VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

 

Al parecer, ya es posible. África de la Cruz Tomé, lo tiene muy claro. También Antonio González Fernández. No piensan distinto Emma Martínez Ocaña, ni José Arregi Olaizola. Son los cuatro participantes en la Mesa Redonda de este título, celebrada  este viernes 12 de noviembre, entre seis y ocho de la tarde, organizada por la Comunidad de Santo Tomás de Aquino, con ciento diecinueve conexiones por Zoom (del orden de 150 participantes), haciendo de moderador Evaristo Villar.

 

Y es que África nos dijo que ella ya pertenece a su iglesia, la Iglesia B, la llamó, a diferencia de la Iglesia A, la romana, institucional. Ambas corren paralelas, y apenas se comunican. Jerárquica, patriarcal, clerical, dogmática, que excluye a las mujeres de la toma de decisiones, a los LGTBI…Pero allí donde la fe ha estado viva, nos dijo Antonio, han surgido relaciones fraternales en las que la tendencia ha sido la disolución de todas las diferencias. Las iglesias son y han sido múltiples, y allí donde se sigue a Jesús, donde su Espíritu prende, hay una asamblea, hay una iglesia. No se le ve futuro a la Iglesia institucional, tal como va, y a pesar de Francisco, que hoy representa una esperanza, el lastre histórico la mantiene presa del clericalismo, el gran mal, según Arregi, de su estructura jerárquica piramidal, de sus mecanismos de exclusión escandalosos, según Emma, de su teología dualista en todos los órdenes (Dios Padre por encima del Hijo, del cielo sobre la tierra, del hombre sobre la mujer, de los clérigos sobre los laicos, del alma sobre el cuerpo, etc.)  descrita vivamente por Arregi, como un sistema de sumisión jerárquica, hasta sus escándalos actuales, de su opacidad financiera, de la pederastia y su encubrimiento (Emma). Pero no podemos esperar a que renuncie al monopolio del Espíritu; no bastan los cambios de estilo, no basta la derogación del clericalismo, no basta con que la mujer pueda acceder al sacerdocio… ¡Ay que ir mucho más allá!; hay que eliminar los términos clérigo/laico, …hay que revisar radicalmente los ministerios (Arregi). No podemos esperar a que las rígidas estructuras cambien…Porque sólo se vive una vez. No podemos excusarnos en ello, hay que vivirlo ya. Aunque despareciera todo lo negativo anterior, seguiría habiendo problemas de todo tipo…Pero no podemos eludir la responsabilidad de ser iglesia (Antonio). África, que celebra la palabra en ausencia de presbítero, por los pueblos de su Segovia natal, lo dijo diáfano desde el principio: “esta es la comunidad de fe que profeso, esta es mi iglesia, que ya es posible”. El camino sinodal universal abierto por Francisco, representa una esperanza, hay que decirlo (África).   Pero vivimos tiempos de incertidumbre. Si al final todo lo que se pueda expresar libremente en este camino sinodal lo filtran los obispos, el escepticismo resurge. Para Arregi, el clericalismo es la plaga de la Iglesia. Pero para África –se siente Sancho Panza- a la Iglesia le sobran palabras y le faltan acciones. No olvidemos que la sinodalidad no se nos regala, hay que pelearla. Finalmente, para Arregi, estamos ante tiempos de Titanic para todo el andamiaje doctrinal de la vieja Iglesia.

 

En la tercera cuestión planteada, el ecumenismo, Emma se siente cómoda siendo sal en medio de tantas cosas complejas hoy. Responde a la pregunta por los momentos de protagonismo femenino en la realización del Reino de Dios en la historia, que los primeros siglos sí hubo presencia importante de las mujeres.. África insiste en que la sensibilidad y la perspectiva femeninas han venido hoy para quedarse. Para Arregi se trata no sólo de creer sino de crear,  de vivir con alma y sentir el aliento vital que late por bajo de todo, de vivir con espíritu, con espiritualidad política,  insumisa pero pacífica, construyendo la paz con justicia… Aun así, no son momentos de grandes expectativas. Pero sí de vivir con esa actitud de esperanza activa, que cree creando…Antonio señala la importancia de aprender de la sociología y de la historia. La sociología nos enseña que vivimos tiempos  de necesidad de identidad; el capitalismo no da identidad, pero la gente la necesita. En la historia vemos que el constantinismo ha estado vigente, tanto de derechas como de izquierdas, pero ha entrado en crisis. Hay que construir desde abajo. El evangelio es noticia, y las noticias siempre son algo nuevo que decir. Las cosas nuevas surgen de personas que no saben lo que va a pasar, pero que son fieles y auténticas. No estamos en el control de la historia, sino en ser fieles y auténticos.

 

Los cuatro participantes coinciden en que la Iglesia ha de ser Comunidad de comunidades. No tenemos que estar de acuerdo en todo, para ser Comunidad, podemos tener sensibilidades distintas, podemos no pensar lo mismo…Sólo hace falta que se reconozca a todas las iglesias como iglesias reales.

 

El audio de la sesión estará disponible próximamente en la página web www.comunidadsta.org

 

 

 

 

 

 

 

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha