Moceop

Ramón Alario.jpgEs conocido –creo- que, a partir de la reunión internacional de Wiesbaden (Alemania: septiembre, 2005), se puso en marcha oficialmente la Federación Europea de Curas Casados, al tiempo que se oficializaba la decisión de impulsar una Confederación de Federaciones (Europea, Latinoamericana, Filipina y Noratlántica), de momento) a nivel internacional. Éste es el nuevo esquema que intentamos mantenga el contacto y dinamice el movimiento internacional surgido en torno al fenómeno de los curas casados.
Pues bien: los pasos que se han dado desde entonces no han sido muchos; lo cual habla bien a las claras de las dificultades que presenta todo intento de coordinación y participación a medida que las distancias se van agrandando y los medios disponibles no son excesivos. Aunque evidentemente no hemos estado parados.

Nuestra Federación Europea ha estado integrada desde el primer momento por el movimiento francés, el belga, el italiano, el británico y el español. Los representantes de cada uno de los mismos hemos mantenido contactos constantes desde entonces. Quedaban muchas cosas por concretar y, por eso, nos dimos cita para vernos en Bruselas los días 8 y 9 de julio último. Nos acompañaron –a título de observadores, por ahora- representantes del movimiento alemán y austriaco: en total, dieciséis personas.

Paso a contaros el resultado de nuestro trabajo en sus aspectos más destacados.
Nos parece que una federación como la nuestra sólo será realidad en la medida en que responda y conecte con las situaciones concretas de nuestros grupos. Por eso, de entrada, dedicamos un tiempo importante a realizar un análisis pormenorizado de la situación de cada país.

Esto nos dio pie para formular lo que podremos denominar objetivos de trabajo inmediatos:
a) Aparece como una de las primeras necesidades estar suficientemente abiertos y tratar de ofertar cauces para prestar una acogida correcta a quienes puedan demandar ayuda, apoyo, acogida sobre todo en los momentos más complicados de abandono del ejercicio del ministerio presbiteral.

b) Constituir una federación de movimientos que se exige funcionar y no sólo aparecer, lleva consigo facilitar y agilizar unos cauces de comunicación eficaces y al alcance de cuantos quieran utilizarlos, más allá de los delegados o del comité de coordinación.
c) Preocupa en muchos países la situación social y económica en que quedan quienes abandonan el ministerio. Y se considera importante realizar un estudio sobre este tema, con vistas a llevar a cabo una acción que podría plantearse incluso ante las instituciones de la Unión Europea.

d) Se estima como algo fundamental que nuestros movimientos traben contacto y relación con los grupos reformadores de la Iglesia católica, sirviéndose y potenciando todos los cauces ya existentes o por crear.
e) Echamos en falta una reflexión sobre nuestros recorridos como creyentes, de cara a profundizar en el sentido que hoy tiene en nuestras vidas la espiritualidad y en una nueva formulación de lo que hoy significa ser creyentes.

Los compromisos que hemos adquirido quienes trabajamos en Bruselas como comité de la federación son los que siguen:
1º. Dar los pasos necesarios para poner en marcha una página web de la Federación Europea. A fecha de hoy, se puede decir que se ha avanzado bastante en esta tarea y que no tardando podrá estar en marcha.
2º. Iniciar la recopilación de datos en torno a la situación socioeconómica de quienes abandonan los diferentes servicios eclesiásticos y eclesiales: curas, religiosas, religiosos.
3º. Seguir implicados y colaborar en cada país con las Redes Cristianas (sea cual sea su denominación) e integrarnos como federación en las diferentes plataformas europeas de grupos reformadores o renovadores.

4º. Conectar con aquellos países que no están integrados en la federación, para ofrecerles esta plataforma.
5º. Facilitar en contacto de las parejas jóvenes: necesidad que se ha detectado en otros países igual que la hemos sentido en España. En concreto, están muy interesados algunas parejas de Francia y de Alemania.

6º. Ponernos en contacto con los miembros de las otras federaciones (especialmente la latinoamericana) para ir dando pasos en la construcción de la Confederación, que –aunque se organizó en Wiesbaden- necesita también recrearse desde una colaboración y una comunicación reales.
7º. Vernos de nuevo el próximo mes de julio, para analizar el cumplimento de los compromisos y analizar las nuevas situaciones y necesidades.
La Federación ha renovado la presidencia en la persona de nuestro buen amigo Pierre Collet (Hors-les-Murs, Bélgica); le acompañamos, como tesorero, Jean Combe (Prêtres en Foyer, Francia) y el que os escribe como secretario.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha