Enviado a la página web de Redes Cristianas

Paulinas, Madrid 2018
En estas páginas Miguel Ángel Mesa nos ofrece, con una gran creatividad, belleza y profundidad, diversos credos y padrenuestros en un lenguaje actual, desde la vida concreta de nuestros días, textos de alabanza y agradecimiento, de solidaridad y compromiso, de espiritualidad y mística encarnada…

Sí, porque la fe, para que sea auténtica y fértil, tiene que estar verificada en la realidad cotidiana, y estar alimentada por el compromiso, la oración y la celebración de la vida, impregnada también de una mística de ojos, oídos y manos abiertas.

Solo así contemplaremos el verdadero rostro de Dios y los demás podrán vislumbrar ese Misterio de Compasión y Bondad que nos da plenitud, a través de nuestra alegría, nuestra esperanza y nuestro propio testimonio vital.

«Este libro nos ayuda a rescatar lo inédito, a acoger la bienaventuranza de la “vida común” desde la gratuidad y la Buena Noticia que porta dentro, porque el Evangelio no es una Palabra escrita en un libro sino que el Evangelio acontece, es dinámico, se revela en nuestro aquí y ahora y se nos ofrece como esperanza contra toda desesperanza» (Pepa Torres).

«Estas páginas llenas de sencillez, de hondura y belleza, trazan una espiritualidad muy real concreta, a pie de lo cotidiano, a pie calle, a pie de vida. Una espiritualidad de la vida para hoy: mística y política, pacífica y activa. Una espiritualidad apropiada para una época como la nuestra de profunda transformación cultural, a la vez postsecular y postreligiosa. Somos muchos los que podremos encontrar en estas páginas espíritu o aliento. ¡Enhorabuena, Miguel Ángel, y gracias!» (José Arregi)

«Miguel Ángel Mesa, en este nuevo libro, en este tratado de humanidad y esperanza, con ese don tan hermoso que posee, nos vuelve a iluminar los miedos de la noche con credos y pasiones. Nos lleva al origen de la fe en su sencillez más absoluta y apuesta, con frescura y osadía, por una oración distinta, una plegaria hecha Ternura, Sosiego y Vida. Y es que él sabe como nadie qué es lo que se cuece en los latidos del ser humano. Conoce los verbos adecuados para el perdón y la gratitud, para trepar con elegancia por el misterio de las pequeñas cosas, para sentir en las venas un Evangelio de andar por casa que se convierte en pan partido y compartido sobre una mesa de silencios y sacudidas» (Fran Álvarez Charneco).

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha