VII ENCUENTRO DE REDES CRISTIANAS
23 y 24 de octubre de 2021

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Ucrania¡Gloria a Jesucristo!
¡Queridos hermanos y hermanas en Cristo!
Hoy es sábado 26 de febrero y sale el sol sobre Kyev, sobre el Kyev ucraniano, sobre el Kyev que triunfa, sobre el Kyev que ha sobrevivido una noche más, una noche bendecida por Dios.
Permítanme dirigirme a todos ustedes con una palabra de saludo, una palabra de bendición y una palabra de agradecimiento.

En primer lugar, permítanme transmitirles las palabras de saludo y apoyo del Santo Padre Francisco, que ayer mismo me llamó para expresarme su apoyo. Dijo literalmente las siguientes palabras: “Farò tutto che é possibile”. (Haré todo lo posible.) Por supuesto, para detener la guerra, para que no muera gente inocente, para que Ucrania tenga la oportunidad de desarrollarse libremente. Me gustaría que todos agradecieran al Santo Padre, porque toda la comunidad mundial se está movilizando en nuestro apoyo.

Quisiera agradecer hoy a todos los que en los últimos días me han enviado cartas de apoyo y solidaridad con Ucrania, con el pueblo ucraniano y con nuestra Iglesia.
Quisiera agradecer a la Conferencia Episcopal de Europa y a su presidente, el arzobispo de Vilinius, monseñor Gintaras Grušas, así como a los obispos de Polonia, Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Eslovaquia, República Checa, Hungría, Croacia… pero fue particularmente agradable para mí recibir una carta de todos los obispos católicos de Kazajstán expresando su apoyo a nuestra Ucrania y expresando su unidad con nuestro pueblo en la oración.

A todos aquellos que están apoyando a Ucrania de varias maneras, en nombre de nuestro pueblo, en nombre de nuestro estado, en nombre de la sitiada Kiev, en cuyas calles se están librando batallas, permítanme decirles un sincero “gracias”.
Dicen que cuando habla la artillería, las musas callan. Callen las musas, pero los cristianos, los pueblos, no tenemos derecho a callar.

En estos momentos en que se derrama sangre sobre la tierra de Ucrania, en que se repiten las palabras del patriarca José, montañas de cuerpos y ríos de sangre, en nuestras ciudades y en todas las orillas del río Dnipro, desde las fronteras con Bielorrusia , a orillas del Mar Negro, nadie tiene derecho a callar, porque con una palabra se pueden salvar vidas. Pero el silencio puede matar.
Les pido a todos los que escucharon nuestra voz desde Kiev que fluye con sangre: luchen por la paz. Intercede por aquellos que requieren de tu ayuda. Haga todo lo posible para que el agresor se retire y abandone la tierra de Ucrania. Quienesquiera que sean, ya sean líderes en el parlamento, políticos, personal militar o líderes de la iglesia, trabajen, digan su palabra para apoyar a Ucrania.

En particular, me gustaría agradecer a Su Santidad, el Patriarca Bartolomé, quien expresó su preocupación por mi bienestar personal aquí en Kiev y compartió su apoyo y oración fraternal. Vemos que ante la muerte, ante la fuerza militar brutal, todo cisma y división de la iglesia cae, y todos nos unimos en el nombre de Dios y el bien de la persona.

Quiero agradecer a todos nuestros obispos, especialmente a los que están en Kharkiv, Zaporizhzhia, Odesa, a todos nuestros sacerdotes que están en las ciudades sitiadas y sirven al pueblo ucraniano, que abren sus casas, que abren sus iglesias, sus sótanos, a todas nuestras comunidades monásticas, a nuestros seminarios, que abren sus edificios y residencias a todos los necesitados hoy.

También me gustaría agradecer a todos nuestros hermanos y hermanas, a todos nuestros fieles, a nuestros obispos, a nuestros monásticos, en el territorio de Ucrania occidental y central. Hoy hay decenas de cientos de miles de refugiados moviéndose en tu dirección. Acéptalos en el nombre de Cristo, como emisarios de Dios. “Quien a vosotros os acepta, a mí me acepta”, dijo el Señor a Sus Apóstoles. En el nombre de Dios, acoged a los que tocan a la puerta de vuestros hogares.
En este momento dramático pero heroico, sigamos orando.

Hoy, en este sábado, celebramos la Conmemoración Universal de Muertos, y oramos especialmente por nuestros soldados que dieron su vida por Ucrania, especialmente en estos últimos días. Abrazamos en oración a los guardias fronterizos de la Isla de las Serpientes en el Mar Negro, nuestro héroe que con el precio de su propia vida detuvo a los ejércitos rusos en Kherson al volar él mismo un puente sobre el Dnipro. Hoy, la tierra ucraniana y el pueblo ucraniano están dando a luz a muchos de esos héroes. Oramos por todos aquellos que dieron su vida por Ucrania. Oramos por las víctimas inocentes entre la población civil: mujeres, niños, ancianos. Hoy encomendamos a las manos de Dios a todos los que ya partieron de este mundo y pedimos que el Señor los reciba en su abrazo.

Ucrania está conquistando. Ucrania está luchando. Pero hoy le pedimos al mundo que sea solidario con nosotros y que no se quede callado, porque la palabra salva, la palabra construye la paz. El silencio y la indiferencia matan.
Desde nuestra santa ciudad de cúpulas doradas de Kyev, la nueva Jerusalén, con todo mi corazón os imparto mi bendición, en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Amén.

   
© 2012 Redes Cristianas Suffusion theme by Sayontan Sinha