiendo a las autoridades, que pretendían impedirles anunciar el evangelio, que tenían que obedecer antes a Dios que a ellos.

 

Podemos también seguir creando pequeñas comunidades cristianas donde juntos podamos, con la luz de la Palabra de Dios, descubrir cada día a Jesús de Nazaret y su mensaje, que es el mejor incentivo para el seguimiento del Señor y mantener el compromiso cristiano, celebrando sacramentalmente a Jesucristo con una liturgia participativa y creativa, sin que ello suponga una ruptura con la Iglesia-Institución, de quien hemos recibido la semilla de nuestra vida espiritual y donde también vive el Espíritu que nos enriquece a todos. Ella ha de ser igualmente campo de nuestro compromiso en el quehacer de un mundo mejor.

 

También será uno de nuestros primeros objetivos el mantener una constante crítica constructiva, que siempre tenga como base un cordial respeto a las personas. Es la función profética que ha de asumir todo cristiano, obligado a denunciar siempre todo aquello que contradice lo que Jesús fue y dijo, tanto fuera como dentro de nuestra Iglesia. En primer lugar hemos de salir siempre en defensa de los más débiles, aquellos donde más anida el sufrimiento humano. En lo que se refiere a nuestra Iglesia: hoy cada vez son más, entre ellos algunos obispos, los que están pidiendo la desaparición del Estado Vaticano con todo su entramado de poder eclesiástico, las pomposas liturgias pontificales, los títulos y honores, etc., lo que está a todas luces en contradicción con Jesucristo y su evangelio. También nosotros compartimos este deseo.

 

Y sobre todo es fundamental la unión entre todos los que buscan una Iglesia distinta, más jesuánica. Necesitamos organizaciones y líderes, dispuestos a romper moldes, que aglutinen a las personas que quieran el cambio, necesitamos referencias que nos ayuden a converger, a encontrarnos, a promover acciones comunes. Es necesario comenzar uniéndonos en asociaciones, en pequeñas comunidades cristianas, en foros, etc., y luego alcanzar nuevos niveles de integración. Para ello disponemos hoy de unos potentes y rápidos medios de comunicación que hemos de utilizar para unirnos y juntos poder hacer más fuerza para ir consiguiendo los objetivos que nos marquemos. Es necesario ir integrándonos a través de las redes virtuales, que nos facilitan enormemente estar siempre en comunicación.  Ya hay quienes están  en este camino. Es posible que REDES CRISTIANAS aquí en España sea una buena plataforma de integración plural, así como la RED EUROPEA IGLESIA POR LA LIBERTAD. Y todos juntos unidos en una RED UNIVERSAL.

 

El compromiso cristiano del que ya hemos hablado habrá de estar matizado por una opción preferencial a favor de los marginados, los empobrecidos, los excluidos por la razón que sea: sexo, religión, raza, riqueza…

 

Muchos no creemos que sea cuestión de concentrar todos nuestros esfuerzos en pedir un nuevo concilio, ni de hacer nosotros una gran asamblea alternativa. Podemos sumarnos a esas iniciativas, si se llevan a cabo como plataformas de renovación eclesial. Pero es más importante estar en “Asamblea Permanente”, reflexionando y llevando a la práctica, según cada grupo o cada uno vayamos progresivamente viendo qué es lo que debemos hacer o decir.

 

Por otra parte, hay quien piensa que el Concilio Vaticano II ya no puede ser referencia para los cristianos de hoy. La circunstancias son totalmente distintas a las que había hace 50 años. Los interrogantes que se hacen los hombres y las mujeres de hoy son diferentes y las respuestas que hay que dar son otras. A nuestro nuevo mundo,  parte de él “virtual”, no podemos hablarle en el mismo lenguaje del último concilio.

 

Ya finalmente, decir que muchos pensamos que nuestras preocupaciones más importantes quizás no debieran estar, aunque sí también en alguna medida, tan dentro del ámbito eclesial. Los problemas más graves hoy son otros y a ellos habría que dedicar una atención preferente. Problemas que tenemos muy cerca de nosotros: como la exclusión de los inmigrantes de la seguridad social, el altísimo número de parados, muchos de ellos sin ayuda, la mucha gente que hay con salarios mínimos o pensiones insuficientes, los desahucios… Y otros aún más graves que están allende nuestras fronteras: la gente que muere por carecer de lo fundamental para la subsistencia o de los medios más elementales de sanidad, las muchas guerras que aún hay, y otras violencias que también producen muertes sin parar, la explotación y opresión que hay en todo el mundo, tanto infantil como de adultos, sin olvidar la explotación irracional de la Madre Tierra… etc. De la manera que sea, con más o menos dedicación, todos estamos obligados a la cooperación nacional o internacional, a través de los cauces que estén a nuestro alcance. La Iglesia no puede ser nuestra única preocupación, ni siquiera ha de ser la principal.

 

Bien es verdad que la Iglesia católica supone un enorme potencial, tanto espiritual como material, y es muy distinto que se emplee de un modo u otro. Por eso, uno ve que es muy razonable que sea motivo de nuestra atención con el fin de que tantos medios y tanta energía humana se utilice  en el quehacer de un mundo mejor, que es el modo de hacer que progrese el Reinado de Dios. Es importante que la Iglesia sea en el mundo una gran fuerza humanizadora dentro de los parámetros de los derechos humanos fundamentales reconocidos por las Naciones Unidas.

 

En buena medida nuestras vidas son deudoras del pasado concilio, aunque hayamos tenido que vivirla en contradicción con los nuevos aires que cerraron puertas y ventanas en la Iglesia. Gracias al concilio, y a los que siguieron la dirección por él marcada, se recupera la Palabra de Dios para el pueblo y empezamos a hacer atención a los signos de los tiempos, lo que nos obliga a una continua puesta al día. Gracias a él algunos hemos podido alcanzar un cierto grado de libertad  que impidió nuestra asfixia espiritual: sobre todo moral e intelectual. Gracias al concilio, y a todos cuantos mantuvieron y desarrollaron las nuevas ideas que en él nacieron, hemos podido llegar a comprender que lo verdaderamente importante para un cristiano es el seguimiento de “Jesucristo”, tal como originariamente fue presentado, limpio de adherencias ideológicas y sin contaminaciones socio-políticas. Gracias al concilio hemos podido comprender que tan importante como creer es vivir de acuerdo con la fe a la que nos adherimos, y gracias a él hemos sabido también que creer es comprometerse.

 

No queremos terminar estas reflexiones sin citar el esperanzador acontecimiento eclesial del Papa Francisco.

 

 

FORO DE CRISTIANOS “GASPAR GARCÍA LAVIANA”.

GIJÓN, 11 de junio de 2013.

 

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ  NOS PRONUNCIAMOS CONTRA LA LOMCE DEL MINISTRO WERT Y LA ENSEÑANZA DE LA RELIGIÓN EN LOS CENTROS PÚBLICOS Y CONCERTADOS.


Estamos en contra de esa ley por los siguientes motivos:


 1.- Nos parece una vuelta atrás hacia los tiempos del franquismo porque la obligatoriedad de la asignatura de religión pretende el adoctrinamiento catequético y no, como debería ser, la enseñanza del hecho religioso  en sus diversas manifestaciones como un elemento más de la cultura del hombre a través de la historia. La asignatura de religión debe quedar al margen del curriculum para promediar la nota.
También rechazamos que la enseñanza de la religión sea con fondos públicos al 100% y que los profesores sean nombrados por los obispos. La religión debe impartirse en el ámbito de los ambientes familiares, parroquiales o comunitarios.


 2.- Apostamos claramente por una escuela pública, gratuita, laica, respetuosa con todas las creencias e increencias, igualitaria, democrática y participativa. Por eso no entendemos que la ley permita una separación de unidades escolares diferenciadas en razón de sexo.


 3. Creemos que los actuales Acuerdos de corte preconstitucional entre Iglesia y Estado deben ser derogados y basarse en el marco de la no confesionalidad del estado y de laicidad de la sociedad española.


4.- También rechazamos esta ley porque ha sido aprobada con la oposición de todos los grupos políticos y de la comunidad educativa en su conjunto, como lo demuestran las movilizaciones masivas que se han producido en toda España.

5.- Como creyentes no entendemos cómo nuestros obispos intentan evangelizar a los alumnos apoyándose en las estructuras del poder político y educativo de las instituciones, en vez de hacerlo con sus propios medios, desde el testimonio, la pobreza evangélica y la sencillez de medios. Jesús envió a sus discípulos a evangelizar y les dijo que no llevaran ni dinero, ni alforjas ni dos capas. Tan solo apoyados en la fuerza de la palabra y su testimonio de vida.
  
6.- Pedimos una ley de educación que sea consensuada con todas las fuerzas políticas y la comunidad educativa de modo estable para un largo período de tiempo. No se puede estar cambiando de ley de educación cada vez que un partido entre en el gobierno como está sucediendo últimamente. Por eso nos unimos a todos aquellos que estos días están expresando su rechazo en las numerosas movilizaciones que protagonizan la marea verde formada por alumnos, profesores y padres.


COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ


12 de Junio De 2.013

 

 

 

 

 

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE GRANADA Y ANDALUCÍA SE SOLIDARIZAN CON MANUELA RUTE.

Los miembros de las  Comunidades Cristianas Populares de Granada y Andalucía, como seguidores y seguidoras de Jesús de Nazaret, que pasó su vida sin excluir a nadie y  acogiendo a todos y todas, mostramos nuestra solidaridad y respeto a Manuela Rute, vecina de Íllora en Granada.

 

La autoridad eclesiástica de nuestra Diócesis le niega el derecho a pertenecer plenamente a su Comunidad Cristiana Parroquial y en concreto a recibir el sacramento de la confirmación porque considera su condición de transexual como una aberración. El Sr. arzobispo de Granada y el párroco de Íllora no tienen potestad para prohibir que a una fiel cristiana se le administre el sacramento de la confirmación por el hecho de ser transexual. Según el canon 843 del vigente Código de Derecho Canónico, “Los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los piden de modo oportuno, están bien dispuestos y no les está prohibido por el derecho recibirlos”.

 

Creemos que en los Evangelios Jesús aparece continuamente ofreciendo amor incondicional, respeto y acogida a todas las personas, y especialmente a los más débiles, pobres y necesitados de cariño y comprensión.

 

En el Evangelio que se leerá este domingo en las parroquias, Jesús ofrece su apoyo a una mujer a la que todos marginan. La autoridad eclesiástica hoy hace todo lo contrario de lo que haría Jesús: condena y margina a una mujer que se ha ganado el respeto y la comprensión de sí misma y de la sociedad.

 

Desde nuestra fidelidad al Evangelio nos sentimos obligados a denunciar situaciones como estas que atentan despiadadamente contra los Derechos Humanos, contra la Caridad Cristiana y contra el mismo Evangelio.

 

Revindicamos una iglesia que en vez de excluir y condenar, invite y acoja a la mesa común desde los valores de Jesús, independientemente de la condición social, cultural, étnica, sexual, religiosa de las personas.

 

Invitamos a los cristianos y cristianas a disentir y propiciar un movimiento de personas indignadas con esta iglesia Jerárquica y despótica poseedora de “su verdad absoluta”, fundamentalista, que no nos representa, que no son signo de actitudes evangélicas, que habla de pobreza sin despojarse de sus vestiduras, sin contemplar la dignidad, los rostros concretos y nombres concretos de las personas, y especialmente las empobrecidas y excluídas de nuestra sociedad.

 

Comunidades Cristianas Populares de Granada y Andalucía.

 

En Granada 14 de Junio de 2013.

 

 

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ  APOYAN AL DEFENSOR DEL PUEBLO ANDALUZ JOSÉ CHAMIZO.

Las Comunidades Cristianas Populares de la Provincia de Cádiz hemos celebrado nuestro encuentro de final de curso y al término del mismo hemos decidido expresar públicamente nuestro rechazo al cese del defensor del Pueblo andaluz José Chamizo, aprobado por extraña unanimidad por las tres fuerzas políticas: PP, PSOE e I.U.

No compartimos ni el fondo ni las formas de este cese.

Chamizo ha ejercido su cargo con independencia de las diferentes fuerzas políticas y con sentido de responsabilidad, ya que siempre ha estado defendiendo los derechos de los sectores populares con mayores problemas:  paro, vivienda, exclusión social, cárceles, drogadicción etc…

Creemos que lo han destituido esas fuerzas políticas por las críticas que él mismo les ha hecho al decirles que los ciudadanos estaban cansados de sus “peleítas políticas” y que estaban de ellos “hasta el gorro”. Cosa que es verdad, porque les ha dicho lo que pensamos una gran mayoría de ciudadanos. Ahí están las encuestas donde los ciudadanos reconocen que los políticos son uno de los principales problemas que más les preocupan.

No nos parece que por esta gran sinceridad que ha tenido al transmitirles lo que pensamos los ciudadanos, hayan decidido cesarlo sin atender a los colectivos, muy numerosos, que le apoyan por su independencia y compromiso con los colectivos más necesitados.

Es por ello que nosotros pedimos se revoque la orden de cese y se reponga de nuevo a Chamizo como defensor del Pueblo andaluz.

Es fundamental que el Defensor del Pueblo andaluz sea una persona independiente de los partidos políticos que le nombran y que trabaje codo a codo con aquellos colectivos más comprometidos con los enormes problemas sociales y de exclusión social que tiene nuestra comunidad autónoma.

Cádiz, 10 de  Junio de 2013

COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE LA PROVINCIA DE CÁDIZ

 

¡Ven a la fiesta del 30º Aniversario de alandar!

 

ANTE LA LEY WERT Y LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN EN LOS CENTROS PÚBLICOS Y CONCERTADOS

Breve reflexión y Propuestas alternativas

Con ocasión del diálogo social provocado por la futura Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y siendo antiguo y persistente el conflicto ante la impartición  obligatoria de la asignatura de la religión en los centros educativos a través de las distintas leyes orgánicas de educación, aunque con diversos matices y reglamentaciones, el colectivo Convocatoria de Iguales, integrado en Redes Cristianas, presentamos ante la administración educativa y comunidad escolar las siguientes reflexiones operativas:

-Partimos del presupuesto teórico y práctico de que no es lo mismo religiones, religiosidades y espiritualidades. Es necesario distinguir y centrar el estado de la cuestión religiosa para clarificar de qué estamos hablando. Porque en las diversas posiciones ante la asignatura de religión, podríamos hacer tabla rasa con todos los valores desviando el tiro.

-La institución eclesiástica, cuando negocia y habla de religión en las escuelas, a juzgar por los diseños curriculares que presenta, está refiriéndose a un conjunto de dogmas y mandatos morales que forman el acervo de la fe católica. Es un concepto restrictivo de religión con su correlato de iglesia jerárquica y magisterio, con el correspondiente afán pastoral. Este diseño es el derivado de la misión que la iglesia viene entendiendo cuando escucha “id y enseñad a todas las gentes, bautizando…..”.

-Un estado laico no se siente aludido ni puede sentirse señalado por esta misión o envío. Una asignatura de religión con semejante predicamento sólo es incumbencia de la iglesia católica y del resto de las iglesias, en su caso. La catequesis y enseñanza de esta religión en sentido estricto y confesional, como queda dicho más arriba, ha de ser objeto de la pastoral y llevarse a cabo con celo mediante los recursos materiales y humanos de la respectiva iglesia.

-Por otra parte, es tesis admitida por la autoridad administrativa y por toda la comunidad escolar que la enseñanza en nuestros centros escolares, tanto públicos como privados, ha de ser integral de las personas. Este concepto es ya lugar común y de mayorías y se traduce en conjunto axiológico de valores, que intentan educar en un sentido completo. De ahí el abanico y tronco de asignaturas.

-La dimensión espiritual y el hecho religioso ocupan el lugar más universal de la humanidad.  Las espiritualidades y religiosidades  cultivan algo tan sólidamente humano como es el espacio categorial de lo más profundo,  más allá de la superficialidad y momentáneo discurrir de los seres humanos. Este enfoque abrirá a nuestro alumnado a culturas y religiosidades más allá de lo localista y occidental, enriqueciéndolo también con  habilidades interiorizadas. Porque necesitamos una nueva sociedad con base antropológica más sensible a la solidaridad y libertad.

-Es un triste y discriminatorio panorama que el novedoso fenómeno masivo de peculiar búsqueda de espiritualidades  y trascendencia surja hoy sólo entre la clase acomodada culturalmente con la misma naturalidad y abundancia con que brota la primavera. Es el retrato del hartazgo  y abandono de las religiones y el reencuentro con una natural forma de profundización humana, como gusanillo espontáneo y porque donde se cierra una puerta “se abre una ventana”. Sin embargo, la clase social menos acomodada puede entenderse por qué no alcanza  a sumarse a este renacimiento cultural y  espiritual, que discurre por privilegiados recovecos, y se quedó descolgada porque, en su etapa juvenil, no se le facilitaron vivencias de este talante sino  sólo verdades de fe. Y especialmente los varones, por razones a explicar, perdieron este tren.

-Las iglesias  han de trasladar ya a este profesorado, hoy de religión y  muy preparado,  a sus espacios para su enseñanza religiosa y las catequesis. Son los propios recursos de las comunidades confesionales, complementados con la libre concurrencia a convocatorias públicas (es un estado laico, no es anticonfesional), como otras entidades ciudadanas, quienes han de costear estas tareas. Y, mientras que el gobierno esté provisionalmente ligado al concordato, es en estas coordenadas de espacio y recursos económicos donde han de centrar ya los acuerdos sabia y diplomáticamente.

-Además, la administración ha de abrir las clases escolares de la nueva asignatura alternativa de espiritualidades y religiosidades a ese profesorado, junto a otros profesionales idóneos, advertidos de un nuevo diseño curricular. En todo caso, cualquier criterio en la elección de este profesorado  ha de pasar por el consejo escolar.

-Concluyendo nuestro breve análisis y orientaciones, este colectivo Convocatoria de Iguales propone: impartir una asignatura con parecida denominación a “ La espiritualidad Humana en los Hechos Religiosos”. Su nivel de impartición: al menos, obligatoria al centro y optativa para alumnado y padres. Validez de calificación: como las artísticas y tecnológicas. Ha de extenderse desde infantil a bachillerato con adecuaciones.

En Sevilla a 31 de mayo de 2013

  colectivo Convocatoria de Iguales, en Andalucía e integrado en Redes Cristianas

 

 

 

Logo del MOCEOPDías antes del encuentro MOCEOP en Las Lagunas de Ruidera, al enterarte de que me había decidido asistir este año,  me pediste, Juan,  que te hiciera llegar una especie de “crónica de urgencia” sobre el mismo.

Lo hago con gusto, a sabiendas de que otros asistentes disponen de plumas mejor dotadas que la mía para estos menesteres . Sabes también que nuestra revista TIEMPO DE HABLAR dará cumplida información de todo lo vivido en ese inolvidable fin de semana .Así que a ella me remito desde ya.

Aunque no participé en el encuentro anterior, lejos anda de mi cabeza aquello de que “nunca segundas partes fueron buenas”. Es más, puedo decir de entrada que el de este año ha sido excelente en todos los órdenes: lagunas y naturaleza a tope primaveral, estructuración de los contenidos acorde en todo momento con el lema del encuentro “Conéctate al futuro”, imaginación y creatividad ya probadas y la experiencia compartida en la oración y celebración eucarística.

Y es que, como señaló Tere en su intervención de bienvenida, “el  ánimo, las ganas de luchar, la apertura, estar siempre dispuestos a hacer un esfuerzo más, a descubrir nuevas rutas” siguen presidiendo los ánimos de muchos moceoperos-as.

El aperitivo “ideológico” en la noche del viernes nos lo proporcionó José Luis Alfaro con la proyección del corto “Los hijos de los pastores”, parábola realista sobre la dura existencia de unos pastores manchegos, cuyo futuro queda confinado a las majadas y  altozanos en los que anda pastando su rebaño de cabras,  con el trasfondo de las gigantescas aspas de modernos aerogeneradores, que bien poco parecen incidir en el incierto porvenir de estas personas.

Iniciamos el día central con la oración preparada y dirigida por Deme: lecturas, salmos, y cantos acompasados de  sencillos – no tanto para algunos – ritmos y danzas.

Después del desayuno vino el “plato fuerte” del día: la ponencia de Pepe Laguna, “Un mundo nuevo: conéctate al futuro”. Pepe, magistral como siempre, con las ideas muy claras y la capacidad de expresarlas, de manera que todos pudimos entenderle.

Bajo el índice de la mano de Colón fue dándonos rápidas pinceladas sobre la realidad ambivalente del futuro que ya ha comenzado  y que aguarda a los que vendrán detrás de nosotros. La “cacharrería” tecnológica no solo pone a nuestra disposición montañas de información inmediata sino que nos lleva a plantearnos nuevas preguntas en nuestra existencia y a buscar también nuevas respuestas con independencia de quienes tradicionalmente y desde posiciones de poder se han creído en posesión de las verdades y con derecho a imponerlas a los demás. No existe una única y excluyente manera de realizar nuestra obligada travesía marina hacia el futuro . Y Pepe planteó entonces el superpetrolero como metáfora del mundo actual: con su rumbo y destino prediseñados en los ordenadores de los “jefes”, su tripulación se limita sin demasiados agobios a obedecer las indicaciones de monitores y radares. Pero ¿ qué es de los náufragos y de las pequeñas embarcaciones que iniciaron también su periplo por los mares? El superpetrolero ya no dispone de los antiguos vigías y esos pequeños puntos de su entorno inmediato pasan inadvertidos a los radares. Su mundo es el del progreso, sinónimo de consumo y por eso el único objetivo es hacer la travesía de la manera más cómoda y segura, arribando únicamente a los puertos donde asegura más consumo, aunque tal vez no tanto progreso.

Finalmente apuntó Pepe algunas pistas de actuación para encarar debidamente el futuro y que me limito a esquematizar por no alargar estas líneas:

– Cuestionamiento del discurso sobre el necesario crecimiento con alternativas como la de la filosofía del decrecimiento

– Cuestionamiento del discurso del contrato frente al discurso de la alianza

– Pluralidad frente al pensamiento único : frente a la travesía en el petrolero programado puede pensarse en otro modo de travesía con miras diferentes, tal vez en embarcaciones más sencillas, desde las que sea menos difícil cambiar el rumbo del viaje cuando sea preciso. Lo imprescindible es establecer redes de comunicación entre esas embarcaciones, sumando siempre nuevas ideas y aportaciones para la adecuada navegación.

– En nuestra sociedad, ni siquiera en la occidental, ya no sirven los “grandes relatos” _ derecha/izquierda – sino los que hacen referencia a  las pequeñas alternativas al sistema, las alternativas prácticas, útiles y significativas para la gente; aquellas que vienen inspiradas y diseñadas por la ética de la compasión con el débil.

Como estaba prometido, nos dimos un tiempo para despejar nuestras mentes y disfrutar del maravilloso espectáculo ofrecido por  Las Lagunas y su entorno.

A la comida y al descanso, siguió la sorpresa denominada en el programa “Motivación para el trabajo de grupos” ¿ Cómo resumiros en pocas palabras la magnífica representación de la visita a la corte de Isabel la Católica realizada por Cristóbal Colón, rodeado de indios portadores de todo tipo de presentes y noticias provenientes del mundo recientemente descubierto? ¿ Os figuráis a la reina degustando las patatas o el chocolate, – a lo que no hizo asco alguno –  o pidiendo a su confesor que ahuyentara a base de asperjazos de agua bendita la aparición de los sucesivos artefactos diabólicos como el tren, el coche, los barcos a motor o el avión, el teléfono y los ordenadores, el IPad y  Iphone 5 , las tablets y demás “cacharrería” electrónica? La risa constante y el prolongado aplauso pusieron fin a la magnífica actuación de Tere, Andrés, los José Luis y el grupo de niños, que nos hicieron pasar tan buen rato.

El trabajo de grupos estuvo también configurado en el ambiente de ruta marina hacia el futuro: 1º: “Mariner@s ¡ a toda vela!; 2º: vigí@s,¡tierra a la vista!; 3º: explorador@s, no conquistador@s; 4º remer@s, ¡indígenas con alma!; 5º: grumet@s. Quemar barcos; 6º: bucaner@s. “El huevo de Colón”, 7º: Lector@s de las cartas marinas. Imposible traer a colación las variadas y ricas reflexiones de cada uno de ellos; y, una vez más, habré de remitirme a la información más detallada que nos aportará sin duda el próximo número de  TIEMPO DE HABLAR.

Divertida e ingeniosa estuvo también la fiesta con la que culminaron las actividades del sábado y, por qué no decirlo, regada con vinos y licores de la marca “tiempo de hablar”.

La prevista eucaristía del domingo se desarrolló bajo el símil del viaje de Colón, haciendo seis escalas en diferentes partes del planeta, en la idea de interiorizar la realidad del mundo. Cada escala presentó sus ofrendas más significativas y una lectura bíblica, mirada amorosa y cuestionante de Dios sobre esas distintas situaciones La sencillez de la celebración fue pareja con el ambiente de comunión, convencidos como estábamos todos de la misteriosa presencia del Señor, prometida a quienes nos reuníamos en su nombre y celebrábamos su presencia con el pan y el vino compartidos.

Y como siempre, la última parte se dedicó a la información.

Andrés Muñoz nos recordó el “ser” del MOCEOP  y comunicó la presencia del movimiento en la asamblea de septiembre de Madrid. Por su parte, José Luis recordó que TIEMPO DE HABLAR es de todos e invitó una vez más a no reprimirse en el envío de ideas y aportaciones.

El repaso de situaciones difíciles por las que están pasando personas ligadas al MOCEOP tuvo como conclusión la iniciativa de crear un” fondo de solidaridad-moceop” , coordinado también por José Luis y en el que estamos todos invitados a participar. De dicho fondo se extraería también la aportación necesaria para la participación en la actividad de la Confederación y en el trabajo que se está preparando de cara al 50º aniversario del Vaticano II.

Por último, Andrés habló de la idea de elaborar un folleto con el material de celebraciones-moceop, pues es algo demandado frecuentemente por grupos y comunidades.

Terminada la comida, fuimos abandonando poco a poco y no sin cierta nostalgia el  pequeño paraíso manchego, pero con el ánimo de seguir oteando el futuro que nos permita configurar el mundo nuevo que está a la vista.

 

 

 

 

                     

       Cristianas y Cristianos de Base de Madrid (CCBM)

          San Bernardo 12, 2º Izda (28015 Madrid)

coordinadora@iglesiadebasedemadrid.org

 

http://www.iglesiadebasedemadrid.org/

 

 

MÁS INJERENCIAS DEL SR. ROUCO EN LA LEGISLACIÓN CIVIL

Cristianas y cristianos de base de Madrid

Junio de 2013

1.- Un hecho llamativo: la intervención del Sr. Rouco.

 

Hace unas semanas cuando el Sr. Rajoy volvió de Roma de entrevistarse con el Papa, el Cardenal de Madrid le llamó la atención al Presidente del Gobierno para instarle a que cumpliera una parte de su programa electoral, como era la reforma de la ley del aborto y la supresión de los matrimonios entre homosexuales.

Más recientemente, con motivo de la aprobación por parte del gobierno del proyecto de Ley de Educación,la LOMCE,  ha insistido en su presión al Gobierno, declarando que la religión católica debe ser una asignatura obligatoria y evaluable ya que sin ella no se pueden entender ni nuestra cultura ni nuestra historia.

Todo ello constituye una constante injerencia, difícilmente justificable en un Estado aconfesional.

 

2.- Significado de este hecho

 

No debería inmiscuirse el Sr. Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal española,  diciéndole al presidente del ejecutivo lo que debe legislar para toda la ciudadanía. Hoy por hoy,la Jerarquía católica (esa institución religiosa) no se resigna a mantenerse en el ámbito que le corresponde, el ámbito de las creencias religiosas. Y se empeña en intervenir, es decir, en introducirse en los ámbitos de lo político, lo jurídico y lo económico, tratando de imponer a todos los principios morales derivados de su fe católica y defendiendo sus propios intereses como institución en la medida en que le conviene para la defensa de sus intereses, mucho más allá del ámbito propio de las creencias. Subyace aquí un intento de restituir el viejo sistema de cristiandad de siglos anteriores.

 

Conviene recordar, al respecto que el orden religioso no es superior al orden civil, y que ambos deben respetarse sin traspasar sus propias fronteras, sabiendo que el orden civil afecta a toda la ciudadanía, mientras que el orden religioso solo incumbe a los ciudadanos que tienen creencias religiosas. Hay una clara distinción entre el ciudadano y el creyente, entrela Iglesia y el Estado.La  Conferencia episcopal podrá orientar a sus fieles según una determinada moral, pero nunca imponer normas para toda la ciudadanía.

 

Ya en el siglo V d.c. el papa Gelasio I (494-496) formulaba, basándose en las leyes romanas, la separación de poderes entre la esfera temporal y espiritual. Esta fue la primera vez que se  planteaba esta cuestión, que definiría una gran parte de la cultura occidental. Así se estableció la distinción entre el poder de la Iglesia, auctoritas, y el del emperador, potestas. En el derecho romano la primera era superior a la segunda.

 

Hoy, el régimen autoritario, que se vivió en los cuarenta años dela España franquista, late en ese nacional-catolicismo que todavía pervive en nuestra sociedad.La Jerarquíadela Iglesia Católicasigue en el intento, siempre renovado, de marcar las pautas de lo que estima como lo moralmente bueno para el conjunto de la ciudadanía, a pesar de ser un objetivo incompatible con un sistema democrático. Muy preocupada por su moral sexual, por lo que se refiere a la reforma de la ley del aborto y de los matrimonios entre homosexuales, sigue sin denunciar las injusticias de todo orden que el actual sistema económico y político comete contra la mayoría de la población, y ni siquiera tiene el gesto de desprenderse de algunas de su enormes riquezas para remediar, en algo, estos sufrimientos. Podría por ejemplo, mostrarse más generosa con sus aportaciones a Caritas (sólo el 5% de su presupuesto proviene dela Iglesia Cat.) para que ésta organización pueda dar de comer a más gente. Así, no es de extrañar que su credibilidad esté bajo mínimos.

 

 

3.- Nuestra postura de CCBM: plena laicidad

 

Como Cristianos y Cristianas de Base de Madrid denunciamos con firmeza,  con toda la fuerza de que somos capaces, tanta hipocresía y exigimos a la Conferencia Episcopal que predique con el ejemplo y deje de intentar ser, por encima de todo, la inspiradora de las políticas del Gobierno y la vigilante de la “moral y buenas costumbres” de la ciudadanía. El tiempo de la alianza entre el Trono y el Altar ha pasado ya. Ahora la ciudadanía es adulta y no va a consentir que nadie le diga lo que tiene que hacer.

 

Denunciamos ese intento de revivir, aunque sea de forma edulcorada, el antiguo régimen de cristiandad y exigimos la denuncia de los Acuerdos firmados entre la Santa Sede y el Estado español de 1979, como ya hace unos meses le planteamos por escrito al Sr Rajoy, remitiéndole copia de dicha carta al Sr. Nuncio y al mismo Presidente de la Conferencia episcopal, Sr Rouco Varela. No hemos recibido contestación alguna por parte de ninguno de los tres.

 

Hoy día se siguen planteando estos problemas porque la jerarquía eclesiástica no ha admitido todavía que en la sociedad española y en nuestro Estado rige el principio de laicidad, de separación real y efectiva dela Iglesia y el Estado, como puede leerse en el art. 16.3 de nuestra Constitución. Esto obliga a tener una mayor sensibilidad por el derecho a la libertad de conciencia y al pluralismo ideológico y moral de una sociedad como la nuestra, que ya no se sustenta en las añoranzas de ese antiguo régimen de cristiandad. Y mientras no se admita y fomente ese principio de laicidad, es decir, de estricta separación de poderes políticos y religiosos, a la hora de regular la vida pública en una sociedad plural, las interferencias y el conflicto de intereses seguirán dividiendo a los ciudadanos y crecerá el despego, cuando no el rechazo, ala Iglesia Católica.

 

Resulta obvio constatar quela Jerarquía eclesiástica todavía no ha encontrado su sitio en esta Democracia. Claro que esa posición doctrinal no es exclusiva de Mons. Rouco. La mejor expresión de este problema, en términos modernos, tal como hoy lo ve y lo defiendela Iglesia, fue bien formulada en su día por el papa Benedicto XVI, pocos días después de ser elegido Sumo Pontífice, cuando visitó en el palacio del Quirinal al presidente dela República Italiana.El papa fue muy claro y definió perfectamente la posición dela Iglesia así:

 

Es legítima una sana laicidad del Estado en virtud de la cual las realidades temporales se rigen según las normas que les son propias, pero sin excluir aquellas referencias éticas que encuentran su último fundamento en la religión. La autonomía de la esfera temporal no excluye una íntima armonía con las exigencias superiores y complejas derivadas de una visión integral del hombre y de su eterno destino”.

 

Una visión teñida de fundamentalismo ideológico, según la cual, incluso en pleno siglo XXI, se sigue defendiendo que (en definitiva, esa es la posición de Benedicto XVI) que el poder civil ha de supeditarse a la esfera superior del poder religioso. Algo absolutamente inaceptable para un  Estado democrático.

 

Ante este tipo de injerencias, resulta urgente seguir insistiendo en la denuncia de los Acuerdos entrela Santa Sedey el Estado español de 1979, por lo que tienen de privilegio para una confesión religiosa y de no respeto a la libertad de conciencia en una sociedad plural que aspira a ser democrática y, por tanto laica.

 

Madrid, 1 de Junio de 2013

 

 

 

 

 

                     

        

 

 

 

 

 

 

 

 

Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad Con los pueblos de América Latina

 

“Oscar Arnulfo Romero”

 

– Colonia Jardines de Guadalupe, Avenida Río Amazonas Nº 4,

Antiguo Cuscatlán, La Libertad. El Salvador, Centroamérica;

Apartado Postal, A-118 Antiguo Cuscatlán

Teléfonos: San Salvador (503) 2243-2126 / (503) 2243-5013 Correo Electrónico:

 

secretaria@sicsal.net

Página Web: www.sicsal.net

 

ANTE EL JUICIO AL GENERAL RETIRADO EFRAIN RIOS MONTT y LA SITUACION EN GUATEMALA
El Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos de América Latina – SICSAL, surgió con el propósito de acompañar solidariamente a los pueblos centroamericanos; desde entonces (algunas semanas después del asesinato de Mons. Oscar Romero, hace 33 años), de diversas maneras, con y desde estos pueblos, hemos sufrido con ellos los años de horror de la década de los ochenta, hemos vivido la alegría de los Acuerdos de Paz, hemos caminado esperanzados la construcción de la democracia y estamos luchando por alcanzar el desarrollo sostenible. De allí que, en estos momentos especiales que vive Guatemala queremos manifestar:

1. Nuestra solidaridad con el pueblo guatemalteco, en especial con la etnia Ixil que, por muchos años, ha emprendido la lucha por la justicia; por eso, en el contexto del B’aktún Maya, vemos como un fruto del resurgimiento de los pueblos indígenas, la sentencia emitida, el pasado 10 de mayo, condenando a 80 años de cárcel al general retirado Efraín Ríos Montt por delitos de genocidio y lesa humanidad, autor intelectual del asesinato de 1,771 personas ixiles

 

(http://www.ajrguatemala.org/content/audio-de-la-sentencia-condenatoria-en-el-juicio-por-genocidio).

2. Felicitamos al Centro para la Acción Legal en DD.HH. y la Asociación para la Justicia y la Reconciliación, organizaciones querellantes, por el trabajo jurídico realizado, que ofrece sin dudas, “una oportunidad para recuperar la verdad negada a nuestras familias y a la sociedad guatemalteca en general. Una oportunidad para enfrentar el pasado y para abordar las causas más profundas de la discriminación que sufrimos los pueblos indígenas en la Guatemala de hoy”

 

(Declaración de la AJR presentada ante el Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre Asuntos Indígenas en su 12º periodo de sesiones.

http://ajrguatemala.org/content/declaraciones-ajr-foro-permanente-de-las-naciones-unidas ). 

Hermanas y hermanos, Ustedes han impulsado una victoria histórica contra la impunidad, no sólo en Guatemala, sino en Centroamérica y el resto de América Latina.

3. Por lo mismo, expresamos, nuestra indignación y rechazo al fallo de la Corte de Constitucionalidad que retrae el proceso y anula la sentencia de genocidio contra el ex dictador Efraín Ríos Montt

 

(http://www.cc.gob.gt/index.php?option=com_content&view=article&id=925&Itemid=130).

Creemos que esta lamentable resolución es consecuencia de la presión de grupos de gran poder económico y militar ligados a quienes ejecutaron el exterminio en la década de los años ochenta.

4. “Aún así, la causa no está cerrada. Hoy, más que nunca, urge continuar demandando justicia y hacer frente al pasado, para que nunca más tengan lugar conductas genocidas en Guatemala y para que el Estado guatemalteco respete, proteja y promueva los derechos de los Pueblos Indígenas. En tanto esto no ocurra, el Estado continuará negando nuestros derechos y facilitando el despojo de tierras y recursos naturales fundamentales para la vida material y espiritual de nuestros pueblos”

 

(Declaración de la AJR arriba mencionada).

5. Por eso, desde SICSAL, estamos con Ustedes y les animamos a continuar esta lucha por la dignificación de las víctimas, el respeto a los Derechos Humanos de los pueblos indígenas y la recuperación de la memoria histórica, para que ¡GUATEMALA, NUNCA MAS!

6. Así, en el marco del 15º aniversario del martirio de Mons. Juan Gerardi, que acabamos de conmemorar, reconocemos, junto a la Conferencia Episcopal que, “el mensaje de Mons. Gerardi sigue siendo actual: Conocer la verdad para sanar las heridas del pasado y poner las bases para el perdón y la reconciliación”

 

(“La paz esté con Ustedes”;

 

http://www.iglesiacatolica.org.gt/20130426.pdf)

 

.

 

SICSAL, lunes 27 de mayo de 2013

 

Mons. Raúl Vera López – México Armando Márquez Ochoa

 

Rvda. Emilie Smith – Canadá San Salvador

 

Presidencia Secretaría

 

Consejo Directivo:

 

Scott Wright (Estados Unidos y Canadá), Maricarmen Montes (México), Conrado Sanjur (Centroamérica),

 

Gabriel Coderch (Caribe), Abilio Peña (Región Bolivariana), Luis Javier Angulo (Cono Sur),

 

Ana Uroz (Estado Español), Alberto Vitali (Europa), Sean Cleary (Asia-Oceanía)

 

¡¡¡SÍ HUBO GENOCIDIO, NUESTRO CORAZON ES IXIL!!!

 

FOTO: http://cpr-urbana.blogspot.com/2013/05/miles-caminan-en-rechazo-al-fallo-de-la.html

 

 

Logo del MOCEOPNo estamos de acuerdo con el proyecto de ley del ministro Wert, que tanto han aplaudido los obispos, porque nos parece una vuelta a los tiempos del franquismo.                           

Se trata de querer evaluar la asignatura de religión, como si fuera una asignatura más que puede ser valorada con  aprobados o suspensos.             

Como muy bien ha dicho el teólogo José Mª Castillo, Jesús no examinó a nadie de religión. A nadie aprobó o suspendió. Él envió a sus discípulos a pregonar la Buena Nueva del Evangelio, invitándolos a salir a todos los pueblos, sólo con el testimonio de sus palabras y su ejemplo y sin dinero, ni alforjas, “ligeros de equipaje”.

Esta ley, que parece haber sido previamente pactada entre el gobierno y los obispos, pretende apoyarse en las estructuras de la enseñanza pública para evangelizar y transmitir la fe. Porque lo han dejado muy claro: “no se tratará sólo de un compendio de religión , sino que será un vehículo para la transmisión de la fe”. Algo que nos parece antievangélico. Parece que los obispos  han renunciado a utilizar sus propios medios para anunciar el evangelio. Quizá porque saben del rechazo que provocan en la mayoría de la sociedad por su falta de credibilidad y coherencia evangélica. Jesús no se apoyó en el poder, ni en el prestigio ni en el dinero para anunciar la buena nueva del Evangelio.

Además, esta enseñanza religiosa va a ser financiada al 100% con fondos públicos. Ni siquiera se han ofrecido los obispos a pagar a sus profesores de religión; más , cuando saben que a la Iglesia Católica no se le ha recortado ni un solo euro de los presupuestos del Estado, a pesar de que ha habido recortes en todos los ministerios.

Denunciamos esta connivencia entre el poder político y la Conferencia Episcopal, muy preocupada en mantener un Concordato de corte preconstitucional, que le reporta importantes privilegios,  más que en vivir de acuerdo con los valores que Jesús nos transmitió. Por eso, pedimos una vez más la derogación de los acuerdos Iglesia- Estado, fundamento de unas relaciones que debieran estar basadas en los principios de la no confesionalidad del estado, como pregona nuestra constitución.

Asimismo consideramos deplorables las declaraciones de los obispos andaluces que critican los recortes en la educación concertada

en Andalucía y la eliminación de unidades donde se discrimina por motivos de sexo aún recibiendo subvenciones públicas, mientras estos mismos obispos y sus compañeros en la Conferencia episcopal, callan  ante los brutales recortes del Gobierno Central en materia educativa y en otras partidas sociales.  Recortes que repercuten de modo muy directo en los que tienen que acometer las comunidades autónomas. Lo mismo está ocurriendo con otras partidas: sanidad, ley de dependencia etc…

Las religiones- también la católica- deben utilizar sus propios medios para la transmisión de la fe.

Es por eso que nos unimos a todos aquellos que, de modo multitudinario, estos días han expresado su rechazo a  este proyecto de ley: las mareas verdes formadas por profesores, padres y alumnos en toda España y todos los grupos políticos, menos el del partido en el gobierno.

Nosotros, como cristianos,  pedimos que la religión no se dé en los centros públicos,

al menos, no en horario escolar ni financiado con el impuesto de todos los españoles.

 

Un vuelta a los valores de Jesús, nos parece fundamental.

 

MOCEOP

 

 

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE ANDALUCÍA CONTRA LA LEY WERT Y LA ASIGNATURA DE RELIGIÓN EN LOS CENTROS PÚBLICOS Y CONCERTADOS.


Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía rechazamos la nueva ley de educación y especialmente el sentido que recobra la “asignatura de religión” porque nos retrotrae a tiempos pasados, donde el carácter ideológico, catequético y de adoctrinamiento se impone frente al estudio del “hecho religioso” como un elemento más de la cultura en la que vivimos.Desde esta concepción, la asignatura de religión debería quedar fuera del curriculum de los centros públicos y concertados, y como tal, relegada al espacio propio de cada comunidad religiosa.
Denunciamos que dicha asignatura sea financiada al 100% con fondos públicos, y que el profesorado sea nombrado y controlado por los obispos.
Exigimos que cese esta connivencia entre el poder político y la Conferencia Episcopal, más preocupada en mantener un concordato de corte preconstitucional, que le reporta importantes privilegios, más que en vivir de acuerdo con los valores de Jesús. Por eso, pedimos una vez más la derogación de los acuerdos Iglesia- Estado, fundamento de unas relaciones que debieran estar basadas en los principios de la no confesionalidad y laicidad del mismo, como pregona nuestra constitución.
No compartimos las declaraciones de los obispos andaluces en su nota del día 22 de Mayo donde critican los recortes en la educación concertada en Andalucía y la eliminación de unidades, donde en algunos casos se discrimina por motivos de sexo, mientras estos mismos obispos y sus compañeros en la conferencia episcopal, callan ante los brutales recortes del gobierno central en materia educativa y en otras partidas sociales, sanidad, dependencia etc.

Las diferentes comunidades religiosas- incluída la católica- deben utilizar sus propios medios y recursos para la transmisión de la fe. La escuela pública y concertada debe ser el espacio para compartir, convivir y entender “Los diferentes hechos culturales, históricos, sociales, científicos, filosóficos…y también religiosos, desde una cosmovisión inclusiva” . Este es el sentido de una sana “laicidad” que compartimos muchos cristianos y cristianas.

Exigimos cuanto antes una ley de educación consensuada por toda la ciudadanía, que nos evite estar reformando cada cuatro años, con las nefastas consecuencias para nuestros niños y jóvenes. Y nos unimos a todos aquellos que, de modo multitudinario, estos días están expresando su rechazo a esta ley: las mareas verdes formadas por profesores, madres y padres, alumnado de múltiple diversidad social, política y ciudadana.
Comunidades Cristianas Populares de Andalucía
28 de Mayo de 2013

LAS CCP DE ANDALUCÍA ANTE LA DESTITUCIÓN DE JOSÉ CHAMIZO COMO DEFENSOR DEL PUEBLO ANDALUZ.

Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía lamentan la “vergonzosa” destitución de José Chamizo como defensor del pueblo andaluz.
Consideramos que ha sido orquestada con premeditación y alevosía por el PP, PSOE e IU para desactivar descaradamente el altavoz de los sin voz, haciendo caso omiso a miles de ciudadanos y ciudadanas, colectivos y asociaciones que han expresado su agradecimiento y han pedido su permanencia en el cargo.
La crítica de Chamizo hacia la clase política: “la gente está de ustedes hasta el gorro”, su independencia y apuesta decidida por la defensa de los derechos humanos en favor de los más marginados, pensamos que están en la base de su rápida, extraña y consensuada destitución.
Los más desfavorecidos ven apagada su voz a costa de las prebendas pactadas por estos representantes políticos que en este caso no sintonizan con el sentir de la ciudadanía.

Comunidades Cristianas Populares de Andalucía.
28 de mayo de 2013.

 

                      ¿ES HORA DE OTRA IGLESIA?

Evaristo Villar

Cuando el epicentro se desplaza  desde las sociedades satisfechas y conquistadoras hacia las tierras conquistadas, y se busca al obispo de Roma en el último rincón del mundo, algo importante está sucediendo.

 

Parece comenzar, al menos en las formas, un nuevo período en la vida de la Iglesia. Pero, ¿responderá eficazmente a los desafíos que hoy tiene planteados la iglesia?

 

Con estas cuestiones de fondo, aparece el número 118 de la revista Éxodo. Señalo algunos de los autores que nos acompañan en esta reflexión: Nicolás Castellanos, Pedro Miguel Lamet, Leonardo Boff, José María Castillo, Joaquín García Roca, Benjamín Forcano y Evaristo Villar.

 

Editorial ¿Es hora de otra iglesia? ¿Qué es lo que está pasando en esta institución milenaria para que tengamos que hacernos hoy esta pregunta?  En las siguientes páginas de Éxodo podrás ir encontrando algunas respuestas a este interrogante.

 

Es inimaginable la renuncia de un papa  y a todo el mundo ha sorprendido la llegada a Roma de alguien que viene “desde el fin del mundo”. Como al paso de una intensa borrasca invernal,  comienzan a borrarse los anacrónicos perfiles de un paradigma papal, monárquico y absolutista, a la vez que tímidamente parecen emerger otros nuevos, más acordes con la sensibilidad de nuestro tiempo.

La  monarquía papal no es un dato originario que pertenezca a la esencialidad de la tradición de la iglesia. Se ha venido construyendo en la historia desde el siglo XI con el  “dictatus Papae” de Gregorio VII, la teocracia de la bula Unam Sanctam de Bonifacio VIII (s. XIV) y el dogma de la  infalibilidad del  Vaticano I (s. XIX). Se trata de una figura, con rasgos  faraónicos que rayan en   la idolatría, y que  recoge sin pudor el Código de Derecho Canónico, promulgado por Juan Pablo II en 1983.  En este código de leyes, actualmente vigente, se llega  afirmar  que el papa y solo él tiene potestad suprema y plena, inmediata y universal, que no puede ser juzgado por nadie y que puede juzgar y condenar, sin apelación,  incluso a los jefes de Estado del  mundo entero… ¡Y esta figura se ha mantenido intocable hasta la reciente renuncia  de Benedicto XVI!

Aun sin datos suficientes para conformarlo, en los gestos y palabras del papa Francisco parece apuntar  otro paradigma. El mismo nombre que se ha dado es suficientemente expresivo.  ¿Pretende enlazar el papa Francisco con esa tradición  empeñada en la renovación de la Iglesia desde la pobreza? En el cauce de esta tradición secular cobran mayor interés algunas de sus primera palabras: “quisiera una Iglesia pobre y de los pobres”. Pudieran ser estas  el eco de aquellas que, según San Buenaventura, dirigió Jesús el santo de Asís: “Francisco, ve y restaura mi casa, mira que está en ruinas”

No es necesario acudir a las escandalosas revelaciones del vatileaks,  donde  el abuso de poder, la pompa y el dinero entre las más altas jerarquías  y la  pederastia afectando a un elevado número del clero,  para caer en la cuenta de las actuales ruinas de la Iglesia. Estas consecuencias, miradas objetivamente, están apuntando a algo más profundo, a la imagen misma de una institución milenaria que hoy, como nunca, está siendo fuertemente cuestionada. Basta echar una mirada a  los datos que nos ofrecen los frecuentes sondeos  para percatarnos del clamor casi universal por un cambio de paradigma. Según José Juan Toharia (Metroscopia, abril 2013) nueve de cada diez españoles, creyentes o no, quieren ver a la Iglesia del lado de los pobres y excluidos y no de los ricos y poderosos; la quieren más austera tanto en ropajes como en ritos litúrgicos; sin privilegios y al ritmo de los tiempos que estamos viviendo. Curiosamente los zapatos remendados del papa  se convierten en un  símbolo bien expresivo.

A la vista de todo esto cobra sentido la pregunta que nos hacemos en Éxodo ¿Ha llegado la hora de otra iglesia? A nuestro juicio sí, y somos conscientes de que, de no aprovechar este momento, la actual ruina seguirá  imparable.

 

 

                                                                                                                                                                                                                                            FORO “CURAS DE MADRID”            

 

    forodecuras@gmail.com

 

 

Madrid 3 de mayo de 2013

 

Estimado Papa Francisco:

 

Somos un grupo de algo más de un centenar de sacerdotes, conocidos desde el 2007 como “Foro Curas de Madrid”, que venimos animando, desde hace bastante tiempo,  la fe y el seguimiento de Jesús en comunidades cristianas, parroquias de barrio,  movimientos populares y  sociales e instituciones  académicas. Nuestra voz va cobrando cada día mayor relevancia pública a través de gestos y documentos que, inspirados en el Evangelio, intentan reflejar periódicamente nuestra toma de postura ante el difícil proceso social y eclesial que estamos atravesando.

 

Desde este contexto concreto y generalmente difícil en que desarrollamos nuestra actividad, nos gustaría compartir brevemente con usted algunas de las preocupaciones que nos produce la situación de la Iglesia tanto local como universal. Antes, sin embargo, queremos manifestarle nuestra alegría por su elección como sucesor de Pedro,  vínculo de unión entre el mundo católico, y hacerle llegar nuestra felicitación cordial por haber asumido con humildad este servicio de tan alta responsabilidad.

 

Hemos de confesarle que muchas de las palabras y gestos que le hemos escuchado y visto hacer desde que asumió su nueva tarea pastoral nos están sabiendo a Evangelio. No es nuestro propósito hacer ahora un recuento de todo esto; la prensa mundial lo pone a diario de manifiesto, lo que es para nosotros motivo de satisfacción.  Pero sí queremos decirle que, a nuestro entender,  dejan traslucir su marcado  interés por una forma de presencia cristiana en el mundo sencilla en las formas y firme en la opción por los pobres. Nos emociona este nuevo aire que, desde Roma, usted parece querer que se difunda por toda la Iglesia católica, aire en el que nosotros personalmente nos sentimos cómodos.

 

Pero en esta sencilla carta queremos, como hemos dicho antes,  hablarle también de algunas de nuestras más importantes preocupaciones. Por lo que diremos a continuación, al igual que a los cristianos y cristianas del siglo XIII, nos preocupa grandemente la deriva que está siguiendo actualmente la Iglesia en el mundo en general y, muy en concreto, en nuestro país. Nos atrevemos a pensar  que también a usted le sigue pareciendo que conserva su vigencia aquel mandato que, según San Buenaventura, recibió San Francisco de Asís directamente de Jesús: “Francisco, ve y restaura mi casa, mira que está en ruinas”. Nos consta que el espíritu franciscano ha venido modulando su vida desde hace tiempo, hasta el punto de haber  querido que su nombre de papa sea el del santo pobre y de los pobres. A la vista de los indicadores que advierten también hoy de que nuestra Iglesia amenaza ruina, es indudable que seguirá oyendo esa imperiosa invitación de Jesús a restaurar su casa. Entre los  factores que, a nuestro juicio, están hoy  llevándola a la ruina cabe señalar por su importancia aquellos que tienen que ver o son consecuencia directa del uso abusivo del poder, la pompa y el dinero entre sus más altas jerarquías,  y esa terrible forma de corrupción moral que es la pederastia, en la que por desgracia ha caído un elevado número de miembros del clero. Conductas de este tipo son las que están haciendo que la imagen pública de la Iglesia, más que la de una institución que proclama una Buena Noticia para el mundo o una  “tradición de sentido” que da razones para la esperanza, sea la de una secta cerrada y sospechosa, preocupada sobre todo por satisfacer sus propios y a veces turbios  intereses. ¡Cómo nos gustaría, siguiendo la inspiración de sus primeros gestos, que en ella volviera a respirarse aquel aire fresco con el que soñaba el papa bueno, Juan XXIII!

 

No dudamos que usted ya dispone de un buen análisis de la situación  y del programa de reformas  que necesita esta Iglesia para volver a Jesús y ponerse a la altura de nuestro tiempo. Nos alegraría en gran manera coincidir con usted en las apuestas de ese programa, así como  en la necesidad y urgencia de la reforma. A la luz de la imagen que ha venido reflejando desde su elección,  nos hemos percatado de la importancia que tiene para usted la sección de Iglesia pobre y entre los pobres, frecuentemente silenciada por la jerarquía. Muchos de nosotros estamos trabajando en los lugares donde se hace presente, ignorados por el sistema,  pero cargados de valores humanos y evangélicos. Nos gustaría ver este sector de Iglesia colocado como piedra angular de su proyecto de renovación y poder decirle  que, desde nuestros modestos lugares de trabajo, puede contar  con nuestra  complicidad,  apoyo y colaboración.

 

Conocedores como somos de la gran diversidad de la Iglesia actual y de los muchos problemas que la afectan, pero con la experiencia que hemos ido acumulando en largos años de servicio desinteresado, nos proponemos expresarle con humildad lo que a nuestro juicio debería formar parte irrenunciable de un  programa que buscase su transformación evangélica.  No pretendemos sentar cátedra de nada, ni dar lecciones a nadie. Simplemente queremos hacer uso de esa “parresia” profética a la que usted nos invita, para expresarle por escrito lo que tantos grupos de católicos hemos venido repitiendo  desde hace años, sin que haya tenido el menor apoyo y acogida por parte de la jerarquía.

 

En primer lugar, nosotros estamos experimentando a diario la “sensación de cansancio”, de miedo al riesgo y la falta de vitalidad que está afectando muy seriamente a gran parte de la Iglesia, sobre todo a sus cuadros docentes y directivos y al pueblo cristiano en general. Somos conscientes de que, sobre todo en las últimas décadas, la dirección de la Iglesia ha vivido más pegada a  la doctrina –muchas veces ideología– que a la práctica, más pendiente de la ortodoxia que de la ortopraxis. Esto la ha llevado a colocar la ley antes y por encima del ser humano y a dar mayor importancia al Derecho Canónico que al  mismo Evangelio. Por mantener férrea y acríticamente el dogma,  se ha perdido el corazón. Y con el corazón  se ha perdido la frescura y creatividad,  la cercanía y la  compasión.

 

En esta perspectiva nos parece urgente que nuestra Iglesia recupere la manifestación fresca y libre de la fe de la que ha sido privada durante las últimas décadas; el desarrollo normal y sin censura de  las disciplinas del saber teológico, pastoral y litúrgico; la revitalización del diálogo intraeclesial, ecuménico, interreligioso e intercultural, vía necesaria para la consecución de la paz y de justicia en el mundo de hoy. Desearíamos en este sentido poder celebrar cuanto antes la rehabilitación de los muchos teólogos y teólogas católicos que han sido censurados y castigados simplemente por practicar el noble ejercicio de pensar. ¡Cómo nos gustaría poder ayudarle  a invertir esta práctica equivocada! ¡Que nunca más el pensar creativo pueda ser un delito en la Iglesia de Jesús! Necesitamos no solo el discurso imaginativo de nuestros poetas y artistas, de nuestros  teólogos y escritores, sino también la creatividad y frescura  de los pastores que, según su propia expresión, quieran  “oler a oveja”  sin peligro de ser arrojados fuera del redil.

 

En segundo lugar, consideramos que también debe  afrontar la Iglesia como tarea urgente la de hacer que en su seno se articule real y eficazmente el estatuto de igualdad  de todos sus miembros, tal y como se refleja en la Carta a los Gálatas, en la que leemos “ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. (3,28). Es una contradicción que, siendo la común dignidad de todos los seres humanos parte esencial del mensaje que anunciamos, la articulación de dicha igualdad esté mucho más y mejor desarrollada en la sociedad civil que en el seno de nuestras comunidades. En este sentido nos parece urgente en concreto que nuestra Iglesia abandone de una vez el patriarcalismo y deje de ser una institución que tiene vetadas muchas de sus funciones a más de la mitad de sus miembros, es decir, a las mujeres, así como a una buena parte de los hombres, a los que niega el acceso al sacerdocio y lo que ello conlleva, bien porque hayan optado por el matrimonio o porque hayan hecho pública manifestación y ejercicio de su homosexualidad. También nos parece urgente que la Iglesia abandone el carrerismo y la cooptación del poder y  deje de ser esa institución en la que la opinión de la inmensa mayoría del pueblo que la forma no es tomada en cuenta a la hora de elegir a sus dirigentes,  ni cuando se discuten y adoptan decisiones que van a afectarle directamente.

 

Respecto a nuestra presencia dentro de la sociedad de la que formamos parte nos parece urgente que la Iglesia, recuperando el espíritu del Vaticano II que se manifiesta en la constitución Gaudium et Spes, deje de presentarse ante el mundo como quien se considera depositaria de una sabiduría más alta y de una moral más profunda que la del resto de la humanidad, máxime cuando hay mucha sabiduría acumulada por la Modernidad de la que todavía no se ha hecho eco. La experiencia e investigación científica  están alumbrando cada día dimensiones de la realidad  que generalmente se  rechazan  en la Iglesia por pereza mental o en nombre de una misteriosa revelación o tradición secular difíciles de argumentar. Necesitamos volver a mirar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo con ojos de complicidad y de colaboración en orden a abordar conjuntamente los grandes retos tanto de convivencia humana  como del cuidado necesario del planeta tierra que tenemos urgentemente planteados.

 

No podemos seguir estando ajenos a los grandes problemas de justicia social y cósmica que afectan a la humanidad. En este sentido, nos ha resultado alentador escuchar de su boca  que  le gustaría  “una Iglesia pobre y de los pobres”. En nuestros barrios  somos testigos a diario de las víctimas que está causando el neoliberalismo inhumano que hoy campa a sus anchas: con sus drásticos recortes de los servicios sociales, con las masas de parados, principalmente jóvenes y mujeres, con los desahucios que destrozan la vida de tantas familias, con los impuestos, injustamente aplicados, que están  esquilmando las clases media y baja. Y, ante tan desolador panorama,  nos duele en el alma el escandaloso silencio que guarda la jerarquía de nuestro país sobre estos dramas que afectan gravemente a la ciudadanía, cuando se sigue mostrando  incontinentemente locuaz en otros temas que importan menos a la gente.  Necesitamos que nuestra Iglesia rompa con esa,  al menos aparente,  complicidad  que mantiene con el poder político, renuncie a todos sus  privilegios y recupere la libertad profética para defender, junto a otras muchas instituciones, que ya lo están haciendo, la dignidad y los derechos de los más pobres.

 

Cada época tiene, según la Biblia, su propio “kairós”, su propio momento en el que a la humanidad se le ofrece la ocasión de dar un salto a mejor. ¿Será este, con su llegada,  el kairós adecuado para la transformación evangélica de la Iglesia? Para esta tarea, estimado Papa Francisco, no lo dude, puede contar con nosotros.

Foro “Curas de Madrid”

 

  23 Asamblea de la Red Europea de la Iglesia por la Libertad

RAZONES PARA LA ESPERANZAEN UNA EUROPA  DESHUMANIZADA Y DESENCANTADA

Invitación de Redes Cristianas y Cristian@sde Base de Madrid

10-11:30 h Conferencia de ANTONIO G. SANTESMASES: “La encrucijada europea actual”

12-13:30 h Mesa Redonda con RAFAEL DÍAZ-SALAZAR, BENJAMÍN FORCANO Y JAVIER BAEZA sobre “Razones para la esperanza en una Europa deshumanizada y desencantada”

Sábado, 11 de mayo de 2013 Locales de MAS (aforo limitado) General Ramírez de Madrid, 29

 

www.redescristianas.net

www.iglesiadebasedemadrid.org

 

 

23 Asamblea de la Red Europea de la Iglesia por la Libertad

RAZONES PARA LA ESPERANZA EN UNA EUROPA  DESHUMANIZADA Y DESENCANTADA

Invitación de Redes Cristianas y Cristian@sde Base de Madrid

10-11:30 h Conferencia de ANTONIO G. SANTESMASES: “La encrucijada europea actual”

12-13:30 h Mesa Redonda con RAFAEL DÍAZ-SALAZAR, BENJAMÍN FORCANO Y JAVIER BAEZA sobre “Razones para la esperanza en una Europa deshumanizada y desencantada”

Sábado, 11 de mayo de 2013 Locales de MAS (aforo limitado) General Ramírez de Madrid, 29

 

www.redescristianas.net

www.iglesiadebasedemadrid.org

 

                           Cristianas y Cristianos de Base de Madrid (CCBM)

          San Bernardo 12, 2º Izda (28015 Madrid)

http://www.iglesiadebasedemadrid.org/ coordinadora@iglesiadebasedemadrid.or

 

POR LA AUTOFINANCIACION DE LA IGLESIA CATOLICA

NO A LAS CASILLAS DEL IRPF

 

Las Cristianas y Cristianos de Base de Madrid (CCBM) creemos que la Iglesia Católica tiene la obligación, ya, de autofinanciarse y renunciar a sus privilegios. Por ello decimos  ¡NO A LAS CASILLAS EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA! 

ESTAS SON NUESTRAS RAZONES:

** En la última declaración de la renta, más del 65% de los contribuyentes no marcó la casilla de la Iglesia Católica.

**Este dato tan significativo debería bastar para que el Gobierno reconsiderara si es legítimo en democracia seguir manteniendo los Acuerdos de 1979 con la Santa Sede  o proceder a su denuncia.  

**Los representantes de la Conferencia Episcopal se defienden  diciendo que el trato a la I.C. es el mismo que el  dado a cualquier fundación, en base a la Ley de Mecenazgo.  Lo que no dicen es que el punto 2 de los Acuerdos deja bien atado que ” siempre que se modifique sustancialmente el ordenamiento jurídico-tributario español, ambas partes concretarán los beneficios fiscales y los supuestos de no sujeción que resulten aplicables de conformidad con los principios de este Acuerdo”. Por tanto, la I.C. tiene asegurado un trato preferencial que no tiene nadie en este país.

**Hoy la I.C. es una de las pocas instituciones, si no la única, que no está notando la crisis. El Estado de forma directa o mediante subvenciones o exenciones, sigue aportando anualmente más de 11.000 M€. (11.337 M€ según los últimos cálculos)

**Para justificar  estas subvenciones, se plantea con frecuencia la extraordinaria labor social de Caritas, que nadie pone en duda, pero conviene saber que la I.C. solo aporta el 5% de su presupuesto, el resto proviene de donativos privados.

** El capítulo de las exenciones fiscales tiene una gran repercusión económica. En un momento en que las arcas locales y los bolsillos de los ciudadanos se resienten por la actual política brutal de recortes,  la I.C. sigue disfrutando de la exención del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles).Otro tanto ocurre con los de obras, autonómicos y estatales, así como  con el Impuesto de Sociedades. Añádanse a esto las desgravaciones fiscales de las que  disfrutan los particulares que hacen donaciones declaradas a la Iglesia Católica y a  sus organizaciones sociales. Todas estas exenciones de impuestos a la I.C. representan una cantidad no tributada de unos 2.500 millones de euros al año.

**     Es preciso denunciar con fuerza que en 1998 se modificó la Ley Hipotecaria (de 1909) para permitir que la Iglesia Católica pudiera apropiarse de edificios de dominio público, concediéndole la facultad a los Obispos de inscribir y registrar propiedades y bienes que no figurasen a nombre de ninguna persona. Este es el caso, por ej., de la Mezquita de Córdoba. Este atraco legal se llama en términos jurídicos “inmatricular”  y ha creado un grave conflicto en muchos municipios españoles,  que ven cómo bienes que se creían de propiedad municipal están pasando a formar parte del patrimonio eclesiástico.  Como es obvio, esta irregularidad va en contra de principios básicos de la Constitución, ya que ninguna entidad privada (como la iglesia católica) puede ejercer de Notario.

 

Ante esta situación histórica, urge reclamar que se elimine del impreso de la renta de las personas físicas cualquier tipo de casilla sobre asignación tributaria. Ningún particular debería tener facultades para asignar por ese procedimiento, el destino de su parte de sus impuestos. En democracia, el Estado es el único que tiene que disponer de los recursos económicos de todos para atender a sus obligaciones, de acuerdo con las resoluciones adoptadas en el Parlamento. Como es evidente que esto no es así, estamos incumpliendo año tras año el art. 16.3 de la Constitución que establece la a-confesionalidad del Estado español.

 

También en 2013, como ciudadanos cristianos, seguimos reclamando:

¡POR LA AUTOFINANCIACIÓN DE LA IGLESIA!,   ¡NO A LAS CASILLAS DEL IRPF!

 

 

 

 

.

 

LA ACTUALIDAD DE VENEZUELA: PREGUNTAS PERTINENTES, RESPUESTAS COMPROMETIDAS

 

a) ¿Por qué la oposición desconoce el resultado electoral?

Porque siempre ha perdido las elecciones (todas con el aval de la OEA, la UE y el Centro Carter), y quiere ganar mediante la desestabilización la que las urnas le niegan. Estas actuales elecciones también han sido avaladas por observadores internacionales, y la raíz del problema radica en dar crédito a la oposición y no a los observadores. Es decir, a la parte y no al juez.

b) ¿Por qué poder creer que las elecciones son limpias y que miente la oposición?

Porque siempre que el oficialismo ha perdido (referenda, comicios a alcaldías y gobernaciones…) ha reconocido su derrota. Y ya son varias las veces que la oposición ha declarado fraude contra el parecer de los observadores. Lástima que la prensa haya dado más crédito al jugador que al árbitro. Carter ha afirmado en una ocasión que “Venezuela es un ejemplo de democracia para el mundo”, y en otra que “su sistema electoral es el mejor del mundo”.

c) ¿Por qué no se efectuará el recuento de los votos?

Tanto Maduro como Capriles se comprometieron a aceptar el resultado electoral. El segundo incumplió su promesa, y afirmó su intención de no aceptarlo hasta que se produjera un recuento voto por voto. No es cierto que Maduro se haya negado al recuento, sino el Consejo Nacional Electoral, órgano independiente del gobierno. Y es así por 2 razones: porque la ley obliga a que en 24 horas sea reconocido el nuevo presidente, y porque el procedimiento formal de impugnación es otro (un recurso formal ante el Consejo, y otro al Tribunal Supremo). La gran pregunta es: ¿por qué Capriles convocó protestas callejeras sin seguir los mecanismos legales de apelación? Se debe recordar que, según la ley, el 54% de los votos se vuelven a contar, tal y como se ha hecho, por lo que un hipotético fraude quedaría inmediatamente detectado.

d) ¿Quién es el instigador de la violencia?

Según testimonios y periodistas acreditados sobre el terreno, han muerto hasta la fecha siete personas (6 chavistas, 1 policía y ningún antichavista), han ardido locales del partido chavista (con gente dentro), se ha agredido físicamente a médicos cubanos, a personalidades oficialistas, y se han atacado los domicilios de cargos públicos, destrozándose asimismo locales comunitarios y sociales implementados por el gobierno.

¿Puede dudar alguien de que el instigador de todo ello es la oposición, repitiendo la estrategia del 2002, tal y como a posteriori quedó perfectamente esclarecido por numerosos investigadores, reportajes, periodistas y dictámenes judiciales?

e) ¿Por qué la prensa mundial manipula de modo sistemático la realidad venezolana?

Los medios de prensa venezolanos, cuyos propietarios son millonarios ligados a la derecha, son en un 80% privados y antichavistas, y gozan no ya de plena libertad para decir lo que quieran, sino para instigar, delinquir, crear desestabilización y dar golpes de Estado, tal y como afirma Noam Chomsky.

Por otra parte, los grandes medios internacionales, norteamericanos en su mayoría (Fox, CNN…) no sólo son un altavoz para los intereses del norte, sino que pertenecen directamente a las multinacionales que son lesionadas, en sus injustos intereses, por el gobierno social del chavismo.

Con respecto a la prensa española, los grandes medios (ABC, El Mundo…) viven de la publicidad de las empresas multinacionales (Endesa, Repsol, Fenosa, Telefónica, Banco de Santander…) que, operando en América Latina, han visto frenadas sus estrategias de expolio por los gobiernos humanistas de la zona, casualmente liderados por la Venezuela de Chávez. El diario español El País va más lejos: no es que opere para las multinacionales, es que es una multinacional, el Grupo Prisa, de capital norteamericano, con intereses en la zona mediante empresas como Bavaria o Editorial Santillana.

Ante esto, es de prever que la prensa comercial (mal llamada independiente) renuncie al deber de informar para dedicarse a tergiversar. No en vano decía Goebbels, ministro nazi de propaganda, que “una mentira repetida hasta la saciedad se transforma en una verdad indiscutida para la masa”.

¿Está Estados Unidos detrás de los actos de desestabilización?

Pocos días antes de las elecciones, Maduro expulsó a diplomáticos norteamericanos por injerencismo. Un poco después, se detuvo a varios paramilitares provenientes de El Salvador que se introdujeron en Venezuela. EEUU es hoy tal vez el único país del mundo que se ha negado a reconocer a Maduro hasta un nuevo conteo de votos, algo innecesario y no contemplado por la ley.

La actual situación es semejante a la del 2002: no reconocimiento de las elecciones, y disturbios callejeros para crear una situación de violencia cuya desestabilización posibilite el golpe de Estado. El juego sucio de la oposición y la connivencia directa de EEUU (mediante la asesoría y la financiación desde organismos como la CIA, la NED y la USAID) a lo largo de todos los 14 años de chavismo es algo ampliamente demostrado y documentado por Eva Golinger en su libro El código Chávez. Y demuestra que el esquema operativo de EEUU es el del golpe suave o revolución de terciopelo, consistente en unos actos de desestabilización más mediáticos que militares, que ya no consisten en reprimir a la gente sino volverlas contra el gobierno mediante la tergiversación mediática.

¿Qué escenario inmediato cabe prever?

Es probable la violencia remita en pocos días, y las protestas se diluyan ante lo evidente de la realidad. No obstante, no cabe descartar posibles escenarios bastante menos positivos. Para evitarlo, urge una inteligente y eficaz labor de contrainformación que contrarreste la versión de la prensa convencional.

Por otra parte, Capriles, que se ha precipitado en quitarse la careta al echar al monte a su gente, ha perdido unos réditos obtenidos mediante la imagen de un hombre del pueblo cercano al pueblo. Una vez que quede clara su responsabilidad en los disturbios y actos violentos, ya no podrá volver a enfundarse su imagen de poco menos que  bolivariano y chavista anti-Maduro.

Por ello, la deserción de votantes chavistas tenderá a regresar a casa. Pero Maduro, cuya imagen saldrá tan reforzada como la de la oposición hundida, deberá afrontar graves problemas (la violencia, la corrupción, la ineficiencia) e intensificar los planes sociales para seguir sacando a más ciudadanos de la pobreza (desde que llegó Chávez la tasa bajó del 60 al 24%).

Por último, lo ajustado de las elecciones debe hacer prever al gobierno una hoja de ruta para el caso de una pérdida de elecciones, que no por ello la de la revolución (pues perder el gobierno no es perder las bases, la Asamblea, los gobernadores, las alcaldías, la Constitución ni la América ya casi liberada).

En definitiva, éste es, junto con el 2002, el año más delicado de este irreversible despertar venezolano. Y, sin duda, va a ser remontado, aunque cueste trabajo. Porque, como dice el refrán, “el pez más fuerte es el que nada a contracorriente”. Y porque “los cometas alzan el vuelo cuando tienen el viento en contra”.

 

Comité Oscar Romero de Cádiz

 

 

 
SUMARIO
PAÍS
CONTENIDO
NºPG.
COLOMBIA

DECLARACIÓN FINAL DEL CONGRESO PARA LA PAZ

2
 
 
 
 
GUATEMALA
MENCHÚ LAMENTA   “BOFETADA” DEL TRIBUNAL, PERO ADVIERTE: “AQUÍ NADIE SE   RINDE”
 
4
TERRORISMO SELECTIVO Y CORRECCIÓN   POLÍTICA
5
GUATEMALA   ENFRENTA EN ESTOS MOMENTOS UNA COYUNTURA POLÍTICA MUY DELICADA QUE PODRÍA   DESENCADENAR EN MÁS VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS Y UN   MANTO TOTAL DE IMPUNIDAD.
 
 
 
6
HONDURAS
LAS CADENAS INVISIBLES DE LA ESCLAVITUD
7
 
LATINOAMÉRICA
OBAMA, EL CANAL   DE PANAMÁ Y EL AJEDREZ GEOPOLÍTICO MESOAMERICANO
 
10
LA    ALIANZA DEL PACÍFICO.   EL IMPERIO CONTRATACA
11
MÉXICO
EL NEGOCIO TRAS EL PROGRAMA GUBERNAMENTAL   CONTRA LOS HAMBRIENTOS. LA TERCERA OPCIÓN
 
13
NICARAGUA
PROGRAMAS SOCIALES CON ALTA APROBACIÓN,   SEGÚN SONDEO
 
14
PARAGUAY
ELECCIONES   ANTIDEMOCRÁTICAS
15
 
 
VENEZUELA
LA DIFÍCIL   TRANSICIÓN VENEZOLANA
17
¿BROTARÁ SOCIALISMO DEL CHAVISMO?
17
EMBAJADA   VENEZOLANA EN ESPAÑA LLAMA A QUE SE RESPETE INSTITUCIONALIDAD EN EL PAÍS
 
18
 

LAS COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES DE ANDALUCÍA SE MANIFIESTAN SOBRE LA ANUNCIADA REFORMA DE LA LEY DEL ABORTO

 

            Las CCP de Andalucía expresan su preocupación y su inquietud ante la anunciada reforma de la ley del aborto. Reconocemos que la ley actual es manifiestamente mejorable, pero tenemos un serio temor de que la anunciada reforma nos devuelva a la época de la dictadura franquista. En aquellos dramáticos años, miles de mujeres viajaron a países europeos para abortar, mientras otras muchas mujeres, sin recursos económicos, abortaban clandestinamente en España con la doble angustia del riesgo sanitario y del delito penal.

De forma más concreta manifestamos nuestro profundo desacuerdo ante la actitud del episcopado español. En efecto, con creciente agresividad pretenden imponer a toda la sociedad española su particular visión de la moral sexual y sus convicciones particulares sobre el principio de cada vida humana.

Este comportamiento resulta más irritante, si cabe, porque la propia Iglesia Católica no reconoce en su organización interna la plena igualdad de derechos entre varones y mujeres. Se nos viene a la mente aquel refrán que recordó Jesús de Nazaret: “Médico, cúrate a ti mismo”.

También consideramos profundamente contradictorio que esta Iglesia oficial, tan defensora de la vida humana, no levante la voz contra esa vida humana tan angustiosamente amenazada por la crisis económica actual. Que no clame contra una infancia mal alimentada en miles de personas, que no se manifieste públicamente ante la injusticia de los desahucios… En una palabra, que no realice una defensa a ultranza de toda vida humana allí donde está amenazada o aplastada.

Nos pronunciamos claramente en favor del protagonismo de cada mujer ante una decisión tan estrictamente personal, muchas veces dolorosa y dramática. Entendemos que los poderes públicos y la propia Iglesia tienen la gran responsabilidad de acompañar, asesorar y respetar la decisión personal que finalmente adopte cada mujer. 

Finalmente, también nos atrevemos a hacer un llamamiento a todas las fuerzas políticas del Parlamento Español. Haciéndonos eco de las palabras del teólogo J. Arregui: “A ningún parlamento le compete decidir sobre el bien y el mal, sobre la verdad y la mentira. Le compete más bien tejer las leyes más justas posibles, sobre la base de los consensos lo más amplios posibles, en orden a una convivencia lo más armoniosa posible de todos, sin excluir a nadie. La democracia renuncia a todos los absolutos, y aspira modestamente al máximo bien posible a través del máximo consenso posible. Eso es laicidad.”

Compartimos esa visión de la laicidad. Por eso, como ciudadanas y ciudadanos, creyentes en Jesús de Nazaret, pedimos y exigimos a todas las fuerzas políticas que tengan la sensatez y el realismo necesarios para conseguir un acuerdo de mínimos en la futura ley del aborto.

 

Andalucía, 23 de abril de 2013

 
Señor ministro,
Como ciudadanas católicas nos dirigimos a usted para manifestarle nuestra gran preocupación por los cambios legislativos en materia de la salud sexual y reproductiva que, usted como ministro de Justicia, quiere solicitarle al poder legislador de nuestro país.
Como ciudadanas nos indigna y nos duele que veinte años después de la Conferencia de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de 1993 celebrada en Viena –en donde la comunidad internacional, de la cual España también se ha considerado integrante, haya dejado plasmada, primero que los Derechos Humanos son indivisibles y segundo que los Derechos de las Mujeres también son Derechos Humanos-, el gobierno español a través de usted como su ministro de Justicia, esté planteando un retroceso grave en materia de ciudadanía de las mujeres.
Nos indigna que no se reconozca que en aquel campo en el que por naturaleza ningún varón puede reemplazarnos, y que es la gestación y el parto de nuevos ciudadanos y ciudadanas, el Estado debe garantizarnos como ciudadanas el derecho a decidir –guiándonos por nuestra conciencia-, sobre la oportunidad y el momento para gestar y traer al mundo un ser humano nuevo.
Nos duele que precisamente en una coyuntura económico-social tan difícil como la que atraviesa nuestro país en la actualidad, en la cual la mayoría de la ciudadanía lucha por sobrevivir, el gobierno quiera despojar a las mujeres sin los recursos necesarios para salir del país, de la dignidad de ser quienes ejercen el control sobre su capacidad de reproducción. Pues al crear una ley injusta que les niegue sus derechos reproductivos, ellas se verán confrontadas a la alternativa indignante de convertirse en madres en contra de su voluntad, o bien, en criminales para poner término clandestinamente y arriesgando su vida y su salud a un embarazo no deseado.
Como ciudadanas católicas nos indigna que a pesar de que las encuestas hayan demostrado que dos de cada tres ciudadanos católicos españoles, mujeres y varones, están a favor de la legislación vigente en materia de salud sexual y reproductiva desde 2010, el Gobierno y usted como ministro de Justicia de un Estado aconfesional, sólo tomen en cuenta la opinión de algunos ciudadanos católicos que, a pesar de no disponer de la más mínima legitimación político-democrática, se arrogan autocráticamente el derecho de ser los voceros de todas las ciudadanas y de los ciudadanos católicos en España, por el simple hecho de desempeñar cargos de dirección dentro de una institución eclesial que goza de una larga tradición histórica.
Pero el Estado español reconoce la libertad religiosa y la libertad de conciencia como Derechos Humanos fundamentales, por ser Estado Miembro del Consejo de Europa y de la Unión Europea y por haber suscrito el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Esas libertades y esos estos derechos son derechos individuales que tienen la función de garantizar la protección del ciudadano o de la ciudadana individual contra cualquier tipo de injusticia, incluyendo cualquier forma de totalitarismo estatal o institucional. Como ministro de Justicia y miembro del Ejecutivo usted tiene la responsabilidad de implementar estos tratados y pactos internacionales y proteger los derechos humanos fundamentales en España. Tiene que respetar la libertad religiosa y de conciencia de los individuos ciudadanos católicos mujeres y varones que, como lo demuestran las encuestas, disienten en su gran mayoría con la jerarquía de su comunidad religiosa en materia de derechos sexuales y reproductivos.
Como ciudadanas católicas nos duele profundamente que se le acuerde mayor valor a la vida de un nasciturus que a la vida de una mujer ciudadana, sujeto de derecho. Nuestra tradición católica enseña otra cosa. Según San Agustín como Santo Tomás, la vida  (intrauterina) del embrión y del feto va adquiriendo valor a medida que avanza el embarazo. Y no se considera en ninguna parte de nuestra tradición católica que exista un derecho a nacer.
Aunque esto no signifique que no consideremos que el nasciturus sea un bien jurídico que merezca protección. Si que la merece, por un lado en la medida en que la gestación va avanzando y en la medida en que la mujer gestante tenga el proyecto de llevar a término su embarazo. Pues todo ser humano que nazca tiene el derecho a nacer en las mejores condiciones sanitarias, económicas y sociales posibles, que el Estado debe garantizar.
Para terminar queremos recordar que nuestra tradición católica considera que la edad en la que una mujer puede decidir sobre una maternidad es la de 14 años.  Pues esa es la edad mínima que se requiere según el Derecho Canónico para que una mujer pueda contraer matrimonio válidamente, es decir, dar su consentimiento a relaciones sexuales (legitimadas) y, por ende, a un posible embarazo en plena libertad y conciencia de lo que hace.
Esperamos que usted como responsable político de un Estado democrático tenga en cuenta estas consideraciones que representan el sentir de una parte importante de los ciudadanos y ciudadanas católicas en nuestro país, incluyendo el electorado del Partido Popular.
Muy atentamente,
Mar Grandal
Presidenta
Católicas por el Derecho a Decidir de España.
 

La Comunidad Santo Tomás de Aquino te invita a un encuentro con José Manuel Naredo, especialista en economía ecológica.

 

Será el viernes 26 de abril a las 19:00 horas en los locales del MAS (C/ General Ramírez de Madrid, 29, Madrid)

www.comunidadsta.org

© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha