VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Red Feminista

La profesora de Sociología de la Universidad de La Coruña, Rosa Cobo, afirmó que “más del 90 por ciento de las mujeres que están prostituidas en España son mujeres inmigrantes” y recalcó que la prostitución es un problema social “extraordinariamente” complejo que requiere medidas legislativas, políticas públicas, pero que también requiere una labor de conciencia social.

Además, aseveró que la prostitución es una manifestación “quizá de las más trágicas de desigualdad, y hay una idea asumida de que la prostitución es una realidad que ha existido siempre y es difícil de erradicar y no se va hacer nada, esta idea hay que desactivarla. Uno de los objetivos de los gobiernos es crear programas y financiación que esté orientada a desactivar espacios de pobreza y desigualdad”.

En este término, apuntó que la prostitución es un negocio que forma parte de una economía criminal en el que hay muchos grupos económicos que tienen interés en mantener este tipo de explotación que se junta con que el 80 por ciento del mundo vive en unas condiciones de pobreza “muy acentuado”.

Según un informe de Naciones Unidas, explicó, de cada 10 pobres del mundo siete son mujeres, que tienen dos salidas: la prostitución o el servicio domestico. “Los gobiernos occidentales tienen que considerar esto un problema de primer orden y mandar mensajes a la población de que la prostitución es por absoluta necesidad”, apostilló.

Rosa Cobo, que apuntó que la explotación sexual es “la tercera economía criminal que más beneficios proporciona”, señaló que el prohibicionismo no es una alternativa buena, pero que tampoco lo es la reglamentación “porque una ley manda un mensaje de que esto que se está legislando es legitimo”.

Rosa Cobo hizo estas declaraciones en el Foro “Trata de Mujeres con fines de explotación sexual: el debate y las respuestas”, organizado por el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y la Fundación Mujeres, junto con la directora del Instituto, Isabel Moya, y Rosa Cobo, profesora de Sociología de la Universidad de La Coruña.

Por otro lado, el vicepresidente primero de la Junta de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, destacó que el primer paso para luchar contra la explotación sexual de las mujeres es tomar conciencia de que este problema “complejo y difícil” es una esclavitud, que “convive con nosotros y que vemos anunciado todos los días en los periódicos al lado de los anuncios de películas y los deportes”.

En opinión del vicepresidente primero, el problema de la explotación sexual es un tema que que “no se debe olvidar, ignorar o dejarlo de lado”, ya que según apuntó más de 300.000 mujeres ejercen la prostitución en España, en torno a 4.000 en Castilla-La Mancha.

Asimismo, Lamata señaló que en los países subdesarrollados cuesta entre 60 y 120 euros “comprar” a una menor para explotarla laboral o sexualmente y recalcó que, después del tráfico de drogas y del tráfico de armas, es el tercer negocio más lucrativo del mundo.

Por último, recordó que el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha expresó su “rechazo rotundo” a este tipo de prácticas y comprometió una serie de medidas, entre las que se encontraban concienciar a la sociedad.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha