VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 
logocrismhom

La Congregación para la Doctrina de la Fe, aparentemente con asentimiento del Santo Padre, ha dado una respuesta negativa a la pregunta realizada por el Sínodo de Obispos de Alemania, acerca de si la Iglesia tiene poder para impartir la bendición a uniones de personas del mismo sexo. Ha publicado su oposición seguida de una extensa nota.

Desde Crismhom, Comunidad cristiana LGTBI+H y asociación de diversidad sexual e identidad de género, expresamos nuestro dolor e indignación por semejante respuesta, y oramos profundamente por la conversión de los corazones que desde el seno de la Iglesia no son capaces de escuchar el mensaje evangélico del Amor de Dios. Un Amor sin límites basado en la persona y en la mirada de Dios.

Junto a otras entidades del colectivo LGTBI y de la vida religiosa que están avanzando en la consecución del Reino, exponemos:

1. El argumento principal y casi único del responsum es que Dios, supuestamente, ha establecido su designio sobre este asunto de forma terminante, eterna e indiscutible, concretamente en [la interpretación humana e histórica de] los relatos de la Creación del Hombre (Génesis, 1 y 2).

Así, siglos de historia, avances sociales, descubrimientos antropológicos y científicos, luchas y conquistas de derechos humanos, y lo que es más importante, de sufrimiento y marginación de las personas (LGTBI y otros colectivos), que estaban empezando a desaparecer, se estrellan contra la interpretación sesgada de unos textos de varios miles de años de antigüedad, que relatan de forma mítica los orígenes del mundo y cuyas enseñanzas teológicas pueden y deben ser reinterpretadas una y otra vez, a medida que se suceden las generaciones humanas, como ya se hace por otra parte y afortunadamente, con otros textos bíblicos en incontables ocasiones.

Documentos oficiales como este responsum colaboran a perpetuar situaciones de injusticia, marginación y dolor en muchos lugares del mundo. Tomemos como muestra lo recientemente vivido en Ghana. Por ello, hacemos un llamado a cualquier persona de fe y buena voluntad, para que alce su voz contra esta postura radical.

2. Las personas LGTBI cristianas han descubierto, gracias a la Fe, el Amor incondicional que proviene de Dios. Un Dios Padre-Madre, Hijo y Espíritu Santo, que ama a las personas tal y como son, porque así las creó. El amor diverso LGTBI, cuando es auténtico, es tan santo como el heterosexual, y lamentablemente debemos orar aún por la iluminación de cualquier persona que lo vea todavía como pecaminoso o vergonzoso, ya sea en el Vaticano (donde es evidente que queda camino evangélico por recorrer) o en cualquier otra iglesia o institución.

Nos unimos al teólogo católico Brinkschroeder, que afirma que las discusiones espontáneas que han surgido en Alemania sobre estas ceremonias de bendición son una señal de que el pueblo de Dios está más empoderado que en el pasado, y está pidiendo una argumentación teológica real, que no se base en viejos prejuicios y autoridades sesgadas: “No podemos considerar un argumento sobre la diversidad sexual y de género que proviene del Catecismo Católico como justificado teológicamente simplemente porque aparece allí, especialmente porque hay muchos estudios que ya han demostrado su falta de apoyo bíblico y académico”.

3. Las personas LGTBI católicas, y otras muchas católicas de orientación heterosexual, están deseosas de escuchar una Buena Noticia de acogida, participación y celebración de su vida de Fe, incluyendo su amor diverso, por parte de las instituciones de una Iglesia Católica a la que por el bautismo pertenecen y de la cual son hijos, hijas e hijes. Revindicamos aquí la urgencia de una igualdad de derechos. No nos conformamos con una bendición, aunque sea un paso adelante. Los sacramentos deben ser igualitarios, como el Amor de Dios ha sido siempre.
Nos unimos a la Red Global de Católicos Arcoíris, y compartimos sus palabras: Que la Iglesia, como San Pedro, comprenda que “lo que Dios ha purificado, no debes llamarlo impuro” (Hechos 10, 15)

4. Gracias a Dios, más allá y más acá de las instituciones hay otra Iglesia de Jesús que camina por la historia, haciéndose cercana a todo ser que busca y sufre. Una Iglesia en la que las personas LGTBI pueden sentirse absolutamente celebradas y bendecidas, sin prejuicios. Desde Crismhom seguiremos apostando por esta línea de iglesia cristiana.
Queremos agradecer inmensamente la labor callada y sincera, labor de Fe y Amor, de todas esas personas.
También, queremos abrir los brazos y el corazón a la conversión de quien, desgraciadamente, convierte en propio y reglado un Amor que supera las capacidades de cualquier ser humano.

 
moceop2

http://www.moceop.net/vista/ComunicadosIndivi/Moceop8M_2021.php

 

Ante la decisión de la Delegación de Gobierno de la Comunidad de Madrid que no permite la celebración de concentraciones como la que estaba prevista el domingo 7 de marzo a las 12, se va a celebrar un ACTO DE MEMORIA Y ESPERANZA A PUERTA CERRADA PERO SE PODRÁ PARTICIPAR EN DIRECTO A TRAVÉS DEL CANAL DE YOUTUBE DE LA REVUELTA DE MUJERES EN LA IGLESIA

 

La información puede verse en:

REVUELTA DE MUJERES EN LA IGLESIA (asociaciondeteologas.org)

 

 
CCP2

            

            Las inmatriculaciones realizadas por la jerarquía católica a lo largo de decenas de años tienen como denominador común un Estado que no termina de ser aconfesional, haciendo posible su resultado, y una jerarquía católica anclada en el dogma, el poder, el dinero y el prestigio, todo lo contrario a los valores de Jesús de Nazaret: amor, justicia y paz. Como afirma el teólogo José M. Castillo: “los obispos creen más en la riqueza que en el Evangelio de Jesucristo”.

Las diferentes plataformas ciudadanas patrimonialistas, defensoras de nuestro patrimonio, unidas a colectivos como Europa Laica, Redes Cristianas o Comunidades Cristianas Populares vienen luchando desde hace años por conseguir que se hiciera público el listado de inmatriculaciones, uno de los males endémicos del Estado español, y porque el Gobierno invalidase las inmatriculaciones de aquellos monumentos que no tuviesen título de propiedad. Ahora se desdicen de lo que prometieron en el discurso de investidura de Pedro Sánchez y en sus programas electorales (PSOE y Unidas Podemos). Casi tres años después de haberlo asegurado, el gobierno de coalición hace público el listado de 35.000 bienes, acompañado de un informe en el que cuestiona la constitucionalidad de las inmatriculaciones, pero prefiere lavarse las manos delegando en los ayuntamientos y particulares la reclamación indebida de los bienes. El Estado español es el que tendría que proteger nuestro legado patrimonial como así hizo Francia, desde 1905 (el patrimonio pertenece al Estado y el usufructo a la Iglesia), o en Portugal con el concordato de 1940, en plena dictadura de Salazar.

 

Con el consentimiento de los Gobiernos del PP y PSOE la jerarquía católica ha ido enriqueciendo su legado con su particular modus operandi: el Estado realiza la inversión pública, acorde con la Ley de patrimonio de 1985, mientras ellos cobraban las entradas a modo de donativos, es decir, exentos de impuestos. Millones y millones de euros se embolsa la jerarquía católica, obispados y cabildos, cada año por visitar los monumentos (catedrales, Mezquita de Córdoba, Giralda de Sevilla). ¿Dónde va destinado ese dinero? Una parte considerable a su propia estructura, en construir colegios privados, en fondos de inversión, en mantener a sus medios de comunicación como la COPE o 13TV… Cáritas u otras obras sociales apenas se ven favorecidas por estas recaudaciones.

 

Las Comunidades Cristianas Populares  se preguntan ¿qué tiene que ver todo ese negocio con el Evangelio?, ¿Qué tiene que ver Jesús de Nazaret con esta lujuria de poseer y acumular bienes? El evangelio nos recuerda que “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos.” ((Mt 19, 24 par). Se siguen preguntando ¿qué tiene de parecido un seguidor de la comunidad del Nazareno con un cardenal o un obispo? Los primeros, a petición de su maestro, “tenían que dejarlo todo” (Mc 10, 28; Mt 19, 27; Lc 18, 28), los segundos viven en sus monumentales palacios episcopales. Y siguen cuestionando ¿qué llevaban los primeros seguidores de Jesús de Nazaret y cómo van los obispos y cardenales? Los llamados discípulos no llevaban nada para cumplir su misión ((Mt 10, 9-10; Mc 6, 8), los jerarcas visten con ricas mitras y báculos, con vistosos anillos de oro y perlas preciosas, con capas pluviales bordadas con hilos de oro.

 

Bajando al terreno de la legalidad nada se le está quitando a la Iglesia católica que mantiene intacto su derecho a registrar lo que crea que le pertenezca, pero acreditándolo sin privilegio alguno. Estos privilegios (inconstitucionales) permitieron que los obispos pusieran a su nombre la Mezquita de Córdoba, la Giralda de Sevilla o la Catedral de Burgos, mientras en otros países de Europa  la Catedral de Lisboa o la Catedral de Nôtre Dame pertenecen al pueblo.

 

Por todo ello las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía y del Estado español, junto a otros colectivos, exigen al Gobierno que el domino público sea intransferible. Perteneció a nuestras generaciones pasadas, pertenece a nuestras generaciones presentes y pertenecerá a nuestras generaciones futuras. El patrimonio religioso debe estar inscrito en el patrimonio nacional. Ha sido el fruto del trabajo y las aportaciones del pueblo a lo largo de la historia. Al mismo tiempo, también demandan que la nulidad de las inmatriculaciones efectuadas sin un título de propiedad sean innegociables. No es de recibo que al inscribir un monumento por 30 euros lo administren  y se lucren de sus ingresos por la venta de entradas, pudiendo llegar a alcanzar los 20 millones de euros, como es el caso de la Mezquita de Córdoba.

 

Nuestra fuerza es la tenacidad, la unidad y el convencimiento para conseguir los objetivos justos que estamos reivindicando. Todo sea por un verdadero Estado Social y Democrático de Derecho, moderno y laico.

 

23 de febrero de 2021

Miguel Santiago Losada, en  nombre de

Comunidades Cristianas Populares

 

 

 

Adjuntamos los carteles de distintas concentraciones y encuentros que van a tener lugar en varias ciudades entre el 1 de marzo hasta el domingo 7 de marzo:

Concentración Madrid 7 de marzo 2021Foro 1M[88927]NuevoIMG-20210221-WA0005[88784]CórdobaIMG-20210224-WA0015[89022]SantiagoIMG-20210223-WA0010[89020]GranadaIMG-20210223-WA0003[88782]BilbaoIMG-20210225-WA0004[89021]Zaragoza

feb 192021
 

Con ocasión del Día de la Justicia Social os mandamos este video y comunicado sobre “Justicia fiscal – Justicia Social”

VÍDEO EN YOUTUBE: https://www.youtube.com/watch?v=ScidKbXfQYE

COMUNICADO EN LA WEB: https://www.plataformajusticiafiscal.com/noticias/44/espana-a-la-cola-de-la-ue-en-justicia-fiscal-y-justicia-social-tambien-en-pandemia

 

 

Creo que la democracia siempre debemos considerarla como un objetivo permanente de conquista al que nos vamos acercando. Históricamente ha habido pasos atrás, como cuando se instala en un país una dictadura, pero es de esperar que en los grandes ciclos históricos se observe un progreso democrático.

¿Cuál es el contenido de ese objetivo, aquello por lo que hemos de luchar para que nuestra sociedad sea cada vez más democrática? Pues nos lo indica la misma palabra: que sea el pueblo quien gobierne cada vez más de verdad. EL pueblo ejerce su gobierno a través de unos representantes que él elige. Pues en la medida en la que estos legislan, juzgan y gobiernan en consonancia con los intereses del pueblo, se podrá decir que hay más o menos democracia. En la medida en la que eso ocurra solo teóricamente y no así en la práctica, decimos que la democracia es más bien formal que real. Hay quien hace ya una crítica a este modo de realizar la democracia y pide que el pueblo gobierne “directamente”, no a través de mediadores, pues casi todos, dicen, les han traicionado.

Observando la realidad de la situación del pueblo español, ¿qué podemos decir en cuanto al nivel de democracia que hay en este país? Cuando la desigualdad en España es tan grande, cuando la pobreza afecta a tantísimos, cuando hay tanto fraude fiscal, cuando no están respetados derechos tan importantes como el de la vivienda y del trabajo, cuando hay tantos salarios indignos, cuando no son atendidos como debieran todos los enfermos, incluidos los que tienen carencias especiales, cuando es posible tanta corrupción, cuando existe una injerencia tan evidente de los políticos en el gobierno de los jueces y fiscales…, y otras tantas situaciones semejantes, no podemos decir que un país así, llámese España o como sea, es un país democrático en un nivel aceptable. Es entonces cuando llamamos formal a esa democracia, debido a que tiene muchas carencias. Es democrática, pero no del todo. No sé por qué se forma tanto alboroto porque alguien diga algo tan evidente.

Trataré de enumerar algunos otros defectos concretos de nuestra democracia, que hay que encuadrar dentro del sistema económico capitalista, que hoy se rige básicamente por la ideología neoliberal. Siendo esto así, ya sabemos que la democracia estará condicionada por el poder económico que intentará siempre estar obteniendo el máximo beneficio en el tiempo más corto. Generalmente pensamos que el mundo está en manos de un puñado de personas poderosas que determinan las decisiones que se toman en los Estados, o que son las grandes instituciones financieras y las empresas transnacionales quienes condicionan las decisiones políticas. También existe la opinión de que el mundo está gobernado por los dirigentes de los países más importantes. Quizás no se pueda determinar quienes son los que más influyen en la marcha de la economía mundial, pero sin duda que son todos los que más poder económico tienen.

Responderé ahora a una pregunta que tiene que ser la primera que uno debe hacerse: ¿es el pueblo quien gobierna en España? No cabe duda de que no. A simple vista diríamos que quienes nos gobernaron fueron y son unos partidos políticos que hemos votado en determinados momentos electorales. Pero nunca nos han dado la posibilidad de elegir a personas concretas. Ni siquiera podemos cambiar el orden dentro de la lista de un partido. Ante nosotros, pues, tenemos un déficit democrático. Muchos piden, yo creo que con razón, listas abiertas, que podamos escoger a quienes queramos entre todos los que se presentan en unas elecciones.

Me parece que para poder dar este paso sería necesario una adecuada educación política de los ciudadanos y la voluntad por nuestra parte de adquirirla. Tenemos que conocer, aunque sea básicamente, los programas de todos los partidos, al menos de los más importantes. Tenemos que conocer algo de las bases de nuestro sistema político. Si los distintos partidos políticos nos dijeran cómo hacen sus listas para representar a los ciudadanos, si nos contaran las luchas internas que hay en esos momentos y cuales son los méritos de los “elegidos” y los motivos de los que “caen” de ellas, no sé si quedaríamos bastante decepcionados. Así la situación, hay que resaltar de antemano este condicionamiento de votar la lista de un partido y, además, tal como él nos la presenta. Creo que estamos ante un déficit democrático.

La educación política de la que he hablado tendría que conllevar crear en el ciudadano-votante la responsabilidad de participar en los cauces de diálogo que necesariamente tiene que haber entre los representantes y los representados para analizar la política que hacen y canalizar a través de ellos las propuestas para satisfacer las necesidades ciudadanas. Un Estado no es democrático solo porque haya elecciones cada un cierto tiempo.

Toquemos otro tema: ¿En el momento de elegir somos totalmente libres? Quizás nos parezca que sí, pero la verdad es que normalmente, en cualquier lugar del mundo, más o menos, ha habido unas influencias permanentes de propaganda política y más intensamente durante el periodo electoral para que nos decantemos hacia unos u otros. Según el nivel democrático de los diversos países serán más o menos burdas. En las democracias “avanzadas” las voluntades se mueven más sutilmente. En nuestro análisis entran ahora en juego los medios de comunicación, que de continuo son voceros ideológicos que están a diario esforzándose en crear sintonía hacia aquellos grupos políticos que defienden sus intereses económicos y animadversión hacia el resto. Es interesante saber quienes son los propietarios, o tienen mayoría de acciones en los grandes medios que dominan la comunicación. Los “tertulianos” que habitualmente los representan no ocultan su ideología, que uno nota bien porque siempre adoptan la misma posición. Antes de hablar sobre un tema, sabemos de antemano qué es lo que va a decir cada uno. En la prensa la mayoría conservadora es abrumadora y luego son esos los más llamados a las tertulias de la radio y de la televisión. Bien es verdad que desde hace algún tiempo se invita a participar a periodistas de medios digitales que son de distinta ideología. El bajo nivel crítico de la ciudadanía facilita bastante su influencia. En estos últimos tiempos la opinión pública está aún más contaminada por la permanente difusión de noticias falsas, que, además, son tan irresponsablemente acogidas y difundidas por mucha gente sin analizar su contenido.

La complejidad hoy de las relaciones humanas dificulta la labor de los gobiernos: algunos productos para satisfacer nuestras necesidades se estén elaborando a muchos kilómetros de distancia, en países donde nuestros gobernantes no tienen influencia alguna. Nuestra dependencia de China respecto a las mascarillas es un ejemplo claro y otro ejemplo cuando el presidente Zapatero se vio obligado a hacer unas reformas impuestas por los mercados financieros y por la UE. Nos obligaron a reformar la constitución para que el pago de la deuda pública tuviese preferencia frente a cualquier otro gasto del Estado en los presupuestos generales, sin enmienda o modificación posible.

Hablando de los Estados nacionales y de la UE hay que recordar los grupos de presión que ejercen su influencia sobre los legisladores para hacer leyes que favorezcan sus intereses económicos. Con ellos tiene relación el tema de las puertas giratorias: los políticos que cuando dejan su actividad en el gobierno o en las Cortes entran a formar parte de los consejos de administración de importantes empresas se pueden contar por decenas. Esto a mí me parece un signo claro de corrupción democrática.

España es un país democrático, pero tenemos que hacer que sea cada vez más realmente democrático, que lo será cuando los intereses del pueblo estén en primer plano.

José María Álvarez. 14-02-2021. Del Foro Gaspar García Laviana

 

Se adjunta el cartel del Foro online que se celebrará el 1 de marzo

Convocatoria Online del Foro[88112]

feb 122021
 

Las Comunidades Cristianas de Base de Murcia celebran todos los años un ciclo de conferencias que se titulan “LÍNEAS ROJAS”, en colaboración con HOAC. El año pasado no pudieron celebrarlas pero este año han decidido utilizar la tecnología, a través de zoom.  Es una oportunidad para que participe más gente que, de otra manera, no podría asistir.

La información detallada está en Comunidades Cristianas de Base de la Región de Murcia (comunidadescristianasdebase-murcia.com)

Ciclo Lines Rojas 2021[88267]

 

 

Ciclo Lines Rojas 2021_2[88268]Charla 1 Ciclo 2021_Comunidades[88266]

 Actualidad de Redes Cristianas  Comentarios desactivados
feb 092021
 
Encrucillada

O próximo venres, 12 de febreiro, ás 20h, no zoom de Encrucillada, poderán asistir a un coloquio con Marta García Fernández sobre a formación do Antigo Testamento. Esta actividade enmárcase nos Coloquios na Encrucillada, ao fío dos artigos publicados no nº 220 da revista Encrucillada (nov-dec 2020).

 

No seguinte enlace, Marta García convídaos a ler a súa colaboración (que vai adxunta), suscitando preguntas que poden atopar no texto.

https://www.youtube.com/watch?v=7R56FIlNJao&feature=youtu.be

 

O enlace para participar no coloquio é

Encontro con Marta García- Ler a Biblia esbozando claves de lectura, 12 Feb, 2021 08:00 PM Madrid. Link Zoom: https://zoom.us/j/93524843964

 

Animámolos tamén a que compartan esta información coas persoas que crean lles poda interesar. Tamén a partillalo por wahtsapp e nas súas redes sociais. Non fai falla ser subscritor/a para participar.

Esperámolos!!

 

Asoc. Encrucillada

ENCRUCILLADA_nº 220 Marta García Ler o Antigo Testamento[87604]

feb 082021
 

 

La pandemia del COVID-19 que sufrimos desde hace casi un año, y que tan difícil resulta erradicar, ha venido a mostrarnos lo vulnerable que es nuestra sociedad a pesar de los grandes avances técnicos y científicos de los que alardea. Pero sobre todo, ha puesto en evidencia, en el terreno de la ética o moral, las carencias y vergüenzas del sistema de valores sobre el que la sociedad se asienta.

 

Con independencia de cuál haya sido el origen de la epidemia y sus formas de transmisión, conviene destacar que su difusión no hubiese sido tan rápida y masiva si nos hubiese encontrado con un sistema sanitario más fortalecido y racional. Vamos a ver que la falta o deficiencia de preparación tiene mucho que ver con el carácter egoísta e insolidario del sistema en el que se basa nuestra civilización. En efecto, el sistema sanitario (al igual que el educativo, laboral y otros) había venido sufriendo, y no sólo en nuestro país, durante más de una década recortes y privatizaciones que le privaban de eficacia frente a emergencias como la que nos planteó la pandemia.

 

Es necesario aclarar que si en esos sistemas sociales, la sanidad entre ellos, sufrieron esa merma y degradación que les privaba de eficacia es porque la tenían. Y si en estos países del área capitalista había unos servicios sociales fuertes es porque se construyeron en su momento. Es necesario que veamos cuándo y porqué se fomentó ese tipo de sociedad a la que se llamó Welfare State o «Sociedad del Bienestar», y que se define como propuesta política o modelo general del Estado y de la organización social, según la cual el Estado provee servicios en cumplimiento de los derechos sociales a la totalidad de los habitantes de un país. Si no tenemos en cuenta porqué se creó en el mundo desarrollado este tipo de sociedad y porqué se procedió después a su demolición, no habremos entendido nada de lo que está ocurriendo y de las lecciones que nos aporta la actual pandemia.

 

La Sociedad del Bienestar se creó y fue desarrollada durante la Guerra Fría. Se trataba de desactivar el sujeto histórico de la Revolución. Había un bloque socialista con regímenes comunistas que ponía énfasis en las conquistas sociales a favor de toda la población igualitariamente. El capitalismo, para superar ese desafío debía convencer a la población, en especial a las clases trabajadoras, de que no era necesario el socialismo para alcanzar esas altas metas de bienestar social. El experimento dio resultado. Las clases bajas de la sociedad se dejaron engañar. El comunismo no se expandió y además fracasó en los lugares donde se había implantado ese tipo de regímenes. Tras la victoria del capitalismo ya no había necesidad de mantener la farsa de la Sociedad del Bienestar. Desapareció el trabajo fijo para ser sustituido por precariedad laboral y contratos basura. Vinieron los recortes en la sanidad, la enseñanza, la privatización de empresas públicas… El capitalismo pudo permitirse el lujo de mostrar su verdadero rostro, su verdadera naturaleza, que se basa en el egoísmo, la insolidaridad, la persecución de provecho privado en perjuicio del interés general, el elitismo, el dominio de clase, el sistema de privilegios, la desigualdad social, el desprecio a los débiles…

 

En el caso concreto de la sanidad, que es lo que nos ocupa ahora, el desmantelamiento del sistema sanitario público se concretó en la privatización de hospitales y la merma de los recursos de la sanidad pública, que implica merma de los servicios que ésta puede proporcionar. Algunos de los servicios que aún presta la sanidad publica fueron y son externalizados, es decir encargados o asignados a las entidades privadas cuyo crecimiento y difusión se fomenta. Esta privatización de lo público significa que se deja la promoción y prevención de la salud en manos de quien no tiene como prioridad básica la salud misma y el servicio a la sociedad sino el lucro, el provecho económico. Este sistema castiga a los sectores sociales con menos recursos: en él sólo tendrán una sanidad de calidad quienes puedan pagársela. Ni qué decir tiene que la desigualdad es más acentuada si se considera la situación de los países subdesarrollados, lo que se conoce como Tercer Mundo, donde ni siquiera en la época del Estado de Bienestar alcanzaron los beneficios que ésta otorgaba a las clases humildes del mundo industrializado.

 

Otro factor que contribuyó a dejarnos indefensos ante las epidemias que aparecen (antes fue el SIDA, el ébola, las diversas mutaciones de la gripe…) es la naturaleza del sistema de investigación científica. Sabemos que en España siempre estuvo muy abandonada la investigación, y los científicos españoles que tuvieron éxito tuvieron que materializarlo en del extranjero. En todo caso, no cabe duda de que en este terreno, como en otros muchos, se avanzó considerablemente y el progreso es continuo. Pero también en este tema se perciben los nefastos efectos de la gestión privada sobre asuntos que atañen al interés general, el control, por parte del capital privado, de los recursos y servicios necesarios para toda la comunidad.

 

Y en esto llegó la Pandemia del COVID-19, que no entiende de clases sociales y tampoco de fronteras entre países. Ataca a todos y es invencible si se le deja algún resquicio y ya vimos que el sistema económico-social imperante en el mundo, por su naturaleza generadora de desigualdad, le deja amplio margen a las epidemias para perpetuarse y generar nuevas cepas. Por su naturaleza generadora de elitismos y privilegios, nuestra sociedad no sabe armarse de una sanidad pública y eficaz. Y por la misma razón tampoco sabe afrontar las consecuencias y darles solución. Estamos viendo el mercadeo que se traen con las vacunas. La investigación y elaboración de éstas es asunto susceptible de monopolio por parte de universidades y laboratorios privados, y el resultado es que los países ricos las adquieren antes y en mayor cantidad que los subdesarrollados, y en cada país los ricos las acaparan antes que los pobres, y si hay que organizar su distribución, los privilegiados se saltan en provecho propio todo tipo de plan organizado.

 

La pandemia ataca a todos de forma general y puede ser vencida sólo por la protección de todos de forma general. En esta guerra no caben diferencias ni privilegios. Además, por las consecuencias de los confinamientos y restricciones que la pandemia nos impone, se va a ver muy afectada, lo está siendo ya, la producción y la forma de vida que se basa en ella. La economía está sufriendo un duro golpe, y esto va a producir también convulsiones políticas. Quizá sin que lo percibamos siquiera, estamos asistiendo a la muerte del mundo que conocimos hasta ahora, y no nos estamos preparando para lo que viene. Sería una catástrofe que se pretendiese perpetuar el modelo de sociedad, egoísta e insolidaria que hasta ahora persistió.

 

La lección de la pandemia es que el tipo de problemática que genera sólo puede ser afrontado desde un sistema social más justo y más humano. Con unos valores que antepongan la persona humana y sus intereses a los particulares de unos países sobre otros y unas clases sobre otras, y bajo la gestión de entes estatales, comunitarios, que representen a todos por igual, y no compañías anónimas que son el instrumento de los poderosos para mantener su dominio. El mundo que viene ha ser igualitario o no será posible en absoluto.

 

Faustino Castaño (pertenece al Foro Gaspar García Laviana y a las Comunidades de Base de Gijón)

8 de febrero – 2021

 

 

 

 

 
pedro-casaldaliga2

El número 156 de la revista Éxodo está dedicado a Pedro Casaldáliga, puede leerse en la edición digital en este enlace:

Home – Éxodo

Con la partición de Francesc ESCRIBANO, Miguel Ángel de PRADA, Evaristo VILLAR, Luis ARANGUREN, Mauro PASSOS, María JAEN, Juanjo SÁNCHEZ, Benjamín FORCANO. Joan SOLER, Salvador MENDOZA, Leopoldo BELMONTE, José María CONCEPCIÓN, José Ramón GONZÁLEZ, Juan José TAMAYO.

La revista Éxodo debe mucho a Pedro Casaldáliga, presente desde sus orígenes como inspirador e impulsor de una nueva revista que recogiera el espíritu de Misión Abierta, y dando amparo al equipo que la puso en marcha, como refiere Evaristo Villar en el artículo que abre este número, una semblanza de “Pedro Casaldáliga, rebelde con causa, subversivo con propuesta”. Este número sintetiza su obra y su pensamiento, las vicisitudes de su tiempo, las reflexiones de sus colaboradores y la actualidad de su mensaje.

Pero este no es un número en póstumo homenaje a Dom Pedro –con m- como le llamaban en Mato Grosso, o sí lo es, pero no especialmente. Es un recorrido a través de las generaciones que lo acompañaron, que aprendieron con él, que se comprometieron con él, que se revolvieron con él. Es a la vez la historia de Pedro, de los conflictos de la época aún pendientes, de la iglesia tras el concilio Vaticano II, de la propia congregación claretiana a la que perteneció, y de los movimientos que generó. Y por referirse a una historia tan reciente, es también una reflexión sobre la actualidad, no sobre la coyuntura social y política, sino sobre las corrientes de fondo y los corrimientos imperceptibles de gran calado.

Todos los que colaboran en este número fueron o compañeros de Casaldáliga, o colaboradores habituales, o en algún momento de sus vidas se cruzaron con él cuya figura –remedando a San Juan de la Cruz– “prendidos los dejó de su hermosura” poética, espiritual, humana. Podemos leer este número como las actas de un congreso –esperemos que amenas– de algunos de cuantos compartieron vida y preocupaciones en el tiempo –kairós– de Dom Pedro.

Salvador Mendoza, y Leopoldo Belmonte formaron el primer equipo que acompañó a un Casaldáliga recién llegado a Mato Grosso. Leopoldo repasa su legado de vida y esperanza en Brasil. Salvador rememora la repercusión del pensamiento de Pedro en España, visión que Joan Soler concreta en Catalunya. También, desde Brasil, Mauro Passos –“Testimonio de la lucha contra la injusticia y la opresión en el Mato Grosso”– nos recuerda que Casaldáliga parece decirnos, incluso hoy, que las utopías pueden ser posibles, porque son parte de la condición humana.

Evaristo Villar y Bejamín Forcano, buenos amigos y compañeros de Pedro Casaldáliga desde sus inicios claretianos, fueron posteriormente colaboradores habituales de la prelatura de Sâo Felix de Araguia ubicados en Madrid, fruto de una extraña confluencia de represión eclesial y derecho canónico. En la sección “A fondo”, ambos nos ofrecen en este número sus recuerdos y reflexiones a partir de una selección de textos sobre los grandes temas de Pedro: “La lucha de la tierra”, “Los pueblos indígenas”“La espiritualidad de la liberación” y la renovación de la iglesia en “El grito de nuestra iglesia”, visión que Forcano amplía en su artículo sobre la libertad profética. Temas tan de actualidad en estos momentos, cuando la desposesión de la tierra, de la cultura, y de los medios de vida amenaza la supervivencia de comunidades y pueblos a lo largo y ancho del planeta; cuando las tensiones en la iglesia católica evidencian las contradicciones entre una jerarquía fuertemente conservadora y el rumbo que quiere marcar el papa Francisco. Sobre el tema de la tierra como “la madre primera” incide Luis Aranguren Gonzalo en el artículo “En la hora del cuidado de la tierra”.

También en esta sección el filósofo Juanjo Sánchez, en su artículo Un Dios diferente, aporta una visión teológica que no dejará indiferentes tanto a los creyentes como a los no creyentes interesados en estos temas.

Francesc Escribano, al que se debe la biografía titulada Descalzo sobre la tierra roja –primera edición Descalço sobre a terra bermelha, Unicamp, Brasil 2000–, es entrevistado en este número por Miguel Ángel de Prada. Escribano va desgranando a lo largo de la entrevista su motivación para escribir esta biografía, donde quedan reflejadas la vida y las causas de Pedro. Y María Jaén, guionista para el cine del texto de Escribano, nos ilustra con una selección comentada de la poesía de Casaldáliga.

Juan José Tamayo también hace su aportación biográfica –Pedro Casaldáliga. Larga caminada con los pobres de la tierraEd. Herder 2020–, una memoria subversiva de la vida subversiva de uno de los más lúcidos intelectuales de América Latina, que ofreció narrativas alternativas a los relatos oficiales del sistema, construyó espacios de con-vivencia y de diálogo simétrico en vez de campos de batalla y monólogos, desestabilizó el (des)orden establecido y revolucionó las mentes instaladas.

No podía faltar en esta cita José María Concepción, ayudante personal y archivero de su amplio legado poético, pastoral y epistolar. Aquí nos da cuenta de su trabajo recopilador. Otros muchos podrían haber contribuido a estas páginas, esperemos que todos se sientan en estos textos dignamente representados.

ene 262021
 

 

El mandato presidencial de Donald Trump tuvo un final esperpéntico digno de lo que había sido la etapa total de ese mandato. Su política y la forma de realizarla tenían características propias que las diferenciaban de lo que puede ser considerado normal en ese terreno. Y su estilo tuvo, y está teniendo, imitadores en otros lugares, principalmente en Europa, y en concreto en nuestro país. Ese estilo, que algunos denominan “trumpismo”, se encuadra en realidad entre las modalidades de ultraderechismo y neofascismo que han ido surgiendo durante las últimas décadas, y que se caracterizan por un alto grado de conservadurismo, xenofobia, racismo, machismo, aporofobia, homofobia, insolidaridad social, integrismo religioso…

 

Ese tipo de partidos y organizaciones neofascistas existían en Europa ya antes del mandato presidencial de Trump, pero recibieron un fuerte impulso por la influencia que lo norteamericano siempre tuvo sobre nuestro continente. En nuestro país, el resultado de las últimas elecciones autonómicas en Andalucía (2 de diciembre de 2018) fue un síntoma o reflejo del cambio que se estaba operando en la manera de percibir la política por una parte considerable de la población. Desde entonces el partido fascista VOX fue creciendo en implantación política también en el resto de España. Fueron disminuyendo las movilizaciones como la del 15-M, las reivindicaciones feministas y las que, durante el gobierno de Rajoy, tenían lugar contra la corrupción, el aumento del desempleo, los recortes en la sanidad y en la enseñanza … y mientras tanto crece la movilización ultraderechista en forma de ultranacionalismo, violencia contra inmigrantes, contra el feminismo… y últimamente también con posturas irracionales como la negación de la pandemia del COVID-19 y la oposición a las medidas que se toman contra ella. Increíblemente está tomando auge incluso un movimiento, que recibe el nombre de “terraplanista” que se empeñan en negar que la tierra es redonda, y en ese ámbito social del que se nutre el neofascismo hay incluso gente que se jacta o vanagloria de no haber leído nunca un solo libro.

 

Sin duda hubo siempre gente con este tipo de ideas reaccionarias pero se reprimía en expresarlas públicamente: era políticamente incorrecto hacerlo. Pero he aquí que llegó Donald Trump a la Casa Blanca, y esa gente vio que uno de ellos podía incluso llegar a ser presidente de los EE.UU. Existía, además, el precedente del éxito de Berlusconi en Italia. Así pues, lo irracional en materia política y social se puso de moda, los ultraderechistas se sintieron, otra vez, protagonistas de la Historia, y convencidos de que ahora lo políticamente correcto es reivindicar su retrógada concepción de la sociedad, pasan a la ofensiva.

 

Vemos lo que está ocurriendo, pero nos toca analizarlo, interpretarlo, averiguar porqué está ocurriendo. En esa tarea, una primera consideración es recordar la naturaleza de los movimientos fascistas, los clásicos fascismos de la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler, y las diversas sucursales que tuvieron en otros lugares, entre ellos el franquismo que “disfrutamos” en nuestro país durante cuatro décadas. Los fascismos del siglo pasado nacieron como una reacción burguesa contra la influencia que estaba teniendo en el mundo industrializado la Revolución Rusa de 1917 y su proyecto comunista. En este sentido, pudiera parecer que tras el desenlace de la Guerra Fría, a finales del siglo pasado, con la victoria del capitalismo neoliberal sobre los regímenes comunistas, el peligro socializante había pasado, el capitalismo se había evidenciado como la única opción económica posible y ya no eran necesarios los cruzados fascistas para movilizarse contra el comunismo. Pero he ahí que se movilizan de nuevo, pero ¿contra qué?

 

Si la bestia fascista se pone otra vez en movimiento no es por casualidad, tiene que haber una grave razón para ello. Tengamos en cuenta que con independencia de la irracionalidad y falta de luces del personal que se moviliza, quien en realidad dirige la operación sabe muy bien lo que hace. Se trata de la clase dirigente; su dominio y control del aparato ideológico del sistema (la formación y la información) consigue el milagro de movilizar contra los intereses de los explotados a no pocos explotados, pues la diferencia entre el mero ultraderechismo y el fascismo es que éste consigue contraponer obreros contra los intereses del movimiento obrero, mujeres contra las reivindicaciones del feminismo, jóvenes contra los propios intereses de clase de los movilizados y al servicio y beneficio de sus enemigos de clase. Se trata de una técnica propagandística muy elaborada: tienen psicólogos y sociólogos (también filósofos y teólogos) a su servicio con grandes conocimientos para manipular la mente de las masas de la población, y grandes recursos técnicos (prensa, cine, televisión…) para hacer que muchas personas se detraigan del lugar que les corresponde en la Lucha de Clases para apasionarse por cuestiones raciales, nacionalistas, machistas, sexistas, ultrarreligiosas…

 

Pues bien, tenemos que concluir que si los dominadores del sistema vuelven a recurrir a las estrategias que emplearon los años 20 y 30 del siglo pasado es porque se sienten tan amenazados como entonces. Su enemigo hoy no es ninguna Internacional Comunista, es la realidad, la sangrante realidad. La realidad mostró que el capitalismo es el azote de la humanidad, «por sus hechos les conoceréis». La nueva crisis de hambre afecta a 800 millones de personas amenaza la vida de 300 millones de niños. Mil millones de personas malviven con menos de un euro al día. Esa situación en amplias áreas del planeta y los conflictos armados en muchas de ella generan una masiva emigración de población cuyos efectos estamos viendo también nuestro país. El 1% de los ricos del mundo acumula el 82% de la riqueza global; en realidad, las 43 personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como  los 3.800 millones de personas más pobres del planeta; 115 personas poseen más riqueza y poder económico que países enteros. Actualmente estamos viendo también la forma desigual en la manera cómo se está afrontado la pandemia del COVID-19 en los países ricos y en el mundo subdesarrollado, y el escándalo de los privilegios de las clases favorecidas a la hora de distribuir las vacunas. Y como telón de fondo de todo esto, la forma irracional de explotación de los recursos del planeta está afectando el equilibrio ecológico y poniendo en riesgo la pervivencia de la humanidad.

 

Se trata de problemas que requieren dos cosas: intervención estatal para resolverlos y coordinación mundial para la toma de decisiones a nivel global. La realidad nos muestra eso, y a los poderes dominantes, con su aparato informativo, les interesa ocultar o minimizar esa realidad. El gigantesco desarrollo de China durante las últimas décadas muestra que las cosas funcionan mejor cuando el Estado las gestiona. Esta realidad echa por tierra la propaganda oficial capitalista que daba por definitivamente fracasado el sistema de economía planificada; el interés de las clases dominantes del sistema capitalista es la economía privada, dirigida por iniciativa privada, sobre la base de la propiedad privada  y el beneficio privado. Ya hemos visto los frutos de esa modalidad privada de la gestión económica y los nefastos resultados y peligros de su aplicación.

 

Precisamente contra esa necesaria e inevitable solución de la problemática mundial se está movilizando la nueva cruzada fascista. Los Estados y los organismos internacionales deben garantizar la igualdad de todos los seres humanos en el disfrute de los bienes del mundo, y deben dirigir la formación académica y el progreso científico a favor de toda la humanidad, y deben gestinar la sanidad de todos los ciudadanos por igual. La asunción de esos poderes por el estado a favor de todos los ciudadanos choca con los intereses privados de los dominadores del sistema.

 

Establecida la naturaleza del conflicto, cabe ahora analizar cómo lo están afrontando las clases dirigentes. El neofascismo que nos ocupa es, en las manos del poder financiero mundial, un arma o instrumento de chantaje contra los Estados y contra los ciudadanos. Es un intento desesperado de frenar lo inevitable. Lo inevitable es que el Estado asuma el control y gestión de la economía, la producción, la sanidad, la enseñanza y otras cosas que son de interés general para toda la sociedad y que se pervierten cuando caen en manos privadas.

 

En esa pugna la clase dominante se dedica a potenciar a los movimientos contestarios de carácter ultraderechista para presionar a los gobernantes e impedir el desarrollo de políticas progresistas. Hace unas semanas un ministro socialista del actual gobierno de nuestro país declaraba públicamente y solemnemente que su gobierno no tenía en absoluto intención de nacionalizar la industria eléctrica, y esto lo hacía en un momento cuando se sabía que aquellos días el coste de la energía eléctrica iba a subir desmesuradamente cuando el país estaba sufriendo una intensa ola de frío y alguna persona estaba muriendo de frío en la Cañada Real donde se había cortado el suministro eléctrico. La actitud del gobierno es un caso claro de claudicación ante una presión que le impone una política que no debiera ser la suya

 

Y el chantaje va dirigido también contra los ciudadanos para que se conformen con una situación política y económica que los perjudican y no postulen cambios en sentido progresista y socializante. Es precisamente la ciudadanía quien debe reaccionar contra esos poderes que la oprimen, y exijan a sus gobernantes políticas más igualitarias. Debemos aprender de la historia y recordar lo que sucede cuando se permite que se hagan dueños de la calle y de las instituciones las fuerzas reaccionarias que se agrupan en torno a líderes carismáticos y les ceden un poder absoluto que anula la soberanía ciudadana. Sin complejos debemos exigir que el Estado que representa a todos gobierne en favor de todos y no al servicio de las multinacionales y el sector financiero internacional. Debemos reaccionar contra la nueva cruzada fascista. Nos va mucho en ello.

 

Faustino Castaño,

miembro de las Comunidades de Base de Gijón y del Foro Gaspar García Laviana

Gijón, 26 de enero – 2020

 

 

 

 

 

 

 

 
Foro Gaspar García Laviana

 

 

“Ejemplar” no tanto por lo bien que se haya llevado a cabo la iniciativa de la que os hablaré, -que quizás también-, sino, sobre todo, por la respuesta que ha recibido, que ha sido sobrada. Digo ejemplar porque creo que puede ser un buen modo de llevar adelante pequeños proyectos. Naturalmente, estamos hablando de ámbitos y cantidades reducidas de dinero, pero que, en ciertas circunstancias, cuando no se dispone de un mecenas ni de ayudas institucionales, puede ser esta una manera de llevar a cabo interesantes iniciativas culturales, sociales…

Lo que hicimos quizás no sea original, pues seguramente otros ya lo hayan hecho antes. Tiene cierta relación con las microfinanzas y más en concreto con los ya famosos microcréditos, que tan buenos resultados han dado para que gente sin posibilidades pudieran llevar a cabo iniciativas de trabajo de poco montante económico, tanto individual como cooperativamente. Pero en nuestro caso no ha sido que mediara algún servicio financiero ni que nos proporcionaran un microcrédito, sino que lo que hemos hecho fue pedir micropréstamos personales.

Hemos “operado” a la inversa. Son pequeños préstamos que nos hicieron varias personas, concretamente veintiséis, a nuestra asociación, el Foro Gaspar García Laviana. El valor de cada préstamo era de 50 €. Se reunieron así 1.350 €, que con la cantidad de la que disponía la sección editorial del Foro se pudo afrontar la publicación de un nuevo libro: “Mientras yo viva, Gaspar no morirá”, escrito por el que firma este artículo. Se hicieron 500 ejemplares, en formato 16 x 24, de 296 páginas. El libro se vende a 15 €. El Foro GGL ya ha publicado Gaspar García Laviana visto desde Asturias, año 2018, coordinador José María Álvarez, este subvencionado por el Ayuntamiento de Langreo, y Mi vida junto a Gaspar García Laviana, cura y comandante sandinista, año 2019, autor Pedro Regalado.

Creo que hay que reseñar algunas peculiaridades de esta iniciativa. No todos los miembros del Foro Gaspar García Laviana hicieron el préstamo. Muchos ni se enteraron. Se informó del proyecto a los que suelen asistir a las reuniones y a unas cuantas personas más que no eran del foro, pero que sabíamos que eran “amigos de Gaspar”. Prácticamente todos “los prestamistas” nos encontramos en Tuilla el 11 de diciembre de cada año con motivo del aniversario de la muerte del misionero asturiano, caído en combate en Nicaragua un día como ese en el año 1978, en la lucha de liberación de los empobrecidos y oprimidos de ese país.

También fue especial que el préstamo lo hicieron a cambio de nada y que no se hizo ningún documento para abalar la devolución. Los prestamistas confiaban que según se vendieran los libros se les devolvería el dinero, como se les dijo. Del Foro GGL recibían nuestro agradecimiento y nuestro compromiso de seguir manteniendo viva la figura de Gaspar, porque creemos que los valores universales que encarnó en su vida son un buen camino para hacer un mundo mejor para los más empobrecidos, un mundo más solidario, equitativo y libre.

José María Álvarez, del Foro Gaspar García Laviana

www.forogasparglaviana.es

22 de enero de 2021.

ene 232021
 

Queridos amigos:

Desde la comunidad Santo Tomás de Aquino de Madrid os saludamos cordialmente y os invitamos a los actos que hemos programado con motivo de la Fiesta de Santo Tomás de Aquino, patrón de nuestra comunidad.

Os enviamos el cartel que hemos elaborado donde figura el tema de estos encuentros, así como la fecha y hora de conexión y la dirección de correo electrónico donde debéis apuntaros, dado que los dos actos serán on line y el número de asistentes es limitado.

Esperamos encontrarnos pronto y que las actividades que hemos preparado sean de vuestro interés.

Por favor, hacedlo llegar a los movimientos y comunidades de vuestro colectivo.

Un abrazo fraternal.

El Consejo de Santo Tomás de Aquino

 

Programa STO TOMAS[86517]

 

Adjuntamos aquí el artículo recientemente publicado en la revista Utopía que ha escrito Javier Domínguez, miembro de CCP.

 

2.-LA MEMORIA HISTÓRICA DE UN NIÑO NACIONAL[86618]

ene 132021
 
comites-oscar-romero

Esta madrugada ha fallecido del covid Itziar Aldamendi, Secretaria del Comité Oscar Romero de Madrid. Fue acompañante de Monseñor Sergio Méndez Arceo, Obispo de Cuernavaca, cuando vino a Europa a extender los Comité Romero y la teología de la liberación. Cofundadora con él de varios Comités en Europa y en España. Acompañó también en el plano internacional a Samuel Ruiz, Obispo de Chiapas. Trabajó duramente toda su vida por América Latina.

Adjuntamos una esquela y una foto suya en México con Samuel, para que las difundáis.

Comité Oscar Romero de Madrid

Itziar 2

Con Samuel 1993 Mexico[86332]

 

 

 

 

 

Juan Yzuel (Ciberiglesia) nos facilita el enlace a su blog Al Cierzo en el que aparece la traducción del editorial del prestigioso medio de comunicación de EEUU, National Catholic Reporter, sobre lo sucedido en el Capitolio y que reproducimos por su interés.

Editorial: Catholics need to confess their complicity in the failed coup | National Catholic Reporter (ncronline.org)

https://alcierzo.com/?p=2476

 

 

 

 
https://sites.google.com/site/cathorgsrenew/home

Nosotros, los miembros abajo firmantes de las Organizaciones Católicas para la Renovación (COR), estamos indignados y condenamos inequívocamente el violento asalto al Capitolio de los Estados Unidos que presenciamos el 6 de enero de 2021. Al mismo tiempo, como fieles católicos, lamentamos la complicidad y participación de la comunidad católica de los EE. UU. en la promoción de un entorno que fomentara y permitiera tal violencia.

Para ser claros, el caos y la violencia que aterrorizaron a nuestra nación el miércoles fue un resultado directo y previsible de más de cuatro años de la retórica violenta, racista, xenófoba y misógina del presidente Trump, retórica que muchos obispos estadounidenses repetidamente dejaron de denunciar y condenar, ni individual ni colectivamente. Incluso ahora, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) emitió una tibia declaración que condena la violencia pero no reconoce el papel del presidente Trump en alentarla, ni su propia complicidad de ellos mismos en tal hecho.

También reconocemos que muchos de nuestros compañeros católicos apoyaron incondicionalmente a Donald J. Trump durante sus cuatro años como presidente. Algunos incluso sirvieron en su administración. Y casi la mitad de los votantes católicos apoyaron su reelección en 2020.

No podemos ignorar que muchos católicos emitieron sus votos influenciados, en parte, por declaraciones, cartas y sermones del clero, que se disfrazaron de enseñanza católica. En desacuerdo con el Papa Francisco, la declaración oficial de la USCCB, “Formar conciencias para una ciudadanía fiel”, colocó la oposición al derecho al aborto y los derechos LGBTQ por encima de la defensa de la vida y la dignidad de los pobres y vulnerables, la reversión los efectos desastrosos del cambio climático global y el desmantelamiento de ideologías opresivas, como la supremacía blanca y el nacionalismo.

Como pueblo creyente, reafirmamos nuestro compromiso con los valores evangélicos de la no violencia y el amor al prójimo y oramos para que la violencia que se desarrolló ante nosotros en la Fiesta de la Epifanía produzca una nueva epifanía: que nosotros, como comunidad católica, trabajemos con más diligencia que nunca para convertirnos en la comunidad de hacedores de justicia, a la que nos llama nuestro bautismo. También oramos por el presidente electo Joseph R. Biden (un compañero católico fiel), la vicepresidenta electa Kamala Harris y todos nuestros representantes electos, para que emprendan el trabajo de guiar a nuestra nación hacia la sanación y la justicia.

 

 

 

FIRMADO

Call To Action

Catholics for Choice

CORPUS

DignityUSA

FutureChurch

New Ways Ministry

Quixote Center

RAPPORT

Roman Catholic Womenpriests – USA

Southeastern Pennsylvania Women’s Ordination Conference

Women’s Ordination Conference

 

 

 
Cañada- Nunciatura

Redes Cristianas se ha sumado a la iniciativa de entregar en la Nunciatura una carta para el Papa Francisco en la que se pide su mediación para urgir a una solución humanitaria para las familias de la Cañada Real de Madrid que llevan tiempo sin luz y por tanto, viviendo en condiciones muy precarias en estas fechas de tan bajas temperaturas.

Se adjunta la carta en la que aparece al final la lista de grupos que han apoyado la iniciativa.

Carta al Papa Francisco sellada[86157]

 

dic 242020
 
Como ya viene siendo costumbre, a final de año y a modo de felicitación, la Coordinadora de Crentes Galeg@s os ofrecemos nuestro documento. Este año lleva por título “Fráxiles na pandemia” y pretende ser una breve reflexión sobre lo vivido durante este 2020 con una mirada esperanzada y comprometida de cara al futuro.
 

 

 

En los medios informativos, que tan exhaustiva y prolijamente nos tienen al corriente de, por ejemplo, todas las novedades de la Liga de Futbol y otros deportes, inútilmente se buscaría siquiera mención a conceptos como: «lucha de clases», «conciencia de clase», «sociedad clasista», «estructura de clases», «relaciones de clases»… Las clases dominantes y sus lacayos del aparato ideológico del sistema saben muy bien cuán importantes son esos elementos en la explicación de la historia humana y de las sociedades. Y se trata, precisamente, de que las clases dominadas no tengan ni idea de esa realidad. Decía un antiguo proverbio indio: «Si dos reinos están en guerra, y uno de ellos no lo sabe, el otro lleva todas las de ganar».

Por eso, para las clases dominantes es importantísimo que los explotados y oprimidos no sepan que la lucha de clases es el motor de la historia; que toda la historia de la humanidad es el desarrollo de lucha de clases entre los explotadores y los explotados; que los humanos se posicionan políticamente según sus intereses de clase; que tanto el sistema de producción como las esferas cultural, jurídica, política e ideológica de toda sociedad son montajes de las correspondientes clases dominantes para conservar su papel dirigente a favor de sus intereses de clase; que la tecnología y el carácter de las relaciones de clase constituyen la estructura básica del proceso histórico… Para los bien instalados en este sistema es de suma importancia combatir a las fuerzas políticas de Izquierda que intentan aplicar ese conocimiento para cambiar el mundo de base, darle vuelta al sistema y construir una sociedad justa, sin clases, sin explotación entre los hombres. Por eso, los beneficiarios del sistema capitalista quieren destruir las raíces ideológicas de de las reivindicaciones sociales. Los sirvientes intelectuales del capitalismo intentan reescribir la historia de tal manera que en ella no se vea el gran papel que en realidad tiene la lucha de clases. Pero he aquí que la lucha de clases, de la que no quieren ni oír hablar esos señores, tozada y obstinadamente se presenta una y otra vez en los acontecimientos que ocurren en el mundo. Las sanciones económicas contra gobiernos como el de Cuba y Venezuela, el apoyo de las potencias imperialistas a gobernantes corruptos como el brasileño Jair Bolsonaro y a las fuerzas que conspiraron contra el dirigente boliviano Evo Morales, la marginación del continente africano del mercado mundial…

En concreto, en nuestro país, la movilización que últimamente está teniendo lugar (en automóvil) contra un proyecto de ley del Gobierno de Izquierda en materia educativa, está siendo realizada por miembros de una clase social que sí saben lo que es la Lucha de Clases y el lugar que ellos ocupan en ella. Para esa gente que pone tanto énfasis en la democracia y la libertad para la enseñanza, lo “democrático” es lo que contribuye a mantener el sistema burgués de la desigualdad y de los privilegios en su favor. Alguien tiene que decir claramente que en la escala de valores deben figurar en primer lugar los intereses de los explotados y los parias de la Tierra, la defensa y liberación de los esclavos, hambrientos y marginados, por encima de las alternativas políticas y sus aspectos formales. Y ello sin dejar de estimar las conquistas democráticas de los pueblos y la profundización en el progreso de los derechos democráticos hasta la plena victoria de la Igualdad, que será también la plena victoria de la Democracia, de la Libertad.

Además de los medios de formación e información, y del sistema judicial (acerca del cual hay también actualmente una batalla política que en realidad también es lucha de clases), hay otro elemento del aparato ideológico del sistema al cual debemos prestar mucha atención. Me refiero a la religión, en el caso concreto de nuestro país la Iglesia Católica Romana. En teoría, se trata de una institución cuyo objetivo es la difusión del mensaje de Jesús de Nazaret. El núcleo de la enseñanza de ese Maestro es la paternidad de Dios sobre toda la humanidad, lo cual es una Buena Noticia, y la proclamación del Reino de los Cielos, que es un proyecto a realizar. La paternidad de Dios sobre toda la humanidad nos hace a todos iguales; el Reino de Dios y su justicia es incompatible con el sistema burgués y las injusticias y desigualdades que éste genera.

Si la misión de la Iglesia es promover la realización del ideal que Jesús anunciaba, hay que decir claramente que la Iglesia estuvo traicionando durante muchos siglos el Espíritu de la enseñanza del Maestro, y lo sigue haciendo. Durante la larga época preindustrial, la Iglesia apoyó y bendijo el sistema feudal de posesión de la tierra que sometía a los siervos de la gleba a la autoridad de los grades terratenientes (entre los que se encontraban los magnates de la propia Iglesia) y que tenían sobre ellos todo tipo de derechos, incluido el de pernada. Con el ascenso de la clase burguesa, que sustituyó a los señores feudales como clase dominante, la Iglesia se acomodó a servir a los nuevos dueños del mundo, lo que implicaba lanzar condenas y excomuniones contra el Comunismo y defender la propiedad privada como un derecho humano. Jesús rechazó la tentación de Satán de someterse a él a cambio del dominio terrenal. Pero la Iglesia no rechaza ese tipo de tentaciones; se la puede comprar, y para servir a sus señores predica la sumisión de los oprimidos, de los excluidos, de los marginados en relación al poder económico, y de las mujeres en relación al dominio patriarcal.

La propia Iglesia ejerce en su organización interna la misma desigualdad que legitima en la sociedad. Su jerarquía, de un tipo en que jamás pensó Jesús, ejerce un poder absoluto sobre el “rebaño”, al que no puede representar ya que no fue elegida por él, y excluye totalmente a las mujeres. Sus jerarcas se empeñan en pensar que tienen derecho a decidir lo que debemos creer, se proclaman intermediarios entre Dios y la humanidad y están convencidos de que sólo ellos pueden ejercer el culto que se supone constituye esa relación de las persona con Dios. ¿Cuándo comprenderemos los cristianos que ese personal que intenta conducirnos a título de «Magisterio Eclesial», en realidad son «ciegos que guían a otros ciegos»?

Lo que sí tienen claro es el interés de las clases dominantes a las que se esmeran en servir. El arzobispo de nuestra diócesis asturiana aprovecha todas sus intervenciones públicas para defender el entramado económico-social del sistema capitalista en nuestra sociedad. Últimamente esa indigna tarea se concreta en atacar las reformas (por lo demás bastante tímidas) que el actual Gobierno de Izquierda intenta realizar. Y lo hace a título de obispo, es decir, explotando el prestigio que esa institución aún tiene (increíblemente) entre una parte de la feligresía eclesial. Debemos decir claramente que utilizar la figura y la memoria de Jesús de Nazaret para promover la defensa de este sistema injusto constituye un abuso y una profanación de la enseñanza del Maestro. Esa enseñanza es Liberación, y esta gente pretende utilizarla para conservar el dominio de clase de los poderosos sobre oprimidos. Como cristianos debemos declarar que ese tipo de jerarcas no representan a Jesucristo; debemos liberar a Jesús de ese secuestro al que lo tiene sometido esta gente del Templo.

 

Faustino Castaño  (miembro del For Gaspar García Laviana y de las Comunidades de Base de Gijón)      .

Gijón, 20 de diciembre – 2020

 

 

 

 

 

 
CCP2

 

La coordinadora estatal de Comunidades Cristianas Populares (CCP) saluda la aprobación por el Congreso de la “Ley de la eutanasia”.  Creemos que la ley de eutanasia representa un avance democrático de libertad y de afirmación de los derechos humanos.

La aprobación por una clara mayoría parlamentaria responde a una demanda social largamente trabajada por personas y colectivos que han reclamado el derecho a una muerte digna desde la conciencia y la responsabilidad personal. Es más que sabido el amplio respaldo ciudadano a una asistencia justa y digna en el momento de la muerte. Que las personas tengamos que estar sufriendo y alargando la agonía de manera innecesaria, y haciendo padecer además a otras, representa un sufrimiento estéril e inhumano. Aquellas personas que, por razones ideológicas, prefieran alargar su “vida” y sufrimientos hasta el último aliento, están en su pleno derecho, pero que también respeten la autodeterminación de quienes desean obrar de  forma distinta, porque a eso se le denomina, simple y grandemente, libertad.

“Eu-tanasia” significa “bien-morir”. Morir hemos de morir todos los seres vivos. Pero hay muertes y muertes y también, maneras de morir y de vivir con dignidad humana o contra la dignidad humana. Morir de hambre, por ejemplo, en un mundo con riqueza suficiente, es una injusticia insoportable. Como también lo es morir por guerras de poder o por tener que emigrar para poder vivir.

“Bien-morir”, una eutanasia justa, no es matar, ni matarse, no es homicidio, ni suicidio. Como personas somos responsables de nuestra vida, también en la fase final y en la circunstancia de la muerte. “Dejar morir dignamente no es matar, sino ayudar a  vivir dignamente al morir y en el morir”(J. Masiá). Ayudar a bien-morir, es y debe significar, un acto de amor.

Jesús de Nazaret quiso para sí y para todas las personas vida y vida abundante, en plenitud. Por eso Jesús procuró aliviar el sufrimiento de la gente con sensibilidad y empatía. La ética religiosa ha de ir enfocada sobre todo a la humanización y vida digna para todas: “Misericordia quiero y no sacrificios”.

La ley no obliga a nadie a la eutanasia. Pero respeta la opción responsable a ella.  Es falso el dilema entre cuidados paliativos o eutanasia. Los cuidados paliativos han de posibilitarse en el sistema público de salud garantizando un acceso equitativo de todas las personas. Pero puede llegar un momento en que la opción a la eutanasia sea lo más humanitario y digno, también cristianamente, evitando un sufrimiento insoportable y sin curación, prestando una ayuda sanitaria para bien morir. Esta ley no es contra la vida sino a favor de una vida digna y un derecho a morir con dignidad.

Creemos que esta Ley de Eutanasia es bastante garantista, también en las condiciones que posibilita para salvaguardar la dignidad de las personas. Seguramente es perfeccionable y discutible porque sólo resuelve una parte del problema. Hay miles de pacientes que han perdido la consciencia o que están en coma, con respiración artificial, o que no hicieron testamento vital, que pueden vivir así un largo período de tiempo y sobre los que no hay nada legislado sobre cómo actuar en este caso. Y es un gravísimo problema ante el que familiares y médicos no saben cómo actuar y son auténticos casos de eutanasia. Pero, aún con ello, ésta Ley es un avance en los derechos personales y sociales. Y como tal la celebramos.

21 de diciembre de 2020.

Por la coordinadora estatal, Deme Orte, Pedro Castilla y Luis Ángel Aguilar.

 

Publicamos el  cartel de la presentación del libro de Lenaers Jesús ¿una persona como nosotros en cuya edición han participado personas de CCP de Zaragoza.

 

El evento se realiza para España, Portugal y América. El enlace está en el propio cartel. Guardadlo y lo podréis activar desde allí mismo un cuarto de hora antes de su comienzo, el domingo 20 de diciembre a las 18h de España peninsular.

 

Cartel presentación Lenaers[85626]

 

Compañeiras, amigas

Poñémonos en contacto con vós para informarvos do que xa teredes visto hoxe na prensa: Esta semana iniciamos no concello a tramitación para solicitar que se designe como Praza Exeria ao novo espazo urbano que se vai abrir no cruce entre a avenida de Lugo e a Rúa dos Concheiros.

Necesitamos o apoio de todas vós, para que a petición teña forza. Por iso vos animamos a entrar na nosa web e asinar a petición, tanto a título persoal coma no nome das vosas asociacións.

 

Lembrade: www.exeria.org

 

Tamén podedes entrar no facebook de Mulleres Cristiás Galegas Exeria

https://www.facebook.com/Exeria-Mulleres-Cristi%C3%A1s-Galegas-100323464923652

 

Para máis información, adxuntamos o texto da solicitude ao concello. Lede nel as nosas razóns: é de lei que Exeria figure nun espazo urbano en Compostela!!

 

Grazas a todas polo voso apoio

 

Asoc. Mulleres Cristiás Galegas Exeria

 

solicitude praza EXERIA[84307]

© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha