Enviado a la página web de Redes Cristianas

Tamayo3Uno de los presupuestos del proyecto de ética mundial de Hans Küng, al que me referí en el artículo anterior, es que no puede haber diálogo religioso sin investigación sobre los fundamentos de las religiones. A partir de aquí ha desarrollado un gigantesco proyecto de investigación sobre la situación religiosa de nuestro tiempo centrándose en el judaísmo, el cristianismo y el islam.
Son investigaciones hechas desde la honradez intelectual, el rigor científico, el compromiso por la paz, el buen entendimiento y, según confesión del propio autor, desde “una gran simpatía por las grandes religiones de la humanidad”.

Küng recurre a la teoría de los paradigmas científicos del historiador de la ciencia Thomas Kuhn expuesta en su obra La estructura de las revoluciones científicas (1862), para el estudio de las tres religiones monoteístas, ya que lo considera un excelente instrumento para comprender los procesos evolutivos como los conflictos entre las religiones, tanto en sus grandes contextos históricos y sus rupturas epocales, como en la estructuración actual de contenidos.

Th. Kuhn define los paradigmas como “realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica” o “una constelación global de convicciones, valores, modos de proceder, etc., compartidos por los miembros de una comunidad determinada”. Por cambio de paradigma entiende “aquellos episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma es reemplazado completamente o en parte, por otro nuevo e incompatible”.
Con esta metodología Küng ha analizado la historia de las religiones monoteístas en tres obras de especial relevancia, que han tenido una excelente acogida en el mundo de los estudios históricos y un reconocimiento en el ámbito de las ciencias de las religiones: El judaísmo, Pasado, Presente, Futuro; El cristianismo. Esencia e historia y El Islam.

Historia, Presente, Futuro, las tres publicadas en la editorial Trotta.
La primera obra de la trilogía se centra en el judaísmo, la más antigua de las tres religiones proféticas. Los objetivos de esta investigación son: identificar la sustancia religiosa del judaísmo, cómo la comprenden las nuevas generaciones, cómo ha vivido y resuelto el judaísmo el conflicto básico entre tradición e innovación y cómo asume los desafíos de la nueva época mundial. Estructura la historia del judaísmo en torno a seis grandes paradigmas: tribus de la era pre-estatal; reino de la era monárquica; teocracia del judaísmo post-exílico; paradigma rabínico-sinagogal de la Edad Media; paradigma de asimilación a la modernidad; paradigma de la postmodernidad.

La segunda es El cristianismo. Esencia e historia, donde establece una tipología nueva de la historia del cristianismo, atendiendo a sus diferencias culturales, en torno a cinco grandes paradigmas: el judeo-apocalíptico del proto-cristianismo, el ecuménico-helenista de la Antigüedad cristiana, el católico-romano medieval, el evangélico-protestante de la Reforma y el racionalista-progresista de la Modernidad.
Hay un sexto paradigma no desarrollado por Küng, que considero necesario incorporar dada su relevancia teológica y su significación sociopolítica a nivel mundial: el del cristianismo liberador desarrollado durante los últimos cincuenta años primero en América Latina y después en el Sur Global, cuya criterio ético-evangélico fundamental es la opción por las personas empobrecidas y por los pueblos oprimidos.

El desarrollo teórico-práctico de dicho paradigma son las teologías de la liberación en sus diferentes manifestaciones: teología latinoamericana, negra africana, negra estadounidense y asiática, y en sus diferentes expresiones: teología feminista, del pluralismo religioso, económica, ecológica, campesina, etc.
La tercera obra de la trilogía es El Islam. Historia, Presente, Futuro, cuyo objetivo es capacitar a las personas para el diálogo en la fase actual de transición hacia una nueva relación entre etnias, tradiciones culturales, tradiciones religiosas, lenguas, pueblos, naciones y continentes.

Küng se pregunta dónde radica la fuerza del islam, religión profesada hoy por más de mil trescientos millones de personas en el mundo.
Responde a esta interrogación con un recorrido por la historia del islam a lo largo de los catorce siglos de existencia, y por su realidad actual en una exposición objetiva que, con sus diferencias culturales, agrupa en una “gran familia religiosa” a colectivos geoculturales tan diferentes como “los nómadas bereberes, los árabes próximo-orientales y los africanos, ya occidentales, ya orientales…; turcos, bosnios y albaneses, persas, pakistaníes, indios, chinos y malayos, así como, en tiempos más recientes, a personas de casi todos los países de la Tierra”.

Analiza las fuentes del islam, sus valores, sus símbolos, su mensaje, sus elementos constitutivos, la estructura de la cotidianidad musulmana, la política, la cultura y el arte islámicos. Su estudio se desarrolla en dos dimensiones perfectamente trabadas: la histórica y la sistemática. Y todo no en clave apologética, sino con sentido crítico, planteando las debilidades y omisiones y sugiriendo las preguntas que, a su juicio, habrían de plantearse los musulmanes de hoy.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha