VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Es un texto de Jesús Gil que Luís Pernia adaptó para las comunidades de la zona de Antequera (Málaga) (Redacción de RR.CC)
Vamos a comenzar un nuevo curso. Una buena idea para comenzar sería algo así como
“rescatar de la sabiduría de Jesús” de su vida, de su persona y de su mensaje, que han sido olvidados a través de los siglos, si no secuestrados, y que podemos recuperar.
Con un doble objetivo: En primer lugar transmitir la vivencia espiritual de nuestra comunidad cristiana a través de sus años de existencia. En este tiempo ha habido una serie de acontecimientos, entre otros, que han dejado su huella en la vida de la comunidad como el Concilio Vaticano II, la Teología de la Liberación o la Ecoteología.

Pero últimamente la modernidad y los descubrimientos científicos nos están exigiendo realizar un nuevo rescate, un nuevo lenguaje cristiano, más razonable y acorde con el pensamiento moderno. Y en segundo, el segundo objetivo sería reflexionar sobre el nuevo paradigma cristiano que hoy se plantea en ciertos sectores de la Iglesia, alentados por la figura del papa Francisco cuando dice: “La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así” (E. G. 33).

DESDE NUESTRA COMUNIDAD CRISTIANA . Una comunidad que comienza su andadura por los
años setenta empujada por diversas circunstancias: Vaticano II, Misión Sur, Curas obreros, Harari … Esta comunidad de Antequera, compuesta por personas de la sierra sur de Sevilla, Málaga y Granada, comienza a revisar y madurar su fe. Empieza un proceso de rescatar la persona y el mensaje de Jesús de Nazaret. En esta tarea la comunidad se encuentra ayudada por una serie de eventos, entre los cuales merecen destacarse:

I.- EL CONCILIO VATICANO II. PRIMER RESCATE El primer rescate lo realiza la comunidad a instancias del Concilio Vaticano II convocado por el papa Juan XXIII. Su apertura se realiza en 1962 y su clausura se lleva a cabo en 1965 por el papa Pablo VI, con el objetivo de actualizar la Iglesia y adaptar su mensaje al mundo moderno (aggiornamento) Dos son las intuiciones que señala el papa para conseguir este propósito de renovación de la Iglesia: la vuelta a las fuentes y la apertura de la Iglesia al mundo moderno.

II.- LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN Y LA ECOTEOLOGÍA Un segundo rescate de la sabiduría de Jesús lo realiza la comunidad desde la Teología de la Liberación. Esta teología que nace en Latinoamérica es aceptada y asumida por la comunidad, junto con el resto de CCP del Estado.

A raíz del conocimiento de la Teología de la Liberación la comunidad rescata la opción de Jesús de Nazaret por los pobres y oprimidos, y el carácter liberador de su misión y proyecto. La Ecoteología por su parte nos ha hecho ver que el Jesús histórico está ligado a la historia del universo. En él entran todos los elementos de los que se componen todos los seres y todos los cuerpos, producto de la gran explosión inicial; sus raíces se hallan en la Vía Láctea, su cuna en el sistema solar y su casa en el planeta Tierra. Como todo humano es hijo del universo y de la Tierra.

III.- UN NUEVO LENGUAJE CRISTIANO. Un último rescate

EL CAMBIO NECESARIO
Vivimos tiempos de cambio. Se hace necesario el cambio a nivel social. No se puede consentir que la bolsa de la pobreza vaya aumentando a costa del enriquecimiento progresivo de unos pocos. Es hace necesario también el cambio en la política. En nuestro país es especialmente urgente. El descrédito en las instituciones va in crescendo. Esto requiere una transformación del panorama político, introduciendo la honradez como principio y el primar el bien común sobre el del partido. Este cambio es necesario también en la Iglesia. El punto de referencia no puede ser el fortalecimiento de la institución eclesiástica, sino la vuelta al Evangelio.

EL MOVIMIENTO DE JESÚS DE NAZARET Y LA RELIGIÓN CRISTIANA. El movimiento iniciado por
Jesús y la religión cristiana son dos realidades radicalmente diferentes, y en algunos aspectos opuestas. Jesús no fundó una religión, sino que comenzó un movimiento laico, al margen de la religión judía. Todo empezó con Constantino en el siglo IV quien mediante el edicto de Milán (313) promulgó la tolerancia del cristianismo, movimiento que había sido duramente perseguido. Pero fue Teodosio I el Grande quien hizo del cristianismo la religión oficial del Imperio Romano, mediante el edicto de Tesalónica en el 380. Y dio como fruto el secular estado de la Iglesia como poder. Sin embargo el movimiento de Jesús de Nazaret ha sobrevivido a través de los siglos en pequeños grupos. Muchos de ellos considerados herejes por la religión cristiana. No tienen poder, ni lo buscan, Intentan estar al servicio de las personas, a ejemplo de Jesús, que no vino a ser servido, sino a servir (Mt 20, 25-28).

Sus integrantes viven en pequeñas comunidades. Igualitarias en dignidad, mujeres y varones, y horizontales en su funcionamiento. Procuran ser consecuentes con el mensaje de Jesús: anunciar el Reino de Dios a los pobres y marginados de la sociedad. (Mt 10, 7-8). Tienen como guía las bienaventuranzas proclamadas por Jesús en el sermón de la montaña (Mt 5, 1-10) Comparten la vida y los bienes haciendo realidad la eucaristía a ejemplo de los primeros cristianos (Hech 4, 32- 35) Se esfuerzan en llevar a la práctica el único mandamiento de Jesús: amor al Padre-Madre en el amor a los hermanos más desfavorecidos (Mt 22, 37-40). Elaboran una teología basada en la experiencia espiritual de las comunidades, actualizando especialmente el evangelio en el momento histórico de la sociedad.

EL LENGUAJE DE LA MODERNIDAD En esta perspectiva asistimos en 2011 a la III Asamblea de Redes Cristianas celebrada en Jerez de la Frontera. En el taller “Hacia una teología de la espiritualidad de las comunidades cristianas del siglo XXI” se decía: “Proponemos la plasmación de una nueva teología que enfrente los retos que la sociedad actual nos demanda que ha de ser más laical, menos masculina, menos occidental y más dialogante con las ciencias”.

NUEVAS IMÁGENES DE DIOS Tradicionalmente se habla de Dios como un Ser Todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra de modo definitivo, que domina el universo, Juez Supremo de las personas, premiador de los buenos y que castiga a los trasgresores de sus mandatos.

Recientemente teólogos y pensadores han continuado con esta búsqueda de imágenes no
personalistas de Dios. Se ha hablado de Dios como el “totalmente Otro” (Barth, Otto). Dios es “el gran Compañero, el que sufre con nosotros y nos comprende” (Whitehead). “Dios es el núcleo esencial y la base de todo lo que es “(Tillich) “Un Dios que no es una persona, sino la fuente de ese poder que alimenta el ser persona; no es un ser, sino el fundamento del Ser, la fuente de la cual todos los seres fluyen” (Spong) “Dios es la fuente de la vida que vivimos, el poder del amor que compartimos, el Fundamento del Ser, que nos invita a ser al máximo lo que podemos ser (Spong) “A la luz de la teonomía Dios aparece como el fundamento del ser humano y del cosmos, es la profundidad espiritual de toda la realidad” (Lenaers) “Pero Dios significa ahora, en la visión moderna del creyente, el amor creador que impulsa al cosmos a seguir desarrollándose, y al ser humano a que se siga humanizando” (Lenaers) “Dios es Amor.
Dios se hace presente, acontece, allí donde acontece el amor (Torres Queiruga)

EL RELATO DE LA CREACIÓN-REDENCIÓN El relato de la creación leído literalmente nos
conduce a un universo terminado y concluido, y no en evolución permanente. El pecado de origen proviene de la desobediencia de Adán y Eva al mandato de Dios en el jardín del Edén.
Pero la narración del Génesis no es un relato histórico. La humanidad no necesita un redentor que lo salve del pecado. Pecado original, culpa, Jesús Redentor son conceptos inadmisibles para la modernidad.

UNA NUEVA BASE DE LA ÉTICA Tradicionalmente se ha dicho que la base que sustenta el
comportamiento cristiano es la promulgación solemne en el Sinaí por parte de Yahvé de los Diez Mandamientos. Este ha sido el resultado de una lectura literal del acontecimiento narrado en el libro del Éxodo, como si se tratara de un acontecimiento histórico. Pero hoy no podemos continuar con esta interpretación pre científica. Se trata de una narración mítica. Pero la ética que hemos ido descubriendo en la comunidad son la libertad, el conocimiento y la sabiduría como los valores objetivos.
Lo éticamente correcto viene determinado por todo aquello que promueve el ser, lo que afianza la vida y lo que conduce al amor.

LA VIDA MÁS ALLÁ DE LA MUERTE Una de las preguntas que todo ser humano se hace en la
vida es si existe algo después de la muerte por lo que merezca luchar y que dé sentido a los sinsabores de toda existencia humana. ¿Es razonable creer en el cielo y el infierno como lugares de destino más allá de la muerte? La muerte es el comienzo de una nueva vida. La resurrección de Jesús es la garantía de esta nueva vida. Si Cristo ha resucitado, todos resucitaremos igualmente. Pero la resurrección no es la reanimación del cadáver, sino el inicio de una vida diferente, distinta e infinita. Si la vida es ilimitada y continúa después de la muerte, es porque existe un proceso vital cósmico que abarca a todos los seres vivos.

Es la energía cósmica que influye en toda la naturaleza. De este proceso formamos parte todos los humanos. La muerte no corta este proceso, sino que es el inicio de una nueva etapa vital.

LA ESPIRITUALIDAD LAICA Dentro del nuevo paradigma cristiano la comunidad va
descubriendo el carácter laico de la espiritualidad cristiana. Hablar de espiritualidad en nuestra sociedad es casi sinónimo de evasión, de huida de este mundo finito y perverso, y mirar a los cielos, morada del Dios todopoderoso. Pero como ya hemos visto anteriormente esta imagen de Dios, que habita en los cielos y promete una recompensa de una vida eterna junto a Él, hoy ya no se puede sostiene. La espiritualidad que hemos ido descubriendo es aquella basada en la ética universal, que defiende los derechos y valores humanos, así como los derechos de la
Naturaleza de la que todos los seres formamos parte. Una espiritualidad consistente en la consecución de una vida digna y justa para todas y todos.

HACIA UN PARADIGMA POS-RELIGIONAL Nos encontramos en una época de grandes cambios.
Estamos viviendo un cambio de época. A nivel social estamos en tránsito de una sociedad preindustrial e industrial a las sociedades de conocimiento e innovación continua, de creación de nuevos saberes científicos y tecnológicos en rápida interacción mutua (M. Corbí).

Esta situación tiene sus consecuencias a nivel religioso. No podemos seguir manteniendo una religión que está dependiendo de una sociedad preindustrial, agrícola. Por otra parte, acudiendo a las fuentes del cristianismo, nos encontramos con que Jesús no fundó una religión. La religión no fue la preocupación prioritaria de Jesús. El mensaje del Reino, objetivo principal de Jesús, se presenta como la superación del sistema de la religión. La única ley de Jesús es el mandamiento del amor, las bienaventuranzas.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha