Enviado a la página web de Redes Cristianas

Comunidad de base2Después de la visita oficial de Mike Pompeo, secretario de Estado de EE. UU (recibido con los más altos honores de estado), es obligatorio releer la carta que Monseñor Romero escribió al Excmo. Sr. Presidente de los Estados Unidos de América. Jimmy Carter” el día 17 de febrero de 1980.
Recordemos que Monseñor primero consultó al pueblo de Dios durante su homilía. Recibió “un prolongado y atronador aplauso1” . Empecemos la reflexión con la frase: “Le pido que si de verdad quiere defender los derechos humanos: – prohíba se dé ayuda militar al Gobierno salvadoreño. – Garantice que su Gobierno no intervenga, directa o indirectamente, con presiones militares, económicas, diplomáticas, etc. en determinar el destino del pueblo salvadoreño.”

Según las noticias que pudimos leer, nuestro presidente y el secretario de Estado de los EEUU hablaron de los siguientes temas de interés común: migración, combate al narcotráfico, corrupción, seguridad y lucha contra la criminalidad. Leímos también que el señor Pompeo ha dicho que confía en el gobierno del presidente Bukele y lo considera como un aliado de los EEUU. No sé si ya están publicados los acuerdos concretos que han acordado. Sí sé que se incluyó la utilización por 5 años más del Centro de Monitoreo antidrogas instalado en el aeropuerto en Comalapa.

Parece que el secretario de estado ha dejado claro que los objetivos de los USA son “proteger nuestra frontera sur”, es decir no le interesa la vida de los salvadoreños y salvadoreñas. Me ha llamado la atención que no se ha mencionado en los noticieros si han hablado sobre el trato de los agentes de migración a los niños y niñas, sobre la separación de familias, sobre las condiciones inhumanas de encierro y descuido, sobre la brutalidad de la nueva versión de la “caza de indios” en las actuales redadas, sobre el impacto personal y familiar de los deportados, etc.

Sobreentendemos que la política anti migrante es parte estratégica del presidente de los EEUU en su campaña por la re-elección.
No podemos olvidar que después de los Acuerdos de Paz, durante ya muchos años seguidos, el ejército de los USA ha enviado tropa a El Salvador. En primer lugar, mencionamos el Centro de Monitoreo antidrogas. Muchos dudan si ésta es el verdadero objetivo. También han llegado para construir escuelas y centros de salud, junto con la FFAA de El Salvador, levantando la imagen altruista del ejército norteamericano. Por supuesto los salvadoreños/as no olvidaremos nunca que durante la guerra los USA invirtieron2 US$12 mil millones (con su valor actual) en función de sus propios intereses económicos y geopolíticos.

¿Qué escribiría Monseñor Romero hoy a presidente Trump? Creo que hablaría sobre la crisis actual del país, resultado de una estructura pecaminosa de explotación económica y exclusión, sobre la gravísima situación de la violencia de pandillas, las fracasadas “manos super-duras”, las cárceles rellenas, las cantidades de asesinados y desaparecidos diarios, también los testimonios sobre torturas por los cuerpos de seguridad. Hablaría sobre las raíces históricas de la migración masiva desde antes de la guerra y sobre el problema del consumo de drogas en los EEUU que alimenta el tráfico de drogas. Hablaría sobre el impacto destrozador de la vida (personal, familiar) de los miles de migrantes capturados en los EEUU, separados de sus familias, encerrados en cárceles y luego expulsados, llegando aquí con las manos vacías (después de trabajar duro durante años) y no pocas veces esposados como delincuentes.

Por supuesto hablaría sobre la necesidad de inversión empresarial (que solo se hace si hay garantía de grandes ganancias) no solo para crear empleo, sino exigiendo salarios justos que están a la altura de los costos reales de la vida en El Salvador y el respeto a los derechos de las y los trabajadores. Y recordando el desastre nacional de la guerra, con la total militarización de la vida con la tan cruel represión – tantas veces denunciada por Monseñor Romero – volvería a pedirle al presidente de los Estados Unidos de América de “prohibir la ayuda militar y de garantizar que su gobierno NO INTERVENGA, directa o indirectamente, con presiones militares, económicas, diplomáticas, etc.” Hoy el lenguaje puede ser “ser asociados”, pero la intención puede ser la misma. Seguramente que Monseñor consultaría su carta, también hoy, a su pueblo. (24 de julio de 2019)

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha