Enviado a la página web de Redes Cristianas

Desde un rincón de la vega media del Segura comparto la experiencia de silencio profundo, de desierto desnudo, con aquellas personas que buscan darle sentido a su vida y entender lo que acontece en su interior y en nuestro mundo.
El silencio profundo transforma y cambia la manera de pensar y de entender la realidad histórica, social, económica, política, ecológica y cultural. Desde el silencio y la contemplación se ve el mundo de un modo diferente, con ojos nuevos, con los ojos del corazón, con una visión trascendente y con ojos de eternidad. Y siempre desde el sufrimiento y esperanza de los pobres de la tierra.

Esta obra es una reflexión desde la vida, que nos abre a una tierra y a unos cielos nuevos, un grito para seguir caminando por los senderos del Espíritu escuchando el clamor de los pobres y el clamor de la tierra.
El grito del silencio es el silencio del alma. Invita a hablar menos y escuchar más, a silenciar la propia vida, a buscar espacios de reflexión y contemplación alejándonos de los ruidos exteriores e interiores, a preferir tener un corazón sin palabras, que palabras sin corazón, como decía Gandhi. Solo desde el silencio fortalecemos la mística y la esperanza renovada en la utopía en medio del compromiso por la defensa de los derechos humanos y la construcción un mundo nuevo, a pesar de tantas injusticias del sistema dominante que causan sufrimiento y muerte.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha