Enviado a la página web de Redes Cristianas

TrumpCon el Evangelio en el corazón, decimos claramente NO a Trump y a su gobierno. “Fui Forastero, Migrante, y no me recibiste” (Mateo 25, 43)
Cuando vemos y escuchamos lo que Trump está diciendo y ordenando contra los Migrantes, nos indigna y lo vemos como totalmente contrario a la vida y mensaje de Jesús. A Jesús se le estremecían las entrañas y sentía profundamente en el corazón cuando veía el dolor del Pueblo, sus sufrimientos, su hambre, su abandono y tanta injusticia que padecía. Con Jesús se nos estremece el corazón al ver y al sentir el maltrato y tanto sufrimiento que están ocasionando los decretos ejecutivos de Trump contra los migrantes de México y Centroamérica y también de Haitianos y Africanos que con todo Derecho quieren entrar a Estados Unidos huyendo del hambre, de la violencia y buscando una vida digna para ellos y sus familias. También sentimos hondamente la tragedia de tantas familias musulmanas afectadas por la implacable guerra y por esos decretos arbitrarios y tan injustos y tan prepotentes que suponen violaciones graves a los derechos humanos.

Jesús no solo sintió dolor ante la opresión del Pueblo, sino que además se indignó y se enojó ante la dureza de corazón de los fariseos y de los dirigentes del Pueblo que en lugar de ser sensibles a las enfermedades y sufrimientos de las mayorías, ponían en primer lugar su autoridad y su poder. Ellos también ponían Leyes injustas y las urgían en contra del Pueblo. Jesús se reveló ante ello con claridad dijo que las Leyes como su Ley sagrada del Sábado, debería de estar al servicio del hombre y de la mujer y no que estos estuvieran sometidos a esa Ley. Junto con Jesús nos indignamos ante estos decretos tan injustos y discriminatorios que ponen una carga tan pesada sobre las espaldas del Pueblo, por eso expresamos nuestro total rechazo a esas medidas migratorias. Y nos unimos de corazón a toda la gente que empezando por el mismo Estados Unidos protestan de esas Leyes tan inhumanas, arbitrarias e injustas.

Jesús luchó y dió su vida por la fraternidad y la solidaridad partiendo especialmente de los niños, de las Mujeres, de la Gente Discriminada como los Leprosos. Nos indigna cómo estas políticas del gobierno de los Estados Unidos y las posturas personales de Trump, afectan a los Niños Migrantes, insultan y ofenden a las Mujeres, discriminan a los Migrantes de Centroamérica y también muy especialmente a los Musulmane y representan una política dirigida a estigmatizar y criminalizar a los migrantes o a cualquier persona percibida como migrante.

Jesús condenó especialmente a dios dinero, al que se sacrifican las vidas humanas. Igualmente condenó a las autoridades que oprimen a los Pueblos y además quieren que les reconozcan como bienhechores. La política de Trump se centra en el dinero para los Americanos Blancos, en el poder para decidir sobre las vidas humanas puestas al servicio de su egoísmo, de su prepotencia y de su sueño que es una pesadilla de que Estados Unidos sea el guía y conductor de la Humanidad.

Jesús condenó muy especialmente la hipocresía, y muy hipócrita el discurso inicial de Trump cuando dice que con él que es millonario y rodeado de millonarios y de ex generales, va a gobernar el Pueblo. Denunciamos el descaro, cinismo e hipocresía cuando afirma que todos los países, pensemos en nuestro Centroamérica, hemos abusado de los Estados Unidos y los hemos saqueado. Y dice eso se va a acabar.¿ Acaso se va acabar su apoyo a dictaduras, a golpes de Estado contra Estados democráticos y a su proteccionismo económico que recae contra nuestros productores agrícolas? Acaso el TLC ¿ha sido una blanca paloma caritativa? ¡Acaso Centroamérica ha explotado a EU?
Por teléfono y gloriándose de hablar duro, ha humillado al Presidente de México, ha ofendido y atacado a su aliado, el presidente de Australia. Si así trata a los Presidentes ¿qué puede esperar el Pueblo? Y cínicamente Trump se proclama como salvador. E increíble soberbia que desde el poder, el dinero, y la falta de solidaridad quiere salvar a los blancos Norteamericanos sacrificando a los Migrantes y a todos aquellos que se opongan a su arbitraria voluntad. Tremenda hipocresía cuando usa el nombre de Dios y se presenta él mismo como una bendición.

Todo el mensaje de Trump es totalmente contrario al Evangelio. Con toda razón el Papa dice que no es Cristiano construir muros en lugar de tender puentes. Todo el mensaje de Trump es totalmente contrario a las Bienaventuranzas en que Jesús proclama el Derecho a la Felicidad de los Pobres, su Derecho a poseer la Tierra, y donde Jesús nos dice que son en verdad Felices los que tienen en verdad hambre y sed de justicia y los que son constructores de la paz.
Queremos unir nuestras voces, nuestro clamor al clamor que hay por todo el mundo en contra de esta política, que va sobre todo contra los pobres y migrantes. Y queremos unir nuestro clamor al clamor del Papa que nos llama a Escuchar el clamor de la Tierra y el Clamor de los Pobres. También nos unimos a la denuncia que hace el Papa del pecado de la indiferencia ante el dolor, sufrimiento y tragedia de los Migrantes. Nos unimos a la denuncia que han hecho los jesuitas de C.A.y el servicio jesuita de Migrantes que con toda claridad denuncian esas medidas de Trump como muy grave violación de los Derechos Humanos. También con ellos queremos expresar nuestra solidaridad plena con los Migrantes.

Dentro de toda esa oscuridad hay también una gran Luz, la Luz de todos los que protestan contra la injusticia y defienden los Derechos de los Migrantes. Una gran Luz son los migrantes que se arriesgan tanto buscando una vida digna para sus familias y que hoy resisten a esas tan inhumanas órdenes. También es una Luz muy grande, el que esta arbitrariedad de Trump ha llamado a los pueblos a unirse a ser solidarios y a revisar con autocrítica lo que hay también en su entorno de injusticia, corrupción y discriminación.
Es una Esperanza la reacción que ha habido de no dejarse vencer por el miedo, sino más bien reaccionar positivamente y viendo todo esto como una oportunidad de crecer en fraternidad, en solidaridad, en responsabilidad, en una palabra… en Humanidad.
Mesa CEB de Profetismo y Compromiso Ciudadano. Nicaragua. 5 de febrero del 2017

Fuente: Red Mundial de Comunidades Eclesiales

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha