Enviado a la página web de Redes Cristianas

Pese a todas las maniobras desplegadas por el gobierno, las elites y los poderes fácticos buscando adormecer el movimiento popular rebelde, el pueblo chileno sigue más despierto que nunca luchando contra los abusos y las desigualdades sociales. Todos los días, a lo largo de todo el territorio nacional, la protesta popular, en sus más variadas formas de rebeldía, sigue con fuerza levantando sus demandas que buscan recuperar y conquistar los derechos pisoteados desde el 11 de septiembre de 1973.

La exigencia central que ha levantado el pueblo chileno es la de realizar una Asamblea Constituyente que termine con la Constitución dictatorial, eliminando de raíz los pilares privatizadores, represivos y excluyentes sobre los que se sustenta el sistema neoliberal imperante en nuestro país, pero a través de un mecanismo verdaderamente democrático y participativo. El movimiento extraparlamentario, que embrionariamente comienza a gestarse en territorios y barrios, carece actualmente de la fuerza necesaria para oponerse a todos los otros actores que buscan encauzar esta demanda, con diferentes matices y énfasis en materias de reivindicaciones sociales, en la institucionalidad creada durante la dictadura cívico militar. Este es un campo en disputa y el estado de protesta permanente en que se encuentra el pueblo de Chile da a entender que las chilenas y chilenos están empeñados en romper el muro que impide ir más allá de esta democracia restringida.

La jornada del lunes en Valparaíso se inició con un Punto de Prensa en la Plaza Cívica, en donde diferentes dirigentes de la Mesa Social denunciaron la brutal represión ejercida en contra de los porteños y porteñas por las Fuerzas Policiales, exigiendo la renuncia del Intendente Regional, Jorge Martínez, “ya que siendo la máxima autoridad regional, la forma de actuar de las policías depende directamente de las directrices emanadas desde ese mando”, manifestaron.

Mientras en los territorios, cerros y barrios de la V región siguen desarrollándose distintas iniciativas de base, las marchas y protestas callejeras continúan sin detenerse. Hoy lunes 04 de noviembre, a partir de las 14 horas, se realizaron dos marchas simultáneas que partieron desde Valparaíso y Quilpué hacia la Plaza de Viña del Mar, para unirse en dicho lugar a las viñamarinas y los viñamarinos y luego, en una multitud cercana a las 20.000 personas, continuar con una gigantesca marcha por la Avenida Libertad hacia 14 Norte.

Las calles céntricas de Viña del Mar perdieron hoy su tranquilidad y las barricadas y acciones directas se multiplicaron en distintos rincones de la ciudad jardín.

Fotografía facilitada por Lorenzo Vásquez Alvarado

En el resto de las ciudades de Chile las manifestaciones de rebeldía y de movilización callejera se replicaron de igual forma, confirmando que el estado de protesta permanente ha pasado a ser la “normalidad” en que se desenvuelve la vida cotidiana a lo largo de todo el territorio nacional.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 04 noviembre 2019

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha