1ª ¿Te identificas (te sientes a gusto) con las posturas que está tomando actualmente la iglesia jerárquica española (hacia dentro y hacia fuera de sí misma) o, por el contrario, tienes dificultades? Si fuera esto último, ¿por qué?

Creo que la iglesia está a la defensiva, desconfiada, hablando sólo para los suyos, y adoptando una actitud victimista que no es real. El modelo de cristianismo gnóstico que defiende la iglesia -en el que la fe se define como la aceptación de un conjunto de dogmas, la mayor parte de los cuales derivan de una filosofía difícilmente aceptable- ha entrado definitivamente en crisis. Temas como el pecado original, la redención sacrificial para satisfacer a un dios airado, la infalibilidad papal, parte importante de la moral sexual, la prohibición del sacerdote femenino, son callejones sin salida. En cambio, en cristianismo para el que la fe es un modo de vida que imita a Jesús, es muy poderoso, llena el corazón de alegría y de esperanza, pero está siendo ocultado por el integrismo teológico. En este sentido, la figura de Benedicto XVI y su libro sobre Jesús son paradigmáticos. Es un teólogo y su retrato de Jesús es teológico. En cambio, el verdadero cristianismo es “teopráxico”. Es un modo de actuar “a lo divino”, es decir, movido por la agapé, por la caridad. Por eso, me siento muy cerca de los misioneros, de Caritas, de las comunidades de base, de gran parte de la teología de la liberación.

2ª ¿Cómo crees que podría ser y te gustaría que de hecho fuera la Iglesia en España?

Creo que ya lo he dicho en la contestación anterior, pero lo resumiré en una frase: Más caritativa y menos dogmática. Un gran intelectual católico, Maurice Blondel, escribió en sus diarios una frase que me conmueve: “Creer en Dios es actuar”. Pues eso.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha