Enviado a la página web de Redes Cristianas

Yo, que he labrado la tierra con arado romano y segado a hoz y guadaña; yo, que he vivido mi niñez y adolescencia de forma rudimentaria y austera, tengo en alta estima el progreso que paulatinamente he ido experimentado en mi trayectoria vital. Nunca he dejado de sorprenderme y maravillarme ante los avances tecnológicos, científicos y el progreso en general del que he sido testigo.

Ahora bien, dicho lo anterior, no puedo evitar sentir una gran decepción por el mal uso que, en ocasiones, hacemos de esas posibilidades tecnológicas. Prescindiendo del puro y duro negocio que parece gobernar por entero nuestras vidas, me cuesta entender, por ejemplo, que, ante la falta de precipitaciones, se intenten mantener abiertas varias pistas de esquí europeas a base de producción de nieve artificial o mediante el transporte de nieve, con camiones y helicópteros, de las cotas más altas a las más bajas de las estaciones.

Aun siendo legítimo que los dueños de las estaciones intenten obtener el máximo rendimiento de sus negocios, me entristece pensar que, para satisfacer los caprichos de determinados clientes con posibles pecuniarios, se recurra a métodos tan artificiales y excesivos como contaminantes. Pero, lamentablemente, este es solo un ejemplo más de tantas y tantas acciones ociosas y perjudiciales que, facilitadas por las posibilidades tecnológicas, estamos llevamos a cabo para satisfacer nuestros innumerables y veleidosos deseos.

. Valladolid

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha