VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

HOY ES DOMINGO 31 DE OCTUBRE DE 2021-DIFUNTOS, NO. VIVOS PARA SIEMPRE

“Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos están vivos”, del Evangelio de Lucas 20,38.

El peor daño que le podemos hacer a la imagen del Dios verdadero es creer que El ha establecido la condenación eterna y creado un horrible infierno para ella.

En estos días es lógico, natural e inevitable que recordemos a quienes nos precedieron en el paso de esta orilla de la vida a la otra orilla de la Vida, y más aun a aquellos por los que nos hemos sentido amados y queridos, o hemos amado y querido intensamente, porque con ellos parece que se nos iba algo de nosotros mismos. Pero la vida es solo una, no desaparece, tan solo cambia, porque la vida es para siempre.

Pero desde la infancia nos metieron miedo con morir en pecado, con el infierno, con el castigo de Dios, con la condenación eterna, con ir al infierno para siempre. Como dice Dante en la Divina Comedia, en la puerta del  Infierno hay un letrero que dice: “pierdan toda esperanza los que por aquí entran”. Aquel Dios que nos enseñaron nos iba a someter a un juicio implacable: un solo mal pensamiento, de un solo instante sobre el sexto mandamiento era ya suficiente para ir al infierno para siempre.

Se usó el miedo al infierno y al más allá como instrumento de dominio, de control, de sometimiento y manipulación del pueblo: una señora muy pobre que venía descalza del monte de recoger leña, con los pies sangrando, llegó apresurada a la iglesia a escuchar al predicador de turno de una misión popular, que estaba amenazando con el castigo eterno en el infierno. Al salir se encontró con un amigo que se llamaba Justo y le dijo: “¡Ay Justo, Justo, con las que hay que pasar en este mundo, y que todavía amenacen con el otro!”.

Es increíble que aun hoy, en torno a diferentes celebraciones sacramentales, y sobre todo las de difuntos, aun ande el dinero por el medio. Los mayores aun recordamos cuando había funerales de primera, segunda y tercera, cuantificados por el grado de “solemnidad” y finalmente en dinero.

Lo más grave de todo es que con el infierno y la condenación eterna, hemos transmitido al pueblo una imagen de Dios horrible. El peor daño que le podemos hacer a la imagen Dios verdadero es creer que El ha establecido la condenación eterna y creado un horrible infierno para ella.

San Lucas, el Evangelista que más insiste en la necesidad de luchar contra toda clase de males y sufrimientos en este mundo, para que no sea un infierno aquí y ahora para los seres humanos, dice clarísimamente: “Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para El todos están vivos”. El Dios que Jesús nos enseñó es el Dios Padre del hijo pródigo, que antes de que llegue lo avista de lejos, corre hacia él, lo abraza, lo besa y organiza para él una gran fiesta. Este es el Dios de verdad para todos los seres humanos. Es Dios Padre-Madre que movía continuamente a Jesús para curar a los enfermos, dar de comer a los hambrientos, acoger a los marginados y maltratados, a abrazar a los niños, consolar a los tristes, admirar la belleza de la naturaleza… Este es el Verdadero Dios que nos ha de mover a todos a luchar contra todos los infiernos de este mundo como lo hizo Jesús, infiernos que son muy duros para muchos millones de personas que son víctimas del hambre, de enfermedades curables, de guerras, de emigración forzosa, de deportaciones, de violencia, de malos tratos, de injusticias atroces, para morir víctimas de una muerte injusta y prematura. Si hiciéramos lo que Jesús hizo y viviéramos como El vivió, el mundo sería mucho más feliz. Apresurémonos a hacerlo realidad.

Sí, claro que va a haber plenitud definitiva de vida para todos los seres humanos y para toda la Creación, pues para eso Dios es Dios. ¿Cómo lo va a hacer? El sabrá, pues para eso es quien es. Nosotros luchemos por una vida digna para todos los seres humanos y para toda la creación aquí en este mundo como lo hizo Jesús, que “vino para que todos tengamos vida y vida en abundancia” (Evangelio de Juan 10,10).

El otro mundo, que no nos preocupe, pues está en las mejores manos, que son las de Dios, el Dios Padre de todos y de todo, que nos enseñó Jesús. El nos espera para abrazarnos, besarnos y llenarnos de vida para siempre. Saber eso, que nos llene de entusiasmo y de fuerza para luchar aquí y ahora por un mundo más feliz, pues el Dios-Padre Bueno ya nos quiere ver felices en este mundo. Luchemos para que no haya opresores ni oprimidos, para que ellos dejen de oprimir y estos de estar oprimidos, y estemos todos cada vez más liberados de toda clase de opresión, y así vivamos más liberados de los sufrimientos de este mundo, contagiando esta liberación a todos los demás seres de la creación, pues todas sus criaturas, y no solo nosotros, sino que también ellas viven con la esperanza de ser liberadas de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios (ver Carta a los Romanos 8,20-22).

NOTAS: Día 5 de noviembre Acto en memoria de Gaspar García Laviana, y presentación de la Asociación MEMORIA GASRAPAR GARCIA LAVIANA en la Casa Cultura de El Entrego, a las 7,30 de la tarde. El día 8 de noviembre el mismo acto y a la misma hora en  Café Macondo de Gijón. Os invitamos encarecidamente a participar en estos actos en recuerdo de gratitud y afecto a nuestro gran asturiano Gaspar.

Durante el próximo mes de Noviembre iremos presentando por correo electrónico y en resumen por WhatsApp, los proyectos de cooperación para 2022. Este año son muchos más que en los años anteriores: con la pandemia, aun aumentó más la penuria de los más empobrecidos. Os pediremos vuestra colaboración y difusión a ver si somos capaces de financiarlos todos.

Feliz domingo a tod@s con un abrazo muy cordial.-Faustino Vilabrille (miembro de los grupos que pertenecen a Redes Cristianas en Gijón)

 

 

 

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha