VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

abc

El cardenal emérito de Milán Carlo María Martini considera que, en la lucha contra el sida, el uso del preservativo puede constituir, «en ciertas ocasiones, un mal menor», y recuerda los matrimonios en los que uno de los cónyuges sufre esa enfermedad. Las opiniones de Martini fueron expresadas durante una larga conversación con el cirujano Ignazio Marino, publicada ayer en el semanario italiano «L´Espresso», y en la que tratan, entre otros cuestiones polémicas como la investigación con células madre, la reproducción asistida y las adopciones.

Al abordar el tema del sida y su expansión, el jesuita (nombrado cardenal por Juan Pablo II en 1983 y premiado con el Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2000) señala que «hay que hacer de todo para combatir» la enfermedad. Y añade: «Sin duda, el uso del profiláctico puede constituir, en ciertas situaciones, un mal menor», por ejemplo, en el caso de que «uno de los esposos padezca sida. Aquel está obligado a proteger al otro y éste debe poder protegerse».

Aunque la Iglesia católica es contraria a todos los sistemas anticonceptivos artificiales, entre los que se incluye el preservativo, y también a su uso genérico en la prevención del sida, esta cuestión es objeto de debate incluso en el seno del Vaticano.

Embriones congelados

Respecto a los tratamientos de fecundación in vitro, Martini prefiere ser «prudente», al igual que cuando se trata de decidir «sobre la suerte de embriones, de otra manera, destinados a morir y cuya implantación en el seno de una mujer, aunque sea soltera, parecería preferible a la pura y simple destrucción». Sobre los embriones congelados, el cardenal emérito agrega que «donde hay un conflicto de valores, me parecería éticamente más significativo inclinarse por la solución que permite a una vida expandirse, antes que dejarla morir. Aunque entiendo que no todos serán de esta opinión».

Martini también reflexiona sobre la adopción de niños y señala que la familia compuesta por hombre y mujer es la que reúne las condiciones para criar a un pequeño. Pero, a falta de un matrimonio, Martini considera que «al límite, los solteros, podrían dar algunas garantías esenciales».

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha