VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Moceop

Una de las cosas más extrañas, que están sucediendo en España ahora mismo, es el silencio que mantienen las religiones ante la crisis (económica y política) tan delicada y difícil que estamos viviendo en nuestro país y en toda Europa. En privado, todo el mundo opina sobre estas cosas.
Pero, como instituciones, ni la Iglesia, ni el Islam, ni ninguna de las otras confesiones dicen algo que nos pueda orientar, a quienes tenemos creencias religiosas, en una situación tan oscura y tan preocupante.

Sabemos perfectamente que los “hombres de la religión” levantan la voz cuando están en juego sus propios intereses económicos o sus privilegios legales o políticos. Entonces, ¿por qué se callan cuando lo que se plantea es el paro de más de cuatro millones de ciudadanos o el debido respeto a los derechos fundamentales de extranjeros, de presos, de enfermos en listas de espera, de jóvenes sin trabajo y sin futuro o cuando hablamos de situaciones de auténtica esclavitud?

Por supuesto, yo entiendo perfectamente que las religiones no sepan qué decir en una situación como ésta. Porque el problema de fondo que se debate – el problema que han planteado las concentraciones de los “indignados” en las plazas de nuestras ciudades – es el problema de la democracia. O, para decirlo con más precisión, el problema que consiste en saber cómo podemos recuperar y poner en práctica los ideales y las aspiraciones de la más auténtica democracia participativa, la democracia en la que los ciudadanos podamos participar de verdad y efectivamente en la toma de las decisiones políticas y económicas que nos afectan a todos.

Pero, entonces, si ése es el problema más serio que se plantea en este momento, ¿qué nos van a decir sobre ese asunto unas instituciones – tal es el caso de las grandes confesiones religiosas – que no son en absoluto democráticas? Es más, ni lo son, ni pueden serlo. Porque las religiones, por su misma razón de ser, se explican y funcionan a partir de un Absoluto, representado en la tierra por hombres “sagrados” y “consagrados”, que, si quieren ser fieles a su sagrada misión en el mundo, no tienen más remedio que transmitir a sus fieles verdades absolutas y decisiones divinas, ante las que nadie puede rechistar.

Por eso entiendo perfectamente que lo mejor que pueden hacer los “hombres de la religión”, en una situación como ésta, es quedarse callados y no opinar. Porque, ¿qué pueden opinar sobre la “participación popular” quienes tienen su razón de ser en la “intervención divina”?

Y que nadie eche mano de la fácil escapatoria de la neutralidad. Que nadie diga, por tanto, que los “hombres de la religión” no se meten en estos asuntos porque ellos se ocupan de las cosas del cielo y no se entrometen en las de la tierra. No creo que, a estas alturas, haya gente tan simple como para decir semejante estupidez, cuando sabemos de sobra que la historia dice exactamente lo contrario.

Pero, sin entrar en análisis más profundos de este asunto, ante todo hay que recordar que, en política, no es posible neutralidad alguna. Porque quien dice que no se mete en política, por eso mismo, ya se ha metido en política hasta las cejas. La presunta apatía política es complicidad con el poder establecido y con todos los atropellos que el pode político comete, sea de la tendencia que sea.

La situación que estamos viviendo es seguramente el mejor test para medir la autenticidad de las religiones. No digo de los dirigentes religiosos, sino de las religiones en sí mismas. Y por encima de las religiones, la autenticidad del Dios que nos presenta cada religión. No pretendo, ni decir ni insinuar, que hay religiones verdaderas y religiones falsas, dioses verdaderos o dioses falsos. El que se mete por ese camino debería saber que se mete en un callejón sin salida. Por ahí, al menos hasta ahora, no hemos ido a ninguna parte.

O mejor dicho, eso es lo que nos ha llevado a violencias tan brutales, que da vergüenza recordarlas. No, por ahí no. Cuando hablamos de religión y de Dios, la pregunta que hay que afrontar no es la pregunta por la verdad, sino la pregunta por la utilidad. La religión, mi religión y mi Dios, ¿de qué nos sirven y para qué nos sirven? Nos hacen más respetuosos y tolerantes, más buenas personas y, sobre todo, ciudadanos más responsables y sensibles ante lo que nos rodea?

Allá las cabezas pensantes con sus elucubraciones especulativas sobre Dios y su razón de ser. Cada día me interesan menos esas cuestiones. Porque cada día veo más claro que, en cuanto se refiere a Dios y a la religión, lo determinante no es la fe, sino la ética. Hasta ahora, por lo menos, las creencias han servido, con demasiada frecuencia, para dividirnos, enfrentarnos, violentarnos y hasta matarnos. En la medida en que eso ha sido así, no me interesan esas creencias.

Lo digo con toda la sinceridad de que soy capaz: sólo puedo creer en el Dios que propone y demanda una ética al servicio de la misericordia. Porque sólo puedo creer en un Dios que se funde con lo humano y así nos humaniza. Todo lo que no sea eso, me da miedo. Y, a veces, pena. Por eso pienso que el silencio de los hombres religiosos, en este momento y sobre los asuntos más candentes del momento, es un silencio interesado. O quizás cómplice. En ningún caso, eso puede ser el “silencio de Dios”, del que nos hablaron los mejores místicos de la historia.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha