Enviado a la página web de Redes Cristianas

Agosto debería desaparecer del calendario laboral, pues, a efectos laborales, se ha convertido en una huelga indefinida con servicios mínimos. Bueno, se libra el sector turístico que este mes anda no poco estresado por exceso. No sé si en otros países ocurre lo mismo, pero aquí cada año se produce una desbandada que deja casi paralizada la actividad del país. Menos mal que ha llegado septiembre a poner orden; mes ansiado para recuperar la caótica normalidad y visitar al psiquiatra.

Qué gusto volver a recuperar tus costumbres y aficiones interrumpidas por desafueros y rigores veraniegos; qué sano volver a comer y dormir como la sensatez manda; qué bueno iniciar nuevos proyectos ilusionantes; qué placer escuchar a voces autorizadas que ayuden a comprender a uno mismo y al mundo; qué placer volver a apagar el televisor cuando el cúmulo de desastres nos supera; qué descanso despedir a la marabunta de turistas que se mueven más que los precios; y, sobre todo, que gusto despedir cariñosamente a esos familiares huéspedes que se invitan ellos solitos y se van cuando les viene en gana.

Antoñán del Valle (León)

;

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha