logo crismhom

Una vez más en CRISMHOM tenemos que sobresaltarnos y lamentarnos por un documento del Vaticano. Acaba de ser publicado por la Congregación para la Educación Católica y lleva el título: “Varón y mujer los creó” Para una vía de diálogo sobre la cuestión del gender en la educación.

Ya desde el mismo título, la apelación al Primer Libro del Génesis para fundamentar la antropología cristiana en pleno siglo XXI, nos traen a la memoria algunos tristes episodios de nuestras iglesias, como el rechazo a la Teoría de la Evolución o el recurso a la célebre “costilla de Adán”.

También en el mismo título se introduce la palabra diálogo, pero luego el diálogo no aparece por ninguna parte.

No aparece el diálogo con la ciencia y buena prueba de ello es que en el documento no hay ni una sola cita que no sea del propio magisterio de la Iglesia en un ejercicio preocupante de solipsismo intelectual. La visión sobre la sexualidad humana del documento es monolítica e infundada y desconoce las contribuciones de la ciencia sobre el sexo genital, el sexo genético, la acción hormonal y la bioquímica cerebral en lo referente a las distintas orientaciones sexuales e identidades de género.

No hay tampoco diálogo con la psicología, ni escucha de la experiencia de las personas LGTBI y se sigue diciendo una y otra vez y se repite como un mantra que las diversas orientaciones sexuales e identidades de género se eligen, como si fueran fruto de la frivolidad y del capricho. Es grave que la Iglesia Católica no haya sabido escuchar en todos estos años las experiencias de sufrimiento, marginación, invisibilidad y vergüenza de las personas LGTBI, ni tampoco sus historias de dignidad y liberación y siga despreciando su testimonio a la hora de hablar de algo que les concierne de forma tan profunda.

Tampoco se escucha el grito cada vez más fuerte de las personas y comunidades LGTBI católicas que piden insistentemente que se les reconozca su estatuto de hijos e hijas de Dios, queridos por el Padre tales y como son, porque él los creó así, ni su dignidad de bautizados y miembros del Pueblo de Dios.

En resumen, un triste documento, inmovilista, desinformado, autorreferencial e inane que va a ahondar todavía más la brecha entre la Iglesia y la sociedad, que puede contribuir al rechazo y la violencia contra las personas LGTBI, que quiere inducir a la invisibilidad y el desconocimiento de la realidad LGTBI en el ámbito educativo y puede aumentar el sufrimiento de las personas LGTBI católicas y sus familias.

En CRISMHOM pedimos a Dios insistentemente que abra los corazones y las mentes de nuestros pastores, para que puedan acoger los dones que las personas LGTBI cristianas traen a nuestras iglesias.

 

www.crismhom.com/

 

 

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha