VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

El Mundo.es

El desprecio y las violaciones de los derechos humanos, en especial de la libertad de expresión, de culto o convicción siguen provocando guerras y grandes sufrimientos, afirmó la relatora de la ONU para la libertad de culto o de convicción. La experta independiente Asma Jahangir, quien presentó su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos reunido en Ginebra, expresó su profunda preocupación por “las crecientes amenazas contra la libertad de religión, convicción y la intolerancia y discriminación de algunos Estados vinculadas a la religión”.

El informe, que es objeto de un debate entre los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos (CDH), refiere diversos casos de violaciones y de aplicación forzosa de una religión por parte de Estados.

Citó que algunos Estados “obligan a jóvenes de minorías religiosas a contraer matrimonio con miembros de otros grupos mayoritarios y por ende los fuerzan a adoptar su religión”, o casos de amenazas de muerte contra una persona o su familia para convertirla a una religión o, por el contrario, evitar una conversión.

Asma Jahangir estima que “el hecho de que una religión sea reconocida como religión estatal, oficial o tradicional, o que sus adeptos representen la mayoría, no puede constituir un peligro para la libre determinación de culto del resto de la población”.

Además, se refirió a la gran cantidad de denuncias que ha recibido sobre violaciones de los lugares sagrados de comunidades religiosas.

Para la relatora también es motivo de inquietud el hecho de que numerosos creyentes en el mundo no pueden llevar sus símbolos religiosos por disposiciones administrativas oficiales.

Crímenes de honor

La relatora estima que las mujeres son las que están más expuestas al riesgo de ser víctimas de ritos crueles, como la inmolación de las viudas, prácticas perjudiciales para su salud o los llamados “crímenes de honor”.

Los hijos de creyentes son también víctimas de diversos tipos de discriminación, que incluyen maltratos y humillaciones en las escuelas, hasta la expulsión o la prohibición de continuar estudios superiores, según los datos recogidos en el informe.

En su informe, Asma Jahangir también da cuenta del número creciente de informaciones de presuntas violaciones a los derechos de libertad de religión o culto de los refugiados, los desplazados internos y los demandantes de asilo, así como los emigrantes, que en su opinión son personas en extremo vulnerables.

Al respecto, recuerda que en el caso de conflictos armados existen normas internacionales que exigen el respeto de los derechos de los prisioneros, como el de practicar sus creencias religiosas en los centros de detención.

La experta considera que 21 años de mandato sobre cuestiones de religión demuestran la urgencia de dotar a las víctimas de la intolerancia o la discriminación basada en la religión de mecanismos judiciales útiles para su protección.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha