VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 
CCP2

Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía se solidarizan y apoyan las    dignas y justas luchas de los trabajadores del Metal de la Bahía de Cádiz.

Como andaluzas y andaluces, somos conscientes del tratamiento y marginación que, los distintos gobiernos estatales, han ejercido sobre Andalucía, arrastrándola a encarnar la Autonomía con mayor índice de pobreza, desempleo y desindustrialización y siempre con el beneplácito de los respectivos gobiernos andaluces.

También reconocemos que, en Andalucía, existen una serie de territorios abandonados a su suerte, entre los que se encuentra la Bahía de Cádiz, con un terrible y desestabilizador desmantelamiento industrial, que ha provocado un preocupante índice de desempleo, de precariedad laboral y de pobreza, que ha supuesto el verdadero detonante de este estallido laboral y ciudadano en toda la comarca gaditana. A los que también se han unido los trabajadores del Metal del Campo de Gibraltar.

No es de recibo que quieran convertir a Andalucía en la cuna del turismo europeo y en el campo agricultor que surta a Europa de unos productos de escaso valor añadido, acrecentados consumos hídricos y limitado valor añadido, actividad propia de una región colonizada, como la están convirtiendo. Cádiz, especialmente, está sufriendo una trazada e insostenible actividad económica, que tanta precariedad laboral comporta y tan desfavorables repercusiones contra su población conlleva, como elevados alquileres habitacionales, soportar la esclavitud laboral del sector hotelero o tener que emigrar de la ciudad.

La Bahía de Cádiz, lo que verdaderamente necesita para no malograr su admirable forma de ser, su contagiosa alegría y su ancestral cultura, es recuperar su histórica actividad industrial y el aprovechamiento de sus ricos recursos endógenos, que nunca les tuvo que ser sustraídos.

Es por todo ello que, las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía, nos solidarizamos con la digna lucha del Sector del Metal, muy especialmente con ese 70% de trabajadores eventuales del Metal, que ni siquiera tendrán derecho a percibir ese raquítico acuerdo, que nunca debió firmarse sin contemplarlos a ellos. La lucha de los trabajadores debe ser fraterna e integral. Estas comunidades, también quieren solidarizarse con todo el asociacionismo social gaditano y con todo el pueblo de Cádiz, que nos han dado un ejemplo a toda Andalucía, a España y a gran parte del mundo, de unión y concordia solidaria en unas justas y necesarias luchas por un mundo más fraterno e igualitario.

Comunidades Cristianas Populares de Andalucía

 

 

 

 

Proyecto :  DE ITIUBA, EN BRASIL. SE TRATA DE UN PROYECTO NECESARIO Y URGENTE: LA MAYORIA DE LOS AGRICULTORES DE AQUEL ESTADO NO TIENE SUS FINCAS INSCRITAS EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD, AUNQUE LLEVEN MUCHOS AÑOS CULTIVANDOLAS.PARA HACERLO NECESITAN GEOREFRENCIARLAS. ES UN PROCEDIMIENTO PARA ESTABLECER LA RELACION ENTRE LOS COORDENADAS DE UN MAPA O IMAGEN CON LAS COORDENADAS ESPECIFICAS DEL MUNDO REAL

EL OBJETIVO DEL PROYECTO ES: FORMAR UN EQUIPO DE JOVENES PARA  GEOREFERENCIAR LAS FINCAS DE CADA FAMILIA, QUE REFLEJE SUS DIMENSIONES CON PRECISION ASI COMO LAS COORDENADAS DE SUS VERTICES DONDE SE ENCUENTRA SITUADA CADA FINCA PARA:

 

-PODER INSCRIBIRLAS EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD.

 

-Y PODER ASI DEFENDERLAS DE LA DEPREDACION DE LOS PODEROSOS Y LAS MULTINACIONALES, EVITANDO QUE ELLOS O ELLAS LAS INSCRIBAN A SU NOMBRE Y LAS FAMILIAS QUEDEN SIN TIERRA.

 

PROYECTO EN ITIUBA-BRASIL-INSCRIPCION DE LAS TIERRAS EN EL REGISTRO DE LA PROIEDAD[106735]

 

“PROYECTO DE LAS MADRES Y LOS NIÑOS DE KABUGA-RUANDA”.

 

PROYECTO PARA LAS MADRES Y LOS NIÑOS DE KABUGA-RUANADA[106315]

 

APOYO A LA ESCUELA PRIMARIA DE RULI, RUANDA, PARA LA COMPRA DE LIBROS ESCOLARES, GESTIONADA POR LAS HERMANAS DOMINICAS. ESTA ESCUELA TIENE UNA MATRICULA DE 550 ALUMNOS/AS, BASTANTES  DE FAMILIAS MUY POBRES, TANTO QUE A VECES PASAN DOS O MAS DIAS SIN COMER NADA, Y NO PUEDEN PAGAR LOS LIBROS PARA SUS HIJOS.

PROYECTO PARA LA ESCUEL DE RULI-RUANDA-COMPRA DE LIBROS ESCOLARES[106796]

 

 

 

 

 

nov 242021
 

 

La sinodalidad es una actitud y una práctica que existe en la Iglesia ya desde el principio, pero no siempre se ha vivido del mismo modo. También podemos observar que a través de su historia se fue institucionalizando. Parece que el Papa quiere que la Iglesia católica haga una revisión sobre cómo hoy se vive en ella la sinodalidad, lo cual creo que comporta un cierto reconocimiento de que se puede mejorar.

Veremos que en este tiempo habrá quien diga que hay que recuperar la sinodalidad que se vivía en la Iglesia en sus primeros tiempos, entendiendo que en el origen está el verdadero espíritu cristiano y su institucionalización más auténtica. Los habrá que la encuentren definida o dogmatizada en alguno de los concilios u otros textos eclesiásticos, ya sean de los Padres de la Iglesia o de algún importante teólogo.

Un reciente documento de la COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL, LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA, 2 de marzo de 2018, nos dice cómo hay que entender la sinodalidad en la Iglesia católica, delimita la que es compatible con la normativa actual de la Iglesia. Para resaltar su valor se dice que el texto fue presentado para su aprobación a su Presidente, S.E. Luis F. Ladaria S.J., Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe, quien autorizó la publicación después de recibir el parecer favorable del Santo Padre.

En este documento se señala claramente que el modo de entender la sinodalidad está condicionado por la manera en la que hay que entender la autoridad en la Iglesia, que se determina en el Código de Derecho Canónico. Las conclusiones a las que llegue el Sínodo tienen un determinado valor: son opiniones que pueden ayudar a los Pastores, a la autoridad competente en cada caso, Papa u obispos, para que puedan decidir lo mejor para la Iglesia.

Yo más bien creo que lo que hay que hacer en esta reflexión sinodal sería dialogar para entre todos determinar cómo habría de ser entendida y ejercida hoy la sinodalidad, teniendo en cuenta, primero, lo que es esencial que hay que conservar, y luego, los nuevos paradigmas modernos, tanto sociales como religiosos, que configuran la mente de los católicos para poder llegar a unas conclusiones que puedan ser válidas para que los creyentes en este mundo de hoy vivan sinodalmente, participando de modo efectivo en la vida de la Iglesia. Esta reflexión tendría que condicionar el modo de entender en la Iglesia la autoridad, y no al revés.

La sinodalidad, entendida desde la sencillez etimológica y evangélica está radicalmente en contradicción con el modo de ver y ejercer la autoridad en la Iglesia. Su concepción jerárquica vertical inamovible, junto con su autoritarismo y el dogmatismo más absoluto hace imposible un auténtico caminar sinodal en ella. Por eso, al mismo tiempo que se reflexiona sobre la sinodalidad, sería necesario debatir el tema de la autoridad, sopesando las mutuas implicaciones. Es decir, si la autoridad de los obispos y del Papa sigue siendo comprendida y ejercida del mismo modo que hoy, en lo que respecta a la sinodalidad seguiremos exactamente igual antes que después de la celebración del Sínodo sobre la sinodalidad. Seguirá siendo una sinodalidad limitada y, además, “otorgada”, que llegará hasta donde estime oportuno la “autoridad legítima”. En el caso de un Sínodo universal, en última instancia, será el Papa quien determine la repercusión efectiva que tendrán las opiniones sinodales, Y si el sínodo es diocesano, el obispo. No sé si esto parecerá razonable.

Podemos leer en el citado documento, LA SINODALIDAD EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA, que una Iglesia sinodal es una Iglesia participativa y corresponsable. Luego habla de cómo se ha de articular la participación y la corresponsabilidad. Ha de ser, según la vocación de cada uno, pero en cualquier caso hay que tener en cuenta que hay una autoridad conferida por Cristo al Colegio de los Obispos presididos por el Papa. La autoridad de los Pastores no es una función delegada y representativa del pueblo.

Estamos en el centro de la cuestión. No se trata de reflexionar juntos para llegar a unas conclusiones y a unas decisiones pastorales a las que todos nos hemos de someter. En el diálogo puede haber posturas diferentes y ver la necesidad de tomar decisiones distintas a las estimadas por “los Pastores”. Así sucedió en el sínodo sobre la Amazonía y ya conocemos el resultado: se desoyeron algunas opiniones que eran mayoritarias. Para entender esto son muy elocuentes unas aclaraciones que hace el documento antes citado. Debemos tenerlas muy en cuenta para no esperar grandes cambios como fruto de tan ingentes esfuerzos que se harán en toda la Iglesia para llevar a cabo el próximo Sínodo sobre la sinodalidad.

Primera aclaración: Nadie olvide cual es el significado y valor de las consultas cuando se hacen a todos en la Iglesia. Cuando hay votaciones, el voto no es deliberativo, solo consultivo y ello no ha de ser entendido con mentalidad del derecho civil, sino que “la consulta expresada en las asambleas sinodales es cualificada de manera diversa… En la Iglesia sinodal toda la comunidad, en la libre y rica diversidad de sus miembros, es convocada para orar, escuchar, analizar, dialogar, discernir y aconsejar para que se tomen las decisiones pastorales más conformes con la voluntad de Dios”. Para llegar a formular las propias decisiones, los Pastores deben escuchar con atención los deseos (vota) de los fieles. Es verdad que el derecho canónico obliga a los Pastores, en casos específicos, a solicitar y obtener la diversidad de pareceres según formalidades jurídicamente determinadas.

Queda bien claro para qué somos convocados: para orar…etc. y aconsejar. Cuando se produzcan votaciones, sepamos que los votos son simple expresión de nuestro deseo o un consejo que nos piden y damos, una opinión que puede ayudar a quien tiene el poder de tomar decisiones. Puede haber una opinión mayoritaria, incluso apoyada por toda la asamblea convocada, pero ello no conlleva ningún valor decisorio. La autoridad eclesiástica competente es la que tomará la decisión que ella crea más conveniente para la Iglesia. Los Pastores deben solicitar y obtener los diversos pareceres. Luego harán lo que crean conveniente hacer. Cuentan naturalmente con la importante ayuda “del Espíritu Santo”, que les hará ver cuál es la voluntad de Dios al respecto de cualquiera de los temas que haya sobre su mesa.  Lo raro es la discordancia que a veces se produce entre el Espíritu Santo que asiste a la mayoría y el que ayuda a la autoridad. No parece de recibo mezclar el mundo de lo arcano con la mundana realidad donde inciden los hechos pastorales y administrativos donde las autoridades eclesiásticas tienen que decidir, lo que unas veces hacen con acierto y otras no.

La segunda precisión que hace el Documento de la Comisión Teológica Internacional se refiere a la función de gobierno propia de los Pastores. Desde la base, las comunidades están jerárquicamente estructuradas y los criterios antes señalados afectan también a los consejos pastorales, económicos, parroquiales, interparroquiales o diocesanos. “En una Diócesis es necesario distinguir entre el proceso para elaborar una decisión mediante un trabajo común de discernimiento, consulta y cooperación, y la decisión pastoral que compete a la autoridad del Obispo, garante de la apostolicidad y catolicidad”.

En resumen, las cosas están claras. No se pueden pedir peras al olmo. El tiempo que dediquemos al sínodo servirá para el mejor discernimiento de los Pastores de la Iglesia, para que ellos puedan decidir mejor lo que crean conveniente para que ella realice su misión evangelizadora.

14-11-2021. José María Álvarez.

Foro Gaspar García Laviana

 
logocrismhom

Se adjunta el archivo:

NdP Crismhom – Libro Renato Lings[106722]

 

 

Se supone que quienes participamos en el culto de una Iglesia como la nuestra, que se dice fundada por Jesús de Nazaret, somos seguidores suyos, y como tal solemos definirnos. Pero esto es muy cuestionable, como vamos a ver. Podemos dejar de lado la cuestión, tan debatida, de si Jesús quiso instituir una Iglesia de alguno de los tipos que conocemos. Parece claro que él presuponía que sus seguidores continuarían organizados de alguna manera. Por ejemplo, cuando decía: Sabéis que los príncipes de las naciones se enseñorean sobre ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no ha de ser así; sino el que quisiere entre vosotros hacerse grande, sea vuestro servidor; Y el que quisiere entre vosotros ser el primero, sea vuestro siervo. (Mateo, 20:25-27), estaba dando por sentado que sus discípulos seguirían agrupados en algún tipo de colectivo, pero él no recetaba formas concretas de organización, solamente formulaba líneas generales, principios, como el de excluir el dominio de jerarcas y sustituirlo por servicio a la comunidad. La comunidad en cuestión estaría constituida por el conjunto de personas que se sienten interpeladas por su llamamiento o convocatoria: «Sígueme».

 

Pues bien, cuando él llama a seguirle, lo hace con un objetivo concreto. El seguimiento significa algún tipo de proyecto, de finalidad. ¿Estamos, quienes nos consideramos seguidores suyos, volcados en su proyecto?. Él lo definía como «el Reino de Dios». Alguien que nos mire a los miembros de la Iglesia, ¿qué ve en nosotros? Parece que lo más destacable sobre lo que consideramos pertenencia a una iglesia cristiana, aparte de unas creencias concretas, es una práctica cultual. La asistencia a unos servicios religiosos, a ceremonias: misas, rezos, procesiones, peregrinaciones… la recepción de lo que llamamos sacramentos: bautismo, confirmación, matrimonio, comunión, penitencia… En resumen, la asistencia a ceremonias, actos de culto, litúrgicos… ¿Es para esto para lo que Jesús convoc(ab)a a sus seguidores?, ¿Es eso el Reino de los Cielos, del que él hablaba?

 

Parece ser que no. Precisamente, uno de los llamados por él a seguirle respondió que esperase a que asistiese antes a la ceremonia del entierro de su padre, y Jesús le replicó: Sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos. (Mateo, 8:22). Esto tiene un alto significado sombólico; en el judaismo era, y es, muy importante la ceremonia del קַדִּישׁ (Kadish), el rezo que el primogénito de la familia debe recitar en el funeral del padre. Jesús no menosprecia ese y otros actos de culto, pero relativizaba su valor al confrontarlos con otras cuestiones: Si vas a presentar tu ofrenda en el altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y vé, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. (Mateo, 8:23-24). Es decir, los ritos y el culto tienen el valor que tienen, pero no son un fin en sí mismos. Por cierto tampoco la Iglesia, es un fin en sí misma.  Su utilidad se mide por la eficacia que puedan tener en despertar y fomentar la conciencia del seguimiento a Jesús, de la vocación a construir el Reino de Dios que él anunciaba.

 

Es evidente que si Jesús postulaba la construcción de ese Reino y dedicó su vida a realizarlo es porque el mundo que conoció estaba muy alejado del ideal que perseguía. Tenía claro que su Reino no es como los de este mundo. Se supone, entonces, que sus seguidores, los que nos definimos como tales, tenemos la misión de proseguir esa tarea y estaríamos volcados en realizarla, y la Iglesia, la asamblea de sus seguidores, sería el modelo del mundo nuevo que se quiere conseguir. Vamos a ver que, en realidad, las cosas no son así. El sistema social dominante, lo que Jesús llamaba «el mundo», es hoy tan injusto como el que a él le tocó conocer. Al igual que los pueblos de entonces, muchos países hoy están siendo expoliados por potencias imperialistas. Y la desigualdad entre las clases sociales siempre fue una característica constante de este mundo: gran parte de la población mundial sufre hambre mientras otra parte consume desordenadamente unos recursos que deberían servir a todos. El expolio de amplias zonas del planeta genera una emigración masiva que es rechazada con criterios racistas en el mundo desarrollado. Los gobernantes de las naciones se ponen al servicio de los intereses de las clases dominantes.

 

El sistema social imperante, es la completa negación del Reino de Dios que Jesús deseaba instaurar: Entonces, ¿Dónde están los seguidores de Jesús de Nazaret que se supone deberían estar dedicados a su implantación? Tales seguidores son pocos y están muy dispersos, pero existen. Son las personas que, al igual que Jesús, sienten empatía hacia las víctimas de los problemas humanos. No se concentran en actos de culto. Se los encontrará al lado de los enfermos y de los que sufren, asistiendo y ayudando a los presos, colaborando con Cáritas o similares organizaciones asistenciales, proyectos de desarrollo en países atrasados y otros humanitarios similares, acogiendo y ayudando a los inmigrantes que no tienen otro apoyo, defendiendo a la gente en precario, a los que no encuentran trabajo o perdieron el que tenían, a los que ven su vivienda desauciada en provecho de fondos buitre, a las mujeres que son sojuzgadas y maltratadas… resumiendo, a esas personas se las encontrará fomentando opciones políticas progresistas que tengan como objetivo superar el actual sistema social clasista e injusto.

 

Tales personas existen pero son pocas; ya lo vaticinó Jesús: …la mies es mucha, mas los obreros pocos. (Mateo, 9:37-38). Pero lo que interesa destacar es que ese tipo de gente no coincide totalmente con el ámbito de nuestra Iglesia, aunque algunos hay en ella: «ni son todos los que están, ni están todos lo que son». Algunos están en otras iglesias cristianas, también los hay en otras religiones, e incluso algunos que no pertenecen a ninguna religión y no tienen ningún tipo de creencia. Incluso estos, sin que ellos lo sepan, practicando la caridad y buscando la justicia, son seguidores de Jesús y trabajadores de su Reino. En cambio muchos miembros de nuestra Iglesia, de misa y comunión frecuente, incluso clérigos, están confortablemente instalados en este sistema injusto, en el reino de este mundo, y se esfuerzan en su conservación tal como es. Habrá muchas sorpresas el día del Juicio Final.

 

Pero ahora a nosotros nos toca analizar si nuestra Iglesia tiene aún alguna posibilidad y capacidad de reforma. Hay que tener en cuenta que fracasaron todos los intentos de reforma emprendidos desde el siglo XV. Algunos se saldaron con cismas y guerras religiosas. En el siglo pasado vimos el fracaso del 2º Concilio Vaticano. Le faltó coraje para acometer las reformas más importantes, y las tímidas emprendidas fueron después traicionadas y saboteadas durante el largo papado de Woytila. Y actualmente, los gestos progresistas del papa Bergolio son contestados por amplios sectores del catolicismo, incluidos distinguidos miembros del episcopado y la curia vaticana. Parece claro que este papa no puede, y es incluso dudoso que quiera, emprender la reforma de la Iglesia para que ésta sea verdaderamente un instrumento al servicio de la implantación del Reino de Dios tal como Jesús lo concebía. Esta Iglesia ni siquiera suscribió la Declaración Universal de Derechos Humanos, y no los practica en su seno respecto a unas cuestiones que vamos a ver. De momento queda claro que los únicos objetivos que parece haberse fijado son el mantenimiento del culto y la proclamación y defensa de un legado dogmático que es la herencia de siglos de ignorancia. Y todo ello gestionado por un entramado jerárquico que no tiene base evangélica y no funciona según el criterio de Jesús expresado en Mateo, 20:25-27 antes mencionado.

 

En los sectores progresistas del catolicismo crece el descontento y la impaciencia por el hecho de que su Iglesia persiste en la negativa a ordenar como sacerdotes a varones casados y a todo tipo de mujeres. Pero, realmente, ¿es esa la reforma que la Iglesia necesita? ¿es esa la solución a la falta de conexión de la Iglesia con el proyecto de Jesús? Esa reivindicación puede lograrse más o menos pronto, como ya se logró en la Iglesia Anglicana y en otras cristianas, pero cuando se consiga no se habrá solucionado nada, como tampoco se solucionó en esas iglesias. Como ellas, también la Católica Romana seguirá estando instalada en el sistema. Con o sin sacerdocio femenino, con o sin celibato sacerdotal, las iglesias pueden seguir volcadas en el mantenimiento de un culto alienante, desconectado de la problemática y de la realidad humanas, y lo que es peor, sin relación alguna con el trabajo por la implantación del Reino de Dios.

 

Para que el colectivo eclesial asuma la tarea que el Evangelio le asigna, es preciso que tal colectivo tenga consciencia de su propia existencia y de la misión que tiene encomendada. Pues bien, esa consciencia no existe ni puede existir con la actual organización de la institución. La estructura organizativa de la Iglesia y su manera de funcionar son un factor de sofocamiento del espíritu asambleario y comunitario del colectivo humano que dirige. La única autoconsciencia que se puede dar en el marco organizativo de la Iglesia es la que jerarquía tiene sobre su propio poder, un poder y unas atribuciones que se autoasignó la propia jerarquía. Basta leer el Código de Derecho Canónico para constatar eso. La tal jerarquía es un escalafón de grados de poder o autoridad, constituido por un personal consagrado, es decir, segregado de la masa del pueblo cristiano al que se asignó la denominación de “laicado”. El mencionado Código asigna a ese personal consagrado la exclusividad de todas la funciones eclesiales: en el terreno de las creencias: definir dogmas, discutir en concilios, elaborar doctrina, interpretar las escrituras, e incluso leerlas (durante siglos estuvieron confinadas en idiomas incomprensibles para el pueblo), predicar, dictar normas morales definir lo que es pecado y lo que no, los matrimonios que son válidos o los que son nulos, determinar cuándo y cómo se debe ayunar… y en el terreno del culto: oficiar todo tipo de cultos, consagrar la eucaristía, administrar sacramentos, absolver o no los pecados, pronunciar condenas y excomuniones, bendecir… El personal dirigente que se autoasignó esas funciones tiene todos poderes sobre la multitud dirigida y no es elegido por ésta, ni le rinde a ésta ningún tipo de cuentas sobre la gestión realizada.

 

Y lo peor del caso es que esa jerarquía que se apropia y monopoliza las mencionadas funciones secundarias, ignora lo esencial: no tiene ningún proyecto concreto de cómo debería ser la sociedad para ser el Reino de Dios al que Jesús aspiraba, ni de cómo se debería actuar para alcanzar esa meta. Estudiar formas de actuación y ponerlas en práctica debería ser tarea del colectivo eclesial en su conjunto, de la asamblea de creyentes, pero esa asamblea no puede siquiera saber que existe si se limita a seguir el liderazgo de una jerarquía que sólo se ocupa del dogma y la liturgia, y que reduce al laicado a la condición de eterno menor de edad. En realidad, y a despecho del espíritu de la enseñanza de Jesús, ese personal jerárquico es mercenario, pues hizo del desempeño de las funciones que ejerce un modo o remedio de ganarse la vida que no encaja con la idea evangélica del Buen Pastor.

 

Retomando la pregunta hecha más arriba: ¿Tiene nuestra Iglesia aún alguna posibilidad y capacidad de reforma? El continuado fracaso de tantos siglos de experiencia nos hace ser pesimistas a este respecto, pero en la medida en que podamos promoverla, tenemos que seguir intentándolo. Como quedó dicho, seguidores de Jesús existen aunque escasean, y no saben coordinar su acción (como ovejas sin pastor). Dispersos en religiones variadas, y los que están en nuestra Iglesia resisten en pequeños grupos escasamente coordinados y sin conexión con la masa del rebaño, que sigue siendo un eterno menor de edad. ¿Qué hacer? ¿Cómo transmitir, dentro y fuera de la Iglesia, el llamamiento de Jesús, su mensaje movilizador?

Faustino Castaño pertenece a los grupos de Redes Cristianas en Gijón

 
logo-alandar

https://www.alandar.org/portada-destacado/la-revuelta-de-mujeres-en-la-iglesia-premio-alandar-2021/

El premio será entregado el próximo 18 de noviembre a las 19:30 horas en el salón de actos del Colegio Mayor Chaminade. Alandar retoma así tras el paréntesis obligado por la pandemia, una de sus tradiciones más queridas. Como cada año, la ceremonia de entrega será una oportunidad para el encuentro de personas y colectivos que creemos que otro mundo y otra Iglesia son posibles.

Por supuesto, todos y todas las lectoras de Alandar estáis más que invitadas al evento. Será una bonita ocasión de saludarnos después de tanto tiempo de distancia social.

Reproducimos a continuación el párrafo del acta del premio:

«Se acuerda conceder el Premio Alandar 2021 a la Revuelta de Mujeres en la Iglesia, por haber generado uno de los movimientos eclesiales más importantes de los últimos años en España, creando espacios de coordinación y acción conjunta con movimientos similares en Europa, América Latina y Norteamérica y aunando las voluntades y carismas de grupos de mujeres creyentes verdaderamente diversos (teólogas, miembros de movimientos eclesiales, de comunidades de base y de grupos parroquiales, entre muchos otros) para reivindicar el papel que debe jugar y el espacio que debe ocupar la mujer dentro de la Iglesia, superando concepciones patriarcales y clericalistas. Más allá de la reivindicación feminista, la Revuelta es un movimiento profético que apunta hacia la utopía de otra Iglesia posible y necesaria. Una Iglesia menos jerarquizada y más Pueblo de Dios, más horizontal y menos vertical. Una Iglesia verdaderamente sinodal, en la línea de la reciente convocatoria realizada por el papa Francisco a toda la Iglesia a un sínodo global para reflexionar sobre esta cuestión».

Para quienes no conozcan lo que es la Revuelta, os remitimos a algunos de los diversos artículos Alandar ha publicado sobre este movimiento:

 

 

Queridos amigas y amigos colaboradores y cooperantes en la lucha por un mundo mejor para todos los Seres Humanos y la Madre Tierra

 

EL LUNES PASADO, DIA 8, HEMOS TENIDO REUNION DE LA COMUNIDAD DE CRISTIANOS DE BASE DE GIJON. ENVIAMOS EL BOLETIN NUMERO 13 DONDE SE RECOGEN CON DETALLE LOS TEMAS TRATADOS EN LA MISMA, ASI COMO OTRAS INFORMACIONES DE INTERES, COMO EL SINODO CONVOCADO POR EL PAPA FRANCISCO AL QUE VAMOS A DEDICAR ATENCION ESPECIAL EN NUESTRA COMUNIDAD, EL MANIFIESTO DEL ULTIMO ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS, EL ESCANDOLO DE LAS INMATRICULACIONES, ASI COMO UNA INTERESANTE REFLEXION DE BENJAMIN FORCANO SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO Y SUS CAUSAS.

 

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA GENEROSIDAD PARA LEER ATENTMENTE Y DIFUNDIR ESTAS INFORMACIONES A VUESTROS CONTACTOS, ASI COMO ANIMAROS A EXPRESAR VUESTAS OPINIONES SOBRE LOS TEMAS QUE TRATAMOS EN LAS MISMAS.

 

COMO SERES HUMANOS Y MAS COMO CREYENTES EN JESUS DE NAZARET NO PODEMOS IGNORAR LO QUE ESTA PASANDO EN EL MUNDO Y LUCHAR POR MEJORAR LA CONDICION DE LA HUMANIDAD OPRIMIDA Y DEL PLANETA EN QUE VIVIMOS.

c__Users_Fausrino_Faustinomail_ficheros_email_BOLETIN NUMERO 13 DE LA COMUNIDAD DE CRISTIANOS DE BASE DE GIJON

 

 

Al parecer, ya es posible. África de la Cruz Tomé, lo tiene muy claro. También Antonio González Fernández. No piensan distinto Emma Martínez Ocaña, ni José Arregi Olaizola. Son los cuatro participantes en la Mesa Redonda de este título, celebrada  este viernes 12 de noviembre, entre seis y ocho de la tarde, organizada por la Comunidad de Santo Tomás de Aquino, con ciento diecinueve conexiones por Zoom (del orden de 150 participantes), haciendo de moderador Evaristo Villar.

 

Y es que África nos dijo que ella ya pertenece a su iglesia, la Iglesia B, la llamó, a diferencia de la Iglesia A, la romana, institucional. Ambas corren paralelas, y apenas se comunican. Jerárquica, patriarcal, clerical, dogmática, que excluye a las mujeres de la toma de decisiones, a los LGTBI…Pero allí donde la fe ha estado viva, nos dijo Antonio, han surgido relaciones fraternales en las que la tendencia ha sido la disolución de todas las diferencias. Las iglesias son y han sido múltiples, y allí donde se sigue a Jesús, donde su Espíritu prende, hay una asamblea, hay una iglesia. No se le ve futuro a la Iglesia institucional, tal como va, y a pesar de Francisco, que hoy representa una esperanza, el lastre histórico la mantiene presa del clericalismo, el gran mal, según Arregi, de su estructura jerárquica piramidal, de sus mecanismos de exclusión escandalosos, según Emma, de su teología dualista en todos los órdenes (Dios Padre por encima del Hijo, del cielo sobre la tierra, del hombre sobre la mujer, de los clérigos sobre los laicos, del alma sobre el cuerpo, etc.)  descrita vivamente por Arregi, como un sistema de sumisión jerárquica, hasta sus escándalos actuales, de su opacidad financiera, de la pederastia y su encubrimiento (Emma). Pero no podemos esperar a que renuncie al monopolio del Espíritu; no bastan los cambios de estilo, no basta la derogación del clericalismo, no basta con que la mujer pueda acceder al sacerdocio… ¡Ay que ir mucho más allá!; hay que eliminar los términos clérigo/laico, …hay que revisar radicalmente los ministerios (Arregi). No podemos esperar a que las rígidas estructuras cambien…Porque sólo se vive una vez. No podemos excusarnos en ello, hay que vivirlo ya. Aunque despareciera todo lo negativo anterior, seguiría habiendo problemas de todo tipo…Pero no podemos eludir la responsabilidad de ser iglesia (Antonio). África, que celebra la palabra en ausencia de presbítero, por los pueblos de su Segovia natal, lo dijo diáfano desde el principio: “esta es la comunidad de fe que profeso, esta es mi iglesia, que ya es posible”. El camino sinodal universal abierto por Francisco, representa una esperanza, hay que decirlo (África).   Pero vivimos tiempos de incertidumbre. Si al final todo lo que se pueda expresar libremente en este camino sinodal lo filtran los obispos, el escepticismo resurge. Para Arregi, el clericalismo es la plaga de la Iglesia. Pero para África –se siente Sancho Panza- a la Iglesia le sobran palabras y le faltan acciones. No olvidemos que la sinodalidad no se nos regala, hay que pelearla. Finalmente, para Arregi, estamos ante tiempos de Titanic para todo el andamiaje doctrinal de la vieja Iglesia.

 

En la tercera cuestión planteada, el ecumenismo, Emma se siente cómoda siendo sal en medio de tantas cosas complejas hoy. Responde a la pregunta por los momentos de protagonismo femenino en la realización del Reino de Dios en la historia, que los primeros siglos sí hubo presencia importante de las mujeres.. África insiste en que la sensibilidad y la perspectiva femeninas han venido hoy para quedarse. Para Arregi se trata no sólo de creer sino de crear,  de vivir con alma y sentir el aliento vital que late por bajo de todo, de vivir con espíritu, con espiritualidad política,  insumisa pero pacífica, construyendo la paz con justicia… Aun así, no son momentos de grandes expectativas. Pero sí de vivir con esa actitud de esperanza activa, que cree creando…Antonio señala la importancia de aprender de la sociología y de la historia. La sociología nos enseña que vivimos tiempos  de necesidad de identidad; el capitalismo no da identidad, pero la gente la necesita. En la historia vemos que el constantinismo ha estado vigente, tanto de derechas como de izquierdas, pero ha entrado en crisis. Hay que construir desde abajo. El evangelio es noticia, y las noticias siempre son algo nuevo que decir. Las cosas nuevas surgen de personas que no saben lo que va a pasar, pero que son fieles y auténticas. No estamos en el control de la historia, sino en ser fieles y auténticos.

 

Los cuatro participantes coinciden en que la Iglesia ha de ser Comunidad de comunidades. No tenemos que estar de acuerdo en todo, para ser Comunidad, podemos tener sensibilidades distintas, podemos no pensar lo mismo…Sólo hace falta que se reconozca a todas las iglesias como iglesias reales.

 

El audio de la sesión estará disponible próximamente en la página web www.comunidadsta.org

 

 

 

 

 

 

 

 

MESA REDONDA

“¿Otra iglesia es posible?”

Organiza: Comunidad de Santo Tomás de Aquino

12 de noviembre, viernes, a las 18 horas.

 

PARTICIPAN: José Arregi Olaizola, Ema Martínez Ocaña, Antonio González Fernández, África de la Cruz Tomé. MODERA: Evaristo Villar.

GUIÓN

  • Presentación-Introducción por Evaristo Villar.
  • IMAGEN Y RELEVANCIA ACTUAL de la iglesia en el mundo de hoy. Causas y propuestas de futuro. (3 a 5 minutos). Preguntas del público.
  • ORGANIZACIÓN de la iglesia que excluye a las mujeres, y otras diversas tipologías del ser humano (ideológicas, políticas). Causas y propuestas. La sinodalidad. (3 a 5 minutos). Preguntas del público.
  • MACROECUMENISMO. El problema de la secularización. Desarrollo científico-técnico, economicismo y mística. Diálogo interreligioso e interconviccional. La propuesta de Francisco de iglesia de puertas abiertas y “en salida”. (3 a 5 minutos). Preguntas del público.
  • ÚLTIMAS PALABRAS.- Perspectivas de futuro en tiempos de incertidumbre (cuestión de acentos): ¿qué resaltamos, qué enfocamos, por dónde caminar?

 

Será a través de Zoom. Conviene solicitar la participación a la dirección consejo@comunidadsta.org no más tarde del 8 de noviembre.

OTRA IGLESIA ES POSIBLE, cartel mesa rdonda[105491]

nov 032021
 

 

Día 1 de noviembre, festividad de «Todos los Santos». Asisto a misa en un templo parroquial. El celebrante, en su homilía, muy en la línea de la festividad que se celebra, predica que todos estamos llamados a alcanzar la santidad. Entre las razones que expone, suelta una frase que me deja perplejo, tremendamente confuso: No se debe trabajar para mejorar y transformar el mundo, sino intentar transformarse y mejorarse a uno mismo para llegar a ser santo. Pienso si no habré oído bien lo que dijo, pero no me pareció oportuno interrumpir la predicación para aclarar la duda; los asistentes al culto podrían interpretarlo como un acto de hostilidad, llevan más de 17 siglos guardando silencio durante las predicaciones religiosas, pero tomo la resolución de preguntarle al sacerdote, tras la terminación de la misa, si dijo lo que yo creo haber oído.

Si dijo lo que yo creo haber oído, resulta que yo estuve perdiendo toda una vida intentando transformar el mundo para mejorarlo en vez de intentar mejorarme a mí mismo para ser santo. Puesto que vi que había mucha injusticia y desigualdad en el mundo, entre las personas y entre los pueblos, en vez de intentar mejorarme a mí mismo me apliqué a intentar ponerle fin a esa situación de explotación del hombre por el hombre militando en un partido de izquierda y teniendo una actividad sindical en el centro fabril donde trabajaba. Como ví que el problema lingüístico era un factor de división e incomprensión entre los pueblos, me impliqué como activista en el movimiento esperantista para promover un idioma común, neutral y de fácil aprendizaje, en vez de dedicarme a mi perfeccionamiento personal. Como vi que en nuestro país había una dictadura fascista que no respetaba los derechos políticos de los ciudadanos, desatendí mi santificación personal y me manifesté contra esa situación política postulando un sistema democrático y en esas lides recibí alguna paliza de la policía franquista. Como vi que había gente con muchas necesidades en el mundo me hice donante de sangre y de órganos y socio de varias ONG y asociaciones asistenciales, es decir, perdí mi tiempo salvando y mejorando vidas humanas en vez de aplicarme a perfeccionarme a mí mismo para alcanzar la santidad que receta nuestra Iglesia. Pero me pregunto: ¿ qué tipo de santidad es esa que para alcanzarla hay que abandonar todos esos objetivos de mejorar la vida humana y social?

Para aclarar esa duda, me dirigí, terminada la misa, al sacerdote que había impartido esa enseñanza desconcertante. Su respuesta me dejó aún más perplejo; a modo de aclaración dijo que no se trataba de sustituir el trabajo de mejorar el mundo por el del perfeccionamiento personal sino que éste debe preceder a aquel. Insistió mucho en este punto y repitió varias veces la palabra antes. Según él, debe ser antes el perfeccionamiento y santificación personal que el ocuparse de mejorar al mundo. Me parece que es el argumento perfecto para aplazar sine die el ocuparse de los problemas del prójimo y de la sociedad. Yo no soy santo y jamás llegaré a serlo; si tengo que esperar a serlo para poder hacer algo por los demás, para mejorar el mundo, nunca podré llegar a ocuparme de la problemática social y mundial. Con esa exigencia de mejorar personalmente antes de ocuparse del mundo, nunca podrá llegar a haber voluntarios de la Cruz Roja, ni de Cáritas, ni donantes de sangre, asociaciones asistenciales, misioneros, sindicalistas, benefactores de todo tipo… Pero resulta que los problemas del mundo no pueden esperar a que las personas que pueden hacer algo por resolverlos deban antes hacerse santos. El problema del cambio climático, el de la violencia y la desigualdad de género, el de la explotación de las clases oprimidas, el de los inmigrantes que debieron escapar de condiciones inhumanas, el de la escasez de vivienda y el trabajo en precario, el del deterioro de los servicios sociales por los recortes en la sanidad y la enseñanza… todos esos problemas y otros están ahí esperando una solución urgente aunque quienes pueden hacer algo para resolverlos sean imperfectos y pecadores como yo.

Más grave aún fue que añadió que lo que se pretendía disuadir era el activismo revolucionario. O sea que se trataba de eso, de desmovilizar al personal. Me pregunto en cuantos templos se habrá impartido hoy esa doctrina destinada a proteger al sistema dominante de la acción de la fuerzas sociales que quieren hacer frente a la injusticia que reina en este sistema en el que la Iglesia (su jerarquía) se ha instalado tan confortablemente. Esta Iglesia se define como Santa; puede que lo sea según los criterios de santidad con los que mida y valore ese concepto: mucho templo, mucho lugar de culto y peregrinación, mucha misa, rezo del rosario, adoraciones eucarísticas y cosas por el estilo. Pero está traicionando el Espíritu de Jesús de Nazaret, que era un activista revolucionario y su misión era (es) cambiar el mundo para construir el Reino de Dios, y nos convoca a proseguir esa tarea: Como el Padre me envió, así os envío yo. Aplicarse a construir en el mundo ese Reino que Jesús tenía como objetivo es el verdadero objetivo de sus seguidores, no la persecución de una santidad que se mide como respeto y sometimiento a un sistema que la Iglesia no quiere cambiar.

Faustino Castaño, miembro de los grupos de Gijón que pertenecen a Redes Cristianas

Gijón, 2 de noviembre – 2021

oct 312021
 

HOY ES DOMINGO 31 DE OCTUBRE DE 2021-DIFUNTOS, NO. VIVOS PARA SIEMPRE

“Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos están vivos”, del Evangelio de Lucas 20,38.

El peor daño que le podemos hacer a la imagen del Dios verdadero es creer que El ha establecido la condenación eterna y creado un horrible infierno para ella.

En estos días es lógico, natural e inevitable que recordemos a quienes nos precedieron en el paso de esta orilla de la vida a la otra orilla de la Vida, y más aun a aquellos por los que nos hemos sentido amados y queridos, o hemos amado y querido intensamente, porque con ellos parece que se nos iba algo de nosotros mismos. Pero la vida es solo una, no desaparece, tan solo cambia, porque la vida es para siempre.

Pero desde la infancia nos metieron miedo con morir en pecado, con el infierno, con el castigo de Dios, con la condenación eterna, con ir al infierno para siempre. Como dice Dante en la Divina Comedia, en la puerta del  Infierno hay un letrero que dice: “pierdan toda esperanza los que por aquí entran”. Aquel Dios que nos enseñaron nos iba a someter a un juicio implacable: un solo mal pensamiento, de un solo instante sobre el sexto mandamiento era ya suficiente para ir al infierno para siempre.

Se usó el miedo al infierno y al más allá como instrumento de dominio, de control, de sometimiento y manipulación del pueblo: una señora muy pobre que venía descalza del monte de recoger leña, con los pies sangrando, llegó apresurada a la iglesia a escuchar al predicador de turno de una misión popular, que estaba amenazando con el castigo eterno en el infierno. Al salir se encontró con un amigo que se llamaba Justo y le dijo: “¡Ay Justo, Justo, con las que hay que pasar en este mundo, y que todavía amenacen con el otro!”.

Es increíble que aun hoy, en torno a diferentes celebraciones sacramentales, y sobre todo las de difuntos, aun ande el dinero por el medio. Los mayores aun recordamos cuando había funerales de primera, segunda y tercera, cuantificados por el grado de “solemnidad” y finalmente en dinero.

Lo más grave de todo es que con el infierno y la condenación eterna, hemos transmitido al pueblo una imagen de Dios horrible. El peor daño que le podemos hacer a la imagen Dios verdadero es creer que El ha establecido la condenación eterna y creado un horrible infierno para ella.

San Lucas, el Evangelista que más insiste en la necesidad de luchar contra toda clase de males y sufrimientos en este mundo, para que no sea un infierno aquí y ahora para los seres humanos, dice clarísimamente: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos están vivos”. El Dios que Jesús nos enseñó es el Dios Padre del hijo pródigo, que antes de que llegue lo avista de lejos, corre hacia él, lo abraza, lo besa y organiza para él una gran fiesta. Este es el Dios de verdad para todos los seres humanos. Es Dios Padre-Madre que movía continuamente a Jesús para curar a los enfermos, dar de comer a los hambrientos, acoger a los marginados y maltratados, a abrazar a los niños, consolar a los tristes, admirar la belleza de la naturaleza… Este es el Verdadero Dios que nos ha de mover a todos a luchar contra todos los infiernos de este mundo como lo hizo Jesús, infiernos que son muy duros para muchos millones de personas que son víctimas del hambre, de enfermedades curables, de guerras, de emigración forzosa, de deportaciones, de violencia, de malos tratos, de injusticias atroces, para morir víctimas de una muerte injusta y prematura. Si hiciéramos lo que Jesús hizo y viviéramos como El vivió, el mundo sería mucho más feliz. Apresurémonos a hacerlo realidad.

Sí, claro que va a haber plenitud definitiva de vida para todos los seres humanos y para toda la Creación, pues para eso Dios es Dios. ¿Cómo lo va a hacer? El sabrá, pues para eso es quien es. Nosotros luchemos por una vida digna para todos los seres humanos y para toda la creación aquí en este mundo como lo hizo Jesús, que “vino para que todos tengamos vida y vida en abundancia” (Evangelio de Juan 10,10).

El otro mundo, que no nos preocupe, pues está en las mejores manos, que son las de Dios, el Dios Padre de todos y de todo, que nos enseñó Jesús. El nos espera para abrazarnos, besarnos y llenarnos de vida para siempre. Saber eso, que nos llene de entusiasmo y de fuerza para luchar aquí y ahora por un mundo más feliz, pues el Dios-Padre Bueno ya nos quiere ver felices en este mundo. Luchemos para que no haya opresores ni oprimidos, para que ellos dejen de oprimir y estos de estar oprimidos, y estemos todos cada vez más liberados de toda clase de opresión, y así vivamos más liberados de los sufrimientos de este mundo, contagiando esta liberación a todos los demás seres de la creación, pues todas sus criaturas, y no solo nosotros, sino que también ellas viven con la esperanza de ser liberadas de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios (ver Carta a los Romanos 8,20-22).

NOTAS: Día 5 de noviembre Acto en memoria de Gaspar García Laviana, y presentación de la Asociación MEMORIA GASRAPAR GARCIA LAVIANA en la Casa Cultura de El Entrego, a las 7,30 de la tarde. El día 8 de noviembre el mismo acto y a la misma hora en  Café Macondo de Gijón. Os invitamos encarecidamente a participar en estos actos en recuerdo de gratitud y afecto a nuestro gran asturiano Gaspar.

Durante el próximo mes de Noviembre iremos presentando por correo electrónico y en resumen por WhatsApp, los proyectos de cooperación para 2022. Este año son muchos más que en los años anteriores: con la pandemia, aun aumentó más la penuria de los más empobrecidos. Os pediremos vuestra colaboración y difusión a ver si somos capaces de financiarlos todos.

Feliz domingo a tod@s con un abrazo muy cordial.-Faustino Vilabrille (miembro de los grupos que pertenecen a Redes Cristianas en Gijón)

 

 

 

 
waci

Representantes de los distintos grupos de Somos Iglesia Internacional se han reunido en Roma para celebrar 25 años de trabajo conjunto en favor de la reforma de la Iglesia Católica según  la declaración de Roma de 1996 y el manifiesto proclamado el 12 de octubre de 1997, también en Roma:

 

La Declaración Romana (we-are-church.org)

Manifiesto IMWAC (we-are-church.org)

 

www.we-are.church.org

 

La Corriente Somos Iglesia participó en dichos encuentros y pertenece al Movimiento Internacional desde su fundación en 1996.

oct 242021
 
Imagen1

 ASSOCIACIO CRISTIANISME AL SEGLE XXI

Quina és avui la utopia de l’Evangeli.

De quin Déu parlem?

 

PROGRAMA

 

15 de gener  Formes de coneixement.

Ramon Maria Nogués

 

12 de febrer La figura del Jesús històric: Punts d’arribada.

Lluís Busquets

 

5 de març    Ponts entre les diferents formes de viure la fe.

Viqui Molins / Jaume Riera

 

2 d’abril      Anem al col·lapse? El futur incert de les institucions  eclesiàstiques.

Marta Lopez Ballalta / Pere Codina

 

7 de maig     Moral i ètica en la figura de Jesús.

L’escàndol de l’Evangeli.

Begoña Roman / Josep Cobo

 

28 de maig   Quina és la nostra praxi cristiana avui.

(Pendent de confirmació)

 
Redes Cristianas

 

Madrid 24 de octubre de 2021

 

Durante los días 23 y 24 de octubre hemos celebrado telemáticamente el VII Encuentro estatal de Redes Cristianas, en el que hemos reflexionado sobre nuestro compromiso social en esta situación de post-pandemia y también sobre la reforma de la iglesia.  En ambos casos, para contribuir a un cambio real que mejore la calidad de vida de las personas y colectivos más afectados por la crisis sanitaria y socioeconómica producida y sitúe a la comunidad de creyentes en el nivel más idóneo para implicarse en la transformación social y en la construcción de un nuevo modelo económico que respete la naturaleza y ponga la vida en el centro para corregir la deriva del sistema capitalista; un modelo que genera desigualdad y pobreza y que destruye el planeta, imponiendo un futuro inhumano y catastrófico.

 

En tal sentido, manifestamos:

 

Entendemos que el respeto a la naturaleza y el cuidado de la tierra son elementos básicos para afrontar, aunque sea con retraso, una nueva época, donde la lucha contra el cambio climático y a favor de la biodiversidad supongan un horizonte irrenunciable para construir una nueva realidad planetaria, que proteja a una humanidad frágil, como la que la pandemia nos ha mostrado en su más duro rostro.

 

Consideramos que los poderes públicos, pero también las demás instancias sociales, deben adquirir un compromiso firme de corregir los abusos del sistema económico capitalista dominante, que dañan el medio ambiente y explotan a las personas. Para ello, resulta fundamental que las mayorías sociales se empoderen y gocen de la capacidad suficiente para incidir en las políticas reales con su presión y su iniciativa ciudadana democrática, que sirva de contrapeso a los poderes fácticos, que rehúyen todo control público y popular.

 

Pensamos que la dolorosa experiencia de la pandemia, con una pérdida de vidas humanas descomunal, especialmente en colectivos más vulnerables como las personas mayores en residencias, nos indica con toda rotundidad que la existencia de una sanidad pública bien dotada y eficiente constituye una necesidad básica para garantizar una atención de calidad, humanizada y competente, para asumir un reto tan colosal como el de la Covid-19.

 

Creemos que, frente a la desigualdad y la pobreza existentes, incluso en nuestro primer mundo, es imprescindible un criterio de solidaridad radical que influya en las políticas y en las relaciones sociales y humanas, no con un concepto asistencial solamente, sino como impulso de propuestas materiales que transformen los proyectos sociales hasta promover un cambio de modelo basado en los derechos humanos y en la justicia social. En este tema, nos adherimos con todo entusiasmo al discurso social del Papa Francisco, que acaba de reclamar un salario universal para asegurar una vida digna a todas las poblaciones, extremo que conecta plenamente con nuestra opción por una Renta Básica Universal o, en su caso, cualquier instrumento efectivo que garantice el derecho a la subsistencia de todos los seres humanos, por encima de cualquier condición.

 

Apoyamos la transformación social hacia un nuevo sistema económico, pues ninguna medida paliativa será suficiente si no cambia la raíz del sistema, si bien no renunciamos a cambios paulatinos si hacen viables los objetivos sociales más anhelados como el acceso a un empleo digno, a una vivienda adecuada, a unos servicios públicos solventes, a una educación de calidad para toda la población, etc. Además, exigimos unas políticas migratorias inclusivas y de respeto a la dignidad humana, así como la acogida a asilados y refugiados en condiciones humanitarias apropiadas a su situación de carencia.

 

Percibimos el papel relevante de las mujeres en ese cambio social al que aspiramos. Su empoderamiento nos conduce a un cambio de paradigma esencial. Estamos seguros además que su creciente liderazgo contribuirá a otro estado de cosas, donde los cuidados se conviertan en la medida fundamental del quehacer colectivo, facilitando una valoración objetiva de su transcendencia social y económica. Solo desde la articulación de un sistema de cuidados potente, con su contingente de empleo y su dotación de medios, comportará un verdadero torpedo al neoliberalismo reinante, para que más pronto que tarde venzamos en común la lacra que también Francisco ha denunciado: “El neoliberalismo mata”.

 

Intuimos que también el movimiento de mujeres va a ser clave en la renovación profunda de la Iglesia, a pesar de que, en esta materia, la evolución de la institución está siendo inexplicablemente lenta y gravemente discriminatoria. Pero sin duda nuestras comunidades y grupos de cristianos y cristianas de base pueden dar un testimonio estratégico para explorar ese giro imprescindible para que la intercomunicación con la sociedad actual sea coherente y constructiva. No podemos comprender cómo la Iglesia va abriendo camino de esperanza en materias como el medio ambiente o la justicia social y, en cambio, cierra a las mujeres todas las puertas para la igualdad y para el respeto de sus derechos fundamentales.

 

Rechazamos con toda energía la trayectoria delictiva de tantos religiosos y sacerdotes incursos en delitos de pederastia. Somos conscientes de la enorme permisividad y encubrimiento que muchas autoridades eclesiásticas han practicado al respecto. Especialmente, afirmamos que la Iglesia católica española ha dado pruebas de una desidia intolerable en esta materia, que el Vaticano debe corregir de inmediato o que incluso la autoridad civil debe esclarecer con todas las consecuencias.

 

Estamos avergonzados como miembros de la Iglesia española del fenómeno de las inmatriculaciones eclesiásticas de bienes públicos. Estimamos que es un verdadero atraco a los bienes comunes y al mismo Estado y exigimos una urgente y eficaz intervención del Gobierno para defender y devolver al pueblo lo que es de toda la ciudadanía. Desde aquí, hacemos un llamado a la propia jerarquía católica española para que rectifique con prontitud y transparencia y devuelva al Estado los bienes histórico-culturales inmatriculados y subsane esta grave desviación jurídica y moral, contraria a toda ejemplaridad cristiana y ética. En todo caso, dada la gravedad de este asunto, nos proponemos convocar un Encuentro o Asamblea General durante el 2022 abierta a todos los movimientos, comunidades y grupos de base de la Iglesia de nuestro país, para abordar tanto el tema de las inmatriculaciones como otros de singular interés para empujar el cambio en las estructuras eclesiásticas (la autofinanciación, por ejemplo), hacia una comunidad de creyentes libre y comprometida con su pueblo.

 

10º Nos alegramos del proceso sinodal iniciado por Francisco en estos días y hemos decidido como Redes Cristianas hacer llegar a la Secretaría de Sínodo nuestra propuesta de “una Iglesia posible”, fraguada en más de medio siglo de experiencia.

 

 

 

 

 

Organiza: Comunidad Santo Tomás de Aquino (perteneciente a Cristianas y Cristianos de Base de Madrid)

 

12 de noviembre, viernes, a las 18 horas

 

La comunidad Santo Tomas de Aquino ha organizado una mesa redonda sobre este tema con la participación de personas con formación teológica preocupadas por la situación de la Iglesia y por las posibles acciones para actualizarla.

 

PARTICIPAN: José Arregi Olaizola, Ema Martínez Ocaña, Antonio González Fernández, África de la Cruz Tomé. MODERA: Evaristo Villar.

 

GUIÓN

 

  1. Presentación-Introducción por Evaristo Villar.

 

  1. IMAGEN Y RELEVANCIA ACTUAL de la iglesia en el mundo de hoy. Causas y propuestas de futuro.

 

  1. ORGANIZACIÓN de la iglesia que excluye a las mujeres y otras diversas tipologías del ser humano (ideológicas, políticas). Causas y propuestas. La sinodalidad.

 

  1. MACROECUMENISMO. El problema de la secularización. Desarrollo científico-técnico, economicismo y mística. Diálogo interreligioso e interconviccional. La propuesta de Francisco de Iglesia de puertas abiertas y “en salida”.

 

  1. ÚLTIMAS PALABRAS.- Perspectivas de futuro en tiempos de incertidumbre (cuestión de acentos): ¿qué resaltamos, qué enfocamos, por dónde caminar?

La mesa redonda se realizará por medio de Zoom. Para poder asistir se ruega solicitar la participación a la dirección consejo@comunidadsta.org no más tarde del 31 de octubre.

Un saludo,

El Consejo de Santo Tomás de Aquino

2021-10 Cartel MESA REDONDA[104797]

oct 182021
 

HOY ES DOMINGO 17 DE OCTUBRE DE 2021

¿Seguimos locos?

En un Comentario de hace algo más de un año nos preguntábamos si no estamos un poco locos porque con la presión tan gigantesca a la que estamos sometiendo al planeta con el cambio climático, ponemos en alto riesgo su futuro y sobre todo el de la humanidad.

Ahora nos preguntamos si no seguimos estando aun más locos. ¿Por qué?

Fíjense en estos datos:

El importe del  PREMIO NOBEL es de 980.000  Euros

Estas son las ganancias de los 7 futbolistas más pagados del mundo en la temporada 2020-2021, en EUROS AL DIA (Fuente Forbes)

Messi     365.000 € al día: en 2,7 días Premio Nobel
Ronaldo     282.192 € al día: en 3,5 días Premio Nobel 
Neymar     224.658 € al día: en 4,4 días Premio Nobel
Mbappé     109.589 € al día  
Salah       87.671 € al día 
Pogba       84.932 € al día 
Iniesta       79.452 € al día
DATOS:
-Salario medio de un Investigador en Italia: 32.930 € al año

-Salario medio de un investigador en España: 22.198 € al año

-Salario medio de un investigador el R. Unido: 33.837 € al año

-Salario Medio de un investigador en Suecia: 35.808 € al año

-Salario medio de un investigador en Austria: 39.531 € al año

Los científicos e investigadores aportan grandes beneficios

a la humanidad, pero ¿qué aporta un futbolista?

Gracias a los investigadores y científicos hemos hecho frente el coronavirus en muy poco tiempo. Esos señores, ¿aportaron algo?

-Casi la mitad del continente africano, unos 620 millones de personas, carecen de electricidad.

-En África subsahariana 300 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

-En Tanzania 30 millones de personas no disponen ni de 1,6 euros al día.

-¿Cómo es posible que Europa vea paralizadas industrias muy importantes por no tener ni una fábrica de CHIPS  de última generación? Y luego hay tanto dinero por dar patadas y cabezazos a un balón.

Los culpables de ganar esas millonadas inútiles, no son solo ellos; lo son todos los que pagan por ver futbol. Lamentablemente hay más ejemplos de otros deportes y otras actividades inútiles e incluso perjudiciales… Deporte sí, popular, pero sin dinero…

Miles de cooperantes  se ven totalmente impotentes para hacer frente al hambre y enfermedades de muchos millones de personas. Y este año, a consecuencia del coronavirus, nos llegan muchas más peticiones de ayuda que otros años, que casi las triplican.

China  hace público que dispone de un misil cinco veces más veloz que el sonido y capaz de llevar carga nuclear. En esa misma horrorosa carrera están también EE. UU. y Rusia-India, y pronto se les sumarán más países.

Ante ese panorama tan irracional, no nos queda más remedio que seguir pensando, si no estamos aún más locos.

¡Cuánto falta todavía por hacer en este mundo para que sea un poco más humano, fraternal y solidario con toda la Humanidad y toda la Creación, en coherencia con el mensaje liberador de Jesús de Nazaret, que no quería que sus apóstoles ejerciesen el poder como los políticos de este mundo (Evangelio de Mateo 20,26), que “tiranizan sobre sus súbditos e imperan sobre ellos”! Este texto no se cita ni una sola vez en los principales documentos del Magisterio de la Iglesia, porque la Iglesia Oficial también…Por eso Francisco convoca un Sínodo Universal (que significa caminar juntos), para renovar la Iglesia desde sus raíces, en coherencia directa con el Evangelio y el Mensaje de Jesús, para que lejos de servirse del pueblo y vivir a su costa, esté totalmente al servicio del mismo, especialmente de los oprimidos y maltratados de este mundo, como lo enseñó y practicó el mismo Jesús. Veremos si los Obispos…, pues hay bastantes, y también en España, bien contrarios al Papa Francisco.  (Volveremos sobre este tema).

Feliz domingo a tod@s.-Faustino

Faustino Vilabrille es miembro del Foro Gaspar García Laviana y de las Comunidades Cristianas de Base de Gijón

 

 

 
Foro Gaspar García Laviana

Tomamos de Religión Digital  comunicado de hace unos años  pero que sigue teniendo vigencia, del Foro Gaspar García Laviana , que pertenece a Redes Cristianas:

Foro Gaspar García Laviana, a monseñor Sanz: “Actúa más como político conservador que como obispo de todos los asturianos” (religiondigital.org)

https://forogasparglaviana.es/DOC_NUESTROS/CARTA ABIERTA AL ARZOBISPO MARTIRES DE NEMBRA.htm

 
logo en-re

Cómo colaborar con las iniciativas del Consejo de Europa para mejorar el bienestar social (en-re.eu)

 
ccp

En este enlace se puede leer el comunicado de la Coordinadora Estatal de CCP

CCP-Granada: Las CCP, como el Papa Francisco, también piden perdón.

 

 

Lema: MUÉVETE CONTRA LA PANDEMIA DE LA POBREZA.

 

Miércoles 13 de Octubre:

11.30h. Patio del Ayuntamiento.

RUEDA DE PRENSA. Y EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA PERSONAS SIN HOGAR. ¿ME VES?. Estará abierta los días 13, 14, 15 y 17 de 10h a 13.30h

RECOGIDA DE ADHESIONES del Parlamento europeo contra los CORTES DE LUZ. 13, 14 y 15 de 11.00h a 13.00h. En la Plaza del Carmen.

 

Jueves 14 de Octubre,

18.30h. Universidad Euroárabe (S. Jerónimo):

Conferencia: GEOPOLÍTICA DE LA POBREZA. A cargo de Federico Velázquez de Castro. Coordinador de la mesa por el Clima en Granada y especialista en Ciencias ambientales.

 

Domingo 17 de Octubre:

12.00H Plaza del Carmen:

CONCENTRACIÓN. En el día internacional por la erradicación de la pobreza.

Exposición ¿Me ves?. Performance y lectura de Comunicado

 

Convoca: Plataforma Campaña Pobreza Cero Granada.

Colaboran: Universidad Euroárabe, Congra, Granada Social y Star Idea.

IMG-20211004-WA0003[102791]

Pobreza0-FolletoMesaAdhsiones-StartIdeav2[102792]

 

Estimados amigos

Adjuntamos información e invitación para participar en las próximas Conversaciones organizadas para el próximo día 21 de octubre de 2021 en Madrid.
Inscripción para participar presencialmente a través de: secretaria.pastoral@upsa.es  o 911710132
Inscripción para participar de modo streaming pincha:  Inscripciones Conversaciones PPC | PPC Editorial (ppc-editorial.com)
Agradecemos su difusión.

Tema: ¡Soñar juntos!, “Fratelli Tutti” y los escenarios poscovid.

Horario: de 9 a 19 horas

Lugar: Colegio Mayor Berrospe (Av. de la Moncloa, 9, 28003, Madrid)

Ponentes: Leticia Gutiérrez, Pepe Laguna y Juan Pablo García Maestro.

banner_ISP_1702x1080_OCT_21[102838]

 

 

 
Foro Gaspar García Laviana

 

Hemos leído juntos en el Foro Gaspar García Laviana el Mensaje del 40º Congreso de Teología organizado por la Asociación Juan XXIII y queremos manifestar nuestra postura ante los temas tan importantes y de tanta actualidad que han abordado, haciendo especial atención a algunos.

Coincidimos en señalar al neoliberalismo como causa radical de la mayor parte de los males sociales que nos afectan y queremos destacar especialmente uno de ellos: el desastre ecológico en el que ya nos vemos envueltos, a cuya dramática deriva es urgente poner remedio. Este problema probablemente afectará a la mayoría de los seres, cuya vida, fruto de esfuerzos de miles de millones de años, peligra. Nuestra responsabilidad es enorme.

Por otra parte, actualmente se escuchan insistentemente voces de protesta por algunas nuevas leyes que se pretenden hacer para subsanar problemas como los que están afectando al derecho a una vivienda digna para todos los ciudadanos y otras para protegernos de la escalada tan brutal de los precios de la energía eléctrica. El rechazo se hace acusando de intervencionismo estatal a esta acción legislativa. Nosotros queremos decir que estamos de acuerdo y apoyamos cualquier intervención del Estado que tenga por fin proteger a los ciudadanos que lo necesiten de la rapacidad insaciable de algunos que, apoyados en la ideología liberal, reclaman libertad de producción y mercado para poder explotar al máximo tanto a las personas como a la misma naturaleza.

Estamos convencidos de que no solo no se puede servir al mismo tiempo a Dios y al dinero, sino que cuando el fin principal, y a veces único, de la actividad económica es el beneficio empresarial, históricamente los hechos hacen ver claramente que es imprescindible la intervención del Estado para protegernos. Las voces de quienes se oponen a que el Estado ampare a los más débiles están favoreciendo los intereses de los más ricos y poderosos. La necesidad de que el Estado ha de intervenir en ocasiones lo hemos visto con ocasión, por ejemplo, de la pandemia del COVID-19 y con ocasión de desastres naturales, como está sucediendo con el volcán en La Palma. Comprender esto es muy importante para detectar a qué políticos hemos de apoyar y votar. Sus posiciones ante situaciones concretas los diferencian muy bien. No todos son iguales.

Apoyamos todas las peticiones que se han hecho desde este 40º Congreso de Teología y en esa misma perspectiva de liberación, solidaridad y praxis igualitaria donde nos sitúa Jesús de Nazaret, queremos resaltar lo importante que sería que la vacunación del COVID-19, al igual que todos los recursos sanitarios, estuvieran al alcance de todos nuestros hermanos en cualquier país del mundo. Pedimos con todas nuestras fuerzas que los dirigentes políticos mundiales, en especial los nuestros de la Unión Europea, hagan todo lo posible para que así sea.

 

FORO GASPAR GARCÍA LAVIANA. OCTUBRE DE 2021

 

 

 

LAS RAICES DEL MAL QUE PADECEMOS

 

Recientemente está teniendo lugar una extraordinaria difusión y atención mediática el escándalo de los llamados “Papeles de Pandora”. Se trata de una continuación o segunda parte del proceso similar que tuvo lugar en 2016 y fue conocido como “Papeles de Panamá”. En ambos casos se trata de fraude fiscal, operaciones para evadir impuestos. Los implicados son empresas y personalidades de diversos tipos que rehúsan contribuir en los países donde obtienen sus ganancias. En el procedimiento para que las operaciones resulten opacas intervienen bufetes de abogados generalmente con apoyo bancario. Hace el asunto más grave el hecho de que estén implicadas también personas que por su función política deberían ser garantes y defensores de la legalidad: ministros, jefes de Estado…

No vamos a entrar en los detalles técnicos de las operaciones irregulares; sobre ese asunto se está informando exhaustivamente en la prensa estos días. Desde las Comunidades de Cristianos de Base de Gijón queremos abordar el asunto desde sus aspectos morales. Esa corrupción y la que en nuestro país se conoció a través de los “Papeles de Bárcena” y otros trabajos de investigación periodística nos presenta una situación generalizada y continuada de injusticia sistémica. La prensa lo presenta como algo que huele mal en el sistema dominante, pero la realidad es que esas lacras expresan la verdadera naturaleza de tal sistema. Es un sistema clasista: por su propia naturaleza es injusto y abusivo; privilegia a unas clases sociales en perjuicio de otras a las que oprime y explota. A estas alturas ya nadie puede ignorar que la historia humana es la lucha de clases entre opresores y oprimidos, ricos y pobres, explotadores y explotados, poseedores y desposeídos…

La base de ese sistema clasista, una de las raíces del mal que agobia a la humanidad es la propiedad privada. Los beneficiarios del sistema dicen que la propiedad privada es un derecho humano, pero la mayor parte de la humanidad no posee nada. No es un derecho sino un privilegio pues sólo lo disfruta una minoría y de manera muy desigual; los derechos son universales e igualitarios, pero el capitalismo construyó un mundo con grandes diferencias y exclusiones. La pervivencia de tan nefasto sistema se basa además en la ignorancia de los oprimidos y desposeídos. Decía un antiguo proverbio hindú: si dos reinos están en guerra y uno de ellos no lo sabe, el otro lleva todas las de ganar. Pues bien, otra raíz del mal que padecemos es la ignorancia de las víctimas del sistema. La masa de los desposeídos no sabe o no quiere saber lo que es la lucha de clases. No sabe o no quiere saber la fuerza formidable que posee, y les da apoyo electoral, poder político, a sus enemigos de clase, a los políticos lacayos de la clase dominante, que defienden los intereses de los explotadores. El poder del mundo pertenece a los gigantes de las finanzas, de la banca, del capital… son los mercaderes, el único personal al que Jesús expulsó del Templo, a los que acusó de haberlo convertido en una cueva de ladrones. Hoy la cueva de ladrones abarca todo el planeta, pues a los pueblos les falta la decisión y lucidez para desembarazarse de tan indigno personal.

Desde las Comunidades de Cristianos de Base de Gijón llamamos la atención pública de nuestro país sobre el hecho de que la corrupción que denuncian los famosos Papeles de Pandora sólo es posible cuando el pueblo, o una parte importante de él, se deja seducir por políticos que protegen la propiedad de los explotadores, que hacen recortes en la sanidad y la enseñanza, que privatizan la propiedad y las empresas públicas, que siempre consideran inoportuno cualquier aumento de los salarios, que venden a fondos buitre las viviendas sociales municipales, que se les llena la boca de hablar sobre la unidad de España pero su proyecto es privatizarla y apropiársela, que se oponen a la renovación del poder judicial para proteger a sus corruptos… El pueblo que no sabe defender sus derechos se convierte en el arquitecto de su propia desgracia.

 

COMUNIDADES DE CRISTIANOS DE BASE DE GIJON-ASTURIAS: Octubre de 2021

 

 
waci

COMUNICADO DE SOMOS IGLESIA INTERNACIONAL

El Sínodo sobre la Sinodalidad debe incluir los votos de todo el Pueblo de Dios

9 de octubre de 2021:

Acogemos con satisfacción la apertura del proceso sinodal mundial hoy en Roma. Hay que felicitar al Papa Francisco por promover el diálogo en lugar de silenciarlo.

Pero el proceso sinodal tal como está configurado sólo abre una pequeña ventana en la primera fase para que el Pueblo de Dios deje que sus voces sean escuchadas. Las fases posteriores están todas en manos de nuestros obispos no elegidos. Durante demasiado tiempo, el Pueblo de Dios ha sido excluido de la toma de decisiones en nuestra iglesia. Es importante que los que votan en los sínodos representen en su mayor parte al Pueblo de Dios y especialmente a las mujeres.

Lo que afecta a todos debe ser decidido por todos.

 

We Are Church International (WAC) fundada en Roma en 1996, es una coalición global de grupos nacionales de reforma de la iglesia. Está comprometida con la renovación de la Iglesia Católica Romana basada en el Concilio Vaticano II (1962-1965) y el espíritu teológico desarrollado a partir de él.

(Traducción hecha con DeepL)

 

Synod on Synodality must include votes for all the People of God

 

9 October 2021  We welcome the opening of the worldwide Synodal process today in Rome. Pope Francis is to be congratulated for promoting dialogue rather than silencing.

 

But the Synodal process as it is set up only gives a small window in the first phase for the people of God  to let their voices be heard. The subsequent phases are all in the hands of our unelected bishops. For too long the people of God have been excluded from decision making in our church. It is important that those voting at synods should for the largest part represent the people of God and especially women.

 

What affects all must be decided by all.

 

 

Colm Holmes

Chair, We Are Church International

colmholmes2020@gmail.com

M  +353 86 606 3636

www.we-are-church.org

 

 

We Are Church International (WAC) founded in Rome in 1996, is a global coalition of national church reform groups. It is committed to the renewal of the Roman Catholic Church based on the Second Vatican Council (1962-1965) and the theological spirit developed from it.

oct 062021
 

 

Cada cultura y sistema social genera en el colectivo que la constituye una resistencia a su evolución, un rechazo instintivo e inconsciente a cambios sustanciales. El sistema socioeconómico dominante se beneficia de esa inercia humana a conservar las tradiciones recibidas. Por eso las revoluciones no abundan en la historia humana; se producen sólo cuando se produce una crisis social que no tiene otra salida. Fuera de esos casos especiales es muy estable la escala de valores en la que se basa toda sociedad. Por eso la esclavitud y el patriarcado tuvieron una larga duración, el feudalismo duró más de un milenio, y el actual sistema burgués capitalista, aunque muy dinámico por su progreso técnico y científico, es muy estable e inmovilista en lo que se refiere a la base económica sobre la que se asienta.

 

Los valores esenciales sobre los que se basa este sistema en el que nacimos y nos educamos son la propiedad privada y sus instrumentos: el dinero, el mercado… y el clasismo que todo eso produce. Incluso a personas conscientes de los dramas y tragedias que genera la desigualdad que ese sistema establece entre los humanos, nos resulta inconcebible una forma de sociedad que funcione sin esos elementos. Pero para evitar la injusticia no es solución suficiente poner límites al imperio del mercado. El mercado y su instrumento el dinero, someten el corazón humano si se intenta convivir con ellos, como lo demuestra el curso de la historia humana hasta la actual situación infernal del mundo.

 

El asunto comenzó de una manera bastante inocente: los humanos que, con la aparición de la agricultura, se apropiaron de manera privada de partes del territorio, el único medio de producción entonces existente, necesitaron hacer intercambio de las diferentes cosas que producían, y esto requirió fijar un valor a los productos intercambiables. Desde ese punto sólo fue necesario un pequeño paso para concebir una medida abstracta del valor de los diversos productos y servicios: ¡acababa de nacer el dinero! Desde entonces ese ente satánico se hizo el tiránico dominador de toda actividad y relación humana. Por medio de ese dinero se puede comprar todo, incluso seres humanos (esclavitud), seguridad (mercenarios, guardaespaldas), trabajo humano (asalariados), rango, conciencias humanas (corrupción). El dinero interfiere también en las relaciones familiares (dotes, separación de bienes de los esposos, testamentos, herencias…) e incluso en las relaciones sexuales (prostitución), y otras muchas cosas: sanidad, ocio, incluso servicios religiosos. El hecho de que fracasaron todos los intentos que se hicieron hasta ahora para limitar el poder del mercado muestra su carácter incontrolable. A la aparición del dinero siguieron otros pasos para que fueran apareciendo las sociedades por acciones, la bolsa de valores,  los holdings, el blanqueo de capitales, la evasión de impuestos, los paraísos fiscales, las tarjetas black, las sociedades offshore, los fondos buitre… y la globalización.  Actualmente, cuando la humanidad sigue dividida en países, naciones, religiones, sistemas políticos, lenguas… el mercado funciona fluidamente saltándose todas esas barreras.

 

El único poder que puede hacer frente al dinero y al mercado por él generado es el de la autoridad, el Estado, un poder estatal con consciencia y voluntad de cumplir su rol, que es el de la organización y realización de las tareas que son necesarias pero que las personas no pueden realizar personal y privadamente (justicia, defensa, obras públicas…). En las recientes crisis de la pandemia y del volcán de La Palma se puso de manifiesto lo necesaria que es la acción estatal para hacer frente a problemas que las personas no podemos resolver aisladamente. Incluso los beneficiarios del sistema del mercado requieren y postulan la acción del Estado cuando peligra el desarrollo de la actividad productiva que es la base de todo sistema. Así pues, la clase dominante que se beneficia del mercado respeta y utiliza al Estado pero controlándolo y limitándolo para que la gestión de los asuntos públicos y comunes no perjudique sus intereses mercantiles. Pero resulta que el común interés de la humanidad es precisamente la anulación del mercado que la divide en clases antagónicas para sustituirlo por un sistema de producción y distribución igualitario. Y precisamente esa tarea de supresión del mercado es algo que los humanos no podemos realizar de forma privada, por tanto el Estado debe asumir su realización.

 

Y aquí vienen las dificultades para la realización de ese proceso imprescindible: estamos tan acostumbrados a este sistema que se basa en la propiedad privada, con la desigualdades y clasismo que genera, que somos incapaces de concebir su sustitución por una gestión pública, estatal, que organice la producción y la distribución de los medios de vida necesarios para toda la humanidad de manera igualitaria. En todo caso, la autoridad estatal, pública, que tiene que asumir el control de proceso transformativo, a menudo está gestionada por individuos que no son verdaderos hombres de Estado sino mercenarios de la política, lacayos al servicio de los poderes que dominan en el mundo, como los que aparecen en los  Papeles de Bárcena, de Panamá, de Pandora… Pero en el caso de que algún gobernante tenga la osadía de desafiar a esos poderes, vienen los embargos económicos como los que sufren los regímenes de Cuba, Venezuela… y el que hizo fracasar el proyecto reformista de Grecia hace varios años.

 

Y cuando no basta con eso, la clase dominante, a la que le conviene que el sistema perdure tal como es, utiliza todos sus recursos para impedir cualquier cambio que la perjudique. Le interesa que las clases dominadas no tengan consciencia de su condición e ignoren incluso que se encuentran en una lucha de clases en la que se decide la esencia misma de la sociedad. Fomenta la ignorancia de las clases explotadas y en caso de necesidad sabe movilizar en su favor a los miembros menos instruidos de esas clases, como ocurre con los movimientos fascistas. E incluso sin llegar a tanto, dispone de los medios de formación e información que controla para modelar el pensamiento de las masas populares y apartarlas de objetivos de liberación. En realidad también la información, las películas, todo lo publicable, aún cuando no se refieran a asuntos políticos, portan un mesaje subliminal, imperceptible, que contribuye a mantener en la mente del público una aceptación tácita, inconsciente, del sistema y sus valores. Todo ese conglomerado de elementos formativos es lo que se suele llamar “el aparato ideológico del sistema”.

 

Ahora nos interesa prestar atención a otro elemento influyente del aparato ideológico del sistema: la religión, la iglesias en nuestro ámbito europeo, y concretamente la Católica en el caso concreto de España. Quien se interese por la historia podrá comprobar que esta Iglesia apoyó siempre a la clase dominante de turno, primero a la aristocracia feudal, de la que formaba parte la propia jerarquía eclesial, y actualmente a la burguesía capitalista. El precio de tal apoyo fueron beneficios y privilegios para esa jerarquía. La última tanda de beneficios fueron, y aún son, las inmatriculaciones de inmuebles públicos. El servicio que presta la Iglesia al sistema dominante es impartir a la membresía eclesial una formación espiritual que no cuestione al sistema. La clase dominante y su instrumento de dominio, el mercado, no tienen nada que temer de esos “pastores” que conducen al “rebaño” por sendas que no conducen a la liberación del pueblo oprimido. Los epíscopos que eligió Rouco Varela, en su etapa de vicepapa en España, a imagen y semejanza de él mismo, son un puntal que con los otros mencionados contribuye al mantenimiento de este tinglado inhumano que generó tanta desigualdad y tanta injusticia en el mundo.

 

Lo que nos tenemos que preguntar, quienes nos consideramos seguidores de Jesús de Nazaret, es si esa acción pastoral de la Iglesia, que le tiene como referente, responde a las enseñanzas del Maestro. Pues ocurre que Jesús sí se posicionó claramente en la cuestión del Estado y el mercado. En relación al mercado, es significativo que el único personal al que Jesús expulsó del Templo fueron precisamente los mercaderes. En realidad, no fue las personas de los mercaderes, lo que Jesús expulsaba, sino su instrumento, el dinero. En el Reino que él quería instaurar la relación entre las personas no habría de ser mercantil sino de otra naturaleza en la entraban componentes como el amor, la comprensión, el perdón, la sencillez, la compasión el servicio desinteresado al prójimo…

 

Sin embargo vemos que aún actualmente el dinero y el mercantilismo que comporta siguen en el templo y en la sociedad, y con intención de quedarse. Se dio el caso de predicadores que estando sermoneando sobre el “Magnificat”, que es el canto que el evangelista Lucas pone en labios de la madre de Jesús, dan por terminado su discurso antes de llegar al párrafo que dice: Él (se refiere a Dios) hizo proezas con su brazo: dispersó a los soberbios de corazón, derribó del trono a los poderosos y enalteció a los humildes, a los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió vacíos. (Lucas 1:51-53). Ese párrafo es políticamente incorrecto para esa gente, inoportuno para exponerlo a un público burgués o aburguesado. Además de tener la impertinencia de referirse a la lucha de clases, mostrando la contradicción entre los intereses de los poderosos, los ricos, por una parte, y los humildes, los hambrientos, por otra, el Altísimo tiene la desfachatez de tomar partido a favor de los pobres. ¡Intolerable para los dominadores del sistema y sus lacayos religiosos! Pero hay más. Jesús mismo constató, después de ver la reacción del joven rico que no se sentía dispuesto a trabajar por el Reino de Dios, que la riqueza, el dinero, era una dificultad para acometer esa tarea: ¡Cuán difícilmente entrarán en el Reino de Dios los que tienen riquezas! (Marcos 10:23). Más rotundo fue su aserto de que: No podéis servir a Dios y al dinero. (Mateo 6:24).

 

Y ahora veamos la posición de Jesús en relación al poder político. Él no rechazó la función de la autoridad, lo que ahora llamamos el Estado, pero expresó su criterio acerca de cómo se debía realizar esa función. A la pregunta de Pilatos de si era rey, respondió: Tú lo dices, soy rey, para esto he nacido y para esto he venido al mundo…  Mi reino no es de este mundo… (Juan 18:36-37). Marcaba la diferencia entre los reinos de este mundo, hoy diríamos el sistema dominante, y el Reino que él deseaba implantar. Pilatos representaba a un poder imperialista y esclavista que no tenía como objetivo el servicio a la humanidad sino el beneficio de unos pocos a costa de sojuzgar a la mayoría de la población. En cambio el programa del Reino que Jesús traía son la Bienaventuranzas, es decir, dar prioridad a los que sufren, a los que aman la paz, a los pobres, a los limpios de corazón, a los que tienen hambre y sed de justicia… Ese Reino no es de este mundo, pero el objetivo es implantarlo en este mundo.

 

Y él no rechazaba ejercer la función política con ese objetivo, como lo muestra su lamento sobre Jerusalén: ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como junta la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! (Mateo 23:37). Ese lamento tiene lugar unos días despés de su entrada triunfal en Jerusalén y antes de su arresto. Usaba el símbolo de la gallina que protege a sus polluelos, y el del pastor que cuida del rabaño, que para la cultura de su tiempo significaba el cuidado y atención que el gobernante debe dedicar a sus súbditos. Y aunque él sabía que su proyecto chocaba con ideología dominante y que corría el riesgo de ser perseguido como los profetas que fueron antes de él, asumió el rol que le asignaba la multitud que lo saludó a su entrada en Jerusalén con el título mesiánico de “Hijo de David”. Y como Mesías, es decir, Rey, entró en el Templo y actuó con autoridad expulsando los símbolos del mercado. Este acto tenía una enorme importancia como lo demuestra el hecho de que lo narran los cuatro evangelistas, cosa que no ocurre con otros hechos de Jesús. En esas narraciones se especifica que desparramó el dinero y volcó las mesas de los cambistas, y comparó sus lugares de reunión con “cueva de ladrones”.

 

La población de Jerusalén, que vivía del templo y del comercio que generaba la enorme peregrinación que recibía sin cesar, no podía aceptar un mesías que contemplaba una devoción no ligada a ese lugar de culto y rechazaba lo relacionado con la compra-venta. Al igual que a los judíos de entonces, también a las generaciones cristianas que existieron hasta hoy les resultó y les resulta inasumible un mundo sin compra-venta, sin comercio, sin mercado. Para que exista compra-venta debe existir la propiedad privada, pues lo que se compra y vende son productos que cambian de mano, es decir de propietario. Ese mercadeo es lo que acaba generando, a través de los pasos que antes vimos, la enorme desigualdad e injusticia que impera en el mundo. Es posible otro mundo en que que no funcione ese engendro de Satán. Se evitan las nefastas consecuencias del mercado con una forma de satisfacción de las necesidad humanas basada en un proceso de producción-distribución, tareas que pueden ser gestionadas perfectamente por el Estado, un Estado que no estaría al servicio de las clases dominantes sino de la igualdad entre los humanos. Si ese ideal no se realizó aún es porque las masas populares, que no conocen el poder que tienen, se lo asigna a políticos que son servidores del sistema, de los reinos de este mundo. Cada vez que en unas elecciones se vota mayoritariamente a fuerzas políticas que tienen como vocación la conservación del sistema tal como es, se está haciendo una elección tan desgraciada como la que hizo la población de Jerusalén que prefirió a Barrabás antes que a Jesús. En esa ocasión preferir Barrabás representaba aceptar lo conocido, lo de siempre: el Templo, el mercado, el Sanedrín como clase dirigente, Roma como imperio dominante… los reinos de este mundo, el sistema. Jesús representaba una revolución que nadie se atrevía y aún hoy nadie se atreve a emprender.

 

Concluyendo, podemos decir que si el mundo del mercado es irrecuperable para el Reino de Dios, - No podéis servir a Dios y al dinero- el de la autoridad, el Estado, el poder político, o como se le quiera llamar, puede ser un buen instrumento de servicio a la humanidad si se libra de su dependencia de las clases dominantes y cumple su función primordial de organizar la vida en común y suplir las insuficiencias de la acción privada. Librarse de la influencia cultural de lo establecido, de las tradiciones que se oponen a esa realización, puede responder a lo que Jesús, cuando hablaba con Nicodemo, decía: De cierto, de cierto te digo que a menos que uno nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios.

Faustino Castaño, miembro del Foro Gaspar García Laviana y de las Comunidades de Base de Gijón.

Gijón, 6 de octubre – 2021

 

© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha