Enviado a la página web de Redes Cristianas

publico
La factura anual de las apuestas supera ya los 46.000 millones de euros mientras la actividad del juego online y de las casas de apuestas sigue creciendo a un ritmo exponencial.
El juego está situándose como uno de los principales focos de gasto, y al mismo tiempo en uno de los mayores problemas, de los hogares españoles: la factura de las apuestas supera ya con creces los 46.000 millones de euros al cabo del año, lo que supone que las familias destinan a los envites de azar más del doble de recursos que a pagar la luz y el gas con los que calientan y enfrían sus casas, están cerca de alcanzar esa proporción con otros artículos de primera necesidad como la ropa y el calzado y rebasan holgadamente el que dedican a meter en su nevera carne, pescado, fruta, verduras y hortalizas (en conjunto).

Esa cifra también resulta superior a los 43.284 millones de euros que sumaron las hipotecas contratadas a lo largo de todo el año pasado para adquirir viviendas, según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística).

La expansión del juego, especialmente en los barrios multiculturales y periféricos de las grandes ciudades, y la afluencia de jóvenes y menores, ya ha generado protestas en varios puntos España, donde hoy se celebra el Día Internacional Sin Juegos de Azar.

Fejar, la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, quiere dedicar la jornada a reclamar la aprobación del Decreto de Publicidad y Juego Responsable, cuya tramitación, iniciada en 2015, nunca terminó, y a exigir la puesta en marcha de otras medidas como incluir la ludopatía entre las adicciones del Plan Nacional sobre Drogas, unificar la normativa estatal y las autonómicas, implantar “controles efectivos” para el acceso a “todo tipo de juegos” y poner en marcha acciones preventivas “para todos los sectores de la sociedad”.

“Solo ante la protesta vecinal o la movilización de la sociedad civil reaccionan las administraciones”, señala la entidad en un comunicado, en el que sostiene que estas se limitan a aplicar “medidas poco eficaces y que no tienen en cuenta la realidad del mercado del juego y las fatales consecuencias que están causando, empezando por el colectivo de personas menores de edad”.

Un mercado en crecimiento

Los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego, dependiente del Ministerio de Hacienda, cifran en 17.326 millones de euros el volumen de las apuestas realizadas el año pasado en plataformas online, una cifra que lleva años creciendo de una manera exponencial: solo en el primer trimestre de este ejercicio se disparó casi un 15% (9.463 millones por 8.233) para duplicar de largo los registros de hace cuatro años (4.051 de enero a junio de 2015).

Más de un tercio de ese volumen corresponde a las apuestas deportivas, que movieron 6.960 millones el año pasado y, con un ligero retroceso, 3.648 en la primera mitad de este. Aunque con menor volumen, el crecimiento de este sector, cuyo negocio se reparte entre los salones y los envites privados, es más intenso que el que registran los juegos virtuales de casino (6.960 millones en 2018 y 4.543 de enero a junio) y también que el del póker (2.048 y 1.083).

A estas cifras hay que sumarles las de los otros dos grandes bloques de juego de ámbito estatal: 9.000 millones al año en loterías y 2.160 en los sorteos y ‘rascas’ de la ONCE, según los datos de la última Memoria de Actividad de la Dirección General de Ordenación del Juego, referente al ejercicio de 2018.

8.000 millones en el casino, más de 7.000 en tragaperras

El volumen de negocio de los juegos cuya supervisión recae en el Ministerio de Hacienda suma 28.486 millones de euros al año, al que hay que sumarle los 17.778 que mueven los envites de competencia autonómica: casinos, bingos, salones de juegos, máquinas tragaperras y otros tipos de apuestas.

Los datos de estos tipos de apuestas se encuentran en el Anuario del Juego en España, una publicación de Azarplus, la revista de la patronal del sector, que elabora el Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III y que financia Codere, una de las principales empresas del sector y cuyas `puertas giratorias’ atravesó hace unas semanas Rafael Catalá, el último exministro de Justicia de Mariano Rajoy.

La mitad del dinero que se movió en estos juegos en 2017, último ejercicio con datos disponibles, circuló por las 463 mesas de los 53 casinos que operan en España, cuyos cinco millones de visitantes realizaron apuestas (“handle” en la jerga del sector) por valor de 8.410 millones de euros.

Le siguen, con 7.395 millones de euros, las apuestas en máquinas tragaperras de salones de juego (4.139), bares (2.887) y casinos (369) y, a mucha distancia, los 1.973 que costaron los cartones de bingo jugados en las 310 salas operativas.

Más de cinco millones de euros por hora

Esos 46.264 millones de euros apostados al cabo del año implican un ritmo de gasto de 126,75 millones de euros diarios, más de cinco por hora, lo que está más cerca de triplicar que de duplicar la cadencia de beneficios de los seis bancos del Íbex35 , que en 2018 fue de 16.676 millones (1,9 por hora).

No obstante, ni el margen de negocio ni el beneficio neto del sector del juego son tan elevados, aunque el primero se acerca a los 9.500 millones de euros, de los que 1.208 se destinan a pagar impuestos (más 450 sobre los premios). Se situó en el entorno de los 699 en la vertiente online, alcanzó los 3.219 en las loterías y quinielas y los 1.033 para la Once y sumó 4.547 en el resto de ramas: 350 para los casinos, 602 para los bingos, 621 para los salones, 2.663 para las tragaperras y 310 para las apuestas deportivas.

Los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE permiten otras comparaciones relativas a los volúmenes de consumo y de gasto con artículos de primera necesidad que resultan, como poco, sorprendentes, ya que el gasto en juego las duplica, o está cerca de hacerlo, en todos los casos.

Así, la factura de la electricidad y el gas suma 20.191 millones de euros, la de la ropa y el calzado se queda en 26.579, la carne y el pescado suben a 27.161 y las frutas, verduras y hortalizas suponen 16.360, los alquileres de viviendas y de otros inmuebles como garajes y trasteros se elevan a 19.217, la compra de medios de locomoción como coches, motos y bicicletas llega a 22.134 y, por último, el combustible que consumen esos automóviles conlleva un gasto de 23.686.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha