Enviado a la página web de Redes Cristianas

venezuelaLa narrativa construida por el presidente Donald Trump sobre nuestra frontera sur es cruda e incorrecta, elaborada en su ignorancia y atractiva para aquellos que necesitan la comodidad de otra persona para temer y culpar por las dificultades de la vida.
No hay una emergencia nacional en este lado de la frontera, excepto la causada por los niños enjaulados y la separación de las familias.
No hay ninguna emergencia en este lado de la frontera, excepto en la ilusión de que los padres y los niños que buscan asilo son terroristas y traficantes de drogas.

La verdadera emergencia en este lado de la frontera es nuestra negativa a cuadrar con la verdad del desplazamiento de miles de personas tan desesperadas por sobrevivir y buscar una vida mejor para sus familias. Están dispuestos a arriesgar los peligros de la larga travesía desde América Central. .

“Es imperativo que nos enfoquemos en las violaciones de los derechos humanos como causa y no solo como consecuencia de la migración”, escribe Msgr. Arturo Bañuelas en su reflexión “Para honrar a Jakelin y Felipe, debemos tener justicia en la frontera”, en memoria de dos niños guatemaltecos que murieron mientras estaban en detención en los Estados Unidos.

Bañuelas, teólogo, pastor de la parroquia de San Marcos en la Diócesis de El Paso, Texas, y presidente del Hope Border Institute, entiende una narrativa dramáticamente diferente, basada en la realidad, una que comienza a quitar las capas de falsedad y pistas. Inevitablemente, para profundizar en las causas reales de la migración.

Viajó recientemente a Guatemala con una delegación del Hope Border Institute para reunirse con las familias de Jakelin y Felipe, y les prometió que su muerte lo había inspirado a un mayor trabajo por los derechos humanos de los refugiados, “especialmente los jóvenes vulnerables”.

Mientras estuvo allí, también “encontró las condiciones que llevan a las personas” a buscar la supervivencia en otros lugares. “Vi de primera mano”, escribe, “los impactos del cambio climático, de la industria del aceite de palma en los derechos de las tierras indígenas y del trauma persistente de los conflictos centroamericanos”.

Este último es de especial importancia, porque Guatemala posee la distinción de haber sufrido uno de los casos más extremos en este hemisferio de interferencia de los Estados Unidos. Es un largo período de trauma que se extiende desde el derrocamiento de un gobierno debidamente elegido a mediados de la década de 1950 hasta años de interferencia por parte del aparato de seguridad de los Estados Unidos en conjunto con los generales y oligarquía de ese país, hasta el entrenamiento en los Estados Unidos de sus fuerzas armadas, que cometieron acciones continuas e indecibles Atrocidades contra civiles, en particular la población indígena. Hoy en día, es un lugar fácilmente explotado por sus abundantes riquezas, como la madera y los minerales.

¿Podemos enfrentar el hecho de que algo de lo peor de la explotación ocurrió durante el mandato del presidente Ronald Reagan, tan a menudo descrito como la soleada extensión del optimismo estadounidense, que encontró una manera en la ley estadounidense que restringía la ayuda militar a ese país y se hizo amigo de él? campeón guatemalteco general Efraín Ríos Montt, uno de los más sangrientos en una serie de brutales dictadores generales? Ríos Montt fue condenado en 2013 por realizar un genocidio contra los pueblos indígenas de su país.

La verdadera tragedia en este lado de la frontera es que la administración, encerrada en su fantasía de peligro en la frontera, ha guardado silencio sobre el plan del actual gobierno guatemalteco para aprobar un proyecto de ley que, según informa The New York Times, “otorgaría una amnistía”. por crímenes de guerra cometidos durante la brutal guerra civil de 36 años del país “. El trauma de Guatemala tiene un largo camino y efectos profundamente perturbadores.

En esta época de agitación en la iglesia, testigos como Bañuelas demuestran su fuerza: abogando por los pobres, los oprimidos y sin esperanza, mientras comprenden los signos de los tiempos. Por supuesto, es una ironía suprema que poseemos aquí lo que la gente busca con tanto anhelo y tiene tanto que ver con hacer que las condiciones sean imposibles en otros lugares.

Nos unimos a Bañuelas en su alegato final: “No más muertes. Más justicia”.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha