Enviado a la página web de Redes Cristianas

La llegada del fin del mundo, tantas veces anunciada, nunca tuvo tanta verosimilitud como en los momentos actuales. Según el reloj simbólico del fin del mundo creado por el Boletín de Científicos Atómicos estamos a tan solo dos minutos y medio del apocalipsis. Es decir, según algunos de los académicos que se dedican a estudiar los riesgos para nuestra especie, las condiciones actuales de la humanidad nos han llevado a las 23:57 con 30 segundos. La amenaza nuclear por un lado y, por otro, el negacionismo e indiferencia ante el cambio climático nos sitúan como dijo recientemente Stephen Hawking en el momento más peligroso de la historia de la humanidad.

Al parecer, nos aproximamos a un mundo lleno de conflictos violentos por acceso a recursos básicos, a grandes desplazamientos y con ello inestabilidad local y global. Nos abocamos a un mundo de inseguridad alimentaria; a un aumento progresivo de muertes por culpa del aire contaminado; a inundaciones de zonas bajas densamente pobladas; a la desaparición o fuera de servicio de infraestructuras básicas de suministro de agua, energéticas y movilidad; a veranos de cinco meses, temperaturas por encima de 40ºC y mínimas de 25ºC y, como consecuencia, a incendios cada vez más grandes y virulentos.

Definitivamente, el mundo se nos va de las manos. Y no tendrá arreglo mientras nos importe más lo que diga Puigdemot que lo que diga Stephen Hawking.

. Valladolid

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha