VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

stock-vector-stop-ttip-transatlantic-trade-and-investment-partnership-united-states-of-america-and-european-388645615El TTIP es un acuerdo de gran alcance que se está negociando actualmente entre la Comisión Europea y el gobierno de los Estados Unidos. No se trata de las barreras al comercio como los aranceles, que ya son en general muy bajos entre la UE y EU.UU. Se centra sobre todo en los reglamentos, normas, derechos corporativos y garantías de inversión. El TTIP tiene como objetivo facilitar la inversión directa y la eliminación de obstáculos burocráticos a la circulación del capital transnacional que supone ya el 78% del capital invertido en el mundo. Otros tratados similares como el CETA (entre la UE y Canadá) y el TISA (Acuerdo Multilateral para la Liberalización y Privatización de Servicios Públicos) persiguen el mismo objetivo.

Con estos acuerdos, particularmente a través del objetivo  consistente en la eliminación de las barreras no arancelarias, las regulaciones sociales, sanitarias, ambientales, culturales, de servicio público, de protección de los consumidores y de las empresas propias de Europa serían prohibidas en un Estado, una región o un municipio, si son juzgadas “no razonables, arbitrarias o discriminatorias “.

El artículo 27 del proyecto del TTIP prevé que el “Acuerdo será obligatorio para todas las instituciones que tengan poder regulador y las demás autoridades competentes de ambas partes”.

Además de la apertura de los servicios públicos, la Comisión Europea y el gobierno estadounidense tienen la intención de usar el acuerdo comercial para abrir la adjudicación de contratos públicos a la competencia del sector privado. Esto tendrá como consecuencia que muchos gobiernos locales ya no estarán autorizados a hacer políticas de adjudicación a favor de fines sociales y medioambientales importantes, como los programas de alimentos locales fomentados en las escuelas y otros organismos públicos. Una vez más, las únicas beneficiadas serán las corporaciones transnacionales, que desbancarán a los proveedores locales y se harán con sus contratos.

Ante esta situación, ha surgido en toda la UE una iniciativa consistente en que las corporaciones locales aprueben una moción, dirigida a los respectivos gobiernos centrales, por la que se declaran opuestas a los llamados Tratados de Libre Comercio (TLC) de nueva generación, como el TTIP, CETA y TISA

En estas mociones las colectividades locales ponen de manifiesto que:

  • el comercio y la inversión solamente pueden contribuir al bien común y conducir a intercambios económica y socialmente beneficiosos si respetan las necesidades humanas, y no se basan únicamente en el beneficio de los especuladores financieros y de las empresas transnacionales;
  • la eliminación programada y progresiva de los servicios públicos es también la eliminación programada y progresiva de la solidaridad y la democracia;
  • la apertura total de los servicios y las compras públicas a la competencia del capital privado produce efectos contraproducentes en cuanto a su accesibilidad, calidad y coste;
  • los derechos sociales son derechos inalienables, por lo que no pueden depender exclusivamente de la lógica del mercado;
  • sólo la existencia diversificada de servicios públicos socialmente útiles permite asegurar una calidad de vida digna para todos y en todas partes, en estrecho nexo con el ejercicio real de la democracia;
  • el control público debe preservarse para garantizar el acceso a los bienes comunes y a la creación de nuevos servicios públicos, así como para favorecer la industria y empleo locales.

Por lo que declaran a la corporación local insumisa y opuesta al TTIP, CETA y TISA, y solicitan del Gobierno Central la suspensión de las negociaciones del TTIP y el TISA, y la no ratificación del CETA.

Gracias a la presión pública y la movilización de la sociedad civil internacional en contra de la nueva generación de acuerdos de libre comercio, más de mil municipios europeos (entre ellos más de 140 en España) han adoptado estas resoluciones declarándose zonas libres de TTIP / CETA / TISA.

Por estos motivos, durante el 21 y 22 de abril de 2016, se celebró en Barcelona el primer Encuentro Pan-Europeo de Autoridades locales y Nueva Generación de Tratados de Libre Comercio, con el objetivo de buscar espacios abiertos de reflexión colectiva sobre cómo defender a las comunidades locales y a sus instituciones democráticas y cómo fortalecer las políticas públicas de defensa de los Derechos Humanos, así como el apoyo a la economía local con el fin de lograr la justicia social y económica.

Redes Cristianas ve necesario y urgente comprender y crear conciencia sobre los impactos sociales, económicos y ambientales de la actual agenda de Comercio e Inversión, en la que los acuerdos de libre comercio como TTIP / CETA / TISA representan una grave amenaza para la Democracia, los Derechos Humanos y la Soberanía de los Pueblos. Redes Cristianas comparte y apoya las alternativas ya existentes en contra de estos tratados y en defensa de la Democracia, de los Derechos Humanos y de la Soberanía de los pueblos.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha