Periodista digital

Igualmente que contamos con el gas más caro de Europa
Estamos ante una situación meteorológica poco frecuente en la península con muy bajas temperaturas, poco viento y pocas precipitaciones
Las renovables, contra el nuevo ajuste del ministro Soria: “Vuelve a equivocarse”
Los nuevos tributos eléctricos irán a costear primas de las renovables
“Es una caricatura decir que la nuclear es una energía de derechas y las renovables de izquierdas”
Un día más, y ya se empieza a convertir en costumbre, los precios de la electricidad en España vuelven a ser los más caros de toda Europa.

Ni en sistemas como el nórdico con predominancia de la hidráulica, ni en otros como Italia con mayoría de producción térmica ni en otros como Francia con gran producción nuclear…

Independientemente del mix de producción, España sigue teniendo los precios del pool más altos.

Como explica Ignacio Soneira, director general de Axpo Iberia, en ‘El Economista’, desde un punto de vista de fundamentales es difícil explicar los precios que estamos viendo en la última semana en España y Portugal a no ser que dentro de los fundamentales consideremos factores como la excesiva concentración de la producción en pocos agentes, el control de la producción hidráulica regulable en prácticamente un agente, el déficit tarifario y su impacto sobre los principales agentes o las importantes negociaciones que parecen estar teniendo lugar sobre “la securitización” del déficit tarifario o incluso que las generadoras aprovechen el periodo de transición entre CNE y CNMC.

Volviendo a los fundamentales de lo que seria un mercado competitivo, es cierto que estamos ante una situación meteorológica poco frecuente en la península con muy bajas temperaturas, poco viento y pocas precipitaciones, pero si es cierto que todavía contamos con un nivel de reservas claramente superior a la media de los últimos 10 años.

Es cierto igualmente que contamos con el gas más caro de Europa y que gran parte del gas en forma de GNL que recibimos se va a otros mercados como Asia o Sudamérica, donde se paga más por él, pero aún así es difícil explicar precios de más de 80 euros para un fin de semana.

La gestión del agua es un factor determinante a la hora de establecer los precios en un sistema marginalista como el español donde la diferencia de costes entre las tecnologías térmicas que marcan precios es muy alta.

Esa diferencia entre el coste de producción de centrales de carbón y ciclos combinados de gas en España es muy elevada, por lo que la oferta hidráulica determina en gran medida los precios del sistema. Esa oferta hidráulica debe maximizar el valor del agua y por eso resulta tremendamente sorprendente las muy reducidas producciones hidráulicas que tenemos estos últimos días, donde los precios superiores a 70 y 80?/MWh aconsejarían mayores producciones, sobre todo considerando que los precios del año 2014 y 2015 cotizan casi 30?/MWh por debajo.

Podríamos pensar que el único motivo para retener el agua es presionar los precios del spot al alza. A esta reducción considerable de oferta hidráulica se une la reducida aportación del carbón nacional, que según la regulación actual debería entrar en su totalidad a los precios actuales.

Podemos preguntarnos si no hay interés por parte de los productores de carbón en producir con esas centrales. La respuesta es desde luego muy clara. Las minas siguen con importantes stocks de carbón nacional, las ayudas y trabajo dedicado en las regiones productoras han sido muy importantes y ahora, con precios más que suficientes para garantizar la producción con ese combustible, nos encontramos con aparentes problemas para generar con esas centrales.

¿Son realmente problemas de abastecimiento o nos encontramos otra vez con una intención de reducir oferta para incrementar los precios?

Nos encontramos en un mercado con sobrecapacidad, con peticiones de los grandes productores por hibernar plantas de generación y sin embargo tenemos unos precios disparatados que se sitúan como los más caros de Europa.

¿Alguien puede entenderlo? Mientras tanto contamos con unos precios mayoristas elevados, unos peajes entre los más caros de Europa y una industria que necesita precios contenidos para poder competir en el extranjero.

Mal panorama tenemos si no cambian las cosas.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha