Enviado a la página web de Redes Cristianas

La crisis en que se encuentra HONDURAS después de las elecciones generales del pasado 26 de noviembre no tiene antecedentes. Han pasado 11 días y no se sabe quién es hasta ahora el nuevo presidente de Honduras. Los organismos internacionales como la OEA, ONU, UNIÓN EUROPEA y ESTADOS UNIDOS no hayan qué hacer. Mientras tanto el pueblo hondureño se ha hundido en una debacle: sendas manifestaciones en todo el país; toque de queda (suspensión de garantías constitucionales); todas las noches marchas de las cacerolas con su ¨fuera JOH¨ en alusión al presidente dictatorial JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ; más de 11 asesinados por las fuerzas militares y decenas de heridos; saqueos a grandes y pequeños comercios; paralización general de la economía; destrucción de obras públicas; sociedad y familias enfrentadas; en fin…

Esto es lo que ha dejado la intransigencia de un político del partido Nacional llamado JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, JOH, y de un Tribunal Supremo Electoral, TSE, incompetente, cómplice y corrupto que desde las primeras horas post electorales empezó a maniobrar las urnas y las estadísticas. JOH es arte y parte de este tremendo drama que vive la sociedad hondureña por tener secuestrados a todos los organismos contralores y fiscalizadores y a la vez ser candidato a la reelección.

Anoche un militar golpista y ex candidato presidencial por uno de los partidos pequeños en las pasadas elecciones señalaba que de no subsanarse esta grave crisis el país podría entrar a una guerra civil sin precedentes, lo que sólo le conviene a los militares que viven de las guerras y al imperio estadounidense que son los fabricantes de armas.

Varios analistas coinciden que debido a lo manoseadas que han sido estas elecciones es imposible subsanar tanto daño a los votos, actas y computadoras y que la salida más saludable es llegar a un acuerdo político que dilucide esta situación con una segunda vuelta presidencial, que podría realizarse a principios de enero próximo para tener el nuevo presidente electo en la toma de posesión presidencial prevista para el 27 de enero 2018.

A esto habría que sumar un fuerte compromiso a través del diálogo de los tres principales partidos, todos de derecha, NACIONAL, LIBRE y LIBERAL para llegar a un pacto de gobernabilidad que asegure a la ciudadanía hondureña en general paz, justicia, desarrollo y bienestar, valores perdidos desde el golpe de Estado del 2009.

Como dijo el gran defensor de los derechos humanos MIGUEL ÁNGEL PAVÓN, ¨Todo sea por la Paz¨.

06 de diciembre 2017

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha