MEDELLÍN  1968 -2018

1º Quienes somos y por qué venimos

 Aunque viajamos  un reducido grupo, casi todxs de la Comunidad de Santo Tomás  de Aquino, Madrid, España, traemos la representación  de la Asamblea de  CCBM y de la Asamblea Estatal de Redes Cristianas y Red Europea de Iglesia por la libertad.

Desde unas Comunidades Cristianas,  disminuidas y muy “localizadas”,  con   escaso relevo generacional, en una iglesia, sólo con algunos gestos de apertura formal y una sociedad individualista y neoliberal… vamos resistiendo desde los últimos, acompañándolos, para  ir creando espacios de humanidad. Este itinerario  marca  también nuestro compromiso:

 

Buscamos, respondiendo nuevamente a la llamada desde A.L., oír  el  “grito de los pobres, grito por la vida”, compartir  “Las luces y sombras  a los 50 años de Medellín”, con todas las organizaciones participantes, interactuar, participar y celebrar. Combinar espacios institucionales propios y los comunes del intercambio:

Queremos aportar una mirada breve al pasado, que nos sirva para analizar el presente, que sin duda es la base del futuro, participando plenamente del objetivo general que proponéis en  este encuentro, para descubrir los signos de los tiempos y sus actuales desafíos  y posibilidades ante los nuevos sujetos emergentes que detectamos desde aquí, que nos hacen mirar el futuro con “audacia, esperanza y optimismo”, como bien decís  en vuestro documento, sabiendo que además de las peculiaridades de cada continente, los problemas y respuestas son  globales.

2º Lo que hemos recibido de Medellín:

 

1.968, la Iglesia latinoamericana, reunida en  Medellín para recibir el Vaticano II en el continente,  se atrevió a mirar  cara  a cara los problemas y retos que conformaban  su realidad,  para discernir y responder así  a los nuevos signos de los tiempos:

  • La pobreza se vio como el mayor desafío para la evangelización. Los pobres son el eje central, el centro teológico-espiritual de Medellín 68. Se contaba con una Iglesia abierta a la realidad. Y, aunque no se encuentre formulada de esta manera, la opción por los pobres desató una formidable transformación de la realidad política y cultural no solo en la región, sino también el todo el continente latinoamericano y en España, especialmente entre los cristianos comprometidos ya con la apertura del Concilio Vaticano II.
  • El fin de la neutralidad fue un paso importante. Era evidente la urgencia en  inspirar y alentar un orden nuevo de justicia. Cambiar un modelo político social, patriarcal y antidemocrático,  por otro que incorpore a todos las personas en la gestión de sus propias comunidades.  Esto supuso definitivamente el fin de la cristiandad  y el “ancien regime”:  “Sólo si aceptamos esta situación de injusticia estructural que genera una situación de dominación y opresión podremos emprender adecuadamente la tarea liberadora de la educación para la construcción de paz”.(Pablo VI en Medellín).

 

  • La Iglesia latinoamericana, en Medellín, sin afán de competencia frente a las teologías europeas, ofrecía su aportación  convencida de que enriquecía a la Iglesia universal. La opción por los pobres fue el hilo teológico y místico que enhebra el discurso de Medellín,  junto con el surgimiento de la Teología de la Liberación.

 

Empezó  a vivir la colegialidad en sus estructuras, a hacer visible  la opción por los pobres desde diferentes diócesis, la incorporación del laicado y  la oficialización de la Comunidades Eclesiales de Base, con las que se empleó a fondo, siguiendo la metodología del ver, juzgar y actuar.

 

3º.- Lo que queremos compartir a los 50 años de Medellín

2018, a los 50 años, como Comunidades de Cristianxs de Base,  junto con los movimientos sociales y religiosos de transformación sociopolítica, estamos urgidos a enfrentar los nuevos desafíos del momento y a mantener el fuego de la esperanza en este mundo que marcha vertiginosamente dejando en la cuneta a las clases más desfavorecidas. Ya lo anunció proféticamente Jesús de Nazaret: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia». (Mc 1, 14).

:

 

DESAFÍOS:

  • Queremos mirar cara a cara la realidad que vivimos, para discernir y responder hoy, a los nuevos signos de los tiempos. La mirada a la realidad conforma nuestra interpretación y compromiso con la misma. Hoy tampoco es posible la  Es necesario  conocer para comprender y transformar. La indignación es el primer paso de sentirse afectado. Hay que comprender para comprometernos.

 

  • Nos enfrentamos ante la  pobreza, desigualdad y exclusión, que siguen siendo hoy  la gran dificultad para la  vida de las clases populares. En esta situación de precariedad el mercado es el eje de la dinámica social, la educación individualista  que busca  logros inmediatos, la justificación suprema de la Técnica al precio y del modo que sea, el  olvido  de  las Humanidades, etc.  Todo esto ha dado paso a una sociedad, cada vez más desigual,  violenta,  corrupta, sin relaciones humanas, en la que la persona cada vez cuenta menos.
  • En este panorama destacamos, por su dimensión sociopolítica y gravedad,  el rechazo a los migrantes y refugiadxs junto con el resurgir de las  xenofobias, debido al auge de la ideología de extrema derecha,  está provocando que amplios sectores de la población, por miedo, sientan amenazado su propio bienestar ante los diferentes, los que consideran débiles,  los pobres. Desde la xenofobia o la indiferencia,  se les deja morir en mar, se les priva de libertad y, en cualquier caso,  se les quita  su dignidad como personas humanas, que tienen igualdad de derechos y deberes para cubrir sus necesidades básicas.
  • Luchamos contra la explotacion de la tierra y sus recursos naturales, (el agua, el aire, los alimentos, la biodiversidad, etc., que está poniendo en crisis la supervivencia del Planeta y, como consecuencia,  de la Vida Humana.  La sobreexplotación  que están realizando grandes compañías multinacionales,  que hoy suponen  una nueva colonización y explotación de  otros países y continentes. El abuso consumista de la población, que ha hecho suyo “el usar y tirar”, sin analizar las consecuencias de esta cultura y las causas que la generan y fomentan.
  • En esta sociedad progresivamente secularizada, postsecularizada, en la que los ídolos son el dinero, el futbol, la moda, el culto al cuerpo,;  en la que la respuesta religiosa, no supone ” la apertura  al Misterio “,; en la que la religión cristiana, muy mayoritariamente  católica en España, es vista como cosa del pasado, la mulsumana como signo de intolerancia y las demás son mediáticamente inexistentes .(1) Como cristianas y cristianos de Base, defendemos una  sociedad laica  y queremos seguir siendo signo y sacramento del Gran Misterio del Dios amoroso y oculto.
  • En una iglesia patriarcal, que sigue aliada con el poder, a cambio de privilegios económicos e ideológicos. Con una estructura fuertemente jerárquica y antidemocrática, con una evidente discriminación de la mujer, hay una clara tendencia social entre los creyentes, a fomentar la fe sin iglesia, consecuencia  de una progresiva  desidentificación con la misma. Como Comunidades Cristianas de Base estamos empeñadas en hacer  realidad la igualdad y democracia entre nosotrxs.
  • En estas circunstancias la vivencia de la fe, en el Dios de Jesús de Nazaret que hemos ido descubriendo, es cada vez más difícil.  Y va quedando   reducida a ámbitos de pequeñas  comunidades, la mayoría no parroquiales.

 

HAY ESPERANZA:

En este contexto cargado de desafíos que ponen a prueba la salud y la vida de la ciudadanía y de las sociedades de hoy, saludamos con alegría los nuevos signos de esperanza que tímidamente van a alumbrando en el horizonte.

Tampoco podemos olvidar  nuestras posibilidades y Fortaleza, como se afirma en la segunda carta a Timoteo, “…pues sé de quién me he fiado y estoy firmemente persuadido de que tiene poder para asegurar  hasta el último día el encargo que me dio” (2 Tim 1,12)

 

  • están surgiendo con fuerza nuevos sujetos, que son protagonistas del cambio: la mujer, los/las pensionistas y jubilados, con reivindicaciones claras de igualdad de derechos y deberes, de  respuestas institucionales, no ligadas a unos gobiernos u otros. La Mujer está emergiendo en prácticamente todos los ámbitos: doméstico, profesional, político, judicial, literario, medios de comunicación, redes sociales  activistas,  junto con las recientes  plataformas  de hombres exigiendo la participación de la mujer… La violencia de género y la desigualdad, la falta de medios para una vida digna, ha explosionado con  fuerza y coraje.

Todo esto no surge de la nada y de repente, hay muchas luchas anteriores que venían fraguando esta explosión local, nacional e internacional. Aunque hay espacios en los que  aún  siguen invisibles.

  • La denuncia ecológica  con urgencia y riesgo de la sostenibilidad del Planeta es otro sujeto emergente, signo de esperanza, liderado por los movimientos y plataformas ecologistas que nos vienen advirtiendo del agotamiento de la Tierra, de las energías fósiles, del saqueo de los océanos y mares, del cambio climático. Tampoco dejan de avisarnos de la contaminación del aire y de los proyectos de ciudades  que no son para vivir  los ciudadanos, sino para ganar dinero con los pelotazos urbanísticos. Sin olvidar la contaminación alimentaria que tanto afecta a los niños y jóvenes especialmente. Problemas denunciados en los espacios locales, y nacionales.

Se está contribuyendo con pequeñas respuestas de colectivos que apuestan por cuidar la Tierra en huertos urbanos, colaborando por una alimentación ecológica y un estilo de vida coherente en el que los recursos naturales se respetan, porque se saben comprometidos con las generaciones venideras.  Hay progresivamente una sensibilidad especial para responder ante los desastres naturales  ocurridos lejos del propio entorno.

  • También somos testigos de gestos nuevos de solidaridad, altruismo, rebeldía, esperanza. En un mundo de “valientes”, “emprendedores” y “ganadores”, se busca el valor de lo pequeño, de la paciencia histórica, de los valores de quienes son etiquetados como “inválidos”, “inservibles”, “deshechos”…Somos herederos de un Dios que entrega lo mejor que tiene –su Hijo-, para hacerle vivir en un conflicto con los poderes y a favor de los excluidos, que acaba costándole la vida”.(2)

 

  • Cada vez cobra ms vida el compromiso de la evangelización, centrada en una humanización y  defensa de los Derechos Humanos para todas las personas y con todas las personas (creyentes en Jesús o no)  que persiguen la vida digna para todo ser humano, para los colectivos, comunidades y pueblos. Que incluyen y consideran a los  diferentes como riqueza y no como amenaza, viviendo, jugando y disfrutando juntos en equidad y paz, sólo posible si es fruto de la justicia, personal e institucional.
  • “Estamos, pues,  llamados a recrear comunidades vivas, encuentros locales e  internacionales  que generen esperanza. Comunidades  que sigan formándose en la fe,  compartiéndola  y siendo conscientes de  su incidencia   en la realidad  Sabemos que cada generación de cristianxs tiene el derecho y el deber de interpretar y actualizar  la fe, siendo creyentes que viven en su tiempo y puedan dar testimonio de la misma.(3)

 

“Que compartan logros y fracasos,  que celebren la fe mirando a la Vida, que resistan sabiendo que no están solxs  y aporten alegría en un mundo abocado a la muerte y aunque no lleguemos a verlo, al menos seamos semillas  que germinen un mundo nuevo” (Boff).

 

Esta es nuestra somera aportación, que agradecemos poder presentarla en ésta ocasión, en este contexto.

 

(1) )( Javier Elzo, “Un mundo postsecular?. Miradas  desde la sociología”, Sal Terrae,  agosto 2016) ”. (2) Javier Baeza, enero 2018. Jornadas pastoral penitenciaria.(3)Asamblea Cristianos de Base Madrid 2018 Adjuntamos documento

 

 

 

 

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha