Atrio

José Arregui1“Estoy deseando llegar a la otra orilla y contemplarlo todo desde allí”, me decía a comienzos de Julio con la voz ya débil y los ojos llenos de luz, una luz verde y azul como el agua de la Concha, como el cielo de San Sebastián sobre la isla de Santa Clara. “No quiero dejar todo esto, tanta belleza, toda esta ternura que me rodea. Es como si un ancla me retuviera, y no sé qué elegir. Pero quiero llegar”.
Ya había llegado, estaba llegando sin cesar, como las olas a la playa ante nosotros allí abajo, deshaciéndose mansamente, ¿dónde sino en el Infinito? Cuando murió –lo llamamos “muerte”– el 28 de julio, ¿no fue como cuando se deshace una ola para formarse otra hecha de la misma agua y del mismo aire, y todo se funde con todo? ··· Ver noticia ···

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha