https://sites.google.com/site/cathorgsrenew/home

Nosotros, los miembros abajo firmantes de las Organizaciones Católicas para la Renovación (COR), estamos indignados y condenamos inequívocamente el violento asalto al Capitolio de los Estados Unidos que presenciamos el 6 de enero de 2021. Al mismo tiempo, como fieles católicos, lamentamos la complicidad y participación de la comunidad católica de los EE. UU. en la promoción de un entorno que fomentara y permitiera tal violencia.

Para ser claros, el caos y la violencia que aterrorizaron a nuestra nación el miércoles fue un resultado directo y previsible de más de cuatro años de la retórica violenta, racista, xenófoba y misógina del presidente Trump, retórica que muchos obispos estadounidenses repetidamente dejaron de denunciar y condenar, ni individual ni colectivamente. Incluso ahora, el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) emitió una tibia declaración que condena la violencia pero no reconoce el papel del presidente Trump en alentarla, ni su propia complicidad de ellos mismos en tal hecho.

También reconocemos que muchos de nuestros compañeros católicos apoyaron incondicionalmente a Donald J. Trump durante sus cuatro años como presidente. Algunos incluso sirvieron en su administración. Y casi la mitad de los votantes católicos apoyaron su reelección en 2020.

No podemos ignorar que muchos católicos emitieron sus votos influenciados, en parte, por declaraciones, cartas y sermones del clero, que se disfrazaron de enseñanza católica. En desacuerdo con el Papa Francisco, la declaración oficial de la USCCB, “Formar conciencias para una ciudadanía fiel”, colocó la oposición al derecho al aborto y los derechos LGBTQ por encima de la defensa de la vida y la dignidad de los pobres y vulnerables, la reversión los efectos desastrosos del cambio climático global y el desmantelamiento de ideologías opresivas, como la supremacía blanca y el nacionalismo.

Como pueblo creyente, reafirmamos nuestro compromiso con los valores evangélicos de la no violencia y el amor al prójimo y oramos para que la violencia que se desarrolló ante nosotros en la Fiesta de la Epifanía produzca una nueva epifanía: que nosotros, como comunidad católica, trabajemos con más diligencia que nunca para convertirnos en la comunidad de hacedores de justicia, a la que nos llama nuestro bautismo. También oramos por el presidente electo Joseph R. Biden (un compañero católico fiel), la vicepresidenta electa Kamala Harris y todos nuestros representantes electos, para que emprendan el trabajo de guiar a nuestra nación hacia la sanación y la justicia.

 

 

 

FIRMADO

Call To Action

Catholics for Choice

CORPUS

DignityUSA

FutureChurch

New Ways Ministry

Quixote Center

RAPPORT

Roman Catholic Womenpriests – USA

Southeastern Pennsylvania Women’s Ordination Conference

Women’s Ordination Conference

 

 

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha