Enviado a la página web de Redes Cristianas

inmigrantes¡NO A LOS CENTROS DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS, HAY ALTERNATIVAS MÁS DIGNAS!
Queremos recordar hoy que los CÍRCULOS DE SILENCIO nacieron en Francia en 2007 para protestar contra los CENTROS DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS.
Los CENTROS DE INTERNAMIENTO DE EXTRANJEROS, conocidos como CIE, son instalaciones dependientes del Ministerio de Interior, en las cuales las personas migrantes, que no han cometido delito alguno, sino que simplemente no tienen permiso de residencia, se encuentran detenidas y privadas de libertad a la espera de su expulsión del país.

La Comisión episcopal de Migraciones y otras instituciones de la Iglesia, además de distintos colectivos y entidades públicas y privadas vienen desarrollando actos de denuncia y reivindicación por el CIERRE DE LOS CIE. Hace ya muchos años que en España los CIE están en el centro de agrios debates y generan muchos recelos. La larga batalla que han dado numerosas ONG y asociaciones de derechos humanos para acabar con ellos ha destapado las miserias de unos centros cuya existencia le ha costado a España una reprimenda de la ONU, entre otras amonestaciones.

En teoría y según la definición de la ley, los CIE son establecimientos de carácter no penitenciario donde son trasladados o puestos a disposición de las autoridades las personas que han entrado de manera irregular o no tienen una estancia regular en España, esto es, los inmigrantes irregulares. En algunos casos son personas que ya tienen un expediente de expulsión y en otros, personas que esperan una resolución judicial.
En la práctica, según denuncian las ONGs y asociaciones, son cárceles encubiertas en las que se priva de libertad a personas que solo han cometido una falta administrativa: “entrar o residir en nuestro país sin la requerida autorización”.

Además, la opacidad con las que se gestionan y las numerosas denuncias sobre el nulo respeto a los derechos humanos y las penosas condiciones de salubridad y habitabilidad en las que se encuentran las personas encerradas han convertido estos centros en una indecencia democrática a ojos de muchos. Un estudio de 4 universidades -la de Barcelona, Valencia, Valladolid y la Pontificia Comillas ICAI-ICADE- concluyó que las condiciones de los internos “no distan mucho de las de los centros penitenciarios” y sentenciaba: “Estamos ante un hecho: la vulneración masiva de derechos humanos”.

En estos días los CIEs vuelven a estar en el candelero de la información porque el pasado lunes 3 de junio comenzó el juicio por la muerte de la congoleña Samba Martine ocurrida el 19 de diciembre de 2011 cuando estaba retenida en el CIE de Aluche, en Madrid.
Casi ocho años después su muerte, uno de los médicos que la atendieron será juzgado por homicidio imprudente. Los otros dos acusados, otro doctor y la enfermera que más contacto tuvieron con la fallecida, están prófugos de la Justicia.

Personal de la Cruz Roja, que trabajaban en el CIE de Aluche, han testificado en el juicio que: “el estado de enfermedad de Samba Martine era notorio, y aún así no se tomaron medidas”. “Ni siquiera se le trasladó en ambulancia al hospital y, cuando llegó, poco se pudo hacer”, ha recordado Fernández, una de las abogadas que lleva la acusación.
Una de las testigos afirmó que “No se desplegó la mínima diligencia debida en la atención a Samba que a lo largo de esos días fue al médico en once ocasiones, solicitó atención médica y no se le practicó ninguna prueba diagnóstica para encontrar el origen de sus males”.

Fernández describe que el estado de Samba fue empeorando hasta los días previos a su muerte, “en los que sufrió una penosa agonía en condiciones que los testigos han descrito como totalmente inapropiadas”. “Samba Martine estaba agonizando, no se le permitió quedarse en su dormitorio o celda, tuvo que bajar a la sala común, donde solo hay unos bancos metálicos que eran tan incómodos que pasó sus últimas horas de vida tirada en el suelo arropada con mantas”.

Al juicio también acudió, como público, el juez del control del CIE de Aluche en el momento de la muerte de Martine. A la salida señaló ante los medios de comunicación que: “el CIE propicia y ha propiciado el fallecimiento de Samba. No me extraña que las condiciones hayan conducido a la muerte de Samba, estaba tirada en el suelo encima de una manta. He visto muchas veces, con mis propios ojos, personas con 40 grados de fiebre acurrucados en el patio con una manta”.

Actualmente son 8 los CIEs que encontramos en nuestro país, uno de ellos lo tenemos en Andalucía, concretamente en la provincia de Cádiz. Está en ALGECIRAS y tiene un anexo en TARIFA, como extensión de ALGECIRAS. En la práctica podemos hablar de dos CIE en la provincia de Cádiz: el de ALGECIRAS y el de TARIFA, ya que cada uno funciona independiente y con su propio director.
Estos Centros de Internamiento en muchos casos son inútiles, puesto que no se consigue la devolución de las personas, y en todos los casos son fuente de sufrimiento y de vulneración de derechos. Mientras se busca otra alternativa más humana y digna, pedimos que se controlen al máximo estos centros por parte de las autoridades judiciales y de las ONGs acreditadas.

Una vez más, unimos nuestra voz a las voces que claman por el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros porque sobran los motivos para hacerlo:
. porque son innecesarios
. porque son ineficaces
. porque existen alternativas al internamiento
. porque vulneran la legalidad vigente
. porque son una vulneración de los derechos humanos

Hoy, en el Círculo de Silencio, tengamos un recuerdo especial y fraterno para honrar la memoria de Samba Martine y para pedir JUSTICIA. Tengamos también presentes a todos los migrantes que están actualmente privados de libertad en estos Centros de Internamiento sin haber cometido delito alguno

Amigos, comienza nuestro TIEMPO DE SILENCIO.

MESA DIOCESANA DE ATENCION Y ACOGIDA DE MIGRANTES Y REFUGIADOS
DE CÁDIZ Y CEUTA

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha