Enviado a la página web de Redes Cristianas

La situación que vive Latinoamérica debe preocuparnos a todos y todas. Sin embargo, hay países en situaciones más graves. Veamos algunos casos.- Argentina: Cuando hace un par de años llegó al poder Mauricio Macri la situación económica y financiera del país era solvente, sin pretender querer decir que estaban en la gloria, sin embargo, los gobiernos anteriores habían asegurado un cierto respiro a sus conciudadanos y a las finanzas del país. A los pocos meses el actual gobierno neoliberal fue tan incapaz que se endeudó con el Fondo Monetario Internacional, FMI, con la enorme suma de 57,000 millones de dólares y a partir de hace unas semanas cayó en default o mejor dicho incapacidad para pagar sus deudas pendientes.

La pobreza se ha incrementado, la moneda se ha devaluado mucho y la inflación va in crescendo. Perú: Desde hace varias décadas este hermoso país incaico rico en cultura y bienes naturales ha sido saqueado por casi una decena de delincuentes que se hicieron llamar presidentes de la República, sin que el país pueda salir de esta sofocante crisis política. Desde Fujimori hasta Kuczynki este país vivió una horrenda pesadilla. Brasil: Este país carioca está más que castigado con un presidente, Jair Messías Bolsonaro, que además de impopular es racista, misógeno, homofóbico y pro yanqui apoyando a Donald Trump, el emperador de Estados Unidos opuesto al Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. A pesar de que no tiene ni un año al frente del gobierno su impopularidad ha caído a menos del 50%.

Se señala a su gobierno de indiferencia por la quema de casi un millón de hectáreas en la Amazonía. Chile: Después de la dictadura pinochetista este país recuperó su economía, pero el neoliberalismo entronizado profundizó sus políticas con la presidenta socialista Michelle Bachelett donde las incumplidas promesas sociales en educación y seguridad social estuvieron ausentes en sus dos gobiernos “socialistas” que fueron una quimera. Guatemala: Este país casi está en la misma situación de Perú, con presidentes cada vez más corruptos a pesar de los ya enjuiciados. La CICIG que hizo un gran papel acompañando al pueblo guatemalteco en contra de la corrupción fue expulsada y clausurada hace unos meses. Recientemente han electo un nuevo gobierno conservador.

Honduras: Un país que desde hace más de una década está en las manos del narcotráfico con presidentes golpistas, corruptos y dictatoriales: Micheletti Bain, Lobo Sosa y Hernández Alvarado. Actualmente los nombres de Lobo Sosa y Hernández Alvarado están en el tapete de la mesa en una Corte de Manhattan, Nueva York, donde se investiga su hijo y hermano, respectivamente, por lavado y narcotráfico. México: Un bello país queriendo hacer de “tripas corazones” con un presidente, Andrés Manuel López Obrador, que ya casi da muestras, a pesar de sus buenas intenciones, de no poder vencer la corrupción, el saqueo y el crimen organizado que aporta casi el 20% del PIB. Esto sólo por mencionar algunos pocos países.

LA GRAVEDAD DE COLOMBIA

Pero lo hondamente preocupante es el caso de Colombia, la grande y bella Colombia, merecedora de mejor suerte.

Desde hace 55 años, este país ha vivido una guerra para algunos infecunda, aunque necesaria y justificada por los sectores populares agraviados. La FARC surgió como Bloque Guerrillero del Sur en 1964 y hasta la fecha desde su surgimiento han sacrificado sus vidas cerca de 200,000 personas. Este es el grupo insurgente más viejo de América.

Cuando el 04 de septiembre de 2012 los gobiernos de La Habana y Oslo, organizaciones mundiales, el Papa y otros personajes se unieron al clamor de paz propuesto entre la guerrilla y gobierno de Colombia, la humanidad entera sintió un gran alivio y alegría. La firma oficial del Acuerdo fue el 24 de noviembre de 2016 en Bogotá.

Pero todo esto de parte del gobierno de Colombia no fue más que un show mediático fomentado desde el imperio estadounidense y los intereses de los lobistas financieros mundiales de drogas y armas y sus mafiosos secuaces Uribe, Santos y Duque.

El 30 de agosto pasado algunos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército Popular, FARC-EP, dirigidos por Iván Márquez, “Jesús Santrich” y Hernán Darío Velásquez conocido como el “el paisa” en un comunicado grabado para la radio y televisión hicieron público un manifiesto donde informan sobre la reactivación del movimiento guerrillero de un grupo disidente del actual partido Fuerzas Armadas Revolucionarias del Común, FARC, reivindicando a Simón Bolívar y Pedro Antonio Marín (alias Manuel Marulanda Vélez) como sus líderes y manifestando que tendrán presencia en el área rural y urbana.

Entre las justificaciones que dan a su resurgimiento están: 1) No hay voluntad política del Estado colombiano para cumplir los acuerdos. “Hablan bonito pero no cumplen”. Según ellos, sólo el 15% se han cumplido en dos años; 2) Los asesinatos de más de 150 guerrilleros desmovilizados y de más de 700 líderes sociales; 3) La falta de garantías jurídicas que han frenado el proceso de paz; 4) No ha habido un proceso de reforma agraria integral; 5) En vez de eliminar el paramilitarismo, los gobiernos de Santos y Duque lo han fortalecido y armado; 6) La visión fundamentalista de los gobiernos de Santos y Duque mató la paz; 7) El proyecto de paz sólo ha servido para fortalecer la derecha, mientras los sectores indígenas, campesinos y afrodescendientes han sido marginados; 8) Varios de los líderes del partido FARC no asumieron sus cargos por la violencia electoral y política de parte del gobierno.

Según Iván Márquez, principal líder, “la oligarquía aplica la ley del embudo, lo ancho para ellos y lo angosto para el pueblo”

CONCLUSIONES

· ¿Somos realmente los ciudadanos y ciudadanas de un país los que elegimos a nuestros gobernantes? Si esto es así, entonces, ¿por qué varios de nuestros países tienen gobiernos tan tiranos, despóticos, corruptos y racistas como en Brasil, Argentina, Colombia, Honduras, etc.

· ¿Por qué si el grueso de la humanidad aspira a la paz en cualquier lugar del Orbe, los colombianos votaron en el plebiscito de 2017 en contra de los Acuerdos de Paz (50.7 NO contra 49.2 SI)? ¿Será por masoquismo o porque fue manipulada la elección?

· Manifestamos nuestro repudio hacia los gobiernos neoliberales y conservadores que encabezaron Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos y el que dirige actualmente Iván Duque, que sin rubor o vergüenza firmaron el Acuerdo sólo para “dorarle la píldora” al pueblo y pretender engañar a la comunidad internacional. Si Juan Manuel Santos tuviera un poco de ética y dignidad devolvería el Nobel de la Paz 2016 que le fue entregado, sin ser merecedor.

· No debemos olvidar que otro grupo insurgente antiguo el Ejército de Liberación Nacional, ELN, está fuertemente enfrentado aun al gobierno de Iván Duque y sus fuerzas represivas.

· Mientras la sociedad estadounidense, europea y de los emporios asiáticos de desarrollo consuman enormes cantidades de drogas, entre ellas cocaína, tanto las Fuerzas Armadas (Gobiernos) de los países en conflicto, como las Fuerzas Armadas Insurgentes se apoyarán en la cocaína y otras drogas para mantener sus dominios y luchas.

¡Estamos y le apostamos a la paz en justicia, desarrollo y bienestar de las personas y pueblos, sin exclusiones!

1 de septiembre 2019

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha