Enviado a la página web de Redes Cristianas

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera” (Pablo Neruda)
En la mañana del 16 de noviembre de 1989, el Batallón Atlacatl del Ejército Salvadoreño, encabezado por 19 graduados de la Escuela de las Américas (SOA), ingresó a la Universidad Centroamericana (UCA) en El Salvador) y asesinó brutalmente a Elba Ramos, a su hija de 16 años, Celina Ramos, y a seis sacerdotes jesuitas — Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López, y Armando López — críticos francos de la dictadura militar de El Salvador.

Durante 31 años, miembros de la sociedad civil salvadoreña y aliados de todo el mundo se han organizado para exigir rendición de cuentas y justicia. En un importante paso adelante en septiembre pasado, una corte española condenó al graduado de la SOA Inocente Montano, ex coronel del ejército y ministro de seguridad en El Salvador, por los asesinatos de los cinco sacerdotes jesuitas españoles (la corte española sólo podía condenar por los asesinatos de los ciudadanos españoles).

Montano formó parte de un grupo de oficiales militares de alto nivel, incluyendo a varios otros graduados de la SOA, que dieron la orden de ‘eliminar’ al jesuita Ignacio Ellacuria, rector de la UCA, por su trabajo en la negociación de un acuerdo de paz para terminar la guerra en El Salvador.

Sin embargo, ningún otro miembro del alto mando militar ha sido procesado por ordenar y planificar la masacre. El Salvador no sólo se ha negado a extraditar a los miembros del alto mando militar a España (Col. Montano fue extraditado de los EEUU) y, el mes pasado, un Tribunal Supremo salvadoreño falló para poner fin a la investigación sobre los autores intelectuales de la masacre de la UCA después de que un tribunal reabrió la investigación de seis oficiales militares de alto rango y el ex presidente, Alfredo Cristiani, en 2018.

Además, el gobierno de EEUU, en general, y el SOA/WHINSEC, en particular, nunca se han responsabilizado de su papel en la formación, financiación y empoderamiento de los miembros de la dirección militar que ordenaron los asesinatos en la UCA.

EEUU y la SOA comparten responsabilidad por los 75,000 civiles asesinados y 8,000 civiles que desaparecieron durante la guerra civil respaldada por Estados Unidos en El Salvador. Las organizaciones por la verdad, la justicia y las garantías de no repetición, por la masacre de la UCA y todas las formas de violencia contra nuestras comunidades, liderada y apoyada por Estados Unidos, continúan juntas luchando.

Hasta la fecha, estimamos que más de 84,000 fuerzas del estado latinoamericano han sido entrenadas en la SOA/WHINSEC en técnicas de contrainsurgencia (es decir, guerra dirigida a civiles).

Graduados SOA/WHINSEC, entre los que también están agentes del Departamento de Seguridad Nacional — esto incluye a miembros de la Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza (BORTAC), que ha estado involucrada en recientes actos de violencia y opresión de protestas civiles en Estados Unidos han utilizado sistemáticamente estas tácticas para librar la guerra contra su propio pueblo.

El movimiento SOA Watch se formó inicialmente hace 30 años para denunciar esta masacre; una de las muchas atrocidades que ocurrió en América Latina mientras Estados Unidos financiaba guerras civiles y entrenaba a militares en la SOA/WHINSEC.

Aunque no podemos organizar una movilización masiva presencial este año, nos hemos comprometido a facilitar espacios significativos para alimentar nuestra organización colectiva y resistencia continua. Esperamos que nos acompañen este fin de semana para una Vigilia Virtual, el tercer evento de nuestra serie “Enraizades en la Resistencia”.

El sábado, 21 de noviembre, facilitaremos tres paneles virtuales sobre los históricos y actuales impactos del Imperio estadounidense en toda América y los poderosos movimientos organizados para defender la autonomía y la dignidad de nuestras comunidades. El domingo, 22 de noviembre, estaremos organizando nuestra vigilia anual, incluyendo presentes y letanías y con la participación del Colectivo de Musicos de SOA Watch. Los eventos virtuales y espacios del fin de semana son gratuitos, bilingües (español e inglés, se proporcionará interpretación) y todos son bienvenidos.

REGÍSTRATE AQUÍ: bit.ly/SOAW30YearVigil

Mientras honramos la memoria de los asesinados por la violencia estatal respaldada por Estados Unidos, recordamos que nuestra obligación es seguir organizando y resistiendo — juntos cerraremos la Escuela de Asesinos y desmantelaremos las estructuras de la opresión en la que esta se basa.

Celina Ramos, ¡Presente!

Elba Ramos, ¡Presente!

Ignacio Ellacuría, ¡Presente!

Ignacio Martín-Baró, ¡Presente!

Amando López, ¡Presente!

Joaquín López y López, ¡Presente!

Segundo Montes, ¡Presente!

Juan Ramón Moreno, ¡Presente!

SOAWatch

PS: El 2 de diciembre se conmemora el 40 aniversario del martirio de las mártires de “Roses in December”, Dorothy Kazel, Maura Clarke, Ita Ford, y Jean Donovan, quienes fueron brutalmente asesinadas por el ejército salvadoreño, apoyado por Estados Unidos, después de ser etiquetadas como “subversivas” por acompañar a las familias de refugiados que se veían obligadas a huir de la creciente violencia y opresión que finalmente condujo a una guerra civil.

En nombre de la Fundación SHARE y LCWR, nos gustaría extender una invitación a todos para celebrar el regalo de estas cuatro mujeres y recordar a todas aquellas que dedicaron su vida a trabajar por la justicia en El Salvador y en todo el mundo.

Esperamos conmemorar la vida de las mártires de “Roses in December” al albergar 40 conmemoraciones en 40 ciudades para conmemorar el 40 aniversario. Si puede organizar una vigilia, una noche de conversación y narración de historias u otra reunión con su comunidad, para honrar la memoria de Ita, Maura, Dorothy y Jean y de aquellos que continúan siguiendo sus pasos, envíe el resumen y descripción de su evento local a la Fundación SHARE (jose@share-elsalvador.org) para ser contada entre las 40 actividades.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha