VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

EL PUNT AVUI, Cataluña
El colectivo envejece, con una media de edad de 75 años, y cuesta encontrar relevo. Por falta de gente y también por incapacidad de mantener las estructuras, las congregaciones catalanas pierden la provincia propia y se unirán con otras del Estado o de Europa, Abierto el debate sobre si es necesario que algunas órdenes o congregaciones agrupen para unir fuerzas
Las órdenes religiosas en el mundo:

“Los religiosos son más grandes, pero también se ha hecho vieja la sociedad”, indica el hermano marista Lluís Serra
“Intentamos viure el momento de debilidad con lucidez y autocrítica”, señala Máximo Muñoz
En noviembre de 2008, las últimas monjas clarisas del monasterio de la Virgen de la Sierra de Montblanc, presentes en la localidad desde hacía 700 años, tuvieron que cerrar el santuario y marchar al monasterio de Reus. Sólo quedaban cuatro monjas muy ancianas -había una que tenía más de 90 años- y su situación en el santuario era insostenible. Seis años más tarde, en noviembre de 2014, la situación se repitió en el convento de San Francisco de Berga, donde los dos últimos franciscanos tuvieron que marcharse del monasterio e ir a Sabadell. Cerraron así una etapa de ocho siglos de presencia franciscana en la capital del Berguedà. Pocos meses más tarde, el 1 de enero de 2015, los franciscanos, presentes en Cataluña desde que Francisco pasó por nuestra casa en 1214, perdieron la provincia propia, fundada el siglo XVI, y se unieron en una única provincia ibérica, que depende de Madrid.

Por falta de gente y imposibilidad de mantener las estructuras, también las carmelitas perdieron la provincia propia, y la Compañía de Jesús, ligada a Cataluña desde que San Ignacio se convirtió en Manresa, en 1522. Casi todas las órdenes religiosas y congregaciones – con algunas excepciones se han tenido que reestructurar en los últimos años por falta de efectivos, y los conventos y monasterios buscan relieves difíciles de encontrar. En algunos casos, varios conventos hicieron venir religiosos y religiosas de fuera, de América del Sur, sobre todo, y de la India, pero ahora esta práctica se ha frenado, entre otras cosas, porque no gusta al papa Francisco.
Desde el concilio Vaticano II, las congregaciones y las órdenes religiosas han perdido muchos efectivos, un 45% del total en todo el mundo. El principal problema es el aumento de la edad de los religiosos y religiosas y la falta de relevo. La secularización de la sociedad, la nueva organización social y las nuevas formas de vida han dado una estocada a esta vocación, que requiere un compromiso “para toda la vida”. Sin embargo, en Cataluña hay hoy 6.000 religiosos y religiosas.
La posibilidad de dedicarse a los demás a través de una ONG y el hecho de que hoy la educación y la asistencia están garantizadas por la sociedad del bienestar también han supuesto un golpe para las congregaciones y las órdenes religiosas, que durante siglos han sido el único bastón de la sociedad más débil.

Acaba de salir publicado un libro, Agonía de las órdenes y congregaciones religiosas. Ensayo sociológico sobre sume presente y futuro (Octaedro), de Josep Roca Trescents, que ha analizado el descenso del número de órdenes y congregaciones, y ha puesto cifras a esta realidad, conseguidas a base de mucha paciencia, porque, según explica, los órdenes y congregaciones no lo han puesto fácil. Roca ha consultado archivos privados y el anuario pontificio que edita cada año el Vaticano, en el que se puede encontrar “el estado de todas las congregaciones y todos los órdenes de derecho pontificio, que son menos de la mitad, pero son los más importantes “.
Entre los datos más significativos, hay que los jesuitas -Orden al que pertenece el papa Francesc-, durante el concilio Vaticano II (1962-1965), tenían 36.000 efectivos en todo el mundo y hoy sólo quedan 16.000; los salesianos eran 22.626 y hoy son 15.000 (un 35% menos), y los franciscanos, de 27.137 en los años sesenta, han pasado a ser 14.000 (-48%). En cuanto a las mujeres, el descenso más fuerte la registran las Hijas de la Caridad -de 45.540 en los años sesenta a 16.000 (-65%) – y las ursulinas, con un descenso del 78%: de 6.724 durante el concilio a 1.650 hoy.

Roca acusa a la Iglesia de mirar hacia otro lado y de no haber aprovechado el 2015, el Año de la Vida Consagrada, para poner el debate sobre la mesa. “El hecho de que se hayan reestructurado las órdenes religiosas en provincias únicas y que se hayan cerrado colegios no es una medida realmente estratégica, sino defensiva, porque mantener una estructura organizativa cuando ya no hay nadie a quien organizar no tiene mucho sentido “, señala. Y critica, como ha hecho el Papa, la práctica de llevar monjas de fuera, que, a su juicio, no hizo sino llevar “mano de obra barata a los conventos de monjas donde las autóctonas eran ancianas”.

Massa
Dentro del catolicismo, la rama cristiana que más ha fomentado la vida religiosa, hay una pluralidad enorme de órdenes y congregaciones. Primero, hubo los monacales, los cenobítico; después, vinieron los mendicantes, los clérigos regulares; después, congregaciones, etc. Aunque la proliferación de órdenes se cuestionó desde el siglo XIII -el Concilio IV de Letrán, en el canon 13, prohíbe establecer nuevas órdenes religiosas “para evitar que tanta diversidad cause confusión en la Iglesia” -, el crecimiento era imparable, especialmente durante el siglo XIX, hasta el punto de que, entre los hombres y las mujeres, hoy en todo el mundo suman 8.000 órdenes y congregaciones. En España, podría haber unos 500, y en Cataluña, más de 300, el 75% de los cuales, femeninos.
“Las congregaciones masculinas más perjudicadas son las laicales y, sobre todo, las dedicadas a la enseñanza”, explica Josep Roca, que mantiene que la tendencia es que van perdiendo más efectivos “las más abiertas” en comparación con las conservadoras.

“Las grandes congregaciones de clausura han sufrido un poco menos que las de vida activa”, dice este estudioso. “Esto a veces es sorprendente, porque un diría que deberían tener más capacidad de adaptación a las nuevas vocaciones precisamente las órdenes que tienen contacto con la sociedad. Pero realmente no es así. Han sufrido menos los de la orden del Cister que los jesuitas, por ejemplo. El caso de los jesuitas es muy curioso, porque no sólo es un orden de gran prestigio, sino que el papa es miembro “, afirma. Hoy hay unos 1.700 monjes de la orden del Cister en el mundo (aún más respecto a los que había en 1959, que eran 1.623). La Salle, que había llegado a ser la más numerosa del Estado, hoy ha perdido la mayoría de sus efectivos. Los religiosos son los que se preocuparon de la educación de las clases populares hasta hace unas pocas décadas, pero hoy no tienen ese peso.

“La gran descenso del número de religiosos y religiosas se da fundamentalmente en Europa y el área occidental. Tenemos abundancia de vocaciones en Asia y África. En América Latina, más o menos nos mantenemos en las mismas cifras. Y la razón no es que allí la vida religiosa dé mejor testigo que aquí. Hay otros factores, de tipo religioso y también socioeconómico “, explica el claretiano Máximo Muñoz, presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña (URC). Y añade que “el gran descenso en nuestra área cultural es proporcional al descenso del número de cristianos comprometidos, que afecta también laicos y sacerdotes, y diáconos diocesanos. No hay tantos religiosos y religiosas porque no hay tantos cristianos. La baja natalidad es una razón añadida importante. ”
“En tiempos del Vaticano II, la media de edad de las congregaciones estaba por debajo de los 40 años y en este momento es de 75 años, casi el doble -explica Roca-, lo que significa que quedan muy pocas fuerzas vivas para dedicar -se al que se dedicaban, y muchos de los pocos que quedan deben dedicarse a cuidar los ancianos. ”

“Es verdad que los religiosos somos cada vez más grandes. Pero lo mismo ocurre en la sociedad: cada vez la gente vive más. En España, si no fuera por los inmigrantes, la sociedad no se renovaría “, señala Lluís Serra, secretario general de la Unión de Religiosos de Cataluña (URC).
Ya antes del concilio, muchas órdenes y congregaciones masculinos habían comenzado un periodo de descenso. Las órdenes femeninos comenzaron algunos años después. Josep Roca cree que el drama de las deserciones de después del concilio es que “el famoso aggiornamento levantó esperanzas que finalmente no se cumplieron”. A partir del concilio, lo cierto es que muchos religiosos abandonaron y también muchos sacerdotes diocesanos.

“Entre un 70% y un 75% de los religiosos que abandonaron aducían como razones principales, en primer lugar, los problemas con la castidad y, en segundo lugar, que se habían enamorado. En cambio, ésta no es, como mínimo oficialmente, la principal causa de abandono entre las mujeres religiosas, que sobre todo abandonaron y abandonan por temas de desigualdad de género “, asegura Roca. El presidente de los religiosos catalanes puntualiza: “Las causas son complejas y no todas dependen de las decisiones que tomamos los religiosos o de nuestro testimonio. Estamos en un cambio axial de cultura y de relación de la religión con la cultura, que ciertamente requiere nuevos modelos y paradigmas que no son fáciles de encontrar y de implementar, entre otras cosas, porque ni las congregaciones ni la misma Iglesia somos una empresa que pueda resolver todos los problemas con planes estratégicos ejecutados por los especialistas. ”
Hay una transformación y una reflexión. Josep Roca dice que “las órdenes y congregaciones entienden muy bien los problemas cuando se habla de los otros, pero no los ven cuando se habla de sí mismos”; en cambio, los religiosos catalanes aseguran que “sí se ha reflexionado, y mucho”. “Se han tratado los problemas en las congregaciones. No tenemos que mirar sólo el problema desde nuestro país, se debe mirar a escala general, de todo el mundo “, insiste el secretario general de la URC.

Para el autor del libro Agonía de las órdenes y congregaciones religiosas , “no tiene sentido que haya cientos de congregaciones que hagan lo mismo, incluso con el mismo nombre, para que, de franciscanos, hay muchos, pero, de franciscanas, hay 350 congregaciones de derecho pontificio! “, sostiene. “Ciertamente, podemos decir que hay demasiados congregaciones teniendo en cuenta las pocas vocaciones que hay. De hecho, ya se han producido fusiones entre institutos y otras están en proceso, y en Roma ponen muchas trabas al reconocimiento de nuevas congregaciones. Hay que prever que en el futuro habrá muchas que desaparecerán o se fusionarán, pero es un proceso que no se puede planificar como si fuera una multinacional que quiere optimizar los recursos, para que cada congregación y cada fundador o fundadora aportan una riqueza al Iglesia ya la sociedad, no sólo por el servicio concreto (educativo, social, sanitario …), sino por el conjunto de lo que llamamos un carisma: una forma peculiar de leer el Evangelio de Jesucristo y de concretarlo en un estilo de vida con acentos propios.Hay que respetar esta riqueza “, dice Muñoz.

“Yo diría que la vida religiosa, con el gran descenso que está registrando, se está normalizando, con referencia a la realidad eclesial y social. Es una vocación para minorías, tanto dentro de la Iglesia como de la sociedad, y en un ambiente sociológicamente católico había sido anormalmente numerosa, especialmente en nuestra Península. Ahora, en Occidente, las vocaciones a la vida religiosa están muy probadas, porque se meten en un estilo de vida contracultural, alternativo a los valores hegemónicos. Nadie se mete para aumentar su estatus social o económico, o para ser admirado y alabado, más bien somos objeto de incomprensión y de crítica “, lamenta Máximo Muñoz.
Este claretiano asegura: “La pobreza, la castidad, la obediencia y la vida comunitaria, y la misma fe, que es la fuente, conllevan una denuncia y una alternativa a la idolatría del sexo, el dinero y la libertad individual. Un estilo de vida, en definitiva, que sólo encuentra sentido en el seguimiento de Jesucristo y los valores que propugna, y que creemos que humaniza los que los viven y también la sociedad. Dentro de la Iglesia, también son un recordatorio constante de la seriedad que conlleva ser cristiano ante la tentación de acomodarse. ”

“De acuerdo con la experiencia de fe que sostiene nuestro estilo de vida, los religiosos y religiosas intentamos vivir este momento de debilidad y reducción con lucidez y autocrítica, promoviendo también iniciativas Intercongregacional, y mejorando nuestro testimonio personal y comunitario de la Evangelio, y nuestra conexión con la cultura y la sociedad de la que formamos parte “, concluye.

8.000 órdenes y congregaciones religiosas, femeninos y masculinos, hay hoy en el mundo. En Cataluña, hay más de 300.
6.000 religiosos y religiosas hay hoy en Cataluña.
70 por ciento de monjes y religiosos que dejaron la vida religiosa esgrimían como motivo del abandono que no estaban de acuerdo con la castidad o que se habían enamorado, sostiene el autor del libro ‘Agonía de las órdenes y congregaciones religosas’.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha