Enviado a la página web de Redes Cristianas

Lo que no sé es cómo cree esta gente que UP y su líder puedan volver a negociar con ellos… Eso de creer que pueden dejarse sodomizar “por España”, cuando todos los políticos de la casta no hacen otra cosa que traficar con la idea de España, es una muestra del talante o la ralea de ésta gente que se viste sólo con la dignidad de un partido de 140 años y ahí se acaba toda. Eso de poner a España continuamente de pantalla mientras la zarandean como a una pobre ramera, poniéndonos a todos en evidencia ante el mundo, es un truco muy viejo y muy gastado. Tampoco al dictador se le caía de la boca la palabra España. También él decía hacerlo todo por España… Todo el mundo, con un cinismo nauseabundo, dice trabajar por España. Pero es para luego hacer su agosto, para conseguir 17 sillones, para medrar, para ir a parar a las puertas giratorias, para blindarse un sueldo vitalicio, para tumbarse en la poltrona… mientras el trabajo principal lo hacen a capricho los bancos y el Ibex35.

La desconfianza es mutua. Pero la desconfianza de UP está basada, no ya sólo en las tergiversaciones ante los medios sobre los pretendidos acuerdos, sino la trayectoria que ha seguido el PSOE en estos cuarenta y tres años. Republicano, pero comprometido con La Corona; defensor de lo público, pero privatizando lo más sagrado de lo público, la energía; denuncia del Concordato, reforma de la ley electoral, etc, pero permitiendo que todo siga igual… Esto sí es motivo grave de desconfianza. La desconfianza hacia el líder de UP y su partido está en sus nobles propósitos de las reformas a fondo que precisa este país. Además, malamente puede pueden suscitar desconfianza quién o quienes hasta ahora no han gobernado. Mientras que los otros sí, se sabe cuál es el resultado…

No, no es por España por lo que hay que desmelenarse. Por lo que hay que desvivirse es por los españoles y por las españolas que viven míseramente, sin futuro, sin esperanza. Por lo que hay que perder el sueño es por el bien de las siguientes generaciones. Y ese esfuerzo hay que acompañarlo de toda la dignidad personal posible y toda la transparencia posible aunque dignidad y transparencia sean dos palabras incomprendidas por un atajo de mentirosos, de tramposos y de oportunistas después de haber estado España cuarenta y tres años en manos de un atajo de lo mismo y de ladrones…

No. Lo que hay que hacer es, ya que hay una grave ofensa personal por medio y de paso a los casi cuatro millones de votantes, mantener alta la cabeza y dejar que fluya el destino; dejar el destino en manos de quien, pese a su debilidad parlamentaria, tiene que marcarlo con sus decisiones. Pero negociar a base de migajas no es honrar a España, es hacerse cómplice de los tejemanejes de esta gente.

Esa España, a la que ofenden con sus actos, con sus renuncios, con sus defecciones, con sus intereses personales, y una gran parte de su población marginada y vapuleada, son demasiado importantes como para participar de lo que no son propiamente negociaciones sino un vergonzante chalaneo sólo propio de mercachifles, si no maniobras de trileros…

6 Setiembre 2019

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha