CristianXs de Base de Madrid nos invita a la proyección del documental GAZA y a la presentación de la campaña BDS: boicot, desinversiones y sanciones al Estado de Israel.

Será el viernes 15 de febrero a las 19 horas en los locales del MAS (Avenida de Portugal, 79, posterior) en Madrid.

Gaza

 

 
waci

We Are Church International Calls for Decisive Action at Vatican Sex Abuse Summit;

Says this is the “Final Opportunity” for Church Leaders to Correct Failings

 

4 February 2019. In advance of the 21-24 February 2019 meeting Pope Francis has called with leaders of all of the national bishops’ conferences from around the world, We Are Church International stresses the need for the Vatican to take decisive, consistent, and clear action that prioritizes the needs of clerical sexual abuse victims over protection of the institution.

 

“This summit is the final opportunity that Catholic leaders have to show the Church, the world, and, most importantly, victims of clerical sexual abuse that they take this issue seriously and are ready to undertake real reform,” stated Colm Holmes of Dublin, Ireland, Chair of We Are Church International. “People who suffered abuse at the hands of priests, who saw their abusers protected by church officials, and whose repeated calls for justice have been ignored for too long have been speaking out for more than four decades. It is long past time for their needs to be our Church’s clear priority.”

 

We Are Church International endorses the seven outcomes for this Summit put forward by Marie Collins, a sexual abuse survivor, longtime advocate, and former member of the Pontifical Council for the Protection of Minors. Those outcomes are:

 

1)  Agree on a clear definition of what constitutes sexual abuse of a minor

2)  Agree on a clear definition of the term “zero tolerance”

3)  Update Canon Law to reflect these terms and definitions

4)  Canon Law on the abuse of vulnerable adults needs to be separated from the abuse of minors

5)  Universal safeguarding measures and a transparent accountability policy for dealing justly with reports of abuse should be agreed

6)  The Pope should make a clear statement outlining what is the process being used to hold bishops accountable

7)  The Pope needs at this meeting to name those bishops who have a guilty finding against them, detail the offence, and make public the penalty imposed

 

“We are a global Church, and we need a single, consistent policy to protect children, and to deal with sexual abuse of minors when it does occur,” said Holmes. “It should not matter whether a victimized child lives in Europe, Africa, Asia, South America, Australia, or North America. The crime is the same, and the perpetrator must face the same consequence.”

Holmes continued, “Every church leader who has covered up for a perpetrator’s actions and failed to protect children, their families, and church members, must be stripped of his position. It is time for a clear end to what Pennsylvania’s Attorney General called the Catholic Church’s ‘playbook for concealing the truth’ about the abuse of children and protection of abusive priests.”

Holmes concluded, “Members of We Are Church International stand with Catholics and others around the world who will be watching carefully for what happens at this meeting. We need to be clear that the time for clear and decisive actions and policies is now. The very credibility of our Church is at stake. Only by doing the right thing now will there be any chance for the Vatican and Church leaders to start rebuilding people’s faith in the church.”

 

#######

We Are Church International (WAC-I) founded in Rome in 1996, is a global coalition of national church reform groups. It is committed to the renewal of the Roman Catholic Church based on the Second Vatican Council (1962-1965) and the theological spirit developed from it.

 

 

https://www.we-are-church.org/413/index.php

 

 

En el Colegio Mayor Chaminade, este 13 de febrero, a las 19 horas

 

En la mesa redonda participarán Juan Cuatrecasas, padre de ‘Asier’ (caso Gaztelueta) y presidente de la Asociación Infancia Robada; José Cobo Cano, obispo auxiliar de Madrid; Jesús Zamora, secretario general de Confer; Raquel Mallavibarrena, de Redes Cristianas; y Jesús Bastante, redactor jefe de Religión Digital, como moderador.

 

 

¿Cuáles son los retos de la cumbre antipederastia de este mes? ¿Qué exigen las víctimas de la Iglesia? ¿Qué puede ofrecer la Iglesia a las víctimas de los abusos sexuales? ¿Hay un camino de restauración y renovación de la Iglesia? ¿Hasta dónde puede llegar la tolerancia cero contra los abusos exigida por el Papa?

 

Estas y otras preguntas se antojan claves para el futuro de la Iglesia católica, en un momento especialmente delicado por los constantes escándalos de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes, religiosos o responsables eclesiásticos, y por una cultura del encubrimiento que, durante años, se convirtió en regla habitual en algunos lugares, como ha denunciado, en repetidas ocasiones, el Papa Francisco.

 

Conscientes de esta realidad, Religión Digital (el principal portal de información religiosa en castellano del mundo) y Redes Cristianas (plataforma de grupos y comunidades de base del Estado español) han logrado convocar, por primera vez en nuestro país, a un debate público entre representantes de las víctimas y miembros de la jerarquía eclesiástica y religiosa.

 

Se trata de la primera ocasión en que se ven, cara a cara, en un foro abierto a todos, obispos, religiosos y víctimas. Para relatar las experiencias de dolor y sufrimiento, e intentar encontrar soluciones, o al menos ámbitos de encuentro, tan necesarios en la Iglesia y la sociedad.

 

Se trata, en resumidas cuentas, de hacer posible la petición que Francisco hizo a los presidentes de los Episcopados del mundo de cara a la cita del 21 al 24 de febrero:

 

Mientras no haya una respuesta completa y comunitaria, no solo no lograremos curar a las víctimas/supervivientes de los abusos, sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo.

 

El primer paso debe ser reconocer la verdad de lo que ha sucedido. Por esta razón, urgimos a cada presidente de conferencia episcopal a acercarse y visitar a víctimas que han sufrido abusos por parte del clero en sus respectivos países antes de la reunión de Roma, y aprender así de primera mano el sufrimiento que han soportado.

 

 

El acto tendrá lugar en el Colegio Mayor Chaminade (Paseo de Juan XXIII, 9, de Madrid) el próximo miércoles 13 de febrero, a las 19 horas.

 

En la mesa redonda participarán Juan Cuatrecasas, padre de ‘Asier’ (caso Gaztelueta) y presidente de la Asociación Infancia Robada; José Cobo Cano, obispo auxiliar de Madrid; Jesús Zamora, secretario general  de Confer; Raquel Mallavibarrena, de Redes Cristianas; y Jesús Bastante, redactor jefe de Religión Digital, como moderador.

 

El acto estará abierto al público, hasta completar aforo.

 

Para más información:

 

Jesús Bastante, redactor jefe de Religión Digital jesusbastante@religiondigital.com

Raquel Mallavibarrena, Redes Cristianas: rmallavi@gmail.com

 

encuentro

 

 

 

 
moceop2

 

Moceop (Movimiento por el celibato opcional)

 

Hemos leído las declaraciones del Papa Francisco hablando de la obligatoriedad del celibato en el avión de vuelta de Panamá.

 

Debemos reconocer que nos han sorprendido. Nos cuesta entender este cambio de posición tan brisco de Francisco sobre esta materia.

 

Hace unos años decía: “La Iglesia católica tiene curas casados. Católicos griegos, católicos coptos, hay en el rito oriental. Porque no se debate sobre un dogma, sino sobre una regla de vida que yo aprecio mucho y que es un don para la Iglesia. Al no ser un dogma de fe, siempre está la puerta abierta”.  (2014)

 

Y más recientemente según  el cardenal Marx, en declaraciones durante un encuentro del Comité de Católicos de Baviera celebrado en Munich, el Papa Francisco está planteando a sus consejeros la posibilidad de abolir el celibato sacerdotal.  (2017)

 

No entendemos que Francisco retome las palabras de San Pablo VI que decía: ‘Prefiero dar la vida antes que cambiar la ley del celibato’. Él ha dicho de modo claro“no estoy de acuerdo con permitir el celibato opcional”.

 

Aunque es cierto que, citando a Lobinger, deja abierta esa posibilidad  sólo para casos muy excepcionales:  “Solamente, quedaría alguna posibilidad en los puestos lejanísimos, pienso las islas del Pacífico, pero es algo para pensar cuando hay necesidad pastoral, ahí el pastor debe pensar en los fieles”

 

Tambien reconoce, como ha dicho otras veces “es algo que está en discusión entre los teólogos”, por lo tanto no es un dogma intocable; y él reconoce que esa es solamente su “opinión personal”.

 

¿A qué se debe este cambio de postura? Francisco, entendemos, debe sentirse muy presionado por sectores ultracatólicos que le presionan para que no adopte cambios tan necesarios y urgentes  como la opcionalidad del celibato.

 

Él conoce muy bien la problemática de primera mano, porque él era amigo personal del obispo argentino casado Jerónimo Podestá y su esposa Clelia con quienes mantenían frecuentes conversaciones. Incluso la hija de Clelia, Clelia Isasmendi, le ha entregado dos cartas en mano a Francisco, aunque no le ha contestado. Jerónimo y Clelia fueron unos magníficos animadores de los curas casados en todo el Mundo, especialmente en Latinoamérica,  durante muchos años.

 

La necesidad de que el celibato sea opcional es algo muy aceptado en la mayoría de nuestras sociedades, como lo han demostrado las numerosas encuestas que se han hecho. Igualmente no pocos episcopados, como el alemán, han planteado el celibato obligatorio como tema de su asamblea en la próxima primavera, pues el cardenal Marx viene insistentemente diciendo que es necesario abrirse al futuro y al Mundo y no quedar estancados en posiciones de siglos anteriores que no son válidas para nuestro tiempo. La gran mayoría de los católicos alemanes también está a favor de la opcionalidad del celibato.

 

Esperamos que Francisco rectifique por el bien de la Iglesia estas posiciones, ahora tan cerradas, que en nada sirven para solucionar los gravísimos problemas que existen en muchas comunidades, que no pueden celebrar la eucaristía por no poder contar con un sacerdote. En otros muchos sitios, diversas parroquias se están reagrupando y el sacerdote se ve desbordado con frecuencia, por no poder atenderlas  bien, como sería necesario. 

 

Las aportaciones de Lobinger, al que cita Francisco, son muy interesantes en este sentido: de las mismas comunidades deberían  salir los equipos de ministros ordenados, ministros que tienen su profesión, que pueden estar dedicados de modo total o parcial y que a nuestro criterio, podrían  ser casados o célibes, hombres o mujeres.

 

3 de Febrero de 2019

 

 

 
Redes Cristianas

 

Ante los casos de abusos sexuales en la Iglesia y en la urgencia de reaccionar como creyentes a este gravísimo problema, queremos contribuir con nuestra reflexión a las decisiones que se puedan tomar próximamente por el Papa y los presidentes de las conferencias episcopales reunidos con él.

Que un sacerdote, o miembro de una congregación religiosa, abuse de un niño o un adolescente, utilizando la autoridad moral que ejerce sobre la persona víctima, es algo que rompe los esquemas de cualquiera. Si además se añade el encubrimiento practicado durante décadas por la jerarquía de la Iglesia, poniendo por delante a la institución sin reparar en el daño, con secuelas de por vida,  que se estaba haciendo a personas inocentes, nos encontramos con un escándalo de proporciones mayúsculas y una multiplicación del número de personas abusadas en un ambiente de mentira, hipocresía y silenciamiento.

En España se han ido conociendo casos de abusos en la Iglesia gracias al coraje de las personas víctimas para denunciar los delitos cometidos en la sociedad civil (que no son solamente pecados) , y a los medios de comunicación, que, al igual que en otros países, han ido por delante de la institución. Unos han tenido consecuencias en los tribunales y otros no pero lo que ha quedado patente en la mayoría de ellos es la resistencia mostrada por la jerarquía para hacer avanzar la investigación, apartar a las personas bajo sospecha, y demostrar un apoyo efectivo a las personas víctimas.

Esta resistencia por parte de la jerarquía  y de las personas con diferentes niveles de responsabilidad en los hechos conocidos creemos se explica por la decisión de un silencio institucionalizado que nos parece la más grave circunstancia que se ha producido, junto con los propios abusos y el abandono de las personas víctimas de los mismos.

Todo esto lleva a Redes Cristianas a las siguientes afirmaciones, peticiones y propuestas:

  1. La lucha contra la pederastia en la Iglesia española debe ser una prioridad en todas las diócesis, facilitando que se pueda denunciar, colaborando con la justicia civil y apoyando a las personas víctimas. Pedimos que se apliquen de manera inmediata los protocolos exigidos por el Vaticano y que se creen comisiones en las que haya mujeres y hombres laicos, personas víctimas de abusos y expertos en el tema para estudiar las denuncias, desarrollar pautas de actuación y hacer realidad la tolerancia cero. El silenciamiento y encubrimiento deben terminar.  Lo mismo pedimos para las congregaciones religiosas. Nos unimos a la exigencia de que el Vaticano lleve a la práctica las recomendaciones que le hizo el Comité de la Infancia de la ONU en febrero de 2014.
  2. Es urgente analizar las causas e ir a las raíces del problema. El obligado arrepentimiento debe llevar a actuar en consecuencia, sin miedo. Ante una crisis de semejantes proporciones, no valen las medidas cosméticas para salir del paso sino que hay que ir al fondo de la cuestión si se quiere evitar que los abusos se sigan produciendo. La pederastia es el síntoma de una enfermedad muy grave que hay que atajar.
  3. Coincidimos en parte con los que afirman que el celibato obligatorio no es en sí mismo la causa del problema, pero a la vez pensamos que el planteamiento de la sexualidad en la formación de los seminaristas, con frecuencia vivida ésta en la represión y el tabú, no favorece en nada, más bien al contrario, que los casos de pederastia se puedan descubrir y denunciar inmediatamente, y que se pueda ver en cada caso qué los ha motivado y actuar rápidamente.
  4. Si a lo anterior añadimos que la Iglesia Católica mantiene desde hace siglos un estamento clerical formado por varones célibes y diferenciado de los laicos, que ejerce el poder de manera autoritaria y mantiene un estatus de superioridad, con todas las excepciones que haya que reconocer, pensamos que los abusos y el encubrimiento también tienen que ver esencialmente con esa realidad y si no se abordan estas cuestiones en profundidad el problema no se solucionará. En ese sentido, el celibato obligatorio sí fomenta un aurea especial con el que se reviste el estamento clerical.
  5. Denunciamos la estigmatización de las personas homosexuales, acusadas injustamente de ser causantes de abusos sexuales a menores cuando los expertos insisten en que hay pederastas heterosexuales y homosexuales, y que la orientación sexual, por tanto, no es el problema.
  6. Redes Cristianas ha pedido siempre una iglesia de iguales y sin estamentos, de comunidades y de ministerios laicales, que no discrimine por el género ni por la orientación sexual y en la que el celibato sea una opción, nunca una imposición. Así creemos que debe ser la Iglesia que emana del Evangelio.  Ahora encontramos una nueva razón para pedir y exigir que se den pasos en esa dirección lo antes posible. La igualdad de la mujer en la Iglesia,  y por tanto, su presencia en todos los ámbitos ministeriales y  de responsabilidad, contribuiría también, a nuestro juicio, a erradicar las conductas delictivas de abusos sexuales en la Iglesia.

Hay que abrir ventanas y sacudir alfombras, nos unimos a las voces que llegan  de distintas partes del mundo pidiendo la revisión en profundidad del sacerdocio y de la vida consagrada. La Iglesia Católica, y en concreto la de España, tiene que rendir cuentas y ofrecer mucha más transparencia a las personas víctimas y a la sociedad en su conjunto.

Decir no al abuso es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo.” (Papa Francisco, agosto de 2018)

 

Enero de 2019, www.redescristianas.net

Comunicado de Redes Cristianas sobre la pederastia

 

 

 

Los miembros del Grup de Seglars i Rectors del Dissabte hemos atendido la llamada del papa Francisco a volver a las fuentes de la fe para hacer posible una renovación evangélica de la Iglesia. Hemos reflexionado sobre su situación en el mundo actual y sobre los retos que, a todas las personas cristianas, nos plantea la llamada a hacer de la Iglesia verdadera lumen gentium (luz de todos los pueblos) y realidad liberadora. Esta reflexión ha estado iluminada por las exhortaciones y homilías y los discursos del papa Francisco, el libro “No te olvides de los pobres” (por  José L. Segovia Bernabé y Luis A. Aranguren Gonzalo. Sal Terrae n. 249. Basauri (Vizcaya), 2016. Págs.79-82;119123) y la “Carta a Diogneto”.
Ahora queremos compartirla con otros grupos y colectivos cristianos y también ofrecerles algunas pistas de concreción que animen a todas las personas cristianas al compromiso por la transformación evangélica de la Iglesia que con tanta insistencia reclama el papa Francisco (Evangelii Gaudium, capítulo 1).
Ante la “mediocridad espiritual” y la falta de vigor evangélico que presentan sectores importantes del Pueblo cristiano y que generan una gran atonía, una fuerte acomodación y una resignación paralizante, hay que mostrar el gozo de la fe, que nos conduce a iluminar y a comunicar vida, salud y felicidad (EG, 80-84). Evangelizar es llevar la alegría del Evangelio a la gente que no la conoce. Necesitamos, pues, dejarnos transformar por la fuerza del Espíritu Santo para que nos cambie totalmente (EG, 280).
A la hora de afrontar los retos que tiene planteados la Iglesia en la época actual consideramos prioritario abordar la cuestión de si su objetivo es ser “mucha gente” católica y practicante o ser “gente” que dé testimonio del Reino de Dios para que seamos cada día más y mejores testigos de Jesús.
Responder desde la segunda opción significa afirmar que lo importante y prioritario, la tarea fundamental de la Comunidad Cristiana, consiste en hacer los signos del Reino en medio del mundo. Eso supone que la Iglesia ha de comprometerse a realizar los valores del Reino, como son la paz, la justicia, la compasión, la hermandad, la defensa de la dignidad de cualquier persona y la solidaridad preferente con las pobres y marginadas para que “tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).
Una conversión real de la Iglesia al Reino es lo único que nos permitirá superar la eclesiastización del cristianismo, situarnos en la perspectiva del Dios de Jesús y realizar los signos que ponen de manifiesto al Dios que quiere un mundo más humano y más justo para todas las personas, sin excepción.
Desde esta perspectiva podremos percibir que la actual crisis de “la ausencia” de Dios en nuestra sociedad neoliberal no radica principalmente en el fenómeno de la secularización (señalado por alguna gente de manera obsesiva) sino fundamentalmente en el inmenso sufrimiento evitable y en la escandalosa injusticia de nuestro mundo, que provoca tanto mal. Lo que eclipsa el rostro de Dios no es el hecho de no hablar de Él sino este gran dolor generado por tanta injusticia y tanta explotación. La solidaridad es una de las maneras más elocuentes y privilegiadas de nombrar a Dios, como declara reiteradamente el papa Francisco y como evidencian sus gestos de solidaridad.
En definitiva, a la Iglesia se le pide que priorice de manera urgente los problemas de la humanidad por encima de los suyos propios. El papa Francisco insiste continuamente en que quiere una Iglesia “en salida” y no auto-referenciada, una Iglesia hospital de campaña en medio de tanto sufrimiento del mundo. Jesús mismo nos urge a liberar y aliviar el hambre y el dolor (EG 20,24,49). De esta manera nos adentraremos en la corriente más profunda de la mística bíblica, que proclama que Dios mira siempre desde los seres humanos últimos, que su punto de vista sobre la realidad está centrado en “el huérfano, la viuda y el extranjero” (Dt 10,18) y, por eso, que las personas perdidas y excluidas de esta sociedad son las no olvidadas por Dios. Estas personas han de ser también las no olvidadas por las que seguimos a Jesús.

Así pues, si asumimos el punto de vista de Dios sobre la realidad tendremos que plantearnos una cuestión importante para centrar nuestra tarea y la de cada comunidad cristiana: ¿Cuál es el lugar existencial en el que ha de situarse la persona cristiana y toda la Iglesia? El mismo Evangelio nos ofrece la respuesta (Jn 19,27): El lugar existencial de la Iglesia es permanecer a los pies del Crucificado. Éste es su lugar originante, aquél desde el cual surgió. Eso significa permanecer a los pies del dolor y de la gente que padece la injusticia del mundo, con los ojos fijos en el Señor Crucificado y empeñada en desclavar de sus cruces a Jesús y a sus hermanas y hermanos crucificados a lo largo de la historia.
Sólo desde este lugar existencial podremos recrear y cumplir el deseo del Concilio Vaticano II: “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobretodo de los pobres y de todos los que sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón” (GS 1).
Una renovación real de la Iglesia de Jesús sólo será posible si priorizamos la práctica de la compasión, que es fruto de la solidaridad, brota del sentimiento de indignación ante la injusticia que padece la gente pobre y nos mueve, incluso, a la transgresión.
Finalmente sugerimos algunos de los caminos que necesitamos transitar hacia una transformación evangélica de la Iglesia y de cada una de las comunidades:
► Priorizar la solidaridad hacia los seres humanos pobres, migrantes y necesitados (“extra pauperes nula salus”).
► Fomentar un compromiso concreto y real de humanización de la sociedad, en colaboración con quienes luchan por la justicia, la igualdad, la libertad, la hermandad y un planeta ecológicamente limpio.
► Trabajar por un despertar a la fe en Jesucristo y no tanto por un despertar religioso.
► Cuidar la experiencia espiritual y de encuentro con el amor gratuito y salvador de Dios y con su plan de liberación, que urge al compromiso por los valores del Reino.
► Encarnarse en la propia realidad, aquélla en la que vive cada comunidad, colaborando en la búsqueda de soluciones a los problemas que ha de afrontar. Esta encarnación implica inculturarse de manera real y efectiva en la cultura del pueblo con el cual camina cada comunidad.
► Garantizar una organización y una estructuración democrática de las comunidades cristianas que evidencie la igualdad real de todos sus miembros y manifieste que somos Pueblo de Dios, evitando “ghettos” y cerrazones.
► Recuperar y redefinir el papel de las mujeres en la Iglesia y suprimir todo tipo de machismo y discriminación, de acuerdo con la enseñanza bíblica: “Dios los creó a su imagen; varón y mujer los creó”.
► Potenciar la apertura, el diálogo, la acogida sincera y afable de todo el mundo, la comunión, el ecumenismo y la colaboración interreligiosa.
► Suprimir cualquier indicio de clericalismo, sea en miembros ordenados o seglares.
► Reivindicar el papel de servidor del miembro “ordenado” y negar el de funcionario o dueño. Es fundamental que respete a la comunidad a la cual ha de servir, con su historia y su idiosincrasia. Ella es la que permanece.
► Propiciar espacios de encuentro, convivencia, acogida y apoyo mutuo que favorezcan la experiencia comunitaria y contrarresten la actual indiferencia generalizada.
► Renovar el lenguaje teológico y litúrgico, los signos y los símbolos, para que se hagan inteligibles a la mentalidad de hoy. En este sentido hace falta unas celebraciones de la fe vivas, encarnadas, participativas y creativas.
Nos comprometemos a avanzar por estos caminos con la fuerza del Espíritu.
València, 19 de enero de 2019

Grup de Seglars i Rectors del Dissabte

 

 

Ni te hagan cómplice de maltratar a quienes son más débiles que tú

 

Datos tomados del Instituto nacional de Estadística 2018 (INE) con datos de 2017 , Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Oficina Económica de Presidencia de Gobierno y Eurostat.

 

  1. ¡No nos invaden! En España vivimos 46.528.024 personas de las que 4.419.621 son extranjeros, 32,3% de la UE y los 67,7% del resto del mundo (5,3% de Europa no en la UE, 31% de América Latina, 16,3% de África y 15,2% del resto del mundo (INE).

 

  1. ¡No masifican nuestra escuela! De las 8.127.822 matriculaciones en la escuela no universitaria, los/as extranjeros representan el 8,5%; con un abandono escolar del 35,8% frente al 15,8% de los nativos (INE).

 

  1. ¡No congestionan nuestros centros sanitarios! Aunque acuden a urgencias un 3,2% más que los nativos por retiro de “tarjetas sanitarias”, visitan un 7% menos al médico de cabecera y un 16,7% menos al especialista. Consumen solo el 5% del gasto total de sanidad en España (Científicos del CSIC).

 

  1. ¡No nos quitan el puesto de trabajo! De los 22,7 millones de población activa, el 17, 2% está en paro: el 15,8% son nativos y el 28% extranjeros (INE).

 

  1. ¡Incrementan nuestra economía! En un 30% la incrementaron entre el 1995 y 2010 (¡y en un 50% entre el 2000 y 2005!) (Oficina Económica de Presidencia de Gobierno).

 

  1. ¡Mantienen nuestra precaria natalidad! De los 416.583 nacimientos que tuvimos en 2017, el 18,2% se produjeron entre los/as extranjeros (INE).

 

  1. ¡Rejuvenecen nuestra población! Frente a los 44 años de media de la población nativa europea, los/as migrantes tienen una media de 37 años (Eurostat).

 

No dejes que te engañen en la era de las fake news

 

Texto elaborado por un grupo de miembros de la Comunidad Santo Tomás de Aquino, perteneciente a Cristianas y Cristianos de Base de Madrid

 

Os enviamos el cartel de la charla que tendrá lugar dentro de las
actividades organizadas con motivo de la festividad de nuestro patrón
Santo Tomás de Aquino.

Será el jueves 24 a las 19:30 en los locales de la FUHEM donde nos
reunimos habitualmente. Os esperamos a todos.

Un saludo,

El consejo de la Comunidad Santo Tomás de Aquino (Cristianas y Cristianos de Base de Madrid)
Cartel Nicolas Castellanos 24-01-2019 [8214]

 
Exodo 146

 

Con la participación de José Antonio Pérez Tapias, Julio Anguita, Benjamín Forcano, Ignacio Sánchez-Cuenca, Javier Chinchón, Claudia Cano, Evaristo Villar, Jaume Ruiz, Teresa Arenillas, Armándo Márquez, Juanjo Sánchez.

 

No podríamos pasar de lado ante lo que está siendo en estos días motivo de crispación en el país. Nos referimos al anuncio hecho por el Gobierno, previa aprobación del Parlamento, de la exhumación de los restos del dictador Franco de su encumbrado sepulcro en el Valle de los Caídos. La amenaza posterior de su posible traslado a la cripta de la Almudena en el centro de Madrid ha levantado olas de protesta que, ante el incomprensible silencio de la Iglesia, ha sacado a las calles de la capital a miles de personas, dispuestas a impedir semejante humillación pública.

A pocas personas en España le está dejando indiferente este asunto. Para un sector minoritario, nostálgico de las victorias guerreras del pasado y muy a gusto con la paz impuesta por el silenciamiento del enemigo, hay que dejar las cosas como están, porque la apertura de la fosa va “a abrir las heridas de una contienda que ya tenemos olvidada”. Es la injustificada respuesta que han dado siempre quienes, desde la muerte del dictador genocida, se han mantenido fervorosamente pegados al poder y sus aledaños.

Para el sector mayoritario, que ya no ha conocido la guerra pero sí sus consecuencias amargas, este gesto no debería representar más que el primer paso de un camino que está obligada a recorrer una sociedad –que por miedo, comodidad o por olvido se ha mantenido en silencio durante 40 años– para poder reconciliarse consigo misma y su reciente pasado. Limpiar la propia historia de sus inhumanidades y vergüenzas es una condición necesaria para poder vivir con honestidad el presente y encarar con libertad el futuro. Y, en este esfuerzo por blanquear la historia pasada, el golpe militar del 1936 contra la República y el genocidio de los oprobiosos años de dictadura representan manchones demasiado fuertes que siguen proyectando su macabra sombra sobre nuestros días.

Pero con ser importante esta noticia sobre la suerte futura del dictador, no es de menor calibre –aunque con menos presencia mediática– esta apuesta que indirectamente se está dando a la sociedad. Nos referimos a la otra cara de la moneda. Al final, y después de tantas falacias y patrañas producidas para ocultar la historia verdadera, se va a poder oír abiertamente en nuestras plazas el grito desgarrador de las víctimas. Un grito –sepultado ante las tapias de los cementerios o en las cunetas de las carreteras– siempre silenciado por los poderes políticos y religiosos que han mandado en este país. Por más que lo pretenda, ningún pueblo puede ignorar para siempre su historia, la lleva pegada como la sombra al cuerpo. Y, por más que se las quiera ocultar, la memoria y la verdad de la historia esperan siempre el momento oportuno para salir a flote.

La tragedia ha querido unir tan indisolublemente al victimario y a las víctimas que no sería posible conocer el perfil exacto del primero, sin la presencia de las segundas. Desde Éxodo saludamos como buena noticia la exhumación del dictador y no podemos ocultar la alegría que nos produce el camino que se abre para el reconocimiento de la verdad, la justicia y la reparación de las Víctimas.

 
evaristo-villar2

En este enlace puede leerse la entrevista:

https://poderpopular.info/2019/01/08/evaristo-villar-de-redes-cristianas-el-papa-francisco-es-aire-fresco-en-la-iglesia-pero-no-puede-con-la-estructura-jerarquica/

 

 
Xarxa Cristiana.odt

El Foro de Debates de la Universidad de Valencia y Xarxa Cristiana convocan el coloquio:

“Teilhard, mistic, poeta i científic”

24 de enero de 2919, jueves, a las 19 horas en el Centro Cultural La Nau (Universitat, 2)

Ponente: Ignacio Núñez de Castro, catedrático de Bioquímica de la Universidad de Málaga.

Presenta: Jaume Herrero, de Xarxa Cristiana.

TEILHARD LA NAU[7509]

 

 

A Coordinadora de Crentes Galeg@s  ven facendo, desde hai moitos anos, unha reflexión que damos a coñecer como Documento da Paz no remate de cada ano e no comezo do aninovo.
Fixamos a nosa atención cada ano nalgúns dos aspectos nos que nos xogamos a humanidade. Porque podemos evitar os sufrimentos das persoas e alentar os primeiros pasos de cara a unha maior cohesión social, a través da creación de vínculos e de solidariedade, que é a forma máis sólida de construír a paz.
No momento que estamos a vivir preocúpanos moito a imaxe pública do papel que desempeña a Igrexa na vida social. Esta imaxe ven reflectida nos medios de comunicación, pero tamén na opinión dos diversos sectores da sociedade sobre o que pensamos e facemos os cristiáns e especialmente sobre a forma en que a Igrexa orienta a súa intervención no conxunto das relacións sociais. Non queremos aparecer como unha Igrexa gardiá da corrección moral e de ritos herdados de antepasados e afastados do actual imaxinario cultural. Os valores do Evanxeo non teñen por que aparecer vestidos por roupas rancias e resesas que non se corresponden coa súa orixe nin cos nosos tempos. Fronte a esas formas ancoradas no pasado, gustaríanos “primerear”, en expresión do Papa Francisco. Dito coas súas palabras: “adiantarse, tomar a iniciativa sen medo, saír ao encontro, buscar aos que están lonxe e chegar ás encrucilladas dos camiños para invitar aos excluídos” (EG 24), recoñecendo  que de nada serven “os discursos e praxes sociais ou pastorais sen unha espiritualidade  que transforme o corazón” (EG 262).
Somos conscientes dos aspectos negativos que presenta a Igrexa, e tamén dos positivos. Queremos intensificar estes e tratar de eliminar todo o que free o poder de proposta para construír a paz, desde a Igrexa e desde fóra dela. Queremos que a sociedade enteira comprometa todo o seu empeño en conseguir progresivamente unha situación digna para tod@s.
Dóenos todo aquilo que se poida ver e dicir en negativo da Igrexa. Entendemos que non todas as críticas son xustas, que algunhas veñen por poñerse do lado das persoas que sofren, das excluídas, das aldraxadas. Pero outras críticas están feitas por estar do lado do poder, ese que exclúe e que aldraxa a dignidade humana. Avogamos por comportamentos exemplares, como corresponde a persoas e institucións que se declaran cristiás e como tales deben seguir o exemplo de Xesús e inspirarse no Evanxeo nas súas actuacións concretas.
É totalmente impropio de persoas cristiás que queren ter o Evanxeo como fonte de inspiración das súas vidas:
.-  A indiferenza diante das situacións de inxustiza. A indiferenza leva a que os poderes fácticos deixen de abordar seriamente situacións extremas, como as que se dan no caso de pobreza severa, emigrantes e refuxiados; o que leva consigo dor, todo tipo de penalidades e ata a mesma morte.

.-  A insensibilidade diante do importante número de persoas dentro do sector dos nenos, das mulleres, das familias, dos maiores, que arrastran problemas moi serios. A sociedade no seu conxunto  ten que buscar solucións eficaces. A Igrexa debe sentirse a si mesma como unha forza viva e empeñada  en promocionar e sumar sinerxías capaces  de levedar a vida social.

.-  A inhibición en actividades e organizacións que se propoñen como obxectivo loitar polo ben común. É necesario implicarse nos movementos que traballan para fortalecer a rede dunha economía solidaria, como é o caso de Nacións Unidas  que coa súa “Axenda 2030″ pretende alcanzar 17 grandes Obxectivos de Desenvolvemento Sostible (ODS), de forma que os 800 millóns de persoas  que contan para vivir con menos de 1,25 dólares/día, poidan  vencer definitivamente a fame, as enfermidades, a incultura e a morte antes de tempo.

.-  O abuso de poder en calquera das súas formas. Dentro e fóra da Igrexa, o “carreirismo”, o afán de sobresaír, de posuír, levan en moitos casos ao abuso do poder, a afondar na desigualdade e na cronificación da pobreza de amplos sectores sociais.

.-  O apego aos bens económicos e non ter claro a función social dos propios bens. Que función desempeñan os numerosos bens da Igrexa? A práctica de inmatriculación dos bens (ducias de miles nas últimas décadas),  cualificada moitas veces de voracidade inmobiliaria, necesitaría un tratamento  moito máis sereno e meditado que non perda de vista o ben común e a función social deses bens. Na xestión dos bens da Igrexa debe quedar claro o afán de servizo, e debe excluírse o afán de posesión. Para unha xestión en clave de servizo, a Igrexa ten instrumentos, como Cáritas, consellos económicos, etc., capaces de impulsar, xunto con outras institucións, proxectos de vivenda social e iniciativas de cooperación que poden cumprir o dobre obxectivo de resolver necesidades urxentes e de aportar formación social, tan precisa para achegar capacidade de solución para moitos problemas cidadáns.

.-  A pederastia e os abusos sexuais que constitúen delitos abominables. Tanto na sociedade como na Igrexa debe extremarse o coidado para respectar a dignidade de todo ser humano. E non se debe ter ningún tipo de tolerancia cos abusos exercidos contra persoas débiles e indefensas. Desde a ética común, a sociedade comeza a considerar e a tentar poñer en práctica unha praxe de tolerancia cero fronte aos abusos e a pederastia. Nunha persoa cristiá ou relixiosa as razóns son máis determinantes e funden as súas raíces no Evanxeo como Boa Nova de Xesús para iluminar o que deben ser as relacións humanas.

Xesús de Nazaré como exemplo e modelo de vida.

Xesús coas súas palabras, coas súas obras, con toda a súa vida abriu camiños novos para os seus seguidores e para toda a humanidade. As ensinanzas, as curacións, a actividade toda despregada por Xesús mostran que Deus está con el, que Xesús é o reflexo de como é Deus. E levan a entender o mundo desde Xesús, a converterse á Boa Nova na que Deus é o motor da acción salvadora de Xesús, que se mostra especialmente nos pobres, nos pecadores, nos oprimidos por toda clase de mal. Se Deus salva ao máis deshumanizado e afastado de El, é que a salvación alcanza a tódalas persoas.
No anuncio do Reino de Deus e no sermón do monte, como núcleo da súa mensaxe, revélase a paixón de Deus polas súas fillas e fillos como fonte da fraternidade universal e dáselle un lugar concreto e preferente ás vítimas da desorde social e das inxustizas estruturais. Xesús expulsando demos, curando vidas estragadas, perdoando  pecados e promovendo unha comunidade de discípulos é quen anuncia a chegada do reinado de Deus, reino de paz, xustiza e amor.
O predicador, Xesús, converterase logo en obxecto de predicación na comunidade ou comunidades de crentes. E é precisamente o Mesías fracasado, o Xesús perseguido e asasinado a quen se anuncia como Cristo resucitado e exaltado por Deus. De novo a opción polos pobres, polas vítimas da historia marca a forma de entender a elección divina e a alianza entre Deus e a humanidade.

O noso compromiso desde a fe e desde a vida.

Para quen a fe nos leva a ser seguidores de Xesús, e para tódolos homes e mulleres de boa vontade, dar continuidade ao proxecto de Xesús convértese nunha tarefa primordial. As persoas cristiás, de xeito especial, polo bautismo, quedamos asimilados á Cristo e unxidos polo Espírito Santo (LX 34) e correspóndenos a nós  ordenar tódalas realidades cara Deus sen eliminar a dimensión secular de todas elas. Así o ser humano convértese en co-creador, en canto leva a creación cara Deus xerando xustiza, solidariedade e verdade.
Xesús impulsou unha comunidade de crentes e seguidores que, organizada en comunidades locais, ían dar continuidade ao proceso posto en marcha por Xesús. A Igrexa, tal como a coñecemos e como a vivimos, é o resultado dos procesos posteriores. É unha Igrexa, “semper reformanda” en palabras dos Santos Padres. Debe ser reformada especialmente cando vive escorada cara ao poder e ao dominio da xerarquía por asimilación á sociedade civil, cando actúa sen profetismo e acepta como bo o sistema socioeconómico actual que exclúe a unha gran maioría de persoas.
Vivimos tempos  novísimos. Estamos inmersos nunha problemática complexa. Ao tempo que medra a conciencia da dignidade humana, a arela da xustiza e a necesidade urxente de acadar un equilibrio ecolóxico, tamén medran a insolidariedade, a opresión e a explotación sen límite da terra que habitamos. A figura de Xesús  ha de ser o guía que nos debe marcar o rumbo e a luz do Evanxeo ten que converterse na luz que oriente os nosos pasos. É POSIBLE OUTRA IGREXA, PROFÉTICA, SERVIDORA e COMUNITARIA. O Papa Francisco e innumerables testemuñas son compañeiros e compañeiras na actual viaxe da vida, e partícipes na tarefa de encarnar toda a forza do Evanxeo no mundo actual.
Coordinadora de Crentes Galeg@s

 

paz-2018[7402]

Documento da Paz 2018[7401]

 

Las Comunidades y Grupos Cristianos de Base de Navarra integrados en Redes Cristianas hemos hecho una “REFLEXION SOBRE FRONTERAS E INMIGRANTES Y MEMORIA DE MONSEÑOR ROMERO Y VICTOIRE INGABIDE”.

Algo más de 250 personas hemos preparado el Adviento y celebrado la Navidad de manera solidaria, con tres reuniones.
Al comenzar el Adviento tuvimos una sesión de escucha de la realidad sobre “Inmigrantes en Navarra, acogida y solidaridad” en la que participaron Ana Turcan, inmigrante moldavo-rumana mediadora intercultural y música, que además de relatarnos su peripecia viajera, sus dificultades y gestos de acogida que ha vivido entre nosotros, nos obsequió con un breve recital de melodías de su país. Esther Baztán de CARITAS  e Idoia Oneca de CEAR (Comité Español de Ayuda al Refugiado) nos ofrecieron últimos datos sobre inmigrantes y refugiados en Navarra. Terminamos y aprobamos el comunicado con una eucaristía el pasado 15 de diciembre. Se recogieron 130 firmas. El título es: “INMIGRANTES Y FRONTERAS: DE LA HOSTILIDAD O INDIFERENCIA A LA HOSPITALIDAD”.

 

INMIGRANTES Y FRONTERAS: DE LA HOSTILIDAD O INDIFERENCIA A LA HOSPITALIDAD

Ante la cercanía de la Navidad, cada año, un grupo de mujeres y hombres cristianos de base nos reunimos para ahondar en el sentido de la fiesta que celebramos, atender a alguno de los retos actuales del diálogo fe-justicia y trasladar a la opinión pública, de la sociedad y de la Iglesia, nuestras preocupaciones, esperanzas y propuestas de intervención para mejorar la convivencia de todos y la situación de las personas más débiles o necesitadas de ayuda.

Este año, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones europeas, autonómicas y municipales, nos hemos acercado a la realidad de las migraciones y las fronteras, escuchando a personas inmigrantes y organizaciones que les atienden, con la intención de  contribuir a superar actitudes, propias o ajenas, de indiferencia u hostilidad, y alcanzar otras de acogida y hospitalidad. La movilidad de personas va a seguir marcando el futuro de la vieja Europa, y tenemos la imperiosa urgencia de replantear, ante ella, valores, principios y políticas.

Hoy en día hay en todo el mundo no menos de 232 millones de personas migrantes que vendrían a ser el equivalente al número de habitantes del quinto país más poblado de la Tierra. Más de 65 millones son personas que se han visto obligadas a abandonar su hogar por un conflicto armado, por violencia generalizada o por un desastre natural. Del total, 21 millones son personas refugiadas; 38 millones desplazadas internas en su propios países; y algo más de 3 millones solicitantes de asilo.

En España, en 2017, entraron 532.482 personas inmigrantes. De ellas, solamente 27.349 lo hicieron “irregularmente” por el Estrecho, Ceuta o Melilla: un 5,1%, ínfima minoría. El total de la inmigración procedente de África supuso 63.000 personas, un 12%.

En Navarra, también durante 2017, el número de personas empadronadas nacidas en el extranjero creció en 4.124, un 4,7%. Eso supone 6,4 nuevos inmigrantes por cada 1.000 habitantes, un tercio de lo que sucedía anualmente en la pasada década. En nuestra Comunidad hemos pasado en poco tiempo de no recibir menores no acompañados a tener ahora 42 atendidos. Viven en nuestra comunidad personas nacidas en 115 países diferentes.

Hablamos, en muchos casos, de hombres, mujeres y niños erradicados de su tierra, por el hambre, la falta de horizonte vital, la explotación, la codicia, o la violencia de las armas que venden los países más ricos. Todo ello en un contexto de creciente desigualdad entre países y grupos sociales, de conflictos bélicos enquistados o recientes, y de prácticas muy parecidas al saqueo colonial. Personas echadas de sus hogares, apartadas de su cultura, estigmatizadas a menudo como irregulares, clandestinas o ilegales.

Los países en vías de desarrollo son los más solidarios con las personas refugiadas y acogen al 86% de los refugiados de todo el mundo. Mientras, Europa externaliza sus problemas a terceros países, y en las fronteras se vive un drama que, una y otra vez, desemboca en tragedia, ante nuestra indiferencia, y nuestra abundancia y privilegios. El Mediterráneo se ha convertido en el mayor cementerio a nivel mundial. En noviembre de 2017 el diario alemán Taggespiegel publicó la lista completa de nombres, edades y lugares de origen de 32.293 personas que murieron, desde 1993 hasta esa fecha, ahogadas en el mar intentando llegar a Europa.  A quienes, después de un itinerario penoso y de sufrir extorsión de negociantes sin escrúpulos, alcanzan el continente de manera “ilegal”, personas que no han cometido ningún delito, sino una irregularidad administrativa, se les devuelve “en caliente” a su última procedencia, privándoles del derecho a reclamar asilo, o se les recluye de manera forzosa en Centros de Internamiento de Extranjeros (hay 8 en España) donde pierden su libertad.

La estrategia de algunos poderes económicos, políticos y mediáticos –que corresponde a nuestro egoísmo y ceguera- es señalar a quienes llegan como los que vienen a ocupar nuestro lugar, a arrebatarnos puestos de trabajo y disminuir los limitados recursos de nuestro bienestar. Hay que trabajar decididamente para desterrar  ese discurso, alejado de la verdad y la justicia, que  cala entre nosotros, los “autóctonos”, y olvida cuánta de nuestra gente tuvo que emigrar de manera forzosa obligada por la pobreza, o que ir al exilio por razones políticas. Los inmigrantes no son “trabajadores temporales invitados”, sino seres humanos, iguales a nosotros y sujetos de derecho. Desde muy antiguo la hospitalidad, además de un valor y una práctica, se ha considerado un deber, incluso legal, y una clave para la construcción de paz entre los pueblos. Esa hospitalidad, ejercida en la esfera comunitaria, se  torna en vecindad, donde los que han venido han de poder participar, votar, influir y codecidir en temas que nos afectan a todos.  Es posible llegar a sentir la alegría de trabajar juntos por unos modos de vida incluyentes y por una economía alternativa que pone en el centro al ser humano.

Sabemos bien, por experiencia, que todos nosotros vivimos, porque hemos sido acogidos por otras personas. Necesitamos a los otros para vivir.

Una acogida de buena calidad humana, una verdadera hospitalidad nace en el ámbito personal, madura en el terreno comunitario y social, y alcanza su plenitud cuando fecunda las políticas públicas. Afortunadamente  hay, en nuestro país y en nuestra comunidad, políticas garantistas y universalistas de salud, educación y rentas garantizadas, para asegurar los vínculos sociales. Hay que asegurarlas y extenderlas. Debemos insistir en una más decidida cooperación del Estado y todas las Comunidades Autónomas para la acogida. También en necesarios acuerdos europeos sobre emigración, acompañados de políticas de comercio y cooperación internacional que pongan en el centro los Derechos Humanos en todo el mundo.

Quienes firmamos este escrito no nos sentimos mejores que nadie. Pero intentamos ser seguidores, siquiera sea modestos y mediocres, de Jesús, “el hombre para los demás”,  el constante peregrino y caminante, libre de estrechos vínculos de sangre o nación, que tuvo siempre mirada y entrañas compasivas. Los relatos de su infancia en los evangelios lo presentan como hijo de una familia emigrante en busca de acogida en su propio nacimiento, que dice de sí mismo “no tengo un lugar donde reposar mi cabeza” y  asegura un criterio definitivo que es oferta de sentido y alegría para nuestra existencia: “Fui forastero y me recibisteis en vuestra casa… Lo que hicisteis con alguno de los más pequeños de estos mis  hermanos, me lo hicisteis a  mí”.

Agradecemos la presencia y los servicios que nos dan personas y comunidades inmigrantes, y los de las Asociaciones e Instituciones que les acompañan. Somos una única familia humana. Todos emigrantes, viajeros de esperanza. Feliz Navidad. Eguberri on.

Pamplona y Tudela, Navidad de 2018

 
Redes Cristianas

Manifiesto final: Acción liberadora hoy

Nos hemos reunido en esta ocasión bajo el lema: “Acción liberadora hoy”.

¿Pero de qué tenemos que liberarnos los hombres y mujeres de esta segunda década del siglo XXI? ¿Qué o quiénes nos quitan o constriñen nuestra libertad?

La respuesta no es otra que un sistema que produce desigualdad, destrucción acelerada de nuestro hábitat y de nuestros valores y violencia (contra las mujeres, los inmigrantes y los más pobres y vulnerables) y unos privilegiados que se aprovechan del mismo en su propio provecho y ayudan a afianzar y a perpetuar.

Un sistema que está globalizando la economía y fabricando un pensamiento único que favorece a unos pocos privilegiados y que está derribando los valores y los derechos humanos.

Un sistema que se sustenta en una tecnología que, sin duda, está cambiando el mundo en muchos aspectos para mejor; pero que, a la vez, permite unos niveles de control y de manipulación de las personas inéditos en la Historia.

Un sistema que está construyendo una sociedad que maquillada de pluralismo y empoderamiento de la ciudadanía, nos aliena con enormes dosis de desinformación y falsedad, a través de unos poderes ubicuos, difusos, difíciles de enfrentar, pues se encuentran en lo más profundo de nuestra cultura de masas y del consumismo depredador que nos devora.

Un sistema basado en unos poderes tan eficientes que se han adueñado de todos los resortes de gobernanza social y de todas las instituciones públicas.

Es por todo ello por lo que necesitamos preguntarnos acerca de la necesidad de liberación de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia. Una liberación que consideramos urgente, ya que los niveles de opresión y explotación más “líquidos”, más sutiles, cambian, mudan, pero persisten y se fortalecen. Desde un análisis colectivo de la situación y de posibles experiencias alternativas, centradas en la ética, la solidaridad y la justicia, y mediante una metodología de aprendizaje colectivo (todxs aprendemos de todxs), sobre la marcha (enfoque dinámico) y significativo (promoviendo el cambio).

Precisamos: de las y los mejores de entre nosotros, profetas que sepan leer la realidad y actuar en consecuencia, poniendo su vida al servicio de una nueva sociedad (como Gaspar García Laviana al que recordamos estos días, como nuestro amigo Jaume al que también recordamos y tanta gente anónima);

Precisamos de una espiritualidad que ya no se defina exclusivamente por las religiones institucionalizadas y se alimente del diálogo entre todas las ideologías filosóficas y creencias religiosas;

Precisamos de una ciudadanía reivindicativa, interrelacionada, organizada, colaborativa y crítica que construya espacios de participación real, plenamente democráticos, donde cooperen las diversas culturas, tradiciones, razas, minorías y religiones para el bien común y para el cuidado radical de las personas y de la Naturaleza, donde la lucha por la igualdad de hombres y mujeres logre cambiar esta sociedad patriarcal, violenta, en la cual los descartados y excluidos, y los migrantes que buscan un lugar para vivir con dignidad, no dejan de crecer.

¿Dónde están hoy las mayores desigualdades en nuestra sociedad, cuáles son los obstáculos, quién se opone a la igualdad, qué podemos hacer para avanzar hacia esa igualdad que soñamos. ¿Es nuestra religión igualadora, liberadora? ¿Qué compromisos podemos adquirir a nivel de Redes Cristianas, de nuestros propios colectivos, a nivel personal?

¿Cómo estimular una conciencia comunitaria y ecológica? ¿Cómo poner en práctica una verdadera democracia participativa a todos los niveles: barrial, municipal, autonómica, estatal, supraestatal, mundial? ¿Cómo alimentar una voluntad colectiva, el  empoderamiento popular, la acción no violenta?.

En nuestro encuentro y a través de los diferentes talleres, hemos tratado de sensibilizarnos a través de nuestras propias vivencias o experiencias: identificando conjuntamente los distintos tipos de violencias machistas, hacia lxs migrantes…

Generando compromisos de cambio a nivel individual y colectivo en nuestra forma de formarnos e informarnos, de intercambiar información, reflexionando sobre lo que significa una correcta información y las  dificultades y oportunidades que ofrecen los actuales medios de comunicación.

Ofreciendo alternativas al servicio de la liberación personal, comunitaria y social, promoviendo una espiritualidad de ojos abiertos, con el otro interpelándonos, también desde el paradigma ecológico y de la casa común.

Las políticas contra el cambio climático van por detrás de las necesidades de combatirlo, los países ricos tienen más recursos para adaptarse, pero los más pobres lo están sufriendo ya de forma manifiesta.

También nos hemos preguntado por el fracaso de las políticas migratorias, de las causas reales de este fenómeno: guerras, tráfico de armas, neocolonialismo, desastres naturales… y por lo que hacemos: políticas de cooperación, decrecimiento, huella ecológica…, experiencias de acogida, que no son, claramente, suficientes.

Redes Cristianas se compromete a colaborar en libertad con las personas que quieran activarse por un futuro más justo, más pacífico y con más igualdad: movimientos sociales, ecologistas, por un consumo más responsable y una economía circular y sostenible, movimientos feministas y de migrantes, grupos religiosos de cualquier tradición.

Todo ello desde la defensa decidida de la laicidad y desde una espiritualidad abierta, enraizada en la buena noticia de Jesús de Nazaret, profeta de la liberación.

No es posible trabajar eficazmente por una sociedad renovada y excelente desde el individualismo, desde grupos cerrados a sí mismos y a su entorno más cercano, desde lo que nos alimenta solo a nosotros y a los nuestros.

Redes Cristianas nació como una herramienta para coordinarse mejor, para lograr que la voz y la acción liberadora de nuestros colectivos fuera más fuerte y tuviera más incidencia social.

En este VI Encuentro, nos ratificamos en estos objetivos y nos proponemos seguir trabajando para sumar esfuerzos entre nosotros y con cualquier grupo o movimiento religioso o laico de la sociedad civil que busque también una “Acción liberadora hoy”.

VERSIÓN REDUCIDA DEL MANIFIESTO PARA EL ACTO PÚBLICO DEL ENCUENTRO

Manifiesto final: Acción liberadora hoy

Nos hemos reunido en esta ocasión bajo el lema: “Acción liberadora hoy”.

¿Pero de qué tenemos que liberarnos los hombres y mujeres de esta segunda década del siglo XXI? ¿Qué o quiénes nos quitan o constriñen nuestra libertad?

La respuesta no es otra que un sistema socio-económico-cultural que produce desigualdad, destrucción acelerada de nuestro hábitat y de muchos de los valores que han producido a lo largo de la historia lo mejor del ser humano y que:

  • Alienta la violencia: contra las mujeres, los y las inmigrantes, contra las personas más pobres y vulnerables, contra cualquier tipo de disidencia y contra el propio planeta y la Naturaleza .
  • Ha globalizado la economía y fabricado un pensamiento único que favorece a unos pocos privilegiados y que está arrinconando los derechos humanos.
  • Se sustenta en una tecnología que, sin duda, está cambiando el mundo en muchos aspectos para mejor; pero que, a la vez, permite unos niveles de control y de manipulación de las personas inéditos en la Historia de la Humanidad.
  • Está construyendo una sociedad que, maquillada de pluralismo y empoderamiento de la ciudadanía, nos aliena con enormes dosis de desinformación y falsedad, a través de unos poderes ubicuos pero difusos y difíciles de enfrentar, pues se encuentran en lo más oscuro de nuestra cultura de masas y del consumismo depredador que nos devora.
  • Está basado en unos poderes tan eficientes que se han adueñado de todos los resortes de gobernanza social y de todas las instituciones públicas.

Y es por todo ello por lo que necesitamos una urgente acción liberadora, en la que contemos con:

  • Unos y unas profetas que sepan leer honesta y valientemente la realidad y actuar en consecuencia, poniendo su vida al servicio de una nueva sociedad (como Gaspar García Laviana al que recordamos especialmente estos días, o nuestro amigo y compañero Jaume Botey al que también recordamos, o tanta gente anónima, íntegra y luchadora).
  • Una espiritualidad que ya no se defina exclusivamente por las religiones institucionalizadas y se alimente del diálogo entre todas las ideologías filosóficas y creencias religiosas.
  • Una defensa decidida por la laicidad, recogida en el reciente Manifiesto por la Laicidad (actualización del documento del mismo nombre, publicado por Redes Cristianas en 2008).
  • Una ciudadanía reivindicativa, interrelacionada, organizada, colaborativa, crítica, que construya espacios de participación real, plenamente democráticos, donde cooperen las diversas culturas, tradiciones, razas, minorías y religiones, para el bien común y para el cuidado radical de las personas y de la Naturaleza; donde la lucha por la igualdad de hombres y mujeres logre cambiar esta sociedad patriarcal, violenta, en la cual los descartados y excluidos no dejan de crecer.

Redes Cristianas se compromete a colaborar en libertad con las personas que quieran activarse por un futuro más justo, más pacífico y con más igualdad: movimientos sociales, ecologistas, por un consumo más responsable y una economía circular y sostenible, movimientos feministas y de migrantes, grupos religiosos de cualquier tradición. Todo ello desde la defensa decidida de la laicidad y desde una espiritualidad abierta, enraizada en la buena noticia de Jesús de Nazaret, profeta de la liberación.

No es posible trabajar eficazmente por una sociedad renovada y excelente desde el individualismo, desde grupos cerrados a sí mismos y a su entorno más cercano, desde lo que nos alimenta solo a nosotros y a los nuestros.

Redes Cristianas nació como una herramienta para coordinarse mejor, para lograr que la voz y la acción liberadora de nuestros colectivos fuera más fuerte y tuviera más incidencia social.

En este VI Encuentro, nos ratificamos en estos objetivos y nos proponemos seguir trabajando para sumar esfuerzos entre nosotros y con cualquier grupo o movimiento religioso o laico de la sociedad civil que busque también una “Acción liberadora hoy”.

 

 

Además del comunicado final, ya publicado, en este enlace hay un resumen detallado del desarrollo de la XIX Semana Andaluza de Teología.

https://ccp-gr.blogspot.com/

 

 

  

La producción de “residuos humanos” -es decir, las poblaciones “superfluas” de migrantes, refugiados y demás parias empobrecidos- es una consecuencia del proceso globalizador a nivel mundial y su ensalzado progreso económico. Dicha globalización provoca un número cada vez más elevado de personas privadas de medios adecuados de subsistencia, al mismo tiempo que el planeta se está quedando sin lugares habitables para ellas y tal vez algún día también para todos los humanos en un desastre ecológico global.

 

La Unión Europea carece de respuestas ante los desafíos que plantea nuestro entorno geoeconómico y geopolítico. No tiene visión estratégica ni a largo ni a medio plazo. Deja al Mercado gestionar “automáticamente” la demanda migratoria y no quiere asumir su responsabilidad política y moral para con refugiados y migrantes. Su falta de visión y decisión, de previsión y de gestión de las migraciones beneficia directamente a los movimientos y partidos políticos xenófobos y a los traficantes de personas. Podemos decir que la crisis de las migraciones es la crisis de la propia Europa como proyecto humanizador y civilizatorio que pretendía ser un verdadero espacio de libertad, justicia y seguridad al servicio del reconocimiento e igual garantía de los derechos humanos.

 

Las migraciones interpelan: o apostamos por ser humanos en una sola humanidad, o se agudizarán las diferencias practicando la cultura del “descarte” que dice el Papa Francisco. Leyes de extranjería cada vez más severas y criminalizadoras, crueles medidas de control de fronteras, políticas de extrema dureza contra los “fugitivos” (migrantes o refugiados), miles de ahogados en el mar, gobiernos que no quieren ver ni hacer justicia, trabajadores extranjeros a explotar y sin derechos, auge de la xenofobia y de populismos que propagan el odio étnico, el temor y el rechazo a quienes llegan hasta aquí: personas con la muerte a su espalda y un muro ante su rostro. Vivimos enredados en una dinámica de rechazo de “los otros”, víctimas silenciadas, olvidando que en ellas nos jugamos nuestro propio ser, personal y colectivo.  

 

Discriminar, invisibilizar, ignorar, minusvalorar, marginar, explotar son prácticas cada vez más extendidas en nuestras sociedades y forman parte de la experiencia cotidiana de las personas y colectivos que las sufren: mendigos, los sin techo, migrantes y refugiados, desempleados y parados, mujeres víctimas de trata, pensionistas empobrecidos, desahuciados, barrios marginales y marginados, minorías de todo tipo, etc.

 

La discriminación femenina es un hecho evidente en toda sociedad y en todo el mundo. Aunque es verdad que la desigualdad no se presenta con la misma intensidad en todas partes y culturas, lo cierto es que dicha desigualdad está presente en todas ellas y siempre obedece a la misma causa: el patriarcado como sistema simbólico y social creado y organizado por los varones. Un sistema que vive en los discursos ideológicos y se concreta en las estructuras sociales que priorizan el ejercicio del poder masculino con instituciones y normas opresoras para las mujeres.

 

 

El duro recorrido histórico del feminismo por lograr la igualdad de género tiene aún muchos retos hasta alcanzar la autonomía personal y el reconocimiento social de las mujeres. Frente al patriarcado dominador y dominante ya no hay marcha atrás en lo conseguido por las mujeres, que apuestan por rozar lo increíble y tener su lugar en un mundo no pensado para ni por ellas. Vivir como diferentes y a la vez como iguales y construir una sociedad igualitaria es un largo camino siempre por hacer.

 

Ante la irracionalidad, silenciamiento e indiferencia de cuanto sucede en el mundo y en nuestros entornos más próximos, no podemos olvidar nuestra misión como ciudadanos/as y como cristianos/as: ACOGER. La acogida debe prevalecer sobre leyes, normas y protocolos. Hemos de cuidarnos mutuamente. Porque la acogida no es algo unidireccional. Acojo si me dejo acoger. Me acogen si soy capaz de disponerme a la acogida. Esos cuidados recíprocos son los que nos constituyen como personas y como comunidad cristiana. Acogida, cuidados, comunidad, solidaridad, gratuidad, etc. son obligación de justicia y son adjetivos necesarios que pueden hacer de la vida colectiva y personal algo completamente diferente y más feliz. He aquí la tarea que nos queda: salvar lo que nos salva y contar con los que no cuentan.        

 

Sabemos que el compromiso del seguimiento evangélico conlleva un decidido combate contra la idolatría del dinero, del poder, del consumo, de la violencia. En otras palabras, un combate a favor de la justicia que se desborda en la solidaridad como plenitud de aquella. Misericordia y justicia son los criterios para discernir, probar y comprobar que nuestra adhesión a Jesús de Nazaret es creíble y nos aproxima a la propuesta de que otro mundo es posible y necesario.

 

 

23, 24, 25 noviembre 2018.Torrox (Málaga)

 

 

 

 

*  *  *  *  *  *  *

Nota de prensa

 Actualidad de Redes Cristianas  Comentarios desactivados
nov 262018
 
Redes Cristianas

 

VI ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS EN GIJÓN

Acción liberadora hoy. 40 aniversario de la muerte de Gaspar García Laviana

“SI EL CAPITALISMO FUERA EL ADALID DE LA LIBERTAD, YO SERÍA CAPITALISTA” (Teresa Forcades)

 

REDES CRISTIANAS en la que se coordinan más de cien organizaciones católicas (entre otras, Comunidades Cristianas Populares, Asociación de Teólog@s Juan XXIII, Somos Iglesia, Católicas por el Derecho a Decidir, Coordinadora de Crentes Galegos, Cristianisme al Segle XXI, Cristianos y Cristianas de Base de Madrid, Grupos Cristianos de Tenerife, Cristianos por el Socialismo, Movimiento pro-Celibato Opcional) y medios de comunicación como Éxodo, Alandar, Utopía, Religión Digital, etc,  en colaboración con el Foro Gaspar García Laviana se dispone a celebrar en Gijón durante los días 30 de noviembre al 2 de diciembre su VI Encuentro general.

En un ambiente mundial sociopolíticamente enrarecido (fake News, brexit, masivas migraciones), de creciente crispación en el ámbito nacional y con una Iglesia que se bandea entre la crisis general de las religiones y el pequeño signo de esperanza que representa la presencia en Roma del papa Francisco, con la ayuda de la teóloga TERESA FORCADES  y otros especialistas, Redes Cristianas intentará buscar, por medio de conferencias y seminarios de trabajo, alternativas a la situación actual.

Inspirados en el compromiso profético del religioso asturiano Gaspar García Laviana —muerto por la guardia nacional somocista hace 40 años en vísperas del triunfo de la revolución sandinista—, Redes Cristianas se va a centrar en aquellos escenarios que actualmente están reclamando una urgente Acción liberadora como la articulación del Estado, la desigualdad y discriminación de la ciudadanía, la violencia machista, los medios de desinformación, el laicismo y la espiritualidad hoy, el cambio climático y deterioro de la tierra, la migraciones y las fronteras.

La inauguración del Encuentro, a la que están invitadas las instituciones más representativas de la ciudad, contará con una ponencia de JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ RODRÍGUEZ sobre Gaspar García Laviana, visto desde Asturias, coordinador de un libro sobre el mismo tema, elaborado expresamente para este encuentro.

Para más información, ponerse en contacto con estos teléfonos: Faustino Castaño (684606963) y Evaristo Villar (696 325 315); www.redescristianas.net

 

“Otra Iglesia”, clero disidente durante la II República y la Guerra Civil.

Coordinadores: Feliciano Montero García, Antonio C. Moreno Cantado y Marisa Tezanos Gandarillas

Miércoles, 28 de noviembre de 2018 

Calle Peironcely, 2, Madrid

(Cercanías- Renfe: Asamblea-Entrevías)

Anuncio presentación de libro

 

 

Redes Cristianas apoya la petición lanzada hace unos meses por la Conferencia de Personas Bautizadas Francófonas, y que puede firmarse en:

conciledesbaptises.wesign.it/es

El texto de la carta al Papa Francisco es:

Querido Santo Padre,

 

Ante las revelaciones masivas de un gran número de escándalos en la Iglesia relativas al abuso sexual de menores por parte se sacerdotes, usted ha dirigido una carta al Pueblo de Dios en la cual condena el clericalismo como una de las causas de este mal y ha pedido a las personas bautizadas que ayuden para resolver el problema.

Queremos responder a su llamada.

Apoyamos firmemente todas sus iniciativas  e intentamos llevar a la práctica lo que nos recomienda. Con anterioridad, la Conferencia de Personas Bautizadas Francófonas (CCBF) ha difundido ampliamente y comentado sus documentos previos sobre los temas siguientes, Evangelii Gaudium, su discurso sobre el ultimo concilio en 2015 y su  Carta al Cardenal Ouellet en 2016, en todos los cuales ya había mencionado la “movilización de los  bautizados” en la vida de la Iglesia, la necesidad de tener “audacia”, la necesidad de “invertir la pirámide “ y la “primacía del sacerdocio común de todos los fieles”.

Hoy, la credibilidad de nuestra Iglesia está, no solamente  golpeada,  sino hecha jirones. Y con la pérdida de confianza, la barca de la Iglesia se está hundiendo, los sacerdotes y los laicos, todos nosotros estamos perdiendo credibilidad para anunciar el Evangelio.

Es nuestra obligación, como miembros de la Conferencia de Personas Bautizadas Francófonas, darle a conocer nuestras convicciones, opiniones y sugerencias para nuestra Iglesia, como el Derecho Canónico (212.§3)  nos urge a hacer.  Esta obligación es meramente la consecuencia del ·”sentido de la fe”, que nos da valor a los fieles y que usted tiene la responsabilidad de expresar en nombre de todos nosotros.

Por este motivo le pedimos sinceramente la convocatoria de un “Concilio del Pueblo de Dios”.  ¿No tendrían las personas que escuchar al Espíritu para comprender  « los gozos y las esperanzas, la tristeza y angustia  de los hombres y las mujeres de este tiempo» (Gaudium et Spes, §1)? No tendrían las personas que contribuir a redefinir las bases de una Iglesia atenta a las llamadas del Señor? Escuchando a todas las personas ¿no podría ser restablecida la credibilidad destruida?

Reunir con el mismo nivel de igualdad a representantes del Pueblo de Dios, hombres y mujeres, laicos y clérigos, sería un signo de su voluntad para afrontar una renovación profunda de la Iglesia y permitiría revitalizar la confianza en sus miembros.  sería un momento de verdad para ofrecer a nuestra iglesia las condiciones para un verdadero renacimiento y para definir un nuevo futuro compartido por la totalidad de los creyentes presentes y futuros.

Le pido que crea, Santo Padre, en mi respeto más profundo.

En nombre de CCBF, Anne Soupa, Presidenta

Correo electrónico : contact@baptises.fr

 
felgtb
Lamentamos volver a escuchar declaraciones de cargos relevantes dentro de la Iglesia Católica Española que muestran un amplio desconocimiento de lo que implica ser LGTBI y de las luchas a las que nos tenemos que enfrentar por nuestra realidad.
Afirmar que el sentimiento es lo único que mueve a una persona trans a solicitar el cambio registral del nombre es, desde nuestra perspectiva, no querer admitir la realidad de nuestras reivindicaciones y de los derechos que queremos conseguir. Derechos que van en pos de un avance social y de crear una sociedad más igualitaria. Celebramos que muchas Comunidades Autónomas hayan aprobado leyes de igualdad en las que se defiendan nuestra integridad y nos permita alcanzar nuestra plenitud con seguridad jurídica.
Nuestra identidad de género es la certeza de quienes somos. Es parte indisoluble como seres humanos. La identidad no es un capricho ni producto únicamente de un sentimiento, sino una vivencia integrada de nuestra diferentes dimensiones dentro de nuestra experiencia. Y en el caso de las personas trans dicha vivencia no es fácil precisamente por los prejuicios sociales y el mantenimiento de ideas equivocadas, las cuales sob producto de no haber conocido las experiencias de dolor. Dolor real por el que han pasado muchas de nuestras compañeros, compañeres y compañeras trans.
Reducir la idoneidad de un hombre candidato al sacerdocio a su orientación sexual y a sus maneras masculinas es volver a perpetuar estereotipos de género. Lamentamos tener que escuchar que un hombre debe ser “enteramente varón” para poder ser sacerdote. Es reiterar que los hombres deben ajustarse a unas determinadas características impuestas, obviando la diversidad que hay dentro del género masculino, lo que hace que no haya una única manera de vivir la realidad de ser un hombre cis o trans. Lo que nos llega es de nuevo el mensaje que las mujeres no pueden ser sacerdotes porque carecen de esa “característica”, continuando así con la discriminación hacia nuestras hermanas. Este hecho es contrario al Evangelio, puesto que Jesús siempre ensalzó a las mujeres y las igualó al hombre. y Él haría lo mismo con las personas no binarias. Nos lanza la idea de que sólo hay una manera de vivir la masculinidad. Estamos convencidos, convencidas y convencides que la vocación sacerdotal es un don que Dios concede a muchas personas con muchos dones y experiencias, y esas vocaciones también nacen en personas LGTBI.
Estas palabras sólo nos transmiten la voluntad de no querer reconocer la diversidad de la Creación de Dios. Jesús habló de acoger, de ser solidario, de empatizar. Nunca condenó la sexualidad ni el género. De hecho, nunca hizo referencia a estos temas. Lo que sí mencionó es que la dignidad de las personas está por encima de las leyes que limitan nuestro crecimiento como personas. Querer vivir nuestra identidad con dignidad dentro de la sociedad como ciudadanos, ciudadanas y ciudadanes y la certeza de lo que somos está por encima de los prejuicios que excluyen.
Desestimar a las personas con vocación sacerdotal y pastoral basándose en la orientación sexual y en los estereotipos de género es no querer tomar en cuenta la llamada que Dios hace a muchas personas LGTBI a vivir como cristianas. Ni la orientación sexual ni la identidad de género son óbice para desarrollar una vida relacionada con la Fe. Los prejuicios y los reduccionismos sí lo son. Esto es extensible para cualquier creyente de otras religiones y espiritualidades que también sufren el rechazo a desarrollar sus vocaciones por su realidad LGTBI.
Luchar por expresar nuestra realidad no es un capricho, sino una manera de nombrarnos e integrarnos tal y como somos en la sociedad que, por desgracia en muchos casos, discrimina sin tener en cuenta lo que somos, sino lo que creen que podríamos ser.
Hacemos un llamamiento a la Conferencia Episcopal Española para que reflexione sobre el alcance de este tipo de declaraciones, totalmente alejadas y contrarias al Evangelio. Estas palabras nunca saldrían de boca de Jesús. Pedimos que sean conscientes del dolor que nos provocan y que alejan a tantos cristianos, cristianas y cristianes de Dios, no sólo a personas LGTBI y que perpetúan el odio hacia lo que no es la norma. Les urgimos a retractarse de estas manifestaciones, probablemente producto de un gran desconocimiento de nuestra realidad. Se trata de otro paso atrás en nuestra plena integración como creyentes y esconde el trabajo que otros, otras y otres creyentes realizan para la inclusión de personas LGTBI.
nov 102018
 
Redes Cristianas

Aún es posible inscribirse en el VI Encuentro de Redes Cristianas que, en esta ocasión, se centrará en la acción liberadora hoy. Se celebrará en Gijón entre los días 30 de noviembre y 2 de diciembre y nuestro anfitrión será el Foro Gaspar García Laviana, que este año celebra el 40 aniversario de la muerte de este profeta de la liberación.

Nos reunimos con un objetivo central: analizar, en clave de acción liberadora, los desafíos que hoy tiene planteada nuestra sociedad en un marco de globalización, revolución tecno-científica, consumismo exacerbado, capitalismo neoliberal y crisis ético-social, económica, política y medioambiental.

Para ello se ofrecen nueve talleres, a los cuales los y las participantes podrán apuntarse a fin de reflexionar, debatir y sacar conclusiones en otros tantos temas, todos urgentes y necesitados de diálogo honesto, de respuestas a nivel individual, comunitario y social.

Los talleres son:

TALLER 1: LOS PROFETAS: GASPAR GARCÍA LAVIANA, UN PROFETA DEL S.XX

TALLER2: TOTALITARISMO DE ESTADO Y ACCIÓN CIUDADANA

TALLER 3: LA IGUALDAD QUE SOÑAMOS

TALLER 4: VIOLENCIAS MACHISTAS

TALLER 5: ¿MEDIOS DE DESINFORMACIÓN MASIVA?

TALLER 6: LAICISMO/ ESPIRITUALIDAD LAICA

TALLER 7: CUIDADO DE LA TIERRA

TALLER 8: GLOBALIZACIÓN Y FRONTERAS

En el seno del encuentro tendrá lugar también una ponencia marco, en torno al tema central que nos convoca, que será desarrollada por Teresa Forcades.

Como siempre, no faltarán encuentros informales, comidas compartidas, fiesta, coloquio, así como la intención de realizar algún acto público y la celebración del propio acto formal de la VI Asamblea de Redes.

Más información en www.redescristianas.net/vi-encuentro/

y en el díptico:

Diptico VI Encuentro-corregido

 
Exodo 145

 

Colaboran en este tema: Javier Fariñas, Helena Maleno, Evaristo Villar. Juanjo Sánchez, Luis Pernía, Pablo Sáinz, José Luis Segovia, Hilda Vizarro, Jorge Fariña, Yayo Herrero, Esma Kucukalic, Miguel Ángel de Prada, Manuel G. Guerra.

Dedicamos este número de Éxodo a las respuestas ciudadanas que se están dando ante el fenómeno de las migraciones y el asilo a las personas que buscan refugio. Son estas respuestas, sin lugar a dudas, el territorio donde la cuota de racionalidad y de humanidad raya a mayor altura.

El fenómeno es vergonzante, alarmante… Según el PNUD 2017, cada dos segundos una persona se ve forzada a abandonar, por diferentes motivos, su lugar de residencia. Las cifras siguen exponencialmente creciendo. Actualmente superan los 68.5 millones —lo que supone el 0,93% de la población mundial— con un millón cruzando el Mediterráneo. ¡Estamos ante la mayor crisis de desplazamiento forzoso desde la II Guerra Mundial!

Y hay algo en todo esto que se nos impone con deslumbrante clarividencia: la humanidad no se está cuidando de sí misma; miradas las cosas objetivamente, la sociedad humana está dejando en la cuneta, entregada a su mala suerte, a su parte más débil, a la que se desplaza porque se ve empobrecida.

En esta situación, resulta difícil hablar de lo que debería ser una evidencia y se nos está quedando en mero sueño: que somos de la misma especie, que corre la misma sangre por nuestras venas y los mismos sueños pueblan nuestro cerebro, que pertenecemos a una misma comunidad cosmopolita, que nos asisten los mismos Derechos Humanos, Sociales y Políticos…

No obstante, nuestras instituciones mundiales, europeas, nacionales se muestran incapaces ante este desafío, forzado mayormente por el hambre, los desastres naturales y las guerras. Ni el cierre de las fronteras ni la externalización de su gestión sirven para frenar la avalancha humana que huye de la miseria y la violencia; tampoco las detenciones indiscriminadas, ni la reclusión en los CIE o las devoluciones en caliente —antidemocráticas e inconstitucionales—.

Con independencia de las personas que, con mayor o menor talento y sensibilidad dirigen nuestras instituciones oficiales, hay que decir que el mayor obstáculo en este asunto no son las instituciones sino, previamente, el diagnóstico al que pretenden responder y los objetivos que se persiguen. Se ha pensado en unas herramientas para salir del paso, como si se tratara de una mera coyuntura, y la realidad es que el problema es de mayor calado: las migraciones afectan directamente a la lógica del sistema.

En este sentido y salvando las distancias, estamos repitiendo en nuestros días una actitud similar a la que denunciaba en la sociedad y los dirigentes de su tiempo, hace ya la friolera de treinta siglos, el profeta Isaías: “tienen ojos para mirar y no ven, tienen oídos para oír y no escuchan, ni entienden…” (Is 6,9-10).

Por suerte, hay mucha ciudadanía con los ojos abiertos para ver y el corazón educado para sentir. Hay mucha sociedad que, al margen de las instituciones oficiales, a veces contra sus mismas leyes, se organiza para hacerse cargo de la proximidad, acoger, alojar, alimentar y educar.

A esta ciudadanía organizada hemos prestado las páginas de Éxodo. Porque, además de ser los brazos y pies para el encuentro y la acogida, ella es “los ojos que nos ayudan a educar la mirada”, la conciencia de una nueva sensibilidad que nos llama a superar prejuicios infundados y la clamorosa exigencia a un cambio radical de nuestras leyes e instituciones.

 

 
ccp

 

Las CCP de Valencia queremos sumarnos a las numerosas expresiones de apoyo al Papa Francisco por parte de diversos colectivos eclesiales.

Creemos que es una bendición para la Iglesia la llegada de este Papa “venido del fin  de mundo” y que ha aportado un aire de apertura, de novedad y frescura a una Iglesia cuya cúpula vaticana representada en la Curia estaba anquilosada, cerrada y ensimismada en sus propias miserias.

Los escándalos de pederastia, abusos de poder, encubrimiento y corrupción  han mostrado una institución eclesiástica podrida de oscuros intereses. La tremenda oposición al Papa Francisco mostrada ya descaradamente por personajes y sectores reaccionarios del aparato eclesiástico demuestran deslealtad y falta de amor a la Iglesia por más que se digan sus defensores. Sospechamos que hay también una oposición larvada en algunos obispos y movimientos eclesiásticos a los que no les gusta el impulso renovador que anima Francisco, y esperan que esto pase.

Como comunidades cristianas, críticas pero leales, apoyamos decididamente al Papa Francisco, nos unimos a él en la oración que él mismo demanda, y, sin esperarlo todo de él, comprendemos sus dificultades, le animamos y procuraremos hacer lo que nos toca como comunidades de base: ser una Iglesia pobre y para los pobres, en salida, y ejerciendo la misericordia con quienes más sufren, a la vez que transmitiendo esperanza y la alegría del Evangelio.

Comunidades Cristianas Populares de Valencia. Octubre 2018

———————————

 

Comunicat de les Comunitats Cristianes Populars de València en suport al Papa Francisco.

Les CCP de València volem sumar-nos a les nombroses expressions de suport al Papa Francisco per part de diversos col·lectius eclesials.

Creiem que és una benedicció per a l’Església l’arribada d’este Papa “vingut de la fi  del món” i que ha aportat un aire d’obertura, de novetat i frescor a una Església, la cúpula de la qual,  representada en la Cúria Vaticana, estava anquilosada, tancada i abstreta en les seues pròpies misèries.

Els escàndols de pederàstia, abusos de poder, encobriment i corrupció  han mostrat una institució eclesiàstica podrida, de foscos interessos. La tremenda oposició al Papa Francisco mostrada ja descaradament per personatges i sectors reaccionaris de l’aparell eclesiàstic demostren deslleialtat i falta d’amor a l’Església, per més que es diguen els seus defensors. Sospitem que hi ha també una oposició larvada en alguns bisbes i moviments eclesiàstics als quals no els agrada l’impuls renovador que anima Francisco, i esperen que açò passe.

Com a comunitats cristianes, crítiques però lleials, recolzem decididament al Papa Francisco, ens unim a ell en l’oració que ell mateix demanda, i, sense esperar-ho tot d’ell, comprenem les seues dificultats, li animem i procurarem fer el que ens toca com a comunitats de base: ser una Església pobra i per als pobres, en eixida, i exercint la misericòrdia amb els que més sofreixen, al mateix temps que transmetent l’esperança i l’alegria de l’Evangeli.

Comunitats Cristianes Populars de València. Octubre 2018

 

 

 

 

Sábado 27 de octubre de 2018

Auditorio Hospital de San Roque – Santiago de Compostela

 

Horario.

 

9:30:      Acogida

10:00     Presentación del XXXIII Foro Encrucillada, por Marisa Vidal Collazo.

10:30     Retos del feminismo a la Iglesia, por Pilar Wirtz Molezún. Presenta María Cancelo Baquero.

12:00     Descanso. La Cooperativa de Comercio Justo Panxea servirá un café en el claustro.

12:30     Sacerdocio femenino: perspectivas teológicas, por Jesús Martínez Gordo. Presenta Andrés Torres Queiruga.

14:00     Fin de los actos de la mañana. Comida

16:15     Inicio de la tarde. Presentación de la monografía As letras Galegas na Encrucillada, editada para celebrar los 40 años de la revista Encrucillada. Presenta Pedro F. Castelao.

16:30     Diaconado femenino en las primeras comunidades, por Fernando Rivas Rebaque. Presenta Carme Soto Varela.

18:00     La danza de la Sabiduría. Montaje de danza del Ballet Druída, dirigido por Mercedes Suárez, sobre texto de Carme Soto. Danzan: Julia Méndez y Paula Ripoll, lee el texto María Cancelo.

19:00     Clausura.

 

 

Pilar Wirtz Molezún forma parte del Consello de Redacción de la Revista Encrucillada. Es religiosa de la Compañía de María, promotora de la Red Miriam de Espiritualidad Ignaciana Femenina y facilitadora de grupos de acompañamiento.

Jesús Martínez Gordo es profesor en la Facultad de Teología de Vitoria-Gasteiz y del Instituto Diocesano de Teología y Pastoral de Bilbao. Es miembro del Cento “Cristianisme i Justícia”, y párroco en el Equipo Ministerial de Basauri.

Fernando Rivas Rebaque es sacerdote de la diócesis de Getafe. Profesor de Historia Antigua de la Iglesia y Patrología así como Griego bíblico en la Universidad Pontificia Comillas.

 

cartaz XXXIII Foro Encrucillada[13091]

 
dibujo grises18

Del 23 A 25 de Noviembre. 2018. Torrox (Málaga)

Convocan: Comunidades Cristianas Populares de Andalucía y Comunidades Parroquiales.

No podemos volver la mirada y dejar de afrontar con urgencia las tres grandes brechas que fraccionan, llenan de dolor y amenazan la supervivencia de la Humanidad:

–  La muy creciente brecha entre ricos y pobres.

La brecha de género entre hombres y mujeres.

La brecha ecológica: La suicida actividad, destructora del medio ambiente y de la vida, de esta sociedad en su afán de crecimiento productivista y consumista.

Todas ellas, fruto del patriarcado y del capitalismo depredador, están interrelacionadas en su origen y también lo tendrán que ser a la hora de afrontarlas. Siempre en el tratamiento de toda situación injusta hemos de tener presente la incidencia de esas brechas…

Vamos a reflexionar sobre la enorme gravedad de esas brechas y, sobre todo, sobre sus víctimas, en especial los más “descartada/os”: la/os Fugitiva/os: Refugiada/os y Migrantes. Cómo debemos afrontar su situación tanto en su origen como en su Acogida que se nos exige desde la Misericordia y la Justicia (es decir, la verdadera Solidaridad, Fraternidad). Y la importancia de asumir los retos derivados de esas brechas con lo que se nos sugiere desde una mirada Ecofeminista de la realidad. Ese compromiso y esa tarea ya hay muchas/os que la han asumido. Lo constataremos en la Mesa de Experiencias

Viernes, 23 nov

16’00 h.       Acogida e inscripciones

18’00 h.    – Introducción-Apertura

 1ª ponencia:

  “EL ESTALLIDO DEL SISTEMA MIGRATORIO EUROPEO”. Sebastián de la Obra Sierra,

Historiador, bibliotecario y documentalista nacido en Úbeda. En Granada estudió Filosofía y Letras, Magisterio y Documentación y reside en Córdoba comprometido en el desarrollo de actividades de contenido y proyección sociocultural. Fue Adjunto al Defensor del Pueblo de Andalucía entre 1996 y 2007. Anteriormente, en el 1995, fue presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, de la que fue cofundador con Diamantino García. Director de la Biblioteca del Parlamento de Andalucía, director del Archivo y Servicio de Documentación del Parlamento de Andalucía, fundador de la Casa de la Memoria (Sevilla) y director de la Biblioteca de Casa de Sefarad-Casa de la Memoria de Córdoba.  Firme defensor de los Derechos Humanos y, particularmente, de los inmigrantes y desplazados, forma parte como patrono de la Fundación Sevilla Acoge.

La falta de visión de la UE sobre las migraciones actuales y futuras tiene ya -y tendrá en un futuro cercano- gravísimas consecuencias sobre los sistemas democráticos europeos. Estos deben afrontar el auge del racismo y el peligro de guerras identitarias internas por la crisis de integración social de las capas más pobres y marginadas. Pero el destino no podrá ser la xenofobia y el enfrentamiento. La globalización está creando sociedades cada vez más diversas. El desafío reside en la capacidad de “hacer nación”, de generar pertenencias comunes mediante el “mestizaje” y ser capaces de construir un “nosotros” común y plural a la vez. 1.

21’00 h. Cena

22’00 h. Coloquio-tertulia

Sábado, 24 nov

9’00 h.         Desayuno

10’00 h.       – Oración-Meditación

–      2ª ponencia:

“VIVIR Y CONSTRUIR UN MUNDO DE IGUALES. UNA MIRADA ECOFEMINISTA DE LA REALIDAD”.  Marta Pascual Rodríguez

Licenciada en Ciencias de la Educación, profesora de Intervención Sociocomunitaria y coordinadora del Área de Educación y Participación de Ecologistas en Acción. Participa en el Grupo de Ecofeminismo de esta misma asociación ecologista. Coautora de los libros Educación y ecología (Popular, 2007), Claves del ecologismo social (Libros en Acción, 2009) y Cambiar las gafas para mirar el mundo (Libros en Acción, 2011), así como de artículos diversos que relacionan la sostenibilidad con la intervención social.

Discriminar, invisibilizar, ignorar, minusvalorar, marginar, explotar… forman parte de la experiencia común de todas las personas y colectivos oprimidos: negros, pobres, migrantes, mujeres, minorías de todo tipo, etc. El duro recorrido histórico por lograr la igualdad (de género y demás) tiene aún muchos retos hasta alcanzar la autonomía personal y el reconocimiento social. Frente al patriarcado dominador y dominante ya no hay marcha atrás en lo conseguido por las mujeres, que apuestan por rozar lo increíble y tener su lugar en un mundo no pensado para ni por ellas. He aquí la tares que nos queda: salvar  lo que nos salva y contar con los que no cuentan.

14:00 h.       Comida

16’00 h.  – Presentación de la Agenda Latinoamericana

–      3ª ponencia:

  “ACOGIDA: MISERICORDIA Y JUSTICIA EN LA FRONTERA”. Paula Domingo

Podemos calificar a la ciudad de Ceuta como “cárcel dulce” o “limbo”;.  A  pesar  de  ser  una  ciudad  española,  su  situación geográfica, al Norte de África, haciendo frontera, hace  que sea una puerta para pasar a España para todos aquellos que huyendo de la guerra y el hambre y buscan vivir con dignidad y libertad. Desde hace aproximadamente 5 años se ha convertido en una cárcel puesto que si es difícil entrar más difícil es salir. La mayoría de los inmigrantes llevan en ella más de un año y el futuro es la deportación si sus países les reconocen y aceptan que sean deportados. El  trabajo en Ceuta tanto de ella como de sus compañeras de la Comunidad Vedruna se basa en el acompañamiento y las relaciones humanas de calidad a todos los que participan en el proyecto a la vez que ponemos nuestro mayor esfuerzo en la defensa de sus derechos, denunciando la violación de los mismos

Ante la irracionalidad y silenciamiento de cuanto sucede en las fronteras con   migrantes y refugiados, no podemos olvidar nuestra misión como ciudadanos y como creyentes: ACOGER. La acogida debe prevalecer sobre leyes, normas y protocolos. Hemos de cuidarnos mutuamente. Porque la acogida no es algo unidireccional. Acojo si me dejo acoger. Me acogen si soy capaz de disponerme a la acogida. Esos cuidados recíprocos son los que nos constituyen como personas y como comunidad cristiana. Acogida, cuidados, comunidad, obligación de justicia, solidaridad, gratuidad… son adjetivos necesarios que pueden hacer de la vida colectiva y personal algo completamente diferente.

19’30 h.   DOCUMENTAL:  ”Samba, un nombre borrado” Proyección y coloquio

21’00 h. Cena

22’30 h. VEN A CANTAR POR LOS DERECHOS HUMANOS”. Entre tod@s cantamos un ramillete de canciones, para denunciar, gozar y experimentar que nuestra utopía humana-cristiana puede y tiene que ser expresada por  y desde la diversa ética de los derechos humanos, y la humana espiritualidad común.

​Animarán el salón el prestigioso grupo de fama mundial: “L@s Cantamañan@s”.  Al final compartiremos productos típicos de las ​diversas ​zonas

Domingo, 25 nov

 9’00 h.  Desayuno. 

10’00 h.  – Oración-Meditación

–        MESA DE EXPERIENCIAS: Plataforma Stop-Deshaucios (Joaquín Sánchez), Pensión Digna (Mª Angeles Comas), Trata (Asociación Mujer Emancipada, Málaga), Asociación Andaluza de Barrios Ignorados, Lola Contreras, Jaén)

12’00 h.  CELEBRACIÓN y MANIFIESTO

14’00 h. Comida y despedida

Para descargar Hoja de inscripción y cómo llegar pinchar AQUÍ.
Tríptico: pinchar Aquí

[1] Cada ponencia se desarrollará en tres partes de aproximadamente ¾ de hora cada una:
–          Una 1º en que el ponente desarrollará el tema
–          En grupos se reflexionará sobre la ponencia y cada uno de ellos  acordará dos preguntas que recogerá un secretario para aportar al ponente para que en este tercer espacio conteste y desarrolle las cuestiones que se le han presentado.

Más información en:

https://ccp-gr.blogspot.com/2018/10/xix-semana-andaluza-de-teologia.html

© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha