VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

“Díganles a mis hermanos que vayan a Galilea, allí me verán” (Mt 28,10)
En septiembre del 2020, luego de 2 años de trabajo conjunto y de la realización de 2 asambleas sinodales, nos reunimos para acordar y trazar el camino por donde transitar juntos y juntas, los próximos años.
Estamos conscientes que las transformaciones son de tal magnitud, que será un camino duro y sacrificial, pero tenemos la convicción y la confianza en el Espíritu de Jesús que podremos caminarlo.

Nos urgen las condiciones de nuestra sociedad, el maltrato a la madre tierra, los abusos en las relaciones humanas y la denigración de la humanidad ante los modelos de desarrollo, entonces clamamos al cielo y nos hemos reunido para proclamar un cielo nuevo y una tierra nueva, co-construida por cada ser humano de buena voluntad movidos por el la Ruah-Espíritu de Dios que nos llama a actuar.
Movidos por la Ruah-Espíritu de Dios y en nombre de Jesucristo, acordamos que nuestra Misión es: Somos laicas y laicos seguidores de Jesús y su Evangelio, inspirados por la Ruah y organizados para protagonizar la construcción de una iglesia de comunidades, como signo de la presencia de Dios en el mundo.

Poner la Buena Noticia de Jesús, su evangelio, al centro de nuestras vidas, siendo pan partido y compartido aquí y ahora, nos hace mirar el futuro diciendo que nuestra Visión es: La red laical será conocida por presentar el Reino de Dios en las personas, las comunidades y el mundo, siendo la iglesia un espacio colaborativo donde todos y todas somos iguales: hijas e hijos de Dios y nos cuidamos los unos a los otros con justicia y amor al estilo de Jesús.
Las transformaciones a realizar, corresponden a las identificadas por la Asamblea en la Apertura del Sínodo Laical Autoconvocado y Autogestionado, realizado en Enero de 2019

Nosotras y nosotros discípulos de Jesús, nos comprometemos a trabajar en los siguientes objetivos específicos:
1. Ser voz organizada de los laicos y laicas para impulsar una iglesia sinodal con Jesús al centro.
2. Denunciar la cultura del abuso y del encubrimiento, a las autoridades y personas responsables, sean civiles o eclesiales, en lo referido a abusos de poder, de conciencia, sexuales y todo tipo de delitos y acompañar a las víctimas y sobrevivientes, así como recibir, procesar y hacer seguimiento de los Abusos en la Iglesia Chilena.
3. Generar instancias de encuentro y diálogo en un contexto social, intercultural y eclesial, donde se abran espacios para organizar la esperanza y ser testimonios de la construcción del Reino.

4. Asumir la mirada y la reflexión consciente de las mujeres en todos los espacios de las estructuras excluyentes y jerárquicas, contribuyendo al cambio a una relación en donde todos y todas tengamos igual dignidad.
5. Promover la formación integral generando conciencia crítica en los Laicos y Laicas, para ser parte activa del Pueblo de Dios, con un rol protagónico en la Iglesia y la Sociedad.
6. Desarrollar una red laical diversa e inclusiva, con especial preocupación por aquellos que han sido marginados por la jerarquía de la iglesia, con fuertes lazos vinculantes con otras organizaciones y comunidades con fines similares.

Asumimos estos objetivos con la fuerza de la red, así el objetivo general es: Ser protagonista en la construcción de una Iglesia Sinodal, que tiene en el centro a Jesús y su Evangelio, mediante una acción profética y transformadora de la realidad de cada persona, de la Iglesia y de la sociedad, teniendo cuidado de todo otro como principio ético de servicio.

Los principios relevantes que enmarcan el actuar de la red laical y sus miembros, son declarados a continuación:
• RED: Es una comunidad de comunidades que está al servicio de los territorios que la conforman, con una colaboración permanente para el logro de los objetivos nacionales y de los desafíos territoriales.

• SINODAL: Es una asamblea en camino, que anima la esperanza de hacer realidad la buena nueva de Jesús, que se compromete con la justicia y el cuidado del ser humano y su entorno, que alimentada por el Espíritu, en una experiencia comunitaria celebra la vida.
• PROFÉTICA: Asume su rol de vivir y anunciar el Reino de Dios en la sociedad, denunciando a todos quienes niegan la dignidad del ser humano con sus actos u omisiones, y dañan la Iglesia y la casa común.

• SERVIDORA: Es un espacio para vivir la buena noticia de Jesús con los más débiles, con humildad, comprometida con aquellos que la sociedad actual va dejando en las periferias y todos aquellos que sufren violencia o injusticia.

• DIVERSA: Es una organización heterogénea en su composición, que escucha y dialoga con diferentes carismas, visiones y experiencias de ser Iglesia, enriqueciendo la construcción del Reino en este tiempo.

• INCLUSIVA: Es un espacio de acogida e inclusión a toda persona de cualquier condición, tal como lo hizo Jesús. HORIZONTAL: Somos mujeres y hombres al servicio del reino, en una relación de horizontalidad que posibilita la verdadera fraternidad entre todos y todas, como sacerdotes, profetas y reyes.

• ECUMÉNICA: Camina junto a otros y es respetuosa de las creencias de otras religiones y espiritualidades, pues no se siente poseedora de la verdad y dará, señales claras de unión, de fraternidad y de encuentro.

• AUTÓNOMA: Es respetuosa de la autonomía de los territorios y sus comunidades, basado en la riqueza de la diversidad espiritual que cada uno aporta y que autoconvocados y auto gestionados

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha