VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

“No se pueden generar cambios profundos y verdaderos sino es desde la lucha y participación permanente de los pueblos yendo mucho más allá del teatro electoral”. Berta Cáceres
Con una invisible oposición de los partidos políticos opositores, las comunidades más desposeídas y vilipendiadas como son los garífunas, indígenas y campesinos han asumido el gigantesco reto de hacerle frente a este poder de la mafia, que tiene incrustado su aguijón criminal de poder.

Washington DC, 28 de nov de 2021. A ocho años de realizarse dos fraudes electorales en Honduras, nuevamente este Estado fallido de Latinoamérica realiza elecciones generales para elegir su próximo gobernante de facto.

La historia política de este país centroamericano desde el año 2013, ha sido diseñada a través de fraudes electorales, que han posicionado como presidente del poder ejecutivo a Juan Orlando Hernández.

Esto según lo descrito en informes de organismos internacionales que observaron estos procesos en los años 2013 y 2017.

Los organismos internacionales de derechos humanos, fueron representaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como de la Organización de Estados Americanos (OEA) y una delegación de la Unión Europea entre otras.

La Democracia hondureña esta fracturada desde el golpe de Estado de 2009 posicionando a Honduras como un Estado fallido y con ello una serie de presidentes de factos.

Para este 2021 la historia parece repetirse y nuevamente los candidatos de la oposición y del oficialismo, pelean por obtener el poder pagando toda una estratagema de campañas millonarias de proselitismo político al oligopolio mediático de ese país, mientras sus habitantes huyen en éxodos apocalípticos hacia los Estados Unidos.

En Honduras la pobreza a evolucionado en miseria y la democracia en una narco-dictadura cuyo “presidente” controla los tres poderes del Estado, pese a que ha sido descrito por una corte de Nueva York como un fuerte capo de la droga de la región latinoamericana.

Con una invisible oposición de los partidos políticos opositores, las comunidades más desposeídas y vilipendiadas como son los garífunas, indígenas y campesinos han asumido el gigantesco reto de hacerle frente a este poder de la mafia, que tiene incrustado su aguijón criminal de poder.

Mirian Miranda es una líder comunitaria de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH) y en diversas declaraciones a medios internacionales, ha descrito que en sus comunidades han recuperado territorios para cultivar sus alimentos y poder constituir gobiernos autónomos, alejados de la narco-dictadura.

“Hemos sido comunidades abandonadas por todos los gobiernos y nos reprimen al punto de desaparecernos compañeros, amenazarnos a muerte y hasta encarcelarnos, solo por el hecho de luchar por nuestras tierras ancestrales en Honduras” Mirian Miranda.

La OFRANEH junto a El Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), son los entes del movimiento social que se han opuesto a este gobierno criminal, su riesgo es tal que en 2016 la coordinadora del COPINH Berta Cáceres fue asesinada en su propia casa.

Berta Cáceres se opuso junto al COPINH a una transnacional hidroeléctrica de capital chino y cuyo accionista de dicho proyecto en Honduras, es el reconocido empresario de origen árabe, Camilo Átala a quien la familia de Berta Cáceres atribuye el asesinato intelectual de la líder indígena y ambientalista internacional, quien defendió con su propia vida al rio Gualcarque.

Otro sector organizado que decidió oponerse a los dictamines de la narco-dictadura, fue la población estudiantil universitaria que desde el año 2009 también han sido vanguardia del movimiento social, pero que en la actualidad sufren persecución judicial, encarcelamiento y constantes amenazas a muerte como respuesta del régimen criminal que domina a Honduras.

Las protestas estudiantiles contra los dos fraudes electorales y las falencias del sistema de educación superior, desembocaron en un terremoto continuo de persecución judicial de parte de una funcionaria estatal, cuyo cargo fue el de rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La ex rectora Julieta Castellanos Ruiz, concentró todos sus esfuerzos y parte de su millonario presupuesto de seguridad, para criminalizar a los estudiantes universitarios, hecho que la situó como una funcionaria violadora de derechos humanos ante el mundo.

El Extraño asesinato de dos líderes sindicales y un padre de familia de un universitario, así como el encarcelamiento de jóvenes estudiantes y una universidad fuertemente militarizada, fue parte del legado que dejó Castellanos Ruiz, visibilizado mundialmente.

Y es que está funcionaria del Estado ha trabajado de cerca con el actual gobernante de facto de Honduras, puesto que según fuentes fidedignas es una de las misiones que debe de cumplir en su desempeño como empleada de Washington.

Esta es una mini radiografía del ambiente en que se realiza un nuevo proceso electoral en donde uno de sus candidatos presidenciales, es un expresidiario hondureño quien cumplió una pena judicial de tres años, en una cárcel de Nueva York.

Se trata de Yani Rosenthal quien fue acusado formalmente por Estados Unidos por lavar dinero de la droga del reconocido clan narcotraficante de los “Cachiros”.

Este político es un millonario empresario de Centroamérica cuyos orígenes judío askenazi ha heredado de su difunto padre Jaime Rosenthal, quien también fue candidato presidencial.

Yani también fungió como ministro de la presidencia en el gobierno del depuesto expresidente José Manuel Zelaya, cuya esposa Xiomara Castro de Zelaya actualmente es otra de las candidatas presidenciales por segunda vez. Su última participación la hizo en las elecciones de 2013.

El partido político opositor que representa la ex primera dama Xiomara Castro ha compartido parte del poder con el oficialismo, a través de las diputaciones que posee en el Congreso Nacional y entre otras negociaciones, por lo que una buena parte del movimiento social hondureño no tiene credibilidad en esta institución política, ya que también señalan la poca oposición que ha hecho este partido de “izquierda” en los últimos 8 años.

Por su parte el candidato presidencial del partido oficialista de gobierno Nasry Tito Asfura de origen árabe, fue acusado por la fiscalía de Honduras por malversación de fondos, sin embargo, un juez sobreseyó la acusación, por lo que se suma a los ya varios casos de corrupción engavetados que existen en Honduras.

Ya son varios los funcionarios y empresarios hondureños que han hecho lobby en Washington para cabildear entre estos posibles candidatos presidenciales, sin embargo, infelizmente será el aguijón de Washington quien tenga la última palabra en este proceso.

Tal y cual ocurrió en noviembre de 2017 cuando una comitiva política encabezada por el presentador de televisión, Salvador Nasrralla y el político Guillermo Valle se reunieron en el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, para solicitar a Washington que negara la entrada como presidente de Honduras a Juan Orlando Hernández.

La respuesta de este ente gubernamental estadounidense fue negativa, puesto que decidieron seguir apoyando a Juan Orlando Hernández como “presidente” de Honduras, pese a las violaciones de derechos humanos, encarcelamientos y asesinatos de parte de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado de Honduras contra la población hondureña civil, que protestaba contra el fraude electoral.

Ya Washington conoce muy de cerca al ex convicto Yani Rosenthal y con cuyo padre tuvo buenas relaciones diplomáticas, por lo que existe una remota probabilidad que este sea el próximo elegido, obviando con su aguijón político imperialista la última decisión “democrática” del pueblo hondureño.

Ante este escenario político el pensamiento de Berta Cáceres se manifiesta con una fuerte vigencia cuando decía; “No se pueden generar cambios profundos y verdaderos sino es desde la lucha y participación permanente de los pueblos yendo mucho más allá del teatro electoral”.

Ronnie Huete Salgado es licenciado en periodismo con Maestría en Cooperación al Desarrollo y elaboración de proyectos, estudió presencial en la Universidad Politécnica de Valencia, España y en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras UNAH en donde también realizó estudios de sociología, actualmente es corresponsal internacional para medios alternativos y autónomos de comunicación. En el presente vive como asilado político en los Estados Unidos de América desde hace cuatro años.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha