VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

La Casa Blanca emitió un comunicado, la semana pasada, en el que la vicepresidenta Kamala Harris anunció “más de 1.900 mil millones de dólares en nuevos compromisos del sector privado para crear oportunidades económicas en el norte de Centroamérica” como parte de la llamada Estrategia de EE. UU. para abordar las causas fundamentales de la migración. Como hemos compartido antes, esta estrategia promueve los intereses corporativos a expensas de las mayorías y replica el mismo tipo de políticas que han contribuido a la migración en primer lugar. Una mirada rápida a algunos de los “compromisos” corporativos anunciados por la vicepresidente Harris esta semana ilustra esto.

Dos de los compromisos son de empresas de ropa, Gap y SanMar (mayoristas de ropa), que la Casa Blanca celebra que aumentarán su abastecimiento desde Honduras y Centroamérica para, según se informa, crear 9.000 puestos de trabajo en la industria textil… también conocida como talleres de explotación. La historia demuestra que los empleos mal pagados, creados por las empresas de confección estadounidenses, no han frenado ni frenarán la migración.

Un reportaje de Sofi Thanhauser publicado en The Guardian, a principios de este año, titulado “Detrás de la etiqueta: cómo Estados Unidos cosió la industria de la confección hondureña” ilustra cómo “las empresas estadounidenses y el departamento de Estado de Estados Unidos han colaborado durante décadas para llevar prendas de vestir baratas a los consumidores estadounidenses, enmarcando la creación de puestos de trabajo como una bendición para la economía hondureña, al tiempo que participaban en intervenciones políticas que mantienen a los ciudadanos hondureños en la pobreza”.

El Colectivo de Mujeres Hondureñas (CODEMU) lleva mucho tiempo denunciando las lesiones ocasionadas por los movimientos repetitivos y otros abusos que sufren las mujeres de la industria textil hondureña, incluyendo el despido de trabajadoras que sufren lesiones por repetir el mismo movimiento, una y otra vez, a un ritmo rápido durante largos turnos. En palabras de un reciente reportaje, la industria textil hondureña “está dejando detrás un ejército de personas, en su mayoría mujeres, con severos daños en sus cuerpos”.

Teniendo en cuenta los bajos salarios y las peligrosas condiciones de trabajo en los talleres clandestinos de Honduras, no es de extrañar que la industria de los talleres clandestinos de Honduras se encuentre en una zona geográfica con un alto índice de migración. Si la Casa Blanca quisiera realmente abordar la migración, abogaría por los salarios dignos y los derechos laborales en lugar de celebrar la creación de puestos de trabajo peligrosos y mal pagados que simplemente sirven para crear enormes beneficios para las empresas estadounidenses.

Con demasiada frecuencia, el gobierno de Estados Unidos promueve políticas que benefician a las corporaciones estadounidenses en Centroamérica como “desarrollo” económico sin mucha resistencia. SOA Watch y otras organizaciones de solidaridad están trabajando para cambiar esto.

La semana pasada, Lulu Matute de SOA Watch se unió a los representantes de CISPES, Witness for Peace y la Red de Liderazgo Religioso de Chicago sobre América Latina (CRLN) en un Ayuntamiento, organizado por el representante Jesús “Chuy” García, la representante Jan Schakowsky y la representante estatal de Illinois, Delia Ramírez, “para abogar por una política exterior antiimperialista”.

Estados Unidos debe reconocer su papel en las causas profundas de la migración desde Centroamérica y ser honesto sobre el papel que ha jugado nuestra política exterior en la desestabilización de la región. Me uní al representante @JanSchakowsky & @RepDeliaRamirez para abogar por una política exterior antiimperialista.

“Estados Unidos debe reconocer su papel en las causas profundas de la migración desde Centroamérica y ser honesto sobre el papel que ha jugado nuestra política exterior en la desestabilización de la región. Me uní al representante @JanSchakowsky & @RepDeliaRamirez para abogar por una política exterior antiimperialista”.

Esto siguió a un Ayuntamiento organizado por la representante Ilhan Omar, en Minneapolis, con la participación de Witness for Peace, SOA Watch y NISGUA, que también desafió la narrativa dominante de Estados Unidos sobre el “desarrollo”.

Estos encuentros, son un seguimiento de nuestra reciente delegación de organizaciones solidarias en colaboración con Centroamérica, durante la cual los representantes Omar, García, Bowman y Bush pudieron escuchar directamente a las organizaciones de derechos humanos y los movimientos sociales sobre los impactos de la política de Estados Unidos en Honduras, Guatemala y El Salvador.

En las próximas semanas y meses continuaremos nuestro trabajo en curso para exponer la política destructiva de Estados Unidos hacia América Central y proporcionar a las oficinas del Congreso la información que necesitan para entender cómo las políticas de Estados Unidos juegan en el terreno. Gracias por todo su apoyo para permitirnos desafiar el discurso dominante que disfraza el saqueo corporativo como “desarrollo” y la militarización como “seguridad”.

SOA Watch

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha